Berenjenas gratinadas con aceitunas, alcaparras y anchoas

Presentación

Una receta gustosa y muy sencilla de realizar: las berenjenas gratinadas con aceitunas, alcaparras y anchoas son perfectas como guarnición o entremeses.

Esta formula para gratinar es diferente de las habituales, enriquecida por sabrosos ingredientes que casi siempre tenemos a nuestra disposición, guardados en la despensa.

Las berenjenas son cocinadas en el horno con muy poco aceite de oliva, pero también pueden prepararse sobre la plancha, para lograr una receta aún más ligera.

Esta receta es muy ingeniosa por si quieres volver a dar vida al pan que que te haya sobrado y tenga ya unos días… o para utilizar pan de molde.

Prueba esta fácil receta y déjate conquistar por ella 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Berenjenas: 1 grande
  • Pan: 2 rebanadas
  • Anchoas: 3-4
  • Aceitunas: 2-3 aceitunas grandes
  • Alcaparras: 3-4
  • Tomates secos: 3-4
  • Piñones: 1 cucharada
  • Ajo: 1 diente
  • Perejil: al gusto
  • Aceite de oliva: al gusto
  • Sal: al gusto

Realización

Limpia la berenjena, elimina la extremidad y corta en lonchas finas y lo más uniformes posibles. Coloca las berenjenas sobre una bandeja para horno cubierta con papel vegetal y bañada con un poquito de aceite. Sazona con sal y esparce un poquito de aceite de oliva por encima también.berenjenas gratinadas2.jpg

Hornea a 180°C durante 15 minutos aproximadamente, o hasta que estén blandas.

En la espera, tritura finamente el pan (dejando la corteza para un resultado más rustico o eliminándola para que sea más delicado) y aparta.

Siempre con tu trituradora, bate las olivas (sin hueso) con las alcaparras, las anchoas, los piñones, los tomates secos, el ajo (anteriormente limpiado) y el perejil.

(Nota: si tus tomates secos estaban sumergidos en aceite, utiliza unas hojas de papel absorbente para eliminar el exceso de aceite antes de triturarlos)

Mezcla el pan con los demás ingredientes triturados, añade un hilo de aceite y una pizca de sal si necesario.

(Nota: si te gusta el picante, puedes añadir un poco de guindilla molida o pimienta).

Extrae las berenjenas del horno y esparce los ingredientes triturados por encima.

Antes de servir, vuelve a hornear en horno caliente unos minutos.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si quieres probar una combinación distinta, utiliza chorizo picante en lugar de las anchoas 😉

Anuncios

Suavísimas magdalenas de plátanos maduros (Banana muffins)

Presentación

Te mereces regalarte la experiencia sensorial que encierran estas magdalenas de plátanos maduros… ¡porque una receta tan perfecta no volverás a encontrarla en ninguna otra parte!

Cada mordisco de estas magdalenas parece un ligero trocito de nube porque son tan suaves que, si no las pruebas, ni te las imaginas… y cada vez que repitas la receta (cosa que pasará una y otra vez, puesto que son adictivas) su textura volverá a sorprenderte.

Con cada bocadito el sabor dulce y aromático de los plátanos maduros explota sobre tu lengua y te hará olvidar todo lo que te rodee.

Estas magdalenas mantendrán su exquisitez e increíble textura durante varios días… aunque desaparecerán en muchísimo menos tiempo 😉

Prepara esta receta con esos plátanos marrones que te han quedado y con los que no sabes qué hacer, pero que aún pueden aportar tanta dulzura y sabor.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 35 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 18 magdalenas medianas

Ingredientes

  • Plátanos: 3 grandes y muy maduros (marrones)
  • Azúcar: ½ vaso (hasta ¾ de vaso, si te gusta muy dulce)
  • Huevo: 1 mediano
  • Aceite de girasol: vaso
  • Harina de trigo: 1 ½ vaso
  • Levadura química en polvo: 2 cucharaditas
  • Sal: ½ cucharadita
  • Aroma de vainilla: 2 ml [opcional]

Realización

Enciende el horno para que se caliente a 180°C.

Cubre tu bandeja para magdalenas (o los moldes mono-porción en acero) con cápsulas de papel para magdalenas (o con papel para horno).

