Mousse de requesón con peras caramelizadas y láminas de almendras

Presentación

Un postre simple y muy goloso… ¡pero libre de culpa!

Podrás disfrutar a tope de esta mousse hasta el fondo del tarro porque está hecha con un requesón muy ligero, aromatizado con cáscara de limón, intercalado con unas capas de jugosas peras caramelizadas y unas crujientes láminas de almendras… ¡todo lo mejorcito sin el menor remordimiento!

Descubramos juntos cómo preparar este postre que está para chuparse los dedos… ¡o para chupar las cuchara! 🥄


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 10 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Requesón: 300 g
  • Azúcar: 1 cucharada
  • Azúcar glás: ½ cucharada (puedes aumentar hasta 1)
  • Limón: zumo de ½ y cáscara
  • Láminas de almendras: 20 g

Realización

Pela y limpia las peras y córtalas en trocitos. Pon las peras en una sartén, añade el zumo de limón y esparce un poco de azúcar. Deja que se caramelicen uniformemente hasta que cobren un bonito color ámbar. Entonces deja que se enfríen.

Mousse de requesón con peras caramelizadas y láminas de almendras

Si tu requesón tiene exceso de líquido, deberías colocarlo sobre un colador de malla fina durante unos minutos.

Pasa el requesón por una prensa de patatas o machácala con un tenedor, añade el azúcar glás y la cáscara rallada del limón. Mezcla bien.

Ahora emplata: en tus tarritos o copas coloca un poco de peras, mousse de requesón y más peras. Acaba decorando con láminas de almendras.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Conserva el postre en la nevera durante un máximo de 2 días.

Puedes sustituir las peras por manzanas y, si no te gustan las almendras, combinar las manzanas con uvas pasas.

Corazones de mousse de lichi y frambuesa

Presentación

¡Feliz día de los enamorados! ❤

San Valentín es una de las ocasiones por excelencia para mimar a alguien especial. Como todo cocinillas que se respete, no quieres que las mariposas en el el estómago de tu media naranja sean por hambre en lugar de ser exclusivamente tu efecto y te encanta demostrar tu amor cocinando algo delicioso.

Estos corazones de mousse de lichi y frambuesa son el postre perfecto para acabar una cena romántica y el tiempo de enfriado y reposo que requiere merece absolutamente la pena, porque el sabor y las texturas te dejarán los ojos en forma de corazón también 😀

Y si no vas a cocinar para nadie, deberías dedicarte en todo caso esta receta, ¡porque eres la primera persona de la lista que se merece algo tan deleitable! 😉


Información

  • Dificultad: mediano
  • Tiempo preparación: 4-5 h
  • Coste: mediano
  • Dosis: para 10 corazones

Ingredientes

PARA LA BASE:

  • Barquillos recubiertos de chocolate: 100 g
  • Chocolate blanco con avellanas o almendras: 100 g
  • Mantequilla o margarina: 1 cucharada

PARA LA MOUSSE:

  • Lichi: 500 g (sin hueso ni piel – frescos o en almíbar)
  • Frambuesas: 500 g
  • Azúcar glás: al gusto
  • Gelatina: 20 g
  • Agua: 50 ml
  • Lima: 1 (sustituible por limón)
  • Nata líquida: 400 ml

PARA EL GLASEADO Y LA DECORACIÓN:

  • Agua: 200 ml
  • Gelatina: 14 g
  • Agua: 30 ml
  • Azúcar: 300 g
  • Frambuesas frescas: para decorar
  • Hojas de hierbabuena o menta: para decorar

Realización

Pica finamente la tableta de chocolate para que no haya grandes trozos de avellana o nueces. Derrite el chocolate junto a la mantequilla en el microondas o a baño maría y mezcla bien.

Desmenuza los barquillos con tus manos e incorpóralos al chocolate. Extiende la masa sobre papel de horno y cubre con otra hoja. Pasa el rodillo encima para nivelar todo hasta un espesor homogéneo de unos 4-5 mm. Deja reposar en la nevera para que se solidifique.

Bate tus lichis (sin piel ni hueso) hasta obtener una consistencia lisa. Para asegurarnos de que no haya trocitos de pulpa, pasa el puré de lichis por un colador, encima de un pequeño bol. Repite el mismo procedimiento con las frambuesas.

