Tomates rellenos de arroz y mozzarella

Presentación

El arroz con tomate es un clásico que gusta a grandes y niños… pero añadir mozzarella que hila mejora infinitamente el plato…

Y si el sabor nos conquista, el ojo también merece también ser seducido… y qué forma mejor que servir este primer plato directamente en la cáscara del ingrediente clave: ¡el tomate!

Este plato tiene una pinta extraordinaria que, afortunadamente, no requiere un esfuerzo extraordinario, sino que todo lo contrario 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 40 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Arroz: 200 g
  • Tomates: 4
  • Mozzarella: 1
  • Cebolla: ½
  • Passata di pomodoro/Tomate triturado: 150 ml
  • Aceite de oliva virgen extra: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Pon a hervir agua salada y, cuando llegue a ebullición vierte el arroz y mezcla.

En la espera de que el arroz se cocine, lava los tomates maduros y corta la parte superior para crear un sombrerito. Vacía el interior del tomate, guardando la pulpa que retires y poniendo los tomates boca-abajo para escurrir. tomates rellenos de arroz y mozzarella2.jpg

Prepara ahora la salsa para el arroz. En una sartén con un poco de aceite de oliva, sofríe la cebolla finamente picada hasta que esté dorada. Añade la pulpa del tomate y la passata. Sazona con sal y deja reducir (el tiempo varía ligeramente entre passata y tomate triturado). Apaga y deja que se enfríe.

Cuando el arroz esté listo, escúrrelo. Añade la salsa de tomate, mezcla y deja enfriar hasta poder manejar el arroz con las manos.

Coge los tomates, sazona con un poquito de sal y rellena con unas cucharadas de arroz ya enfriado y trocitos de mozzarella. Cubre con el sombrerito de tomate.

Coloca los tomates rellenos sobre una bandeja para horno ligeramente untada con aceite y hornea a 190°C durante unos 15-20 minutos (aunque depende del horno): no tienes que quemarlos, pero tampoco dejarlos crudos.

Extrae del horno y sirve calientes.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sazonar con orégano, albahaca u otros ingredientes que te apetezcan, como panceta crujiente, chorizo, atún, olivas etc… así que deja volar tu fantasía 😉

Anuncios

Arroz a la cubana

Presentación

El arroz a la cubana es un plato de la cocina cubana que tiene origen español, precisamente en los tiempos de la Cuba Colonial.

Este delicioso y nutriente primer plato vegetariano está compuesto de arroz blanco hervido con salsa de tomate, así como de un huevo frito y dos cortes de plátano frito que confieren al plato un inesperadamente exitoso contraste de dulce/salado. El arroz blanco, una vez hervido, se suele moldear con un molde circular o con una taza, para que se presente compacto.

Este goloso plato se suele servir caliente o, por lo menos tibio, y es una receta que cualquiera, incluso alguien sin ninguna experiencia en la cocina, puede clavar.

Existen variantes del plato en las que se suele servir con huevos revueltos en lugar de huevo frito, aunque esta preparación con la yema cremosa es tan agradable que mezclada con el arroz queda divina.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Arroz: 320 g
  • Tomate frito: 500 g
  • Huevos: 4 medianos
  • Plátanos: 4
  • Aceite de oliva: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Albahaca: para decorar

Realización

En una olla pon a hervir el agua salada para el arroz, que echarás cuando esté hirviendo.

aroz cubana (1).jpgPoco antes de servir fríe los huevos en una sartén con un poco de aceite y sazonando con sal.

En la misma sartén puedes también freír los plátanos pelados y cortados por la mitad en el sentido de la largueza: queremos que se caramelicen con su propio azúcar, por lo que vamos a emplear un fuego (o temperatura) alto.

Escurre el arroz y emplátalo ayudándote con un molde circular de acero. Trata de presionar bien con una cuchara para que el arroz quede bien compacto y no se desmorone al quitar el molde.

Calienta el tomate frito y vierte por encima del arroz.

