Revuelto de judías verdes redondas y crujiente chorizo

Presentación

Uno de los entremeses que se hacen más rápido es sin duda un revuelto de huevos enriquecido con algunos ingredientes extra.

Esta vez vamos a servir un revuelto de saludables judías verdes, que pueden ser indistintamente redondas o planas. Este plato lo vamos a enriquecer con el inconfundible sabor y la crujiente textura del chorizo, porque, no vamos a engañarnos, ¡el chorizo hace que todo sepa mejor! 😉
Además, el embutido desprenderá su pimentón y colorará los huevos con un tono chillón que va a cautivarte incluso antes de que puedas comerte un bocado de esta delicia.

Puedes tener todo listo en menos de media hora o, si ya tienes las judías cocinadas y buscas una forma de aprovecharlas, incluso en tan solo 5 minutos. ¡Más rápido y gustoso no se puede!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Judías verdes redondas: 600 g
  • Chorizo: 120 g
  • Huevos: 10 medianos
  • Cebolla: ¼ (opcional)
  • Sal: al gusto
  • Aceite de oliva/mantequilla: un chorrito

Realización

Elimina las extremidades de las judías y ponlas en una olla. Cubre con agua, añade un poco de sal y deja que se cocinen tapadas a fuego mediano hasta estar blandas.

En la espera elimina la piel del chorizo y pícalo en cubitos.

En la sartén deja que el chorizo se cocine hasta tener una textura crujiente y entonces añade la cebolla finamente picada. Si hace falta añade un poco de mantequilla o un chorrito de aceite de oliva y deja que se dore ligeramente.

Cuando las judías estén listas escúrrelas y pícalas en trozos de unos 2-3 cm de largo. Añade las judías a la sartén con el chorizo, mezcla y pon el fogón a temperatura mediana. Añade un poco de mantequilla o aceite si hace falta.

Casca los huevos en un bol, añade un poco de sal (ojo porque el chorizo ya lleva), mezcla con un tenedor y vierte a la sartén. Remueve constantemente hasta que el huevo esté uniformemente cocinado. Emplata.

Revuelto de judías verdes redondas y chorizo

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el chorizo por panceta salada, guanciale o bacon ahumado.

Prescinde de la cebolla, si lo prefieres.

Tortitas de calabaza

Presentación

¿Quién no se ilusiona al oír que va a haber tortitas para comer? Sean dulces o saladas, las tortitas suelen asociarse a un buen momento. Por ello hay que apostar por nuevas fórmulas que puedan permitirnos saborear las verduras en este formato tan apetecible y perfecto tanto para una comida como para el picoteo entre amigos.

Las tortitas de calabaza son toda una experiencia para los ojos y para el paladar. Su color chillón es lo primero que nos atrae, pero es el sabor y la textura lo que te atrapa de verdad: el suave dulzor y aroma de la calabaza, exaltado con la nuez moscada, y la textura, súper suave y parecida a la de una mousse, te dejarán apilando tortitas en tu plato. 🎃🥞

Degústalas solas o con las diversas salsas que te animamos a probar en el apartado de sugerencias: en todo caso se convertirán en una forma de proponer la calabaza a la que recurrirás con frecuencia.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Calabaza: 320 g (peso sin piel ni semillas)
  • Huevos: 2 medianos
  • Harina de trigo: 2-3 cucharadas
  • Sal: al gusto
  • Nuez moscada: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Aceite de oliva/de girasol: para freír

Realización

Ralla la calabaza por la malla gruesa de tu rallador (manual o eléctrico) para disminuir los tiempos de cocción. Pon la calabaza rallada en un bol grande y deja que se cocine unos 5 minutos en el microondas.

Saca la calabaza y viértela en tu batidora. Deja que se enfríe un poco antes de cascar los huevos y sazonar con sal, pimienta y nuez moscada. Bate hasta lograr una mousse uniforme. Añade unas dos cucharadas de harina y bate otra vez. Vierte la mezcla en el bol.

Vierte un buen chorro de aceite en una sartén y deja que se caliente a fuego medio-alto. Cuando haya llegado a temperatura, empieza a formar tortitas de 1-2 cucharadas de masa cada una. Cuando estén doradas por un lado, da la vuelta y deja que se doren por el otro lado también. Cuando estén listas, coloca sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

Tortitas de calabaza
Tortitas de calabaza

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Prueba las tortitas de calabaza con salsa de asado espesada con un poco de maizena, con salsa amatriciana o, si quieres una versión 100% vegetariana, con salsa de setas o con una crema de quesos derretidos: te encantarán.

