Mezze maniche con calabacines y panceta

Presentación

Las mezze maniche con calabacines y panceta son un primer plato muy cremoso, sabroso y sencillo de realizar.

Puedes preparar esta receta con pocos ingredientes cuando lleguen improvisamente unos amigos sin avisar o cuando tengas que hacer felices a unos niños 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Mezze maniche: 400 g (u otro tipo de pasta corta)
  • Calabacines: 3 medianos
  • Panceta: 100 g
  • Nata para cocinar: 200 ml (=1 confección)
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Nuez moscada: al gusto
  • Parmigiano Reggiano: al gusto (opcional)

Realización

Pon el agua a hervir en una olla y añade la sal.

Corta la panceta en cubitos y deja que se dore en una sartén.

Mezze maniche con calabacines y panceta 2.jpg

Lava los calabacines, elimina las extremidades y corta cubitos.

Añade los calabacines a la sartén y deja que que cocinen.
[Ojo: no debería hacer falta más grasa, pero si la panceta es muy magra (o si has empleado bacon) quizás tengas que añadir un poco de aceite o mantequilla]

Sazona con nuez moscada, pimienta y sal (pero cuidado, porque la panceta suele ser salada).

Añade la nata y mezcla.

Cocina la pasta y, cuando esté lista escúrrela, guardando una taza de agua de cocción.

Mezcla la pasta con la salsa y, si notas que la salsa no es suficientemente cremosa, añade un poco de agua de cocción.

Emplata y decora con un poco de pimienta.

Si te gusta el queso, ralla un poco de Parmigiano Reggiano y espárcelo por encima.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir la panceta con jamón o jamón cocido.

 

Anuncios

Galletas con nata y cacao

Presentación

Empieza el día de forma positiva desayunando con estas crujientes galletas con nata y cacao.

Son perfectas para despertar los sentidos y darle rumbo a tu día.

Prueba a mojarlas en té, café o leche… ¡te sorprenderán! 😉


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 1 h
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Harina de trigo: 250 g
  • Cacao en polvo: 50 g (puro y sin azúcar)
  • Nata líquida: 60 ml
  • Azúcar granulado: 150 g
  • Huevo: 1
  • Aroma: 1 ml (almendra o naranja)
  • Mantequilla: 80 g
  • Levadura química: 1/2 sobre (8 g)
  • Sal: 1 pizca

Realización

En un bol tamiza la harina con la levadura y el cacao.

Añade el azúcar, la pizca de sal, el aroma y la mantequilla troceada (a temperatura ambiente – consistencia cremosa).galletas recortadas cacao y nata.JPG

Mezcla todo hasta que la mantequilla se haya incorporado por completo, dividiéndose todo en muchas migas.

Añade la nata y el huevo y vuelve a amasar todo hasta lograr una bolita lisa y homogénea.

Deja reposar la masa durante unos 30 minutos en la nevera, tapando con película transparente.

Pasado el tiempo necesario, extiende la masa sobre una encimera enharinada ayudándote con un rodillo hasta lograr unos 7 mm de espesor.

galletas cacao y nata.JPGCon un cortador de galletas, un vaso o un cuchillo obtén las galletas.

Coloca las galletas sobre una bandeja revestida de papel vegetal.

Hornea a 180°C durante unos 10-15 min (el tiempo varia mucho dependiendo del horno).

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

galletas con cacao y nata.JPGAcompaña estas galletas con un té, una infusión de fruta, un café o un cacao.

Puedes regalar estas galletas a alguien especial.

Las galletas aguantan más de dos semanas en una bolsita de plástico, en un contenedor de lata o bajo una campana de cristal.

Croissants suavísimos aromatizados a la naranja con nata y mantequilla

Presentación

Los Croissants con nata y mantequilla son una nube de placer que te hará apreciar cualquier día desde el primer mordisco.

Aromatizados con delicada naranja, se pueden degustar solos o con mermeladas, nocilla o nata batida.

