Linguine con mini pulpos y aceitunas negras

Presentación

Atrévete a mezclar el marisco y las aceitunas en este primer plato de inspiración italiana.

Estos mini pulpos quedarán impresionantes tras haberse dorado y haber absorbido el aroma del ajo, con las intensas aceitunas negra y el ligeramente ácido toque de la salsa que envuelve tan bien a las linguine… ya lo sé… con tan solo leerlo y ver la foto se hace ya la boca agua…

¡Hay una solución: !hay que prepararlo en seguida!

Tardarás solo 30 minutos para presentar esta delicia en tu plato 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Linguine/Spaghetti: 350 g
  • Mini pulpos: 800 g (ya limpios)
  • Tomate cherry pelados: 200 g
  • Concentrado de tomate: 2 cucharadas
  • Aceitunas negras: 24
  • Vino blanco: 80 ml
  • Ajo: 2 dientes
  • Guindilla: al gusto
  • Perejil: al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra: 2 cucharadas
  • Sal: al gusto

Realización

Vierte los mini pulpos en un colador y lávalos con abundante agua. Escúrrelos bien.

En una olla pon a hervir el agua para la pasta, añadiendo sal.

Limpia el ajo y tritúralo finamente con la guindilla. Hazlo sofreír con un poco de aceite en una olla grande (luego tendrá que caber la pasta).

Añade los mini pulpos y deja que se doren durante unos 3 minutos a alta temperatura, mezclando de vez en cuando. Sazona con sal y deja esfumar el vino.

pasta con mini pulpos y aceitunas

Con una espumadera retira los mini pulpos y déjalos a un lado y en un sitio caliente.

En la misma sartén añade el concentrado, los tomates y su líquido y las aceitunas también. Deja cocinar la salsa durante unos 7 minutos a baja temperatura.

Entonces añade los mini pulpos, vuelve a sazonar con sal si es necesario y deja cocinar durante un par de minutos. Luego apaga y mantén caliente.

En la espera, al haber llegado el agua a ebullición vierte las linguine y deja cocinar hasta que estén “al dente”: es decir, cuando falte poco más de un minuto para que la textura sea perfecta, retira, guardando una parte de agua de cocción en un vaso.

Vierte la pasta en la olla con la salsa y mezcla bien, volviendo a encender el fogón bajo la olla. Si la salsa resulta poca o seca, añade un poco de agua de cocción.

Cuando la pasta esté lista, emplata y esparce un poco de perejil picado.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes utilizar también orégano en lugar del perejil, si lo prefieres 😉

Anuncios

Tomates rellenos de arroz y mozzarella

Presentación

El arroz con tomate es un clásico que gusta a grandes y niños… pero añadir mozzarella que hila mejora infinitamente el plato…

Y si el sabor nos conquista, el ojo también merece también ser seducido… y qué forma mejor que servir este primer plato directamente en la cáscara del ingrediente clave: ¡el tomate!

Este plato tiene una pinta extraordinaria que, afortunadamente, no requiere un esfuerzo extraordinario, sino que todo lo contrario 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 40 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Arroz: 200 g
  • Tomates: 4
  • Mozzarella: 1
  • Cebolla: ½
  • Passata di pomodoro/Tomate triturado: 150 ml
  • Aceite de oliva virgen extra: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Pon a hervir agua salada y, cuando llegue a ebullición vierte el arroz y mezcla.

En la espera de que el arroz se cocine, lava los tomates maduros y corta la parte superior para crear un sombrerito. Vacía el interior del tomate, guardando la pulpa que retires y poniendo los tomates boca-abajo para escurrir. tomates rellenos de arroz y mozzarella2.jpg

Prepara ahora la salsa para el arroz. En una sartén con un poco de aceite de oliva, sofríe la cebolla finamente picada hasta que esté dorada. Añade la pulpa del tomate y la passata. Sazona con sal y deja reducir (el tiempo varía ligeramente entre passata y tomate triturado). Apaga y deja que se enfríe.

Cuando el arroz esté listo, escúrrelo. Añade la salsa de tomate, mezcla y deja enfriar hasta poder manejar el arroz con las manos.

Coge los tomates, sazona con un poquito de sal y rellena con unas cucharadas de arroz ya enfriado y trocitos de mozzarella. Cubre con el sombrerito de tomate.