Mezcla 200 g de puré filtrado de frambuesas y 300 g de puré filtrado de lichis en un bol grande. Añade un poco de azúcar glás (al gusto) y algunas gotas de zumo de lima. Mezcla.

Deja que la gelatina se moje en 50 ml de agua y después calienta en el microondas hasta que esté derretida. Añade al bol con la gelatina algunas cucharadas de la mezcla de purés filtrados: este paso nos permite que la gelatina se disuelva homogéneamente en el bol grande [Truco 😉 ] Ahora incorpora la gelatina a los purés y mezcla bien.

Bate la nata y anádela a los purés filtrados. Mezcla desde abajo hacia arriba para que todo se junte bien y coloca la masa en una manga pastelera, para que te resulte más fácil rellenar los moldes.
[Ojo: si no tienes manga pastelera no te preocupes, pues puedes hacer una creando un cono con papel de horno y cortando su punta o incluso utilizar sencillamente una cuchara.]

Rellena los moldes de silicona a forma de corazón con la mousse hasta la mitad, si quieres “esconder” una frambuesa o dos en el interior del corazón y cubrirla con más mousse, o directamente hasta el borde.

De la base de chocolate enfriada recorta unos corazones de la misma dimensión que la base de los moldes: utiliza un cortador de galletas o recorta la forma con un cuchillo a partir de una silhuette de papel de horno dibujada utilizando los bordes de tu molde de silicona. No te preocupes si la base se parte: simplemente recompón la forma y apriétala sobre la mousse, puesto que va a quedarse todo compacto. Deja que los moldes se enfríen en el congelador durante 2-3 horas.

Poco antes de sacar los moldes del congelador, prepara el glaseado. En una olla mezcla agua y azúcar y cuando empiece a hervir añade lo que quedó de los purés de frutas filtrados. Deja que se cocine unos minutos. Moja la gelatina en agua y añádela a la olla. Mezcla hasta que se haya derretido toda y saca del fogón. Pasa el glaseado por un colador y deja que se enfríe hasta aproximadamente los 30ºC.

Saca los corazones de los moldes y colócalos sobre una rejilla colocada encima de una bandeja (por ejemplo para horno). Vierte el glaseado encima de los corazones para cubrirlos y deja que el exceso escurra hacia la bandeja. Lo mejor es dejar enfriar durante unas 1,5-2 h en la nevera.

Decora con alguna frambuesa y hoja de hierbabuena y ¡listo!

Corazones de mousse de lichi y frambuesa

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Como el emplatado es sencillo, te aconsejo que lo mantengas en la nevera y esperes el último momento para realizarlo: así se preservarán la forma y la textura de la mejor forma y el efecto será totalmente WOW 😉

Mousse de aguacate al cacao

Presentación

¿Te apetece un postre fresco, con una textura ligera y cremosa y que no te haga sentir culpable?

Déjate conquistar por esta mousse de intenso cacao en la que el aguacate, este tan inesperado como crucial ingrediente, otorga la textura más agradable y golosa.

No te preocupes si nunca has experimentado con el aguacate en una receta dulce: quedarás asobrad@ por el resultado y el sabor no se notará. Además, el aguacate tiene unas grasas muy saludables y muy pocos hidratos de carbono, por lo que es el postre perfecto 😉

Al final de la receta hay unas sugerencias muy tentadoras para los toppings.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 5 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Aguacates: 4 grandes
  • Cacao amargo en polvo: ⅔ vaso
  • Leche (vegetal o animal): ½ vaso aprox.
  • Azúcar/miel/sirope de agave o arce: al gusto
  • Extracto de vainilla: 2 cucharaditas

Realización

Resultado de imagen de avocado knife pit

Con un cuchillo, abre el aguacate y extrae el hueso.
(Truco: si das un golpe al hueso con la parte afilada del cuchillo, se quedará clavado y podrás rotarlo ligeramente extrayendo el hueso con facilidad)

Clava una cuchara en la carne y raspa contra la piel del aguacate para extraerla toda.

Pon el aguacate en tu batidora, añade el extracto de vainilla y el cacao en polvo. Añade también la leche que hayas escogido: dependiendo de la textura que busques puedes añadir un poco más de líquido o reducirlo. Incorpora el edulcorante que prefieras: te aconsejo que pongas una pequeña cantidad para empezar, pues puedes siempre añadir más si quieres la mousse más dulce.

