Repollitos de Bruselas con panceta, nueces y almendras

Presentación

repollitos.jpgPrepara este deliciosa receta para dar un rumbo completamente diferente a los repollitos de Bruselas.

El toque crujiente de las nueces y almendras aportará una textura que contrasta con la suavidad de los repollitos y la sabrosa panceta rematará el sabor con su intensa aportación.

Esta guarnición hará que todos, incluidos los más escépticos, adoren los repollitos 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Repollitos de Bruselas: 500 g
  • Panceta fresca: 170 g
  • Nueces: 60 g
  • Almendras: 60 g
  • Aceite de oliva virgen extra: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Limpia los repollitos eliminando las hojas exteriores y cortando la base. Parte cada uno por la mitad en sentido vertical (es decir, partiendo con el corte la base por la mitad).

Pon a cocinar los repollitos en una olla con agua salada durante 5 minutos.

repollitos de bruselas

En la espera, pica la panceta y deja que se fría en una sartén caliente hasta que esté crujiente.

Pica también nueces y almendras, aunque no hace falta desmenuzarlas excesivamente.

Escurre los repollitos y añádelos a la sartén. Añade aceite, si es necesario y sazona con sal y pimienta.

Incorpora las nueces y almendras, mezcla y emplata.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes emplear unicamente nueces si lo prefieres.

Si tienes panceta curada y no fresca, puedes emplearla igualmente, aunque ten cuidado con la sal 😉

Anuncios

Pajaritas con calabaza, speck y taleggio

Presentación

Un primer plato cuyos colores cálidos y olores intensos rinde homenaje a la estación que acaba de llegar, el otoño, y que ya nos trae sus frutos e ingredientes.

Prepara este sorprendente plato de pajaritas con calabaza, speck Taleggio para deleitarte con esta variedad de sabores italianos que se complementan a la perfección y que ofrecen una mezcla de texturas envuelta en la cremosidad del queso derretido.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pajaritas: 400 g
  • Calabaza: 500 g
  • Speck: 100 g (sustituible por bacon)
  • Queso Taleggio: 100 g (sustituible por Brie o Camembert)
  • Cebolla: 1 mediana
  • Aceite virgen extra: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Queso Parmigiano Reggiano: al gusto

Realización

Empieza limpiando la calabaza: hay que trocearla y eliminar las semillas y la corteza. Lava los trozos bajo el agua y sécalos. Pica en cubitos y aparta.

(Truco: para ahorrar tiempo trata de que los cubitos no sean muy grandes y así se cocinarán antes 😉 ).

Pica finamente la cebolla en cubitos y el speck a la julienne.

Pon a hervir en una olla agua y sal para la pasta.

En la espera de que llegue a ebullición, en una sartén vierte un poco de aceite virgen extra y añade la cebolla para que se dore.  En cuanto la cebolla esté dorada, añade una parte del speck y mezcla.

(Nota: no vamos a añadir todo el speck, porqué al estar curado, dejamos una parte cruda para la decoración. Sin embargo, si empleas bacon o panceta, añade todo a la sartén para que se haga crujiente).

Cuando notes que todo se ha dorado, incorpora los cubitos de calabaza y deja cocinar.

Tras unos minutos, aplasta una parte de los cubitos de calabaza con un tenedor, añade un poquito de agua y tapa la sartén. Sazona con sal y pimienta. Deja cocinar durante unos 10-15 minutos o hasta que la calabaza se haya ablandado. farfalle con calabaza, speck y taleggio 2.jpg

En la espera, cocina la pasta en agua salada hirviendo, recordando de remover desde el principio y con frecuencia: evitarás que las pajaritas se peguen entre sí.

Escurre la pasta poco antes de que esté hecha, incorporala a los ingredientes de la sartén (con el fogón encendido a baja temperatura), añade trocitos de queso Taleggio, que se derretirán, y remueve hasta completar la cocción.

Emplata y espolvorea un poco de queso Parmigiano Reggiano rallado por encima.

Sirve caliente y ¡listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes modificar los ingredientes italianos con los que tengas en tu cocina: bacon, panceta, queso Brie, queso Camembert, queso Grana Padano, etc…

Mezze maniche con calabacines y panceta

Presentación

Las mezze maniche con calabacines y panceta son un primer plato muy cremoso, sabroso y sencillo de realizar.