Coloca los tomates rellenos sobre una bandeja para horno ligeramente untada con aceite y hornea a 190°C durante unos 15-20 minutos (aunque depende del horno): no tienes que quemarlos, pero tampoco dejarlos crudos.

Extrae del horno y sirve calientes.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sazonar con orégano, albahaca u otros ingredientes que te apetezcan, como panceta crujiente, chorizo, atún, olivas etc… así que deja volar tu fantasía 😉

Penne a la Carlofontina

Presentación

La pasta a la Carlofontina es un primer plato de origen italiano, precisamente de la cocina de la Isla Cerdeña, que hoy en día se está llegando a conocer en toda Italia… ¡y hoy lo vamos a compartir con tod@s vosotr@s cocinillas para que lo llevéis a vuestras mesas!

Esta combinación, no tan obvia, resulta sorprendente por su frescura y mezcla de texturas: el intenso sabor de la albahaca, de los piñones y del queso curado que encierra el pesto a la genovesa se funde con éxito con la agradable acidez de los tomates cherry y el sabroso atún.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Penne/Pasta corta: 350 g
  • Pesto a la genovesa: 200 g
  • Atún en aceite de oliva: 200 g
  • Tomates cherry: 100 g
  • Cebolla: 1 mediana
  • Aceite de oliva virgen extra: al gusto
  • Sal: al gusto

Realización

Pon a hervir agua con sal, para echar la pasta cuando esté hirviendo. Remueve frecuentemente, desde el principio para evitar que se pegue.penne a la carlo-fontina2.jpg

En la espera, prepara el pesto fresco a la genovesa siguiendo esta receta (o utiliza un pesto de bote de buena calidad, si tienes mucha prisa 😉 ).

Limpia y pica finamente la cebolla. Deja que se sofría con un poquito de aceite.

Lava los tomates y corta cada uno en 4 trozos. Añade los tomates a la cebolla y deja que se cocinen unos 5 minutos a fuego bajo, para que sigan crujientes al final. Pasado este tiempo, apaga el fuego e incorpora en la sartén el atún escurrido y ligeramente desmenuzado con un tenedor. Añade también el pesto y mezcla bien.

Cuando la pasta esté en su punto, escúrrela y viértela en la sartén con el condimento.

Mezcla y emplata.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Prepara esta pasta también con antelación, sirve fría o vuelve a calentar (también en el horno 😉 ).

Pasta alla Norma

Presentación

La Pasta alla Norma es un primer plato típico siciliano (cocina italiana) que nació en la soleada ciudad de Catania: se trata de pasta corta, habitualmente macarrones, condimentados con perfumada salsa de tomate, crujientes berenjenas fritas, sabrosa ricotta salada e intensas hojas de albahaca fresca.

Según se cuenta, el origen del nombre tan peculiar para este plato se debe a un comentario realizado por un comediógrafo siciliano que, al saborear esta exquisitez, exclamó “¡Es una Norma!”, comparando esta excelente sinfonía de gustos mediterráneos con la célebre “Norma” de Vincenzo Bellini.

Es un primer plato realmente genuino, sencillo, bastante rápido de realizar y que te cautivará así como conquistó en su momento al comediógrafo 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pasta corta: 350 g (hélices, macarrones, pajaritas, tiburones)
  • Berenjena: 1 grande (= 300 g)
  • Tomates pelados: 400 g (o 600 g tomates frescos para salsas)
  • Aceite de oliva virgen extra: 2 cucharadas
  • Ajo: 2 dientes
  • Albahaca fresca: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Aceite de girasol: para freír
  • Ricotta salada: para decorar

Realización

Empieza lavando la berenjena y eliminando la extremidad superior. Corta la berenjena en 4 secciones iguales: corta por la mitad en sentido vertical y posteriormente divide cada parte otra vez por la mitad, siempre en sentido vertical. Ahora corta cada trozo (de sección aproximadamente triangular) en lonchas de unos 3 mm de anchura.

Fríe las berenjenas en abundante aceite de girasol (ya caliente), pequeñas cantidades a la vez, para lograr que se doren correctamente. Retira las berenjenas y escúrrelas sobre papel de cocina, para que éste absorba el exceso de aceite.

Pasta-alla-norma

Si utilizas tomates frescos, practica unas incisiones y déjalos en agua hirviendo durante unos 10 minutos y luego retíralos. Posteriormente, con la ayuda de un minipimer o de tu batidora, obtén la salsa.

Si, por otra parte, habéis decidido utilizar los tomates pelados (de lata) tritúralos directamente con el minipimer o la batidora.