Remueve la piel de los plátanos (deben ser muy maduros para que aporten dulzura y la consistencia sea correcta) y ponlos en un bol grande. Crea una mousse de plátano aplastándoos con un tenedor, tratando de que no queden trozos sueltos.

En otro bol, empleando una batidora de varillas, bate el huevo con el azúcar para que te quede una masa bien aireada. A continuación vierte la masa en el bol con los plátanos y añade el aceite, el aroma, la sal y mezcla bien.

suavisimas magdalenas de platanos maduros.jpg

Por último incorpora la harina tamizada con la levadura. Mezcla para lograr una masa homogénea, pero no hay que mezclar demasiado tiempo pues la levadura ya empieza a reaccionar y no queremos desperdiciar las burbujas.

Divide la masa en 18 porciones, vertiéndola en las cápsulas: no llenes más de ⅔, pues crecerán mucho y trata de poner aproximadamente la misma cantidad en todas las cápsulas, para que el tiempo de cocción sea igual.

Hornea las magdalenas (en horno ventilado) durante unos 15 minutos, hasta que logren un color ligeramente dorado.
[Ojo: puesto que el tiempo de cocción varía dependiendo de cada horno, lo más seguro es que compruebes a los 12 minutos si están listos con la prueba del palillo, que consiste en clavar en el centro de una magdalena un palillo de madera y ver si sale limpio. Si lo hace, la cocción es suficiente; si no, limpia el palillo y vuelve a intentar a los 2 minutos hasta que salga limpio 😉 ]

Extrae del horno y deja enfriar unos 5 minutos antes de sacar las magdalenas del molde.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Prueba estas suavísimas magdalenas aún calientes o enfriadas.

suavisimas magdalenas de platanos maduros 2

Cuando estén frías, puedes guardarlas en un contenedor hermético, en una bolsita de plástico o bajo una campana de cristal durante 4 días y está garantizado que no perderán en absoluto su suavidad… ¡aunque ya verás que desaparecerán en seguida! Son deliciosas incluso si han estado en la nevera… un snack perfecto para días calurosos.

Si te encanta combinar el plátano con el chocolate, puedes añadir gotas de chocolate en la masa y disfrutar aún más cada mordisco. Si, por otra parte, te entran ganas de chocolate te entran de forma inesperada e irrefrenable tras haber horneado estas delicias, puedes cortarlas por la mitad y untarlas con Nutella o Nocilla 😉

Si prefieres otra combinación que juegue también con las texturas, lo que quieres añadir es sin duda un poco de nueces o almendras picadas… ¡aunque estas magdalenas son tan ricas que no requieren ningún extra para resultar adictivas!

Tartaletas de masa de hojaldre con calabacín, jamón y quesos

Presentación

Las tartaletas de masa de hojaldre son unos entremeses muy sencillos de realizar y que, por los bonitos que son, piden a gritos ser mordidos 😉

Son una versión de la quiche, pero hecha con masa de hojaldre (lo que las hace mucho más rápidas de preparar).

El relleno recién salido del horno es delicioso: jamón cocido, queso fundido que aún hila y frescos calabacines.

Si quieres una versión vegetariana, mira en las sugerencias al final de la receta 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Calabacines: 2 medianos
  • Jamón cocido: 100 g
  • Queso Gouda/Edam/Havarti: 100 g
  • Masa de hojaldre: 1 confección
  • Huevos: 2 medianos
  • Nata liquida (o vegetal): 4 cucharadas
  • Aceite de oliva virgen extra: 3 cucharadas
  • Queso Parmigiano Reggiano: 50 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Curcuma: al gusto para el color (opcional)
  • Cebollino: al gusto

Realización

Limpia los calabacines y elimina las extremidades. Con un cuchillo o una mandolina pica los calabacines en rodajas y cocínalos en una sartén con el aceite de oliva durante unos 5 min.mini tartaletas de masa de hojaldre con calabacines

En la espera, bate los huevos en un bol con la nata, el Parmigiano rallado y el cebollino picado, la pimienta, la curcuma y una pizca de sal.

Extrae la masa de hojaldre de la nevera (debe trabajarse fría) y saca con un cortador para masa o un cuenco 6 círculos de unos 10 cm de diámetro.