Puedes preparar esta receta con pocos ingredientes cuando lleguen improvisamente unos amigos sin avisar o cuando tengas que hacer felices a unos niños 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Mezze maniche: 400 g (u otro tipo de pasta corta)
  • Calabacines: 3 medianos
  • Panceta: 100 g
  • Nata para cocinar: 200 ml (=1 confección)
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Nuez moscada: al gusto
  • Parmigiano Reggiano: al gusto (opcional)

Realización

Pon el agua a hervir en una olla y añade la sal.

Corta la panceta en cubitos y deja que se dore en una sartén.

Mezze maniche con calabacines y panceta 2.jpg

Lava los calabacines, elimina las extremidades y corta cubitos.

Añade los calabacines a la sartén y deja que que cocinen.
[Ojo: no debería hacer falta más grasa, pero si la panceta es muy magra (o si has empleado bacon) quizás tengas que añadir un poco de aceite o mantequilla]

Sazona con nuez moscada, pimienta y sal (pero cuidado, porque la panceta suele ser salada).

Añade la nata y mezcla.

Cocina la pasta y, cuando esté lista escúrrela, guardando una taza de agua de cocción.

Mezcla la pasta con la salsa y, si notas que la salsa no es suficientemente cremosa, añade un poco de agua de cocción.

Emplata y decora con un poco de pimienta.

Si te gusta el queso, ralla un poco de Parmigiano Reggiano y espárcelo por encima.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir la panceta con jamón o jamón cocido.

 

Patatas acordeón rellenas

Presentación

La música trae alegría en cualquier casa y a cualquier cocinero… así que porqué no traer un poco hoy en TU cocina con estas patatas acordeón?

Lo mejor de la receta aún está por llegar: las ricas patatas horneadas están rellenas de delicioso queso fundido, crujiente bacon y aromático cebollino… ¡algo que se derrite en la boca!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Patatas: 4 grandes
  • Queso Cheddar (o Gouda): 250 g
  • Bacon: 15 lonchas
  • Queso Parmigiano Reggiano: 70 g
  • Mantequilla: 50 g
  • Cebollino: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Limpia las patatas y si la piel no es fina, pélalas.

Corta las patatas verticalmente, distanciando cada incisión unos 4-5 mm, pero sin llegar a cortar nunca hasta el fondo: queremos un acordeón, no lonchas de patatas 😉

[Truco: si no quieres que las patatas se muevan, para lograr más estabilidad al principio puedes cortar una loncha del fondo: obtendrás una superficie lisa]

Coge el queso Cheddar e inserta cada loncha (o partes de loncha si son muy grandes) dentro de cada corte.patatas acordeon rellenas.jpg

Corta el bacon en trozos y coloca uno en cada corte, al lado del queso.

Derrite un poco de mantequilla y esparce por encima de cada patata. Si lo prefieres, puedes utilizar aceite de oliva como alternativa.

Sazona con sal, pimienta.

Ralla un poco de Parmigiano Reggiano y coloca por encima de cada patata.

Hornea, en horno pre calentado a 200°C, durante 30-40 min.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el cebollino con perejil o romero, dependiendo de tus gustos.

Tagliatelle con berenjenas y panceta

Presentación

La cocina italiana es muy variada y uno de sus pilares fundamentales son los ingredientes frescos.

Por esta razón existen muchas versiones de recetas con el mismo nombre y aún más recetas con los mismos ingredientes porque la creatividad es el único límite en cocina 🙂

Hoy prepararemos las tagliatelle con una salsa deliciosa cuyos ingredientes estrella son las berenjenas y la panceta.

Es una re-visitación familiar de la pasta alla Norma, una receta siciliana 🙂


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Tagliatelle: 400 g
  • Berenjena: 1 grande
  • Panceta curada: 100 g
  • Mantequilla: 1 cucharada
  • Cebolla: 1/2
  • Ajo deshidratado: una pizca
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Guindilla molida: una pizca
  • Tomate triturado: 250 g

Realización

Lava la berenjena.