Bate hasta que logres una consistencia cremosa y lisa.

Coloca la mousse en unos tarros o en unas copas (si la textura no es demasiado líquida puedes lucirte con una manga pastelera) y deja que reposen en la nevera antes de servir.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

¡Puedes decorar la mousse como prefieras y jugar con las texturas!
Intenta estos toppings: granada y pistachos; chocolate rallado y avellanas o nueces picadas; coco rallado o en láminas; muesli; arándanos,  frambuesas o fresas, etc.

Conservar en la nevera, tapado con película transparente, durante 2 días.

 

Cebra de mascarpone con amaretti

Presentación

Déjate conquistar por este triunfo de sabores…

El reconfortante sabor de la leche en el cremoso mascarpone se une a la almendra de los amaretti y al inconfundible cacao, en capas parecidas a las de las cebras que se alternan de forma tan acertada en este postre y están intercaladas por crujientes trozos de galleta.

Olvídate de todo mientras saboreas este divertido postre 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 15 min (+2h en la nevera)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Mascarpone: 400 g
  • Azúcar glás: 100 g
  • Cacao: 2-3 cucharaditas
  • Amaretti: 100 g + para decorar
  • Huevos: 3 medianos
  • Sal: 1 pizca
  • Aroma de almendra: 2 ml

Realización

Bate las claras de huevo a punto de nieve, hasta que estén firmes.
(Nota: lo están si, dando la vuelta al cuenco, se quedan firmes en su sitio, sin caerse al suelo 😉 )

En otro bol mezcla el mascarpone con el azúcar glás, el aroma y la pizca de sal.

cebra de mascarpone y amaretti.jpg

Añade una yema a la vez, mezclando para que se incorpore bien.

Incorpora las claras poco a poco y de forma delicada, mezclando desde abajo hacia arriba, para no desperdiciar las burbujas de aire: así el postre se quedará ligero.

Ahora divide la masa en dos partes: a una añade los amaretti previamente triturados (tienen que quedar como un polvo) y a la otra añade el cacao. Mezcla ambas, por separado, para que queden homogéneas.

Ahora empieza a asemblar el postre: en unas copas altas coloca primero una masa, luego un poco de amaretti ligeramente desmenuzados, y a continuación la otra masa y más galletas y repite hasta terminar las masas. Finaliza decorando con las galletas.

Pon a enfriar durante 2 h en la nevera.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Incorpora gotas de chocolate o láminas de almendras entre las capas si te sientes indulgente 😉

Tiramisù clásico

Presentación

El Tiramisù es el postre italiano por excelencia… una exquisitez presente en toda bucket-list culinaria de quien visita el Bel Paese o en la mesa de quienes quieren saborear un trocito de Italia en casa.

El origen de este postre es controvertido y varias regiones (Veneto, Friuli Venezia Giulia, Piamonte y Toscana) se contienden el mérito.

La historia oficial (por supuesto no respaldada por todos, pues no habría contienda 😜) narra que en el siglo XVII algunos reposteros de la ciudad de Siena (Toscana) decidieron idear un plato nuevo para celebrar la grandiosidad del Granduque de Toscana, Cosimo de Medici. La elección recayó sobre un postre, pues según parece Cosimo amaba las cosas dulces, y en origen el tiramisù fue denominado zuppa del duca (sopa del duque).

Lamentablemente, nosotros no podemos garantizar que esta historia sea un fiel relato de lo que pasó, pero sí podemos proporcionarte la receta para que puedas preparar un tiramisú clásico, capaz de conquistar a grandes y pequeños, y darte muchísimas ideas para que puedas personalizarla según tus gustos y necesidades 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min (+ 2h en la nevera)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 8 personas

Ingredientes

  • Savoiardi (bizcochos de huevo o “de soletilla” / ladyfingers): 300 g
  • Huevos: 220 g (aprox. 4 pequeños o 3 medianos) muy frescos *
  • Mascarpone: 500 g
  • Azúcar: 80 g
  • Café: 300 ml (con o sin azúcar)
  • Cacao amargo en polvo: para decorar

*para medir: pesa las yemas y las claras por separado y suma el peso de ambas.


Realización

Empieza separando con cuidado las claras de las yemas en dos boles distintos.
(Ojo: si las claras tienen trazas de yemas batirlas debidamente resultará más complicado).