Coloca también para cada plato un huevo y dos mitades del plátano. Decora con una hoja de albahaca.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si no tienes tanta prisa, prepara tu mism@ el tomate frito: haz sofreír un poco de cebolla, añade especias como orégano, albahaca, una cucharada de mantequilla o aceite de oliva virgen extra y tu tomate será delicioso 😉

Si eres un fan del bacon, puedes incorporar a la salsa de tomate un poco de crujiente bacon a este plato en origen vegetariano.

Arroz venere con mechones de calamares y camarones

Presentación

El arroz venere con mechones de calamares y camarones es un primer plato muy particular y gustoso que encierra todo el sabor del mar y la sofisticación de una preparación elegante.

El arroz venere es un riso naturalmente negro, con un toque dulce y un aroma peculiar que durante la cocción se potencia: es un ingrediente ideal para quienes quieran preparar un plato vistos con arroz negro perfumado, pero sin tener que emplear colorantes naturales como la tinta de calamar.

El arroz venere combina muy bien tanto con condimentos de marisco y pescado como con verduras… además su particular fibra lo hace siempre crujiente y no se pasa nunca 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 50 min
  • Coste: mediano
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Arroz negro Venere: 300 g
  • Mechones de calamares: 150 g
  • Camarones: 150 g
  • Aceite de oliva virgen extra: 50 g
  • Vino blanco: 20 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Perejil: al gusto

PARA EL CALDO:

  • Camarones (los restos)
  • Aceite de oliva virgen extra: 60 g
  • Ajo: 1 diente
  • Agua: 1 litro
  • Perejil (los tallos)
  • Pimienta: al gusto
  • Cebolla: 80 g
  • Sal: al gusto

Realización

Empieza preparando el caldo.

Elimina la cáscara de los camarones y luego, con un cuchillo, efectúa una incisión en el dorso para poder extraer delicadamente el intestino. Coloca la pulpa limpia en la nevera y guarda las cáscaras. Vierte en una olla el aceite, añade el diente de ajo limpio, la cebolla picada gruesamente y las cáscaras de los camarones (que aportarán sabor).

Deja sofreír durante unos 5 minutos, mezclando de vez en cuando, y esfuma el vino blanco. Cubre con agua, añade los tallos del perejil y los granos de pimienta y deja cocinar durante unos 15 minutos.

Una vez que se haya reducido, filtra el caldo por un colador de malla fina. De esta forma, has logrado un caldo muy aromático.

Guarda un cucharón del caldo y vierte el resto en una olla, añade un poco de sal y deja que llegue a ebullición. Entonces vierte el arroz en el caldo hirviendo y deja que se cocine durante el tiempo indicado en la confección, mezclando de vez en cuando.

En la espera, prepara el condimento. arroz negro con calamares y camarones

Vierte el aceite en una sartén, añade un diente de ajo limpio y deja que se sofría. Entonces, extrae el ajo, que ya ha cumplido su función, añade los mechones de calamares, deja que se doren y esfuma con vino blanco.

Añade el cucharón de caldo y deja cocinar durante unos minutos. Cuando el arroz esté casi en su punto, escúrrelo y viértelo directamente en el interior de la sartén con los calamares. Entonces añade también los camarones, sazona con sal y pimienta y deja que la cocción del arroz finalice, mezclando de vez en cuando.

Emplata, espolvoreando por encima un poco de hojas de perejil picadas.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Sirve aún caliente.

Puedes conservar en la nevera durante un día.

Si quieres transformar este plato con un toque particular, añade unos pimientos y calabacines salteados en una sartén.

Si te apetece probar una variante, utiliza arroz basmati o arroz salvaje 😉

Sopa de tomate

Presentación

La Sopa de tomate es una sopa polaca muy rápida de hacer y sin duda saludable.

Puedes servirla sola, con arroz (mi versión favorita) o con la pasta para sopas que prefieras.

Su base de caldo la convierte en un primer plato muy sabroso y aromático.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: muy bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Tomate triturado o Passata: 400 g
  • Caldo: 250 ml
  • Nata: 100 ml
  • Arroz / Pasta para sopas: 300 g (opcional)
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

En una olla verte el tomate triturado y el caldo y mezcla. Añade sal y pimienta.