Quita la parte superior de la berenjena y empieza a cortarla en cubitos.

Corta la panceta en palillos y deja que se vuelva crujiente en una sartén.

Retira la panceta (apártala en un plato) dejando su grasa en la sartén.

A la grasa añade el ajo deshidratado y la cebolla picada y deja que se doren ligeramente, entonces añade la berenjena y sazona con pimienta y sal (OJO: cuidado con la sal porque puede que la panceta ya lleve suficiente).

Pon a hervir el agua con un poco de sal en una olla, para las tagliatelle.

La berenjena tiene que dorarse y ablandarse (si hace falta añade un poquito de agua).

Entonces añade el tomate triturado, la guindilla y mezcla.

(OJO: no es necesario que la cantidad de guindilla sea tal que haga la salsa picante. Es suficiente que redondee el sabor.)

Deja que la salsa se cocine a fuego lento con una cucharada de mantequilla.

tagliatelle berenjena y panceta(Nota: la mantequilla quita un poco de acidez al tomate triturado que en España suele ser más ácido que la Passata italiana)

Verte las tagliatelle y mezcla en seguida. Vuelve a mezclar cada 1-2 minutos para que no se pegue la pasta.

Escurre la pasta cuando esté lista.

Añade a la salsa la panceta crujiente y mezcla.

Condimenta las tagliatelle con la salsa y mezcla.

Emplata y ¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si quieres un toque de queso, puedes rallar un poco de Parmigiano Reggiano aunque la mejor combinación es la Ricotta curada o el Primo Sale, pero es complicada de encontrar incluso en algunas regiones italianas, así que fuera de Italia lo es aún más 😦

Es aconsejable comer el plato recién hecho, aunque puede volverse a calentar posteriormente.

Conservar durante un día en la nevera cubierto con película transparente o en otro lugar lejos de excesivo calor y luz.

Puré de patatas con brócoli y queso crema

Presentación

Si te encanta el puré pero te gustaría variar un poco y presentar algo más innovador a tus comensales aquí lo tienes.

El puré de patatas con brócoli, queso crema y panceta es una alternativa muy sabrosa y con un color verde claro muy interesante.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: muy bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Patatas: 350 g
  • Brócoli: 1/2
  • Queso crema: 150 g
  • Panceta: 80 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Pela las patatas.

Córtalas en trozos y deja que se cocinen en agua salada.

puré de patatas con crema de brocoli.JPGLimpia los brócoli y córtalos en partes que hay que cocinar hasta que sean blandos.

Corta la panceta en cubitos y deja que se doren en una
sartén (si la panceta es grasa no hace falta añadir mantequilla, pero de no ser así añade un poco).

Escurre los brócoli y las patatas.

En una batidora junta los brócoli, la panceta y el queso crema. Salpimienta (cuidado porque la panceta podría estar ya suficientemente salada).pure-de-patatas-y-brocoli

Reduce los ingredientes a una crema.

Machaca las patatas y añade la crema de brócoli.

Mezcla bien y sirve.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Resultado de imagen de ravioli spinaci patateSugerencias

Puedes evitar la panceta si eres vegetarian@.

Puedes utilizar este puré como relleno para ravioli, pierogi, o pasteles carelianos.

 

Macarrones a la Gricia

Presentación

La Pasta alla Gricia es uno de los platos más celebres de la cocina del Lacio, región de la Italia central.

Resultado de imagen de lazio regioneSe considera como la antepasada de la Pasta a la Amatriciana y también fue inventada en Amatrice como ésta última.

Las características que comparten estos dos primeros platos son el empleo de guanciale o panceta, del Pecorino y de la pimienta.

Lo que los diferencia es la presencia o menos de tomate: la Gricia, precisamente, no lleva, porque, al parecer, ¡fue inventada incluso antes de la importación de esa hortaliza en Europa!

Los inventores de esta delicia serían los pastores laciales, que con los pocos ingredientes que tenían a su disposición a la vuelta de las praderas, crearon un plato muy simple pero brillante.