Limpia los dientes de ajo y machácalos ligeramente. Deja sofreír en aceite de oliva y entonces añade la salsa de tomate y una parte de albahaca fresca. Deja cocinar unos 10 minutos a fuego moderado. Sazona con sal. Transcurrido ese tiempo retira los dientes de ajo y aparta la salsa.

Mientras se cocina la salsa, pon a hervir agua salada y cocina la pasta. Cuando esté en su punto escurre y vierte en la olla con la salsa de tomate y mezcla.

Emplata y coloca las berenjenas en cada plato. Decora con hojas de albahaca fresca y con escamas de Ricotta salada (obtenida con la malla gruesa del rallador).

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si no encuentras la Ricotta salada puedes emplear Primosale (pecorino curado durante tan solo unos meses), o recurrir al Pecorino o Parmigiano Reggiano que siempre se encuentran disponibles.

Prepara la salsa también con tomates cherry 😉

Arroz a la cubana

Presentación

El arroz a la cubana es un plato de la cocina cubana que tiene origen español, precisamente en los tiempos de la Cuba Colonial.

Este delicioso y nutriente primer plato vegetariano está compuesto de arroz blanco hervido con salsa de tomate, así como de un huevo frito y dos cortes de plátano frito que confieren al plato un inesperadamente exitoso contraste de dulce/salado. El arroz blanco, una vez hervido, se suele moldear con un molde circular o con una taza, para que se presente compacto.

Este goloso plato se suele servir caliente o, por lo menos tibio, y es una receta que cualquiera, incluso alguien sin ninguna experiencia en la cocina, puede clavar.

Existen variantes del plato en las que se suele servir con huevos revueltos en lugar de huevo frito, aunque esta preparación con la yema cremosa es tan agradable que mezclada con el arroz queda divina.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Arroz: 320 g
  • Tomate frito: 500 g
  • Huevos: 4 medianos
  • Plátanos: 4
  • Aceite de oliva: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Albahaca: para decorar

Realización

En una olla pon a hervir el agua salada para el arroz, que echarás cuando esté hirviendo.

aroz cubana (1).jpgPoco antes de servir fríe los huevos en una sartén con un poco de aceite y sazonando con sal.

En la misma sartén puedes también freír los plátanos pelados y cortados por la mitad en el sentido de la largueza: queremos que se caramelicen con su propio azúcar, por lo que vamos a emplear un fuego (o temperatura) alto.

Escurre el arroz y emplátalo ayudándote con un molde circular de acero. Trata de presionar bien con una cuchara para que el arroz quede bien compacto y no se desmorone al quitar el molde.

Calienta el tomate frito y vierte por encima del arroz.

Coloca también para cada plato un huevo y dos mitades del plátano. Decora con una hoja de albahaca.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si no tienes tanta prisa, prepara tu mism@ el tomate frito: haz sofreír un poco de cebolla, añade especias como orégano, albahaca, una cucharada de mantequilla o aceite de oliva virgen extra y tu tomate será delicioso 😉

Si eres un fan del bacon, puedes incorporar a la salsa de tomate un poco de crujiente bacon a este plato en origen vegetariano.

Orecchiette con pulpo, tomates cherry y aceitunas

Presentación

Si te apetece una delicia que deleite tu paladar con su gusto y texturas y capture tu mirada con sus colores y formas no puedes perderte este primer plato.

Prepara las orecchiette combinadas con sabroso pulpo, intensas aceitunas, el toque ligeramente acidulado de los tomates cherry y una nota dulce y cítrica de la cáscara de limón caramelizada.

Ya… lo sé… suena increíblemente tentador… y tus comensales y tu quedaréis muy satisfechos con el resultado 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1 h
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pulpo: 500 g
  • Tomates cherry: 300 g
  • Cáscara de 1 limón
  • Azúcar: 1 cucharadita
  • Aceitunas: 60 g
  • Orecchiette: 400 g
  • Ajo: 2 dientes
  • Guindilla: 2 frescas
  • Aceite de oliva: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Cocina el pulpo en agua con sal y un poco de vinagre hirviendo, durante unos 45 minutos, hasta que esté tierno. Déjalo enfriar el el agua de cocción.

Lava el limón y corta la cáscara en tiras sutiles (tratando de guardar unicamente la parte amarilla y no la blanca), y ponlas en un poco de agua hirviendo dos veces, cambiando el agua entre una inmersión y otra. Escurre y deja caramelizar en una sartén pequeña añadiendo una cucharadita de azúcar.