Son perfectos para el desayuno y la merienda y aguantan muy bien durante unos 3 días.


croissants con nata y mantequilla al aroma de naranja.JPGInformación

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min (+3h reposo)
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Harina de trigo: 130 g
  • Harina de fuerza: 130 g
  • Huevos: 1
  • Nata líquida: 100 ml (para cocinar)
  • Mantequilla: 60 g
  • Levadura fresca: 12 g (1/2 cubito)
  • Azúcar granulado: 40-50 g
  • Aroma: 2 ml (naranja y rum, o en alternativa limón, mantequilla, vainilla)
  • Ralladura de cáscara de 1 naranja (o limón)
  • Sal: una pizca

Realización

Calienta ligeramente la nata  y desmenuza en su interior la levadura fresca, para que se derrita. Mezcla.

En el bol de tu amasadora verte las harinas, el azúcar, la sal, la ralladura de naranja y el aroma (es decir: todo menos huevo y mantequilla).

Deja que la amasadora mezcle todo.

Añade el huevo y deja que se incorpore.

Finalmente, añade trocitos de mantequilla mientras la máquina sigue mezclando, hasta terminarla toda.

(Ojo: ¡Puedes hacer todo esto a mano también! No hay problema y tus muslos se fortalecen 😉 )

Espolvorea el interior de un bol con un poco de harina y verte la masa ahí dentro.

Tápala con un trapo limpio y deja que repose en un lugar a temperatura ambiente (o posiblemente a 30°C) durante 2h – 2h 30 min (dependiendo de la temperatura de casa).

(Ojo: aleja la masa de corrientes de aire frío, si quieres que crezca todo lo posible)

Cuando haya triplicado su volumen, divide la masa en dos partes y extiende cada una sobre la encimera enharinada.

croissants.JPGTienes que conseguir una “pizza” de masa con un rodillo de cocina: forma redonda (3 mm de espesor) y con 8 triángulos recortados con un cuchillo o cortador de pizza.
(Opcional: si quieres poner algún relleno, puedes hacerlo en la base del triángulo, cerca del exterior)

Con tus manos extiende ligeramente la masa para obtener un triangulo más largo (en el sentido punta-base).

Enrolla cada triángulo desde la base exterior hacía la punta más estrecha (en el centro de la “pizza”).croissants nata y mantequilla con naranja.JPG

Coloca el croissant sobre una bandeja para horno con papel vegetal y trata de poner la punta del antiguo triangulo por debajo del croissant (así quedará más bonito).

Repite el proceso con la otra parte de masa.

Deja reposar durante 45-60 min, en las mismas condiciones que antes.

Bate un huevo y, con un pincel para cocina, unta la superficie de cada croissant.

Hornea en horno pre-calentado a 180°C durante unos 10 min, modalidad ventilada. (Controla la cocción personalmente, puesto que varía de horno a horno).

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes espolvorear con azúcar glás o ponerle glaseado de azúcar o chocolate.croissant nata mantequilla y naranja.JPG

Si no prefieres que tengan relleno, puedes tranquilamente poner cualquier tipo de confitura que te guste o Nocilla.

Un término medio que me gusta hacer es dejarlos sin relleno y luego cortarlos por la mitad (en el sentido largo) y untar con mermelada.

Se conservan durante 3 días bajo campana de cristal o en una bolsita de plástico.

Pruébalos re-calentados en el microondas a potencia mediana durante unos 15 segundos: vuelven a estar como recién horneados.

Profiteroles con natilla al chocolate

Presentación

¿Qué ricos son los profiteroles? No hay persona a la que no le gustan.

Pero porque conformarse con comerlos de vez en cuando, si puedes prepararlos muy rápidamente y con poco esfuerzo en cualquier momento.

Los profiteroles de masa choux son un postre muy ligero y fácil de hacer que es perfecto para los buffets o para las fiestas.

El relleno es personalizable: natillas de cualquier gusto, nata batida o lo que prefieras.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

PARA LA MASA:

  • Agua: 150 ml
  • Mantequilla: 100 g
  • Harina de trigo: 150 g
  • Huevos: 5 medianos (o 4 grandes)

PARA EL RELLENO:

  • Natilla: al gusto (chocolate, vainilla, coco, fresa, …)
  • Nata batida

Realización

En una olla verte el agua y la mantequilla.

Deja que la mantequilla se derrita y sigue calentando hasta que llegue a ebullición.masa choux.JPG

En ese momento verte la harina y mezcla enérgicamente hasta que la masa quede homogénea y que se retire fácilmente desde los bordes de la olla

Apaga el fuego y aparta la olla para que se enfríe durante un par de minutos.