Cubre los moldes para tartaletas redondas, untados con un poco de aceite o mantequilla, con la masa de hojaldre. Con lo que haya sobrado de los recortes de la masa, puedes realizar unos sutiles cordones para reforzar y decorar los bordes externos de las tartaletas.

Coloca en el fondo de cada tartaleta un poco de jamón, cubre con queso y rodajas de calabacín. Vierte por encima de cada porción aproximadamente unas 2 cucharadas del compuesto líquido de nata y huevos batidos.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el queso Gouda por Havarti, Edam u otros del mismo tipo.

Si quieres un sabor más fuerte, sustituye el jamón cocido por bacon crujiente o chorizo picante.

Si quieres una versión vegetariana, elimina el jamón y añade trocitos de queso azul o simplemente incorpora una cucharadita de curry en el compuesto de huevos y nata para dar más carácter al plato 😉

Espárragos cremosos envueltos en crujiente jamón

Presentación

Si te gustan los espárragos te enamorarás de esta receta.

Pruébalos en esta versión cremosa con queso fundido y un jamón deliciosamente crujiente y se convertirán en un must de tus comidas.

Y lo mejor es que se preparan muy sencillamente, así que empecemos ya 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Espárragos: 8 grandes
  • Jamón/Speck: 8 lonchas
  • Lonchas de queso para fundir: 8
  • Queso Parmigiano Reggiano: 10 g
  • Aceite de oliva virgen extra: 1 cucharada

Realización

esparragos cremosos envueltos en jamon.jpgLimpia los espárragos eliminando la parte final más dura. Cocínalos en una sartén con un poco de aceite de oliva, sin que lleguen a estar demasiado blandos.

Corta los espárragos enfriados por la mitad (para que se queden más cortos).

Envuelve las dos mitades en una loncha de queso para fundir y luego en una loncha de jamón.

Coloca los rollitos sobre una vajilla para horno y espolvorea un poco de Parmigiano rallado por encima.

Hornea en horno ya caliente a 180°C por 15 minutos.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes emplear también otros quesos semicurados, si no tienes las lonchas para fundir 😉

Pollo envuelto en crujiente panceta relleno de pimientos o champiñones

Presentación

Si te has cansado de preparar el pollo a la plancha y quieres traer un poco de fantasía a tu mesa, prueba esta receta.

El suave pollo tiene dos rellenos distintos: una llevan delicados champiñones, mientras que las pechugas intensos pimientos.

Cada porción está envuelta con crujiente panceta para deleitar tu paladar.

¿A qué esperas? Empecemos ya 😉


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 1 h 10 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Cuartos de pollo enteros: 6
  • Champiñones: 6 medianos
  • Pimiento rojo: 1/2 grande
  • Panceta curada: 12 tiras
  • Curry: al gusto
  • Guindilla molida: al gusto
  • Mejorana: al gusto
  • Orégano: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra: lo suficiente

Realización

IMG_3677

Siguiendo los pasos de la foto, divide los cuartos traseros separando los jamoncitos (la parte más cercana a la pata, para entendernos) del resto, aprovechando la articulación que hay en ese punto, y elimina los huesos.

Ahora sazona cada trozo de pollo con las siguientes especias: sal, pimienta, curry, guindilla molida (Nota: muy poca guindilla, pues queremos redondear el sabor y no evocar a un dragón del fuego a la hora de comernos el plato), orégano y mejorana.

Ahora limpia los champiñones con un un trapo húmedo (Nota: no los mojes en agua o se pierden sus propiedades organolépticas) y lava el pimiento rojo.

Corta la mitad del pimiento en 6 tiras cortas y largas. Corta todos los champiñones en dos mitades para que sea más fácil rellenar el pollo.

Ahora coloca una tira de panceta curada sobre tu tabla de cortar y por encima la parte superior del antiguo cuarto de pollo. A su vez, coloca el pimiento y enrolla, fijando con un palito de madera. Repite con los otro 5 trozos.

Coge los jamoncitos y donde antes había el hueso coloca los champiñones hasta rellenar. Cierra, logrando una forma similar a un cono y envuelve con panceta.

IMG_3687.jpg

 

Coloca el pollo en una bandeja para horno.

Esparce un poco de aceite por encima de la carne y hornea a 180°C hasta que esté bien dorada, pero aún jugosa.