Deja que se cocine unos 15 minutos, para que los aromas y sabores de los ingredientes se junten.

En un pequeño bol verte un cucharón de sopa y la nata. Mezcla para que quede uniforme. Este pasaje es necesario para evitar que la nata se quede separada de la sopa (como pasa con agua y aceite).

Ahora incorpora la nata mezclada en la sopa y remueve bien.

Deja cocinar durante 2 minutos y apaga el fuego.

Si te apetece comer la sopa con arroz o pasta para sopas (letras, cuadraditos, estrellas, …), cocina el arroz/la pasta en una olla con agua salada y, cuando esté lista, ponla en el cuenco antes de verter la sopa.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes conservar la sopa durante 2 días en la nevera. 

Puedes añadir perejil, si te gusta, o más pimienta para decorar.

También puedes darle un toque más a tu presentación si poner una cucharadita de nata en la sopa.

Si no te gusta (o no puedes comer nata), puedes omitirla.

 

Risotto con setas

Presentación

El Risotto con setas es un cremoso arroz realizado a la manera italiana: mantecando.

Los ingredientes estrella son sin duda las setas, y precisamente los champiñones, los boletus y las setas de chopo.

El caldo redondea el sabor y ofrece al plato una cocción que favorece esa característica textura.

Este plato es muy popular y puede servirse en las cenas más formales así como en aquellas entre amigos íntimos.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 35 min
  • Coste: mediano
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Arroz: 350 g (variedad: vaporizado)
  • Setas: 100 g (champiñones, boletus, setas de chopo, etc…)
  • Chalote: 1 pequeño
  • Caldo: 800 ml
  • Vino blanco: 1 vaso
  • Mantequilla: un poco
  • Parmigiano Reggiano: al gusto
  • Perejil: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Limpia la chalota y córtala finamente. 

TRUCO: la chalota tiene un sabor más suave y menos agresivo de la cebolla.

Limpia las setas y cortalas.

(Puedes utilizar solo champiñones, pero si puedes incorporar otros tipos mejor: será más rico.)

En una sartén pon mantequilla, chalota y salpimienta.

Cuando notas que la chalota está blanda, pon el arroz en la sartén para que pueda tostarse.

Si te parece que esté  ya dorado, tienes que echarle el vaso de vino.

Cuando el vino haya evaporado, añade rápidamente un poco de caldo (si es de carne mejor).

Remueve frecuentemente con una cuchara de madera o de silicona.

Cada vez que el arroz absorbe el caldo, añade más.

Sigue este procedimiento hasta la mitad de la cocción.

Entonces, incorpora las setas limpias y cortadas. Mezcla frecuentemente y vuelve a añadir caldo cuando necesario.

Antes de terminar la cocción, echa una cucharada abundante de mantequilla. Mezcla y apaga el fuego.

Incorpora Parmigiano Reggiano rallado  y mezcla.

Emplata. Si te gusta, puedes espolvorear un poco de perejil picado.

Si quieres un emplatado más impactante, puedes poner escamas de Parmigiano Reggiano por encima.

Servir caliente.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes realizar la receta con solos champiñones, o puedes utilizar más tipos de setas.

Sin duda, utilizando más tipos (por ejemplo: champiñones + boletus + setas de chopo + …) el sabor será más intenso y redondo.

El perejil es opcional y depende de tu gusto, a pesar de ser una combinación clásica.

Si te sobra risotto, al día siguiente puedes hacer arancini 😉

Arancini – Bolas de arroz

Presentación

Los Arancini son unas bolas de arroz, carne y queso rebozadas en crujiente pan rallado, originales de la cocina italiana.

Existen muchas variaciones, puesto que hay versiones sicilianas y romanas.