Añade un huevo  y sigue mezclando hasta que se incorpore completamente. Tienes que emplear un batidor de varillas o una espátula.

(Ojo: no añadas el huevo siguiente hasta que no se haya incorporado por completo. Tienes que conseguir una masa cremosa homogénea)

Repite este proceso hasta terminar los huevos.

En cuanto tengas la masa lista, puedes preparar ya los profiteroles.

Cubre una bandeja con papel vegetal y allí, empleando unas cucharas o una manga pastelera, coloca unos buñuelos de unos 2 cm de diámetro.

(Ojo: distancia bastante cada profiterol del siguiente porque la masa crece y se infla mucho en el horno).

Precalenta el horno a 180ºC y luego deja que se cocinen durante 25-30 min (tienen que quedarte dorados). Yo utilicé el horno ventilado, pero estático vale también.

profiteroles horneados.JPGCuando estén dorados, déjalos en el horno con la tapa ligeramente abierta, para que los profiteroles puedan seguir cocinándose en el interior  sin quemarse por fuera, durante 20 min.

Cuando se hayan enfriado un poco puedes rellenarlos con natillas o nata batida empleando una jeringa para cocina o simplemente cortando por la mitad cada buñuelo y rellenando directamente.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

profiteroles-con-chocolateSi quieres un toque más, puedes espolvorear un poco de azúcar glás o verter unos hilos de chocolate fundido por encima.

Puedes conservar los buñuelos secos durante tres días bajo una campana de cristal, y rellenar antes de servir.

Puedes preparar una porción abundante y congelar los buñuelos después de haberlos horneado.

Galletas hojaldradas con nata

Presentación

Estas Galletas son una friable y suave delicia para el paladar.

Un mordisco es suficiente para adorarlas.

Su textura hojaldrada es muy ligera y y su delicada dulzura proviene de los gránulos de azúcar que adornan la superficie.

La nata y la mantequilla proporcionan esa ligereza y todo el aroma de unas sanas galletas caseras de indudable calidad.

Acompaña tu café o té con estas maravillosas galletas hojaldradas con nata.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 25 min (+ 20 min de reposo opcional)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Harina de trigo: 270 g
  • Mantequilla: 150 g
  • Nata: 5 cucharadas (posiblemente espesa)
  • Huevo: 1
  • Azúcar granulado: para esparcir (puede ser vainillado)
  • Aroma: 1 ml (nata, mantequilla, ron)

Realización

Mezcla en un bol la harina, la mantequilla blanda, una yema y las cucharadas de nata.

Trabaja la masa para que quede homogénea, sin olvidar esparcir un poco de harina sobre la encimera, puesto que el compuesto está naturalmente pegajoso y suave.

IMG_1288.JPGAhora puedes empezar directamente a extender la masa o, como hice yo, puedes dejarla en la nevera unos 20 min para que se compacte y sea más fácil de manipular.

Extiende la masa con un rodillo de cocina sobre tu encimera bien espolvoreada con harina.

Con un cortador para galletas, con un vaso o un cuchillo recorta las formas que prefieras.

Si te sobra masa de los recortes, vuelve a amasar, extender y recortar.

Coloca las galletas sobre una bandeja para horno cubierta con papel de horno.

Bate con un tenedor la clara del huevo que te ha sobrado, y con un pincel de silicona (u otro para uso alimentario) unta la superficie de las galletas.

IMG_1338.JPGSobre las galletas untadas con clara ahora puedes esparcir abundantes pizcas de azúcar granulado (recuerda que la masa no lleva azúcar, así que esto es lo que le dará sabor dulce).

Hornea en horno pre-calentado, a 175° hasta que queden doradas (5-10 min).

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes conservar las galletas durante una semana en un contenedor de lata.

No las dejes sueltas en una bolsa, puesto que son bastante friables y se molen si chocan contra cosas.

Abunda con el azúcar sobre la superficie y, si quieres adornarlas, escoge el azúcar colorado.

Zanahorias con guisantes

Cubitos de zanahoria con guisantes

Presentación

Los cubitos de zanahoria con guisantes son una guarnición que desde la niñez me encanta, ¡y con toda razón!