Corta el pulpo en trocitos.

Lava los tomates y córtalos por la mitad.

orecchiette con pulpo olivas y tomates cherry.jpg

En una sartén grande, calienta el aceite con los dientes de ajo triturados y las guindillas picadas (Nota: si quieres que sea menos picante, no pongas las semillas).

Añade a la sartén el pulpo, los tomates y las aceitunas. Sazona con sal.

Cocina la pasta en abundante agua salada hirviendo, mezclando frecuentemente. Escurre cuando estén en su punto y junta con el condimento, añadiendo también la cáscara de limón, un poquito de aceite de oliva crudo y un poco de pimiento recién molido.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Sirve este plato tanto caliente como frío, disfrutándolo en cualquier temporada 😉

Usa las aceitunas sin hueso para dejarte llevar por este plato sin preocupaciones.

Ensalada de pasta con pesto de espinacas, piñones y Montasio

Presentación

¿Te apetece un reconfortante plato de pasta pero este calor no lo hace tan alentador?

Resuelve la situación con una ensalada fría de pasta con un original condimento: pesto de espinacas con crujientes piñones y sabroso queso Montasio.

Es el plato perfecto para preparar con antelación y servir frío a tus comensales… o también para comer en caliente si te apetece, pues puedes juntar el pesto nada más escurrir la pasta 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 15 min (+ eventual tiempo para enfriar la pasta)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Espinacas: 150 g
  • Aceite de oliva virgen extra: 50 ml + un poco para la pasta
  • Piñones: 40 g
  • Parmigiano Reggiano: 2 cucharadas
  • Ajo: ½ diente
  • Hélices (u otra pasta corta): 250 g
  • Queso Montasio: 150 g
  • Sal: al gusto

Realización

Vierte un poquito de aceite en una sartén y deja sofreír el ajo.

Limpia las hojas de espinacas y hazlas cocinar durante unos minutos. ensalada de pasta con pesto de espinacas.jpg

Bate las espinacas con una cucharada de piñones, el resto de aceite, el Parmigiano Reggiano rallado y el diente de ajo en tu batidora. Añade unas cucharadas de agua para lograr una crema no demasiado densa. Sazona con sal.

Pica el queso Montasio en cubitos de las mismas dimensiones y aparta.

En una olla, vierte agua y añade sal. Cuando llegue a ebullición echa la pasta y deja cocinar hasta que esté en su punto, removiendo con frecuencia.

Escurre la pasta y deja enfriar, poniendo un chorrito y mezclando para que no se pegue.

Antes de servir, añade el pesto de espinacas y mezcla.

Emplata y decora con piñones y cubitos de Montasio.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el queso Parmigiano rallado por Pecorino si quieres un sabor muy marcado, o si tienes problemas en encontrar el Montasio procedente de Italia puedes emplear ingredientes más fáciles de encontrar, como el Parmigiano, el Pecorino u otro queso curado español 😉

Puedes emplear hélices o cualquier tipo de pasta corta: macarrones, mezze maniche, pajaritas, tiburones, mini plumas, tulipanes, etc.

Arroz venere con mechones de calamares y camarones

Presentación

El arroz venere con mechones de calamares y camarones es un primer plato muy particular y gustoso que encierra todo el sabor del mar y la sofisticación de una preparación elegante.

El arroz venere es un riso naturalmente negro, con un toque dulce y un aroma peculiar que durante la cocción se potencia: es un ingrediente ideal para quienes quieran preparar un plato vistos con arroz negro perfumado, pero sin tener que emplear colorantes naturales como la tinta de calamar.

El arroz venere combina muy bien tanto con condimentos de marisco y pescado como con verduras… además su particular fibra lo hace siempre crujiente y no se pasa nunca 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 50 min
  • Coste: mediano
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Arroz negro Venere: 300 g
  • Mechones de calamares: 150 g
  • Camarones: 150 g
  • Aceite de oliva virgen extra: 50 g
  • Vino blanco: 20 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Perejil: al gusto

PARA EL CALDO:

  • Camarones (los restos)
  • Aceite de oliva virgen extra: 60 g
  • Ajo: 1 diente
  • Agua: 1 litro
  • Perejil (los tallos)
  • Pimienta: al gusto
  • Cebolla: 80 g
  • Sal: al gusto

Realización

Empieza preparando el caldo.