Si te gustan mezclas de especias como las nórdicas (parecidas al pumpkin spice), que combinan de muerte con la calabaza, prueba a añadir una pizca de la mezcla marroquí Ras El Hanout, que lleva también pimienta negra y nuez moscada, pero también cardamomo, canela, jengibre, pimentón y comino 😉

Berenjenas con sofrito verde

Presentación

Estas berenjenas con sofrito verde son una guarnición rápida, sencilla y llena de saludables verduras de dos colores: las berenjenas y la cebolla, con su carne blanca, y el apio y el puerro, con su brillante verde. 🍆🧅

Una combinación muy sabrosa, pese a su fácil realización, combina de maravilla con platos muy variados de carne o pescado, como entremés o incluso como relleno para muchas cosas: mira algunas ideas en el apartado de sugerencias. 😉

Prepáralas en tan solo 15 minutos y disfrútalas incluso al día siguiente, volviendo a calentarlas en la sartén.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Berenjenas: 3 grandes
  • Puerro: ½
  • Apio: 1 tallo
  • Aceite de oliva virgen extra: 2 cucharadas
  • Cebolla: ¼
  • Cubito de caldo: 1
  • Pimienta: al gusto

Realización

Quita la piel de la cebolla y elimina las extremidades del puerro y del apio. Lava muy bien el puerro y el apio para eliminar cualquier impureza. Pica las tres verduras finamente.

Elimina las extremidades de la berenjena y quita la piel con un pelador para patatas. Pica las berenjenas en cubitos.

En una sartén pon dos cucharadas de aceite y la cebolla. Deja que se dore. Añade el apio y el puerro, un tercio de vaso de agua y deja que se pochen durante unos 3-4 minutos a fuego medio. Sazona con el cubito de caldo (sustituible por sal) y una pizca de pimienta.

Añade la berenjena y medio vaso de agua. Mezcla y deja que se cocine tapado a fuego medio durante unos 5-7 minutos, mezclando de vez en cuando y comprobando si hace falta un poco más de agua. Intenta hacer evaporar toda el agua cuando las berenjenas lleguen a punto de cocción que desees. Comprueba si hace falta sazonar más.

Emplata y sirve.

Berenjenas con sofrito verde

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si quieres que tus berenjenas no se conviertan en marrones (por la oxidación, es decir la exposición al oxígeno del aire), pícalas en cubitos justo antes de ponerlas en la sartén y remueve bastante al principio para que la mayor parte de los cubitos quede expuesta al calor, lo que evita ese cambio de color. 😉

Puedes conservarlas en la nevera durante 1 día y volver a calentarlas en la sartén.

Utiliza estas berenjenas para rellenar empanadillas y tartas o rollos vegetarianos de masa de hojaldre. Si quieres un toque de carne al relleno, añade un poco de bacon ahumado, panceta salada o chorizo picados y salteados.

Salteado de gambas, calabacines y crujiente chorizo

Presentación

En verano muchas personas, cocinill@s incluidos, buscan platos deliciosos y llamativos que puedan lograrse estando poco tiempo delante de los fogones o que puedan servirse tibios o fríos. ¿A qué te sientes identificad@?

Esta receta que combina marisco, verdura y carne encarna completamente esta necesidad y se convertirá en un gran éxito para tus quedadas o para picar algo cuyo sabor iguala la pintaza que tiene. Prepara este salteado de gambas, calabacines y chorizo que despertará tus papilas gustativas y cautivará tus ojos con sus colores.

Lo tendrás listo en menos de 15 minutos (y no los pasarás todos ante los fogones, ¡prometido!) utilizando una sola sartén (= menos para fregar después) y podrás degustarlo caliente, tibio o incluso frío: ¡te va a encantar a cualquier temperatura! 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Gambas pequeñas: 200 g (pueden ser congeladas)
  • Chorizo dulce o picante: 200 g
  • Calabacines: 2-3 grandes
  • Aceite de oliva virgen extra: 2 cucharadas
  • Cúrcuma: al gusto
  • Ajo molido: al gusto
  • Sal o cubito de caldo: al gusto

Realización

Empieza lavando los calabacines y eliminando las extremidades. Corta el calabacín en 3 o 4 lonchas de igual espesor en el sentido de la mayor largueza (es decir, no tienes que obtener rodajas). Después divide las lonchas en 3 o 4 partes realizando cortes en el mismo sentido para sacar unas tiras largas cuanto el calabacín. Finalmente reduce la largueza de las tiras para que te queden de unos 4 cm de largo aproximadamente.