No hay forma mejor que combinar las dulces zanahorias con los delicados guisantes para complementar los segundos de carne o para una cena vegetariana.

La versión polaca ofrece su sabor inconfundible unido a una cremosa y especiada nata hay que probarlo sí o sí.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: muy bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Zanahorias: 6 medianas
  • Guisantes: 1 lata (= 250 g)
  • Nata líquida para cocinar: 200 ml (1 confección)
  • Especias / Sazonadores para verduras: al gusto (orégano, perejil, romero, …)
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Resultado de imagen de zanahorias cubosPela las zanahorias y deja que se cocinen dentro una olla con agua (sin sal) hasta que sean suficientemente blandas.

Cuando las hayas escurrido, corta cubitos de zanahoria de la dimensión de los guisantes (aprox.).

Abre la lata de guisantes y escurre el líquido.piselli.png

En una olla une las zanahorias a los guisantes y añade la nata. Sazona con sal, pimienta y especias.

Mezcla y deja que se cocine hasta que la nata se reduzca y se convierta en una salsa, más que en un líquido.

Sirve caliente o tibia.

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes conservar esta guarnición en la nevera durante un día y volverla a calentar en una olla antes de consumirla.marchewka-z-groszkiem-w-bulce-tartej.jpg

Puedes prepararla para platos de carne roja y de carne blanca (De volaille con queso, asados, roastbeef, …)

Si buscas una versión más ligera o no te gusta la nata, puedes emplear mantequilla y pan rallado (aún mejor si con ajo y perejil) 😉 Se trata de otra posibilidad que ofrece la cocina polaca.

Delicia a la banana

Presentación

¿Te apetece un postre cremoso y muy muy muy goloso que se puede comer con una cuchara?

Prueba la Delicia a la Banana, un trifle con galletas, nata batida, natillas a la vainilla y plátanos enriquecidos con dulce de leche o caramelo.

Concédete este postre tan simple de realizar cuanto exquisito de saborear.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Plátanos (Bananas): 1-2
  • Natillas a la vainilla: 400 g (3 porciones individuales)
  • Nata para montar: 200 ml
  • Galletas: 200 g (María / Digestive / Biscoff Lotus)
  • Mantequilla: 50 g
  • Dulce de leche / Caramelo: 100 ml

Realización

Elige una galleta que te guste: yo propongo 3 distintas porqué sé que combinan bien con los demás ingredientes.

galletas mix.png

  1. Las Lotus – Biscoff son deliciosas galletas caramelizadas que dejan un sabor aromático y casi especiado en la boca. Son ideales para marcar el sabor del caramelo o para darle ese toque si decides emplear dulce de leche. (En el Alcampo puedes encontrar su versión de marca blanca Speculoos, que es igualmente buena 😉 )
  2. Las Marías son las clásicas buenas galletas que todos tenemos en casi y que son muy versátiles y más delicadas y suaves si comparadas con las otras dos alternativas.
  3. Las Digestive son galletas muy especiales que amas u odias. Combinan muy bien con este postre si quieres dejar un regusto sorprendente: un poco salado. Ese toque de sal viene bien para compensar la dulzura del dulce de leche y, sobre todo, para el caramelo, realzando su sabor.

Ahora que ya tienes las galletas, tienes que molerlas. Puedes hacerlo en tu batidora o simplemente poner las galletas en una bolsita y machacarlas con un rodillo de cocina.
Tampoco tienes que convertirlas en polvo 🙂

En una olla o en tu microondas derrite la mantequilla.

En un bol verte las galletas molidas y la mantequilla. Mezcla bien.

En un bol monta la nata a punto de nieve, manualmente o con tu batidora, añadiendo un poco de azúcar si no lleva.

TRUCO: si bates la nata fría, recién salida de la nevera, te saldrá a punto de nieve sin problemas.

Pela los plátanos (bananas) y córtalos en rodajas.

En un vaso, posiblemente ancho, o en una copa para postres empieza a crear capas:

  • galletas molidas (presiona un poco para que sea firme y nivelado);
  • natilla de vainilla;
  • rodajas de plátano;
  • nata batida;
  • un chorrito de dulce de leche o de caramelo;
  • y repite entre 1 y 3 veces desde el principio (galletas, natilla, etc…)


Al final coloca, por encima de las galletas molidas y de un chorrito de dulce de leche o caramelo, una rodaja de plátano para decorar.