Elimina la cáscara de los camarones y luego, con un cuchillo, efectúa una incisión en el dorso para poder extraer delicadamente el intestino. Coloca la pulpa limpia en la nevera y guarda las cáscaras. Vierte en una olla el aceite, añade el diente de ajo limpio, la cebolla picada gruesamente y las cáscaras de los camarones (que aportarán sabor).

Deja sofreír durante unos 5 minutos, mezclando de vez en cuando, y esfuma el vino blanco. Cubre con agua, añade los tallos del perejil y los granos de pimienta y deja cocinar durante unos 15 minutos.

Una vez que se haya reducido, filtra el caldo por un colador de malla fina. De esta forma, has logrado un caldo muy aromático.

Guarda un cucharón del caldo y vierte el resto en una olla, añade un poco de sal y deja que llegue a ebullición. Entonces vierte el arroz en el caldo hirviendo y deja que se cocine durante el tiempo indicado en la confección, mezclando de vez en cuando.

En la espera, prepara el condimento. arroz negro con calamares y camarones

Vierte el aceite en una sartén, añade un diente de ajo limpio y deja que se sofría. Entonces, extrae el ajo, que ya ha cumplido su función, añade los mechones de calamares, deja que se doren y esfuma con vino blanco.

Añade el cucharón de caldo y deja cocinar durante unos minutos. Cuando el arroz esté casi en su punto, escúrrelo y viértelo directamente en el interior de la sartén con los calamares. Entonces añade también los camarones, sazona con sal y pimienta y deja que la cocción del arroz finalice, mezclando de vez en cuando.

Emplata, espolvoreando por encima un poco de hojas de perejil picadas.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Sirve aún caliente.

Puedes conservar en la nevera durante un día.

Si quieres transformar este plato con un toque particular, añade unos pimientos y calabacines salteados en una sartén.

Si te apetece probar una variante, utiliza arroz basmati o arroz salvaje 😉

Piadina romañola

Presentación

La piadina romañola (romagnola en italiano) es una de las recetas más típicas de la gastronomía de la región Emilia-Romagna y una de las más versátiles también.

La piadina es una hoja de masa redonda que se dobla a mitad y rellena con infinitas combinaciones de ingredientes: jamón, embutidos, quesos frescos y curados, verduras frescas o a la parrilla, etc. dependiendo de los gustos de quien la prepara.Resultado de imagen de piada etruschi

La historia de este plato es muy antigua: al parecer los Antiguos Etruscos la preparaban con trigo u otros cereales para el día a día.

Tras la conquista romana de la Etruria, la receta se difundió incluso en los banquetes más refinados, donde se consumía recién cocido porqué tras unas horas se convertía en un disco demasiado duro de comer.

En la Edad Media, la población trató de eludir los impuestos sobre el pan preparando este subrogado con cereales distintos al trigo y comiendo cada vez menos pan.

Sin embargo, en el Renacimiento esta receta sufrió un declino muy marcado, puesto que se afirmaron con fuerza nuevas corrientes culinarias.

Así, durante años la piadina fue la simple comida de los campesinos y pobres que no podían permitirse algo distinto de los productos de la tierra.

En el 1900 la piadina empezó a volver en los platos de los italianos, gracias al empleo de una parte de harina de maíz, más económica de la de trigo.

Aunque el verdadero boom tuvo lugar en los años ’40 y ’50 cuando la piadina conquistó a los turistas que paseaban por la rivera romañola o viajaban hacia ese mar en coche y encontraban quioscos a lo largo de las carreteras que ofrecían esta barata delicia.

Ahora hay que ponerse el delantal, así preparamos esta maravillosa y sencilla receta para traer un poco de Italia en nuestras cocinas 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min (+1h de reposo)
  • Coste: muy bajo
  • Dosis: para 4 personas (7-8 piadinas)

Ingredientes

  • Harina de trigo: 500 g
  • Agua*: 170 ml
  • Aceite de oliva virgen extra: 80 g (o 125  de manteca de cerdo)
  • Levadura química: 1,5 cucharaditas
  • Sal: 15 g
  • Ingredientes para relleno: al gusto [todas las ideas al final de la receta]

*también puedes emplear leche, pero la versión original lleva agua


Realización

Antes de empezar hay que precisar dos cosas:

  1. ¿Agua o leche?
    El agua dejará tus piadinas más crujientes, mientras que la leche más suaves. Puedes incluso poner agua y leche en partes iguales (85+85).
  2. ¿Aceite o manteca de cerdo?
    La mejor elección es la manteca de cerdo, porque confiere un sabor y una consistencia inigualable, pero puedes emplear aceite de oliva, porque siempre lo tienes en casa y porque deseas una versión ligera de la piadina 😉

Verte en tu mezcladora todos los ingredientes y deja que se amasen durante unos 7 minutos, hasta lograr una masa lisa y homogénea. Si lo prefieres, puedes amasar a mano.