Retira la piel del chorizo y córtalos en medias rodajas. Si tus gambas tienen caparazón, quítalo y límpialas.

Vierte los calabacines en una sartén con un poco de aceite y sazona con un poco de cúrcuma (que es muy saludable y aporta un color llamativo), una pizca de ajo molido y una pizca de sal o un poco de cubito de caldo desmenuzado.
[Ojo: No te pases con la sal porque el chorizo suele estar ya salado. Mejor añadir después de haber mezclado todo, si hace falta. 😉 ]

Al principio deja que los calabacines se cocinen con el fogón a máxima potencia, para que adquieran rápidamente color, y luego reduce a media potencia. En total no hace falta cocinar más de 3 minutos: queremos que la verdura se quede crujiente.

Retira los calabacines y en la misma sartén añade un poco de aceite y las gambas. Sazona con una pizca de sal o el cubito de caldo desmenuzado. Deja que se doren a fuego medio alto hasta quedarse doradas.
[Ojo: si las utilizas congeladas, es normal que se encojan un poco 😉 ]

Retira las gambas y, siempre en la misma sartén, deja que el chorizo adquiera una textura crujiente. Retira el chorizo sin el exceso de aceite.

Ahora junta los tres ingredientes, mezcla, emplata y sirve.

Salteado de gambas, calabacines y crujiente chorizo
Salteado de gambas, calabacines y crujiente chorizo

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Juega con el chorizo: utiliza el chorizo dulce una vez y atrévete con el picante a la siguiente.

Puedes sustituir el chorizo con tiras de bacon ahumado.

Si te gustan los platos bien especiados, puedes sazonar los calabacines con toques de curry y de jengibre molido y decidir si dejar el ajo.

Zanahorias especiadas al horno

Presentación

Si te apetece una guarnición deliciosa que vas a preparar en menos de 5 minutos y tendrás en tu mesa en 20 has llegado al sitio adecuado.

Estas zanahorias especiadas son tan sorprendentes que cada bocado te hará preguntar cómo es que no se te había ocurrido prepararlas antes… sobre todo porque solo requieren un ingrediente bien sazonado 😉


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 20 min (5 preparación + 15 horneado)
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Zanahorias: 7 medianas
  • Guindilla molida: al gusto
  • Jengibre molido: al gusto
  • Orégano: al gusto
  • Tomillo: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra: al gusto

Realización

Pela las zanahorias. Córtalás en 2 o 3 partes (en el sentido largo) y parte cada sección en otras 3 o 4 partes, para lograr un corte similar al de la foto.

Zanahorias especiadas al horno

Cubre una bandeja con papel para horno y coloca encima las zanahorias.

Sazona con todas las especias y finalmente rocíalas con aceite. Mezcla con tus manos y vuelve a sazonar si notas que no habías puesto suficiente.

Hornea en horno ya caliente a 180ºC durante unos 15 minutos aproximadamente (Ojo: el tiempo exacto depende de cada horno, así que, como siempre, ante la duda prueba si ya tienen la consistencia que deseas).

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes utilizar romero o cualquier tipo de hierba aromática que prefieras, añadir o sustituir otras especias, utilizar el caldo en cubito (desmenuzado) en lugar del sal… es completamente personalizable a tus gustos.

Pruébalas con queso blanco (requesón, cottage, feta).

Ensalada de espinacas con clementinas, aguacate, nueces y granada

Presentación

Empieza a imaginar unas hojas de crujiente espinaca mezcladas con dulces y jugosas clementinas, unos trozos aterciopelados de aguacate y para rematar el toque de las nueces tostadas y de la ácida granada. Todo envuelto con una vinagreta de miel y semillas de amapolas que exalta los sabores.

¿Suena bien verdad? Y lo mejor es que podrás llevar esta maravilla a tu mesa en un chasquido de dedos, así que no esperes más, para deleitarte con esta explosión de sabores 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 6 personas

Ingredientes

PARA LA ENSALADA:

  • Espinacas: 240 g
  • Clementinas: 6 medianas
  • Aguacate: 1 mediano y maduro
  • Nueces pecan: 50 g
  • Granada: 80 g (solo las semillas)

PARA LA VINAGRETA:

  • Aceite virgen extra: 140 ml
  • Vinagre balsámico: 80 ml
  • Miel: 40 ml
  • Mostaza de Dijón suave: 5 g
  • Semillas de amapola: 20 g
  • Ajo: ½ diente, picado muy finamente
  • Sal: 5 g
  • Pimienta: 1 g

Realización

Ensalada de espinacas con clementinas, aguacate, nueces y granada

Empieza preparando la vinagreta: es suficiente poner a todos los ingredientes para la misma en un tarro y sacudirlo durante un rato. Así de sencillo 😉

Ahora vierte las hojas de espinaca en un bol, coloca encima los gajos de clementinas, los trozos de aguacate (aquí encuentras las instrucciones gráficas para aprender a abrirlos de la forma más cómoda), las semillas de granate y las nueces, previamente tostadas durante un minuto.