Repite esto para los otros 3 vasos/copas para postre.

Sirve inmediatamente o deja reposar un poco en la nevera antes de servir.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes conservar el postre en la nevera hasta 3 horas antes de servir. Corta la rodaja de plátano fresca para decorar antes de servir.

Puedes dejarlo más pero el riesgo es que se desmonte la nata y que las rodajas de plátano se oxiden.Resultado de imagen de trifle containers

Puedes también servir el postre en un gran contenedor para trifle, evitando así las porciones individuales.
Desde ese contenedor, con un cuchara o cucharón, sirves una porción a cada persona en un plato.
(Es bonito de ver hasta cuando hay que repartirlo, pero sinceramente un poco más incomodo.)

Sopa de tomate

Presentación

La Sopa de tomate es una sopa polaca muy rápida de hacer y sin duda saludable.

Puedes servirla sola, con arroz (mi versión favorita) o con la pasta para sopas que prefieras.

Su base de caldo la convierte en un primer plato muy sabroso y aromático.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: muy bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Tomate triturado o Passata: 400 g
  • Caldo: 250 ml
  • Nata: 100 ml
  • Arroz / Pasta para sopas: 300 g (opcional)
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

En una olla verte el tomate triturado y el caldo y mezcla. Añade sal y pimienta.

Deja que se cocine unos 15 minutos, para que los aromas y sabores de los ingredientes se junten.

En un pequeño bol verte un cucharón de sopa y la nata. Mezcla para que quede uniforme. Este pasaje es necesario para evitar que la nata se quede separada de la sopa (como pasa con agua y aceite).

Ahora incorpora la nata mezclada en la sopa y remueve bien.

Deja cocinar durante 2 minutos y apaga el fuego.

Si te apetece comer la sopa con arroz o pasta para sopas (letras, cuadraditos, estrellas, …), cocina el arroz/la pasta en una olla con agua salada y, cuando esté lista, ponla en el cuenco antes de verter la sopa.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes conservar la sopa durante 2 días en la nevera. 

Puedes añadir perejil, si te gusta, o más pimienta para decorar.

También puedes darle un toque más a tu presentación si poner una cucharadita de nata en la sopa.

Si no te gusta (o no puedes comer nata), puedes omitirla.

 

Macarrones con salmón ahumado

Presentación

Los Macarrones con salmón ahumado son un primer plato extremamente sencillo que puede realizar cualquiera, incluso quien no tiene experiencia en cocina.

Su sabor delicado es capaz de encantar incluso a las personas que no simpatizan por el pescado o, de forma más específica, por el salmón.

La nata crea una salsa muy suave que combina de maravilla con la pasta y el salmón.

¿A que esperas? ¡A cocinar!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Macarrones: 350 g
  • Chalota (o cebolla): 1/2
  • Mantequilla: lo suficiente
  • Limón: 1
  • Salmón: 200 g
  • Nata liquida: 200 ml
  • Perejil/Eneldo/Cebollino: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Empieza a calentar agua salada en una olla. Cuando notas que está hirviendo, añade la pasta corta (macarrones o farfalle/pajaritas, si prefieres).

En una sartén deja derretir un poco de mantequilla y vierte la chalota picada, para crear un sofrito. Salpimienta.

TRUCO: La chalota es parecida a la cebolla, pero tiene un sabor más delicado que no va a cubrir el del salmón.salmon ahumado.jpg

Cuando la cebolla esté blanda, incorpora el salmón ahumado cortado en cubitos. No lo hagas cocinar mucho, tan solo deja que se junte con el sofrito y se dore delicadamente.

Verte rápidamente la nata y mezcla. Deja que la nata absorba el sabor del sofrito y del salmón sin que se quede seca.

Ralla un poquito de cáscara de limón y añádela a la nata. Mezcla.

Cuando la pasta esté cocida, escúrrela e incorpórala a la sartén con la salsa.

Mezcla y emplata.

Puedes añadir perejil, cebollino o eneldo si te gusta, para decorar y completar el plato.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Este plato es aconsejable comerlo caliente, pero se puede comer frío también.

Si te sobra, puedes volverla a calentar en una sartén.

Aguanta unos 2 días en la nevera, tapada con película transparente.