Pon la masa en un bol untado con un poco de aceite y cúbrelo con un trapo húmedo o película transparente. Deja reposar 30 min.

Pasado el tiempo, divide la masa en 6 bolitas y ponlas sobre la encimera.

Vuelve a cubrir las bolitas con un trapo o película (no hace falta envolverlas). Deja que repose otros 30 min.

Ahora, con la ayuda de un rodillo, extiende cada bolita en un círculo de masa de unos 22 cm de diámetro y del espesor de 2 mm (¡tiene que ser muy fino!).

[Truco: si no consigues un círculo, sino que alguna forma extravagante, quizás te interese colocar un plato por encima de la masa y recortar el perímetro con un cuchillo para lograr un círculo perfecto 😉 ]piadina romañola

Coloca la piadina sobre una sartén suficientemente grande (diámetro mínimo igual al de la piadina) solo cuando ésta esté ya muy caliente. Puedes emplear también una sartén para crêpes o una sartén de hierro fundido.

Mueve la piadina sobre la sartén para que no se pegue y cocina unos 2 min por lado (notarás como crece y se forman burbujas).

Ahora tan solo añadir el relleno, mientras estén calientes, dobla por la mitad y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Existen muchísimos rellenos posibles… infinitos diría yo.

Si deseas rellenarlas con queso y quieres que se funda, rállalo o córtalo en lonchas finas y colócalo tras haber dado la última vuelta, poco antes de retirar la piadina y deja a fuego muy bajo, colocando la tapa sobre la sartén.

Posibles combinaciones:

  • jamón serrano y queso (gouda, brie, havarti, etc.), con un extra de calabacines a la parrilla o tomates (frescos o secos)
  • jamón cocido, gouda/havarti y un trocitos de queso azúl
  • mix de quesos (gouda, gorgonzola, brie), nueces y rúcola
  • ensalada, jamón/ salchichón, gouda/havarti, salsa al yogur o mayonesa
  • mozzarella y mortadella/jamón, albahaca
  • queso scamorza y chorizo
  • pollo asado troceado, salsa curry y queso brie
  • pavo, tomates secos y requesón
  • queso crema para untar, pesto a la genovesa y verduras a la parrilla
  • nutella o nocilla 😉

La piadina se puede congelar cuando esté suficientemente cocida, pero aún no del todo, tras haberse enfriado.

Pajaritas con crema de pimientos y almendras

Presentación

¿Te apetece un primer plato vegetariano absolutamente irresistible?

Pajaritas en su punto envueltas en una cremosa salsa hecha con pimientos salteados y crujientes almendras… suenan idílicas 😉

No podrían prepararse más fácilmente, pero te garantizo que lograrás impresionar a tus comensales con un plato de pasta enriquecido con esta creativa salsa.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pajaritas: 350 g
  • Pimientos rojos: 250 g (ya limpios)
  • Cebolla blanca: 1 pequeña
  • Aceite de oliva virgen extra: 50 ml
  • Almendras: 20 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

pajaritas con crema de pimientos y almendrasLimpia la cebolla y pícala en cubitos. Deja sofreír en una sartén con una cucharada de aceite de oliva.

Pica también el pimiento fresco en cubitos y añádelo a la sartén. Sazona con sal y pimienta y deja cocinar con tapa a fuego bajo hasta que los pimientos se ablanden.

En la espera, pon a hervir agua con sal en una olla. Cuando esté herviendo, vierte la pasta y remueve a menudo, para evitar que se pegue.

Ahora, mientras la pasta llega a su punto, tritura en tu batidora los pimientos cocinados, añade las almendras y lo que queda de aceite de oliva (unos 40 ml) hasta lograr una crema lisa.

Escurre las pajaritas y condimenta con la salsa.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes esparcir queso rallado por encima (Parmigiano Reggiano o queso de cabra/oveja) o decorar con perejil.

Sirve caliente.