Sazona con la vinagreta y ¡lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Esta vinagreta es tan adictiva que deberías plantearte prparar más y guardarla en la nevera para sazonar otras ensaladas 😉

Si quieres otras ensaladas divertidas y con chispa aquí tienes una de hinojo fresco y manzana u otra con achicoria roja, salmón, naranjas y granada, aunque te aconsejo que eches un vistazo a la sección de ensaladas y ensaladillas porque encontrarás muchas más propuestas sorprendentes ahí.

Ensalada de rúgula con melocotones, cecina y frutos secos

Presentación

Lleva tus ensaladas a otro nivel: empieza con una base de rúgula y añáde todo tipo de colores, texturas y sabores.

Los melocotones van a sorprenderte y su combinación con el intenso y salado queso feta y los crujientes frutos secos te harán desear comer este plato tan saludable y rico.

Además, este plato vegetariano puede convertirse en algo aún más goloso con unas rosas de cecina 😉

A mi se me está haciendo agua la boca… ¿y a tí?


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 10 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Rúgula: 2 confecciones
  • Melocotones: 4 grandes, maduras pero firmes
  • Cecina: 100 g
  • Feta: 50 g
  • Mezcla de frutos secos sin cáscara (pipas de girasol, almendras, nueces, piñones, cacahuetes): al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra: al gusto
  • Maggi o vinagre balsámico: al gusto

Realización

Lava los melocotones y córtalos en trozos pequeños.

Lava la rúgula y escúrrela.

Coloca sobre un plato la rúgula, los melocotones, enrolla de cecina y añádela al plato. Sazona con aceite y maggi o vinagre.

Añade por último el queso feta troceado y los frutos secos.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si no te gusta el queso feta, puedes sustituirlo por trozos de Parmigiano Reggiano o por trozos de otros quesos frescos o incluso algo más atrevido e intenso como el Roquefort o el Gorgonzola.

Si quieres una versión vegetariana, puedes prescindir de la cecina 😉

Hinojo asado con Parmigiano Reggiano

Presentación

¿Estás buscando a una guarnición diferente, ligera pero llena de sabor? Deja de buscar, porque has llegado al sitio correcto 😉

Este hinojo asado muy delicado es exaltado por el robusto sabor del aceite de oliva virgen extra y el inconfundible toque del Parmigiano Reggiano que lo enriquece sumamente.

No te quedes mirando a la foto: ¡empieza a prepararlo, pues es muy sencillo!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 45 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Hinojos: 4
  • Aceite de oliva virgen extra: al gusto
  • Parmigiano Reggiano: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Sal: al gusto

Realización

Limpia los hinojos, elimina las extremidades y córtalos en trozos. hinojo gratinado con parmigiano reggiano

Colócalos en una bandeja para el horno, cubierta con un poco de papel vegetal, esparce pimienta, un poquito de sal y aceite de oliva por encima.

Hornea en horno ya caliente a 180ºC durante unos 40 minutos, dando la vuelta pasada la mitad del tiempo y añadiendo un poco de aceite más.

Saca unas láminas de Parmigiano Reggiano en la espera.

Extrae la bandeja del horno y emplata los hinojos.

Añade las láminas de queso por encima y sirve.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes utilizar otros tipos de quesos curados, italianos (por ejemplo Pecorino) o españoles de vaca o de cabra 😉

Si quieres experimentar, ralla un poco de cáscara de limón por encima de los hinojos.

Albóndigas de garbanzos y hierbas provenzales

Presentación

¿Te apetecen unas albóndigas vegetarianas muy apetecibles, perfectas como plato único con unas verduras al lado o como guarnición o entremés?

¿Qué tal si te digo que son muy saludables, llenas de proteínas y saben de maravilla? ¿Mejor?

¿Y si te cuento que están hechas con aterciopelados garbanzos y enriquecidas por todo el intenso e inconfundible aroma de las hierbas provenzales… pero que puede personalizarse de muchas formas (que encuentras al final de la receta)?