Se puede congelar.

Quiche Lorraine

Presentación

La Quiche Lorraine es un plato globalmente conocido de la Cocina Francesa (y precisamente de la Lorena).

Se trata de una deliciosa tarta salada con panceta, embutidos y queso, envueltos en un extraordinario compuesto de huevos y nata.

Por fuera, a quiche está constituida por una crujiente capa de masa brisée.

Su sabor único, su suave textura y la sencillez con la que se realiza son lo que más se aprecia de este plato.

¡Además, es perfecto para el almuerzo, la cena o para picar en compañía!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1h 30min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

PARA LA MASA BRISÉE:

  • Mantequilla: 100 g (muy fría)
  • Harina de trigo: 200 g
  • Agua: 70 ml (muy fría)
  • Sal: al gusto

PARA EL RELLENO:

  • Huevos: 4 mediano (1 entero + 3 yemas)
  • Queso gruyere o gouda: 150 g
  • Nata: 300 ml
  • Panceta curada: 200 g
  • Jamón cocido o salchichas: 100 g
  • Nuez moscada: 1 pizca
  • Pimienta: 1 pizca
  • Sal: al gusto

Realización

Se empieza con la masa brisée.

En el bol de tu batidora pon la harina, la mantequilla fría (tiene que haber salido de la nevera justo antes de verterse), una pizca de sal y mezcla.

Deberías notar una estructura bastante arenosa. Al bol, añade el agua (cuanto más helada mejor) y mezcla con tus manos, hasta obtener un panecillo.

Recubre la masa de película transparente y deja que se enfríe durante unos 40 min en la nevera, para que se vuelva más compacto.

En la espera, puedes preparar el relleno: ralla el queso, corta la panceta en cubitos y fríelos en la sartén (junto con el jamón cocido cortado en cubitos, si te apetece), para que sea más crujiente y sabroso.

Cuando la masa esté lista, esparce harina sobre la encimera y extiende muy rápidamente la masa, logrando un círculo que sea suficientemente grande como para cubrir tu molde (de 24 cm de diámetro) y desbordar un poco.

Enrolla la masa sobre el rodillo y colócala sobre el molde, anteriormente untado con mantequilla. 

Intenta hacer adherir bien la masa al molde y a los bordes. Corta el exceso con un cuchillo y, finalmente, con un tenedor pincha el fondo.

Corta un círculo de papel para horno un poco más grande del diámetro del molde y colócalo sobre la masa. Rellénalo con arroz, lentejas o alubias secas, para que pesen y sujeten la masa en su lugar durante la primera cocción.

Ahora hornea la masa durante 15 min a 190° C (con horno ya caliente).

Mientras la masa se cuece, puedes batir los huevos (1 entero y 3 yemas) en un bol, añadir la nata junto a las pizcas de pimienta y nuez moscada. Mezcla bien y comprueba si hace falta sal (cuidado con esto porque la panceta curada suele estar bastante salada).

Después de los 15 min, extrae la quiche, quita el papel con las alubias (o lo que hayas puesto).

Unta el fondo con un poco de clara de huevo, utilizando un pincel (yo utilizo el de silicona, porque es muy práctico y fácil de limpiar).

Vuelve a hornear la masa durante otros 5-10 min más a 170° C, hasta que se dore.

Cuando esté lista, extrae el molde y vierte la panceta y el jamón junto con el queso rallado, intentando hacerlo de forma uniforme.

Mezcla bien la nata con huevos antes de verterla en el molde (puesto que las especias probablemente se hayan precipitado en el fondo) y cubre el relleno hasta el borde.

Hornea por última vez la quiche a 170° C durante 15-20 min, hasta que se dore la superficie.

Antes de servirla, deja que repose unos 10 min en el molde, para que se compacte y sea más fácil de cortar.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes comerla aún caliente o fría, puesto que es muy buena de las dos formas, aunque cuanto más fría esté, más compacta será.

Puedes reemplazar el jamón cocido por salchichas, jamón curado, u otros embutidos: esta es la versión original pero eres libre de cambiarla a tu gusto.quiche-de-verduras.jpg

Se puede conservar en la nevera o incluso preparar con horas de antelación.

Si quieres experimentar con verduras, tienes literalmente un arco-iris de posibilidades 😉