Con un batidor de varillas o una batidora eléctrica, bate las claras con la mitad del azúcar hasta que estén montadas a punto de nieve.
(Nota: sabrás que has batido lo suficiente si dando la vuelta al bol las claras se quedan firmes sin caerse o deslizarse hacia abajo.)

A continuación, bate las claras con la otra mitad de azúcar hasta obtener un compuesto claro y bien aireado. Añade el mascarpone y sigue mezclando para obtener una textura homogénea.

Ahora incorpora poco a poco las claras mezclando desde abajo hacia arriba delicadamente y sin exagerar con el tiempo, pues no queremos desperdiciar las burbujas de aire que conferirán una textura más ligera a la crema.

Coge una vajilla con borde alto y extiende una capa fina de crema sobre el fondo.

tiramisù clásico

Moja una galleta en el café por ambos lados, tratando de hacerlo con rapidez, pues la estructura de los savoiardi absorbe con facilidad los líquidos y se ablanda en seguida. Coloca la galleta en la vajilla y repite el proceso con más galletas hasta finalizar una capa entera (como si estuvieras preparando una lasaña y en lugar de la masa utilizaras los savoiardi).

Por encima extiende una capa abundante de crema y vuelve a otra más de galletas.

Finaliza con una última capa de crema y espolvorea cacao en polvo con la ayuda de un tamizador.

Deja reposar en la nevera al menos 2 horas antes de servir.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes personalizar la receta original incluyendo muchísimas golosas variaciones:

  • en lugar de los savoiardi puedes utilizar: amaretti (galletas italianas de almendra), pandoro que te haya sobrado de las Navidades, brownies, sobaos, etc.
  • si quieres alternativas al mascarpone puedes utilizar ricotta (requesón) sola, logrando un postre light, o mezclada con nata batida, para ahorrar calorías pero con una textura aún así agradablemente cremosa 😉
  • si el café a solas no te satisface y todos tus comensales son adultos, puedes añadir licores aromáticos o ron; si no te gusta en absoluto el café, puedes utilizar el “café” de cebada o hacer más contentos a los peques utilizando leche con ColaCao/Nesquik. Otra versión apta también para los niños y sin duda más veraniega es sustituir el café por zumos naturales e introducir fruta fresca o en almíbar en tu tiramisù… déjate convencer por el Tiramisù veraniego con fresas y experimenta otras combinaciones sugeridas en esa receta 😉

Conserva el postre en la nevera durante 1 día.

Trifle de manzana con Calvados y cardamomo

Presentación

Para un postre sabroso sin mayores remordimientos, prepara este delicioso Trifle.

El toque caramelizado de las galletas speculoos combina perfectamente con las manzanas aromatizadas con calvados, el intenso cardamomo y la nota refrescante del limón.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1h 20 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Manzanas: 2
  • Speculoos (galletas al carmel): 100 g
  • Yogur a la manzana: 150 g
  • Maizena: 1 cucharadita
  • Calvados/Ron: 2 cucharadas (opcional)
  • Miel: 1 cucharada
  • Zumo de manzana: 150 ml
  • Cardamomo molido: 1 pizca
  • Limón: 1/2 (para cáscara y zumo)

Realización

Mezcla la maizena con el azúcar y el Calvados (sustituible por zumo de manzana).

trifle de manzanas cardamomo y calvados.jpgElimina la piel de la manzana y sus semillas. Trocéala en 8 partes y luego en láminas de medio cm de espesor. Esparce zumo de limón por encima para que no se oxiden.

Haz hervir dulcemente a las manzanas en al zumo de manzana, donde habrás añadido a una pizca de cardamomo, miel y ralladura de cáscara de limón. Tras unos minutos, añade la mezcla con el Calvados, remueve bien y deja cocinar hasta que la salsa se espese. Quita del fuego y deja enfriar.

Desmenuza las galletas speculoos.

Prepara 4 vasos transparentes y coloca en ellos, alternando, varias capas de manzana, yogur y galletas.

Si posible, deja reposar al menos una hora en la nevera antes de servir.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el cardamomo por canela o el Calvados por Ron.

Delicia al limón – receta light

Presentación

La Delicia al limón es una interpretación muy libre del tiramisú italiano, pero realizada con limones y una crema de requesón, para que cualquiera pueda saborear este postre sin grandes remordimientos 😉

La preparación es sencilla y se tarda muy poco: ¿a qué esperas para despedirte del verano con este fresco postre?