 

Pollo con bacon y pimientos.jpg

 

Extrae del horno y:

(1) sirve caliente o

(2) deja enfriar y corta en lonchas para servir en un buffet frío, sobre unos canapés o como tapas.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

El pollo puede volverse a calentar en una sartén al día siguiente o, como ya se ha adelantado, servir frío.IMG_3750.JPG

Sirve loncheado en frío sobre unas rebanadas de pan fritas en mantequilla o sobre una baguette fresca con un poco de mayonesa y tomates frescos. Remata con perejil si te gusta.

Consumir dentro de 1-2 días, conservando en la nevera.

Girasol de hojaldre con espinacas y requesón

Presentación

El girasol de hojaldre con espinacas y requesón es un entremés perfecto para cualquier temporada.

Nadie podrá apartar la mirada de esta flor, que les conquistará por su sabor.

Un clásico maridaje como las espinacas y el requesón puede ser toda la estrella de una comida y ser muy cool.

Puedes preparar la receta también con masa brisée o brioche, o incluso servir unas versiones dulces, por ejemplo con requesón y chocolate, siguiendo las sugerencias al final de la receta 😉

 


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 45 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Masa de hojaldre: 2 (redondas)
  • Espinacas: 400 g congeladas (o 850 g frescas)
  • Huevos: 2 medianos
  • Requesón: 450 g
  • Parmigiano Reggiano: 50 g
  • Pecorino Romano: 50 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Semillas de amapola: 1 cucharada (para decorar)

PARA UNTAR:

  • Yema: 1
  • Leche: 1 cucharada

Realización

Empieza preparando el relleno de nuestro girasol.

En una sartén, cocina las espinacas sazonando con un poco de sal y pimienta.

Si notas que hay mucha agua, deja que se sequen o, cuando se haya enfriado, aprieta las verduras con tus manos y eliminar el exceso.

Trita un poco las espinacas con un cuchillo, mezcla con el requesón, los quesos curados rallados y los huevos. (Ajusta sal y pimienta si necesario.)

girasol hojaldre.jpg

Extiende sobre tu encimera un rollo de masa de hojaldre recién salido de la nevera,  distribuye una parte del relleno en el centro y creando un aro, pero dejando 1 cm libre del borde.

Si quieres facilitarte la tarea, puedes emplear una manga pastelera.

Con un pincel, esparce un poco de agua sobre el margen libre, cubre con la segunda hoja de masa y sella bien los círculos con las puntas de un tenedor.

Apoya en el centro del disco una taza o un vaso y presiona ligeramente para incidir el centro de la flor.

girasol de hojaldre con espinacas y requesón.jpg

Dejando la taza apoyada, corta 20 “pétalos” con un cuchillo o un cortador para pizza, pero sin arrancar cada trozo.

(Truco: para ser más precis@, divide el círculo en 4 y luego cada cuadrante en 5 pétalos 😉 )

Coge cada pétalo y gíralo de 90° hacia arriba, para que el relleno sea visible, y repite con cada trozo. Quita la taza.

Bate la yema con la leche y, con la ayuda de un pincél natural o de silicona, unta la masa de hojaldre. Esparce las semillas de amapola solo en el centro del girasol.

Hornea en horno ya caliente a 200°C hasta que la masa de hojaldre esté bien dorada.

 

 

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Sirve el girasol de hojaldre tanto caliente como frío.

Se puede preparar también al día anterior, dejar en la nevera y, justo antes de hornear, untar con la yema y leche 😉

Puedes cambiar el relleno a tu gusto. Aquí te sugiero unas ideas: 1) jamón cocido y queso; 2) acelga, requesón y fuet; 3) tomate y mozzarella en cubitos; 4) calabacines, jamón cocido y queso provola.

Prueba también unas versiones dulces: 1) con 450 g de requesón, 100 g de azúcar, 100 g de chocolate en gotas, 1 huevo batido; 2) mascarpone, nutella y avellanas molidas.

Cestas de masa de hojaldre con quesos y espinacas

Presentación

Este finger food es una delicia que no puede faltar en los buffets.

La crujiente masa de hojaldre encierra en sí una deliciosa masa de espinacas con queso crema y queso feta, aromatizada con un poco de bacon.