Ya sabía que te iba a convencer a cocinar esta delicia 😉 … ¡así que manos a la obra!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Garbanzos: 200 g (en bote con líquido)
  • Huevos: 1 mediano
  • Cebolla: 1/2
  • Parmigiano Reggiano/Pecorino (rallado): 4 cucharadas
  • Mezcla de hierbas provenzales*: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Harina: para rebozar
  • Pan rallado: lo suficiente
  • Aceite de girasol: para freír

*Mezcla de hierbas provenzales:  tomillo, mejorana, orégano, romero,albahaca, hinojo, estragón, laurel.


Realización

Sofríe la cebolla picada con un poco de aceite.

albondigas de garbanzos y hierbas provenzales.jpgEscurre los garbanzos y tritúralos. Sazona con pimienta, hierbas provenzales y Parmigiano Reggiano rallado finamente.

Añade el huevo ligeramente batido y mezcla mucho para que la masa lo absorba.

Añade el pan rallado para lograr una consistencia suficientemente firme para freírla cómodamente.
(Nota: añade poco a la vez, pues siempre estás a tiempo para añadir más 😉 )

Prepara una bolita y rebózala en un poco de harina. Empieza a freír esa bolita en aceite caliente para comprobar si la consistencia es correcta o si hace falta corregir con más pan rallado porqué es demasiado blanda.

Entonces prepara las demás bolitas y procede a freírlas hasta que estén doradas. Retira y coloca sobre papel para eliminar el exceso de aceite.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sazonar con guindilla troceada o molida o con otras especias como el curry, si te gustan… o también utilizar tan solo una hierba para aromatizar (perejil, albahaca, romero, etc.)

Incluye trocitos de chorizo o setas, para un toque especial 😉

Puedes también preparar las albóndigas al horno: no hace falta rebozarlas en harina, pero sí esparcir un poco de aceite por encima del papel vegetal sobre el cual colocaremos las albóndigas y por encima de ellas también.

Berenjenas gratinadas con aceitunas, alcaparras y anchoas

Presentación

Una receta gustosa y muy sencilla de realizar: las berenjenas gratinadas con aceitunas, alcaparras y anchoas son perfectas como guarnición o entremeses.

Esta formula para gratinar es diferente de las habituales, enriquecida por sabrosos ingredientes que casi siempre tenemos a nuestra disposición, guardados en la despensa.

Las berenjenas son cocinadas en el horno con muy poco aceite de oliva, pero también pueden prepararse sobre la plancha, para lograr una receta aún más ligera.

Esta receta es muy ingeniosa por si quieres volver a dar vida al pan que que te haya sobrado y tenga ya unos días… o para utilizar pan de molde.

Prueba esta fácil receta y déjate conquistar por ella 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Berenjenas: 1 grande
  • Pan: 2 rebanadas
  • Anchoas: 3-4
  • Aceitunas: 2-3 aceitunas grandes
  • Alcaparras: 3-4
  • Tomates secos: 3-4
  • Piñones: 1 cucharada
  • Ajo: 1 diente
  • Perejil: al gusto
  • Aceite de oliva: al gusto
  • Sal: al gusto

Realización

Limpia la berenjena, elimina la extremidad y corta en lonchas finas y lo más uniformes posibles. Coloca las berenjenas sobre una bandeja para horno cubierta con papel vegetal y bañada con un poquito de aceite. Sazona con sal y esparce un poquito de aceite de oliva por encima también.berenjenas gratinadas2.jpg

Hornea a 180°C durante 15 minutos aproximadamente, o hasta que estén blandas.

En la espera, tritura finamente el pan (dejando la corteza para un resultado más rustico o eliminándola para que sea más delicado) y aparta.

Siempre con tu trituradora, bate las olivas (sin hueso) con las alcaparras, las anchoas, los piñones, los tomates secos, el ajo (anteriormente limpiado) y el perejil.

(Nota: si tus tomates secos estaban sumergidos en aceite, utiliza unas hojas de papel absorbente para eliminar el exceso de aceite antes de triturarlos)

Mezcla el pan con los demás ingredientes triturados, añade un hilo de aceite y una pizca de sal si necesario.

(Nota: si te gusta el picante, puedes añadir un poco de guindilla molida o pimienta).

Extrae las berenjenas del horno y esparce los ingredientes triturados por encima.

Antes de servir, vuelve a hornear en horno caliente unos minutos.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si quieres probar una combinación distinta, utiliza chorizo picante en lugar de las anchoas 😉