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Savoiardi: 300 g

PARA LA CREMA:

  • Requesón: 250 g
  • Nata liquida para montar: 250 g (puede ser vegetal)
  • Azúcar: 40 g + 40 g
  • Huevos: 2 medianos
  • Mantequilla: 20 g
  • Agua: 60 ml
  • Zumo de limón: 50 ml
  • Cáscara de 1 limón

Realización

Empieza lavando el limón bajo el agua.

Ralla la cáscara del limón y luego extrae su zumo.

Bate los huevos con el azúcar durante varios minutos, hasta lograr una crema bien aireada. Incorpora poco a poco el zumo de limón filtrado (para eliminar las impurezas), sin parar de mezclar. Vierte el compuesto en una olla y deja espesar a fuego bajo, mezclando con frecuencia. Al final, añade la mantequilla y aparta del fuego. Deja enfriar cubriendo la crema (directamente por encima, no la olla) con película transparente.

Cuando la crema esté fría, se podrá poner el la nevera para que se compacte.

En la espera, prepara el extracto con limón: en una olla lleva casi a ebullición al agua, 40 g de azúcar y la cáscara de limón. Cuando llegue a ebullición, apaga el fogón, retira la cáscara del limón y deja enfriar.

Coge de la nevera la crema al limón y añade el requesón. Mezcla todo delicadamente hasta lograr una consistencia homogénea.

Monta la nata con los restantes 40 g de azúcar. Incorpora la mitad de la nata a la crema y mezcla con movimientos desde abajo hacia arriba (para no eliminar la consistencia aireada).

tiramisú light al limón.jpgAhora empieza a disponer los ingredientes en tus copas, vasos o contenedores.

Moja rápidamente las galletas savoiardi en el extracto con limón y coloca en los vasos. Por encima, extiende un poco de nata batida, luego una capa de crema al limón y vuelve a empezar con las galletas hasta terminar con una última capa de crema al limón.

Entonces, puedes decidir si quieres dejar los postres en la nevera durante unas 1-8 horas o si decorar con un poco de nata y limón y servir ya.

(Nota: Cuanto más los postres se queden esperando en la nevera tanto más suaves serán las galletas… decide si te gusta más o menos crujiente y elige el tiempo de reposo de entre 1 hora y 8 horas 😉 )

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes preparar este postre incluso la noche anterior y servirlos por el almuerzo 😉

Kogel-mogel horneado con frambuesas

Presentación

El Kogel-mogel es un postre polaco adorado por los niños y los adultos.

Hoy os presento una revisitación de la receta original, que es similar a un ponche de huevo.

Prepararemos una versión con frambuesas, completamente segura para el verano, puesto que las yemas serán horneadas por un breve tiempo.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Yemas: 6
  • Azúcar glás: 6 cucharaditas
  • Ramas de vainilla: 2
  • Frambuesas: 500 g

Realización

Pon las yemas en un bol grande. A las yemas añade las semillas de las ramas de vainilla y 3 cucharadas colmas de azúcar glás.kogel-mogel horneado con frambuesas 2

Bate las yemas con la ayuda de una batidora eléctrica. Cuando todos los ingredientes estén bien mezclados y empiecen a airearse, añade el resto de azúcar glás. Sigue batiendo hasta que la masa haya doblado su volumen.

 

El tradicional kogel-mogel estaría listo, pero para esta versión faltan unos pequeños pasos.

En unos pequeños recipientes aptos para el horno coloca unas frambuesas y recubre con las yemas batidas.

Hornea el kogel-mogel en horno pre-calentado a 200° durante 8-10 min.

Sirve aún caliente.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Esparce un poco de azúcar glás para acabar el look del postre.

Puedes sustituir las frambuesas por arándanos, fresas, moras, grosella, etc.

Sirve el kogiel-mogiel horneado aún caliente con unas bolas de helado a la vainilla.

Para un toque fresco, decora con hojas de hierbabuena o melisa.

Delicia de fruta con gelatina a la fresa

Presentación

¿Estás tratando de cuidar de tu silueta para el verano, pero no te resistes a un desayuno o una merienda gustosa?