Las cestas puedes servirse tanto calientes como frías y volverán a todos tus comensales adictos a tus fiestas 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 40 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Masa de hojaldre: 1 confección
  • Queso crema: 120 g (sabor natural)
  • Bacon: 2 lonchas (opcional)
  • Espinacas: 400 g
  • Feta: 100 g
  • Mantequilla: 1 cucharada
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Empieza picando las lonchas de bacon. Saltéalas en una sartén.

Añade una cucharada de mantequilla e incorpora las espinacas. Sazona con sal y pimienta y mezcla. Deja cocinar y, cuando esté listo, añade el queso crema y el feta troceado.

cestas de queso y espinacas.jpg

Mezcla para repartir todos los ingredientes y deja enfriar.

Extrae de la nevera la masa de hojaldre (que debe trabajarse estando fría) y recorta 12 cuadrados.

En un molde para magdalenas coloca los cuadrados y aprieta en el centro, para dar la forma de una cesta a la masa.

Reparte en todas las cestas el relleno de espinacas y queso y cubre con los 4 vértices del cuadrado.

Hornea en horno ya caliente a 180°C hasta que la masa de hojaldre esté dorada.

Extrae del molde y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes evitar el bacon y sustituirlo por un poco de cebolla para una versión light o vegetariana 😉

Girasol de Nutella

Presentación

El girasol de Nutella es un postre tan rápido como maravilloso…

Puedes servirlo en cualquier ocasión y parecerás toda una experta, pese a la real (y para los demás secreta) sencillez de un plato tan impactante.

Preparalo hoy y verás que felicidad en casa 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Masa de hojaldre con mantequilla: 3 confecciones (redondas)
  • Nutella/Nocilla: 1 tarro o menos
  • Nueces: al gusto (opcional)

Realización

Desenrolla una masa de hojaldre sobre la encimera.

Unta la masa con la nutella, cubriendo toda la superficie.

Si te apetece un ingrediente extra, puedes picar finamente unas nueces o unas almendras y esparcirlas.girasol con nutella antes de hornear.jpg

Coloca la otra masa de hojaldre por encima y deja que adhiera en todo punto.

Unta nuevamente con nutella y cubre con la última confección de masa de hojaldre.

Ahora el truco: coge un vaso y colócalo en el centro del círculo de masa.

Con un cuchillo empieza a realizar cortes desde el vaso hacia el exterior, como si estuvieras trazando medios diámetros: trata de obtener un número par de tiras.

Ahora puedes retirar el vaso: su función era dejar una zona en el centro que pudiese sujetar los distinto pétalos, sin cortes.

girasol de nutella.jpgCoge delicadamente una tira y enrollala sobre sí misma dos veces.

Coge la tira de al lado y enrollala en el sentido contrario.

Pega las extremidades de las dos tiras: de esta manera, has logrado realizar un pétalo.

Sigue así hasta terminar.

Calienta el horno a 180°C. Cuando esté a temperatura hornea el girasol con nutella.

Retira cuando esté ligeramente dorado.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Como alternativa a la Nutella, es posible emplear confitura de fruta o dulce de leche.

Se conserva durante dos días, en una bolsita de plástico o bajo una campana de cristal, aunque está mejor recién horneada porqué es crujiente.

Patatas acordeón rellenas

Presentación

La música trae alegría en cualquier casa y a cualquier cocinero… así que porqué no traer un poco hoy en TU cocina con estas patatas acordeón?

Lo mejor de la receta aún está por llegar: las ricas patatas horneadas están rellenas de delicioso queso fundido, crujiente bacon y aromático cebollino… ¡algo que se derrite en la boca!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Patatas: 4 grandes
  • Queso Cheddar (o Gouda): 250 g
  • Bacon: 15 lonchas
  • Queso Parmigiano Reggiano: 70 g
  • Mantequilla: 50 g
  • Cebollino: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Limpia las patatas y si la piel no es fina, pélalas.

Corta las patatas verticalmente, distanciando cada incisión unos 4-5 mm, pero sin llegar a cortar nunca hasta el fondo: queremos un acordeón, no lonchas de patatas 😉

[Truco: si no quieres que las patatas se muevan, para lograr más estabilidad al principio puedes cortar una loncha del fondo: obtendrás una superficie lisa]

Coge el queso Cheddar e inserta cada loncha (o partes de loncha si son muy grandes) dentro de cada corte.patatas acordeon rellenas.jpg

Corta el bacon en trozos y coloca uno en cada corte, al lado del queso.