Esta receta es un entremés perfecto por si te sobra arroz del día precedente, sea cual sea su condimento, y que te permitirá crear otro plato para picar muy rápidamente.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Arroz: 300 g
  • Salchichas (tipo Wudy): 250 g*
  • Gouda o mozzarella para pizza: 200 g
  • Condimento en salsa (tomate, boloñesa,…) (opcional)
  • Guisantes: 70 g (opcional)
  • Huevos: 2 medianos
  • Pan rallado
  • Aceite vegetal para freír

*si eres vegetariano, substituye esto por las verduras que prefieras (calabacines, pimientos,…)


Realización

Toma el arroz frío que te ha sobrado.  

Dependiendo de si lo tengas y condimentado o no podrías querer darle más sabor añadiendo salsa de tomate o boloñesa. Si tienes el arroz condimentado con azafrán, setas u otra salsa no hace falta añadir nada.

Si quieres una versión “blanca”, como la que cociné yo esta vez, no añadas ningún condimento.

Añade los huevos y mezcla bien con las manos, para que se incorporen muy homogéneamente. (Si has añadido bastante salsa, puede que tengas que reducir la cantidad de huevos).

Corta las salchichas y el queso en cubitos y ponlo en el arroz.

Dependiendo del condimento que tenga el arroz decide si quieres añadir los guisantes o no.

Mezcla todo y crea bolitas con tus manos.

Empana cada bola en el pan rallado.

Calienta el aceite vegetal en una sartén o en la freidora.

Cuando el aceite esté a temperatura, fríe las bolas hasta que estén bien doradas.

Deja que escurran sobre papel de cocina y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes cambiar los guisantes, por champiñones, o las salchichas por jamón, chorizo, etc…

Utiliza un pan rallado con ajo y perejil si quieres que las bolas de arroz sean más sabrosas.

Si eres vegetarian@, puedes emplear las verduras que prefieras en lugar de las salchichas.

Es una receta muy versátil con la que puedes reutilizar no solo el arroz, sino que muchos ingredientes que tengas en la nevera.

Ensalada veraniega de Arroz

Presentación

La ensalada de arroz es un primer plato que se degusta con mucho placer en verano, puesto que se consuma frío y contiene muchos ingredientes sabrosos.

Las variantes son muchas, y esta es una de las que más frecuentemente preparo.

La ensalada es muy rica puesto que es llena de distintos sabores: si no te gusta algún ingrediente o quieres cambiar las cantidades puedes hacerlo: siempre saldrá muy buena.

Puedes pedir a los peques que te ayuden a realizar la receta, porque es muy simple.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Arroz: 350 g (parbolizado)
  • Mantequilla: lo suficiente
  • Tomates: 3
  • Salchichas: 4 (Wudy Aia Clásicas)
  • Pepinillos encurtidos: 2
  • Queso Gouda: 4-5 lonchas
  • Pimientos del Piquillo: 2-3
  • Cebollitas encurtidas: 5-6
  • Guisantes: 100 g o media lata
  • Chorizo extra dulce: 50 g
  • Huevos: 3 medianos
  • Alcachofas en aceite: 50 g
  • Alcaparras: al gusto
  • Olivas: 10-15

Realización

La realización es extremamente simple.

Hay que cocinar el arroz en agua salada y luego condimentarlo con mantequilla.

Cocina los huevos para que sean duros y, cuando se hayan enfriado tienes que pelárlos.

Con un cuchillo o con la maquina que aparece en la foto (haciendo cortes en distintos sentidos: largo, ancho y por el lado), consigue cubitos de huevo.

Excepto por los guisantes y las alcaparras, que ya tienen el tamaño apropiado (y que tienes que escurrir), corta todo en cubitos.

Saltea en la sartén el chorizo y las salchichas, para que se doren y sean más crujientes.

Cuando el arroz esté frío, incorpora todos los ingredientes y mezcla enérgicamente, para obtener una distribución homogénea.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

img_ricetta_3802.jpg
Puedes añadir bacon salteado en la sartén o substituir las salchichas con jamón cocido o serrano.

Si prefieres una versión que no lleve carne puedes quedarte con tan solo las verduras o cambiar chorizo y salchichas por atún claro y anchoas.