No tienes que renunciar al sabor para esta saludable receta: una mezcla de frutas que puedes adaptar a tus gustos (o a lo que tengas en casa) con deliciosa gelatina a la fresa.

Puedes prepararla al día anterior y llevarla contigo al trabajo o ser un poco indulgente en casa, añadiendo un extra de nata batida, natilla o queso quark 😉


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 10 min (+ tiempo enfriado gelatina)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 3 porciones

Ingredientes

  • Gelatina a la fresa: 1 sobre
  • Agua: aprox. 500 ml (depende de las instrucciones de la gelatina)
  • Manzana: 1
  • Naranja: 1
  • Plátano: 1
  • Limón: un poco de zumo

Realización

Empieza con la gelatina: sigue las instrucciones de la confección (la mayoría de marcas requiere disolver la gelatina en 250 ml de agua hirviendo y luego añadir la restante cantidad de agua fría).

Deja que la gelatina se enfríe. Cuando haya llegado a temperatura ambiente habrá que controlar cada media hora cuando empieza a espesarse.

Entonces habrá que lavar la fruta y eliminar las cáscaras y la piel.

Ralla la manzana con un rallador a malla gruesa. Añade algunas gotas de zumo de limónpara que no se oxide.

Corta la naranja en trocitos y el plátano en rodajas.

gelatina de fruta.JPGCoge tres vasos transparentes o en tres copas: en cada uno coloca 1/3 parte de manzana; 1/3 parte de naranjas y 1/3 parte de plátano.

Ahora verte la gelatina, aún líquida, pero más espesa, casi hasta el borde del vaso.

Deja que se solidifique la gelatina y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes enriquecer las gelatinas con un poco de nata batida, natilla o un poco de queso quark a la vainilla o a la fresa (lo encuentras aromatizado en la marca Exquisa) y un poco de galletas trituradas 😉

Come las gelatinas como mucho al día siguiente desde la preparación. Si hace mucho calor, conserva en la nevera.

Pascha – dulce de requesón y fruta seca

Presentación

Si tienes tiempo libre y te apetece algo dulce para alegrar estos días de fiesta aquí tienes una idea maravillosa 🙂

Esta receta polaca se denomina Pascha y, como se puede intuir, es un postre que se prepara durante la Semana Santa.

Los ingredientes estrella del plato son el requesón y la fruta seca que más te guste, enriquecidos con un toque de aromático ron.

¿Y lo mejor? No hace falta hornear nada y su preparación es muy sencilla 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min (+ tiempo de reposo)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Requesón: 1 kg
  • Nata líquida: 4 cucharadas
  • Mantequilla: 200 g
  • Yemas cocidas: 6
  • Azúcar glás: 200 g
  • Azúcar con vainilla: 25 g
  • Almendras: 100 g
  • Nueces: 100 g
  • Cáscara de naranja y limón: 40 g
  • Albaricoques secos: 100 g
  • Pistachos: 100 g
  • Ron: 25 ml

Realización

Introduce en el bol de tu batidora las yemas cocidas junto con la mantequilla. Mezcla hasta que la masa esté uniforme.

Añade un poco de requesón a la vez, mientras que la batidora sigue mezclando.

Al ser el requesón un queso poco hidratado, añade 4 cucharadas de nata.

Finalmente, incorpora el azúcar glás y el azúcar con vainilla. Mezcla.
pascha - dulce de requesón y fruta secapascha - dulce de requesón y fruta secaPica las nueces, las almendras, los pistachos, las cáscaras de cítricos y los albaricoques.

Añade la fruta picada a la mezcla de requesón y mezcla, para repartir homogéneamente.

Ahora escoge un molde para que luego te resulte simple desmoldar.

[Truco: si quieres, puedes cubrir el interior del molde con una servilleta resistente. Así será más simple desmoldar 😉 ]

Verte la masa en el molde y trata de nivelarla bien: no queremos que se queden burbujas de aire en el interior. Por lo tanto, bate ligeramente el molde contra la encimera, para que el queso se asiente.

Cubre el postre con otra servilleta y deja reposar en la nevera por lo menos un par de horas.

Extrae del molde y quita las eventuales servilletas.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


pascha_02Sugerencias

Puedes decorar con frutas secas la superficie de la Pascha.

Si lo prefieres, puedes preparar monoporciones.

La mezcla de frutas secas es completamente personalizable.

Elimina el ron para una versión apta para toda la familia.