Derrite un poco de mantequilla y esparce por encima de cada patata. Si lo prefieres, puedes utilizar aceite de oliva como alternativa.

Sazona con sal, pimienta.

Ralla un poco de Parmigiano Reggiano y coloca por encima de cada patata.

Hornea, en horno pre calentado a 200°C, durante 30-40 min.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el cebollino con perejil o romero, dependiendo de tus gustos.

Corona trenzada con canela y nueces

Presentación

Una delicia de canela y nueces presentada bajo la forma de una corona trenzada… mhmmm… esto suena muy bien 😉

¡Un postre con sabor nórdico que necesita un poco de trabajo pero que sin duda alguna merece la pena!


Información

  • Dificultad: media
  • Tiempo preparación: 2 h 45 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

PARA LA MASA:

  • Harina de trigo:  435 g
  • Agua: 1/3 taza
  • Leche: 1/2 taza
  • Mantequilla sin sal: 60 g
  • Yemas: 2
  • Sal: 1/2 cucharadita
  • Levadura fresca: 8 g
  • Azúcar: 25 g*
  • Aroma: 2 ml (almendras o vainilla)

PARA EL RELLENO:

  • Mantequilla sin sal: 125 g
  • Azúcar: 100 g
  • Canela: 1 cucharadita
  • Nuez moscada: 1 pizca
  • Zumo de limón: 1 cucharadita
  • Nueces: 3 grandes

*La cantidad de azúcar se puede reducir hasta 0 g (el relleno es suficientemente dulce) o incrementar hasta 50 g (si el postre te gusta muy dulce).


Realización

En un bol, disuelve la levadura en el agua tibia y deja que repose durante 10 minutos.

Añade la leche tibia, el aroma, la mantequilla (suave) y las yemas. Con una batidora, mezcla hasta que todo se incorpore uniformemente.

[Ojo: puedes evitar poner azúcar en la masa porqué el relleno contiene suficiente y queda igualmente rico, pero si quieres un postre más dulce añade hasta 50 g de azúcar en la masa]

Añade la harina, el azúcar y la sal y sigue mezclando con la batidora hasta que la masa sea homogénea y se despegue claramente de las paredes del bol.

Deja que la masa repose en un lugar tibio-caliente durante 1 hora, cubierta con un trapo húmedo.

En la espera de que la masa crezca hasta doblar su volumen, prepara el relleno.

Mezcla la mantequilla (blanda pero no derretida) con el azúcar, la canela, la nuez moscada y el zumo de limón.

Pica finamente las nueces.

Extiende la masa sobre la encimera ligeramente enharinada, con la ayuda de un rodillo. Debes obtener un rectángulo de aproximadamente 30x50cm.

Unta homogéneamente el rectángulo con la mantequilla aromatizada hasta los bordes.

Esparce las nueces picadas sobre toda la masa.

Enrolla estrechamente la masa por el lado largo, para lograr un cilindro largo.

Pon la parte final del rectángulo enrollado arriba. Siguiendo esa línea, corta el rollo por la mitad con un cuchillo. Así obtendrás dos semi-cilindros de la misma largueza del rollo.

Trenza las dos partes estrechamente y forma una círculo juntando las dos extremidades.

Coloca la corona sobre una bandeja para horno cubierta con papel vegetal.

Deja que la masa repose durante otra hora, cubierta con un trapo húmedo.

Hornea a 180°C hasta que esté bien dorado (30 min aprox, pero el tiempo varía dependiendo del horno).

corona trenzada con canela y nueces[NOTA: No te preocupes si al principio parece que la mantequilla se escapa de la corona: a lo largo de la cocción se reabsorbe. El color obscuro de la mantequilla se debe a la conversión del azúcar en caramelo.]

Deja que se enfríe un poco antes de servir.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

corona trenzada con canela y nueces 6Puedes conservar la corona durante 2 días bajo una campana de cristal o en una bolsita de plástico cerrada.

Si quieres suavizar el postre el segundo día, puedes calentarlo ligeramente en el microondas, pero es igual de bueno frío o con leche.

Puedes sustituir las nueces por almendras o modificar las especias empleadas al gusto.