Esta receta es muy versatil con respeto al tipo y tamaño de pasta: puedes elegir la pasta que más te guste, sea esa larga o corta 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Macarrones rayados: 350 g (u otra pasta)
  • Panceta curada / Guanciale: 150 g
  • Queso Pecorino: 150 g (queso de oveja)
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Corta la panceta en cubitos y déjala freír en una sartén hasta que sea crujiente. No hace falta añadir aceite, excepto en el caso en el que emplees una panceta extremamente magra (y seca). Resultado de imagen de pancetta cubetti

En una olla con agua salada verte la pasta cuando esté hirviendo.

Al estar casi cocida, escúrrela, pero no te olvides guardar un vaso de agua de cocción.

Une la pasta a la panceta y mezcla. Si notas que es algo seca, añade algunas cucharadas d agua de cocción.

Emplata y ralla una generosa cantidad de queso Pecorino por encima. Mole un poco de pimienta y ¡listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Resultado de imagen de pecorino romanoSi prefieres que el queso quede más cremoso, puedes rallarlo ya en la sartén con la pasta y no en el plato. Pero añádelo poco a poco y remueve mientras lo haces, para que no se te convierta en un aglomerado de queso.

Puedes comer este plato frío también, aunque caliente esté sin duda mejor 😉

Patatas y brócoli con panceta

Presentación

Las Patatas con brócoli y panceta son una guarnición ideal para cualquier plato de carne.

El sabor intenso de los brócoli combina de forma idílica con las patatas, en un juego de texturas y colores.

La panceta ofrece todo su característico olor y con su punto crujiente realza las verduras.

Atrévete a experimentar esta receta, saldrás muy satisfecho.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Patatas: 250 g
  • Brócoli: 250 g
  • Panceta curada: 150 g (opcional para vegetarianos)
  • Mantequilla: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Pela las patatas y córtalas en trozos.

Cuécelas en una olla con agua salada hasta que estén hechas.

Limpia los brócoli y separa esta verdura en sus partes más pequeñas.

Cocinalos en agua salada, al igual que las patatas. 

En una sartén, pon a dorar la panceta cortada en cubitos o palillos (añadiendo un trocito de mantequilla si la carne es poco grasa).

Cuando ambas verduras estén listas y escurridas, puedes añadir un poco de mantequilla, si necesario.

Incorpora las patatas a la sartén, saltea un poco y deja que se doren. Salpimienta.

Añade los brócoli y deja que se cocinen juntos durante unos minutos.

Emplata y ¡listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Es aconsejable servir esta guarnición caliente, pero se puede comer fría también.

Si eres vegetariano o prefieres evitar poner más carne, no pongas la panceta.

Si prefieres, puedes cambiar la panceta por jamón.

Quiche Lorraine

Presentación

La Quiche Lorraine es un plato globalmente conocido de la Cocina Francesa (y precisamente de la Lorena).

Se trata de una deliciosa tarta salada con panceta, embutidos y queso, envueltos en un extraordinario compuesto de huevos y nata.

Por fuera, a quiche está constituida por una crujiente capa de masa brisée.

Su sabor único, su suave textura y la sencillez con la que se realiza son lo que más se aprecia de este plato.

¡Además, es perfecto para el almuerzo, la cena o para picar en compañía!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1h 30min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

PARA LA MASA BRISÉE:

  • Mantequilla: 100 g (muy fría)
  • Harina de trigo: 200 g
  • Agua: 70 ml (muy fría)
  • Sal: al gusto

PARA EL RELLENO:

  • Huevos: 4 mediano (1 entero + 3 yemas)
  • Queso gruyere o gouda: 150 g
  • Nata: 300 ml
  • Panceta curada: 200 g
  • Jamón cocido o salchichas: 100 g
  • Nuez moscada: 1 pizca
  • Pimienta: 1 pizca
  • Sal: al gusto

Realización

Se empieza con la masa brisée.

En el bol de tu batidora pon la harina, la mantequilla fría (tiene que haber salido de la nevera justo antes de verterse), una pizca de sal y mezcla.

Deberías notar una estructura bastante arenosa. Al bol, añade el agua (cuanto más helada mejor) y mezcla con tus manos, hasta obtener un panecillo.

Recubre la masa de película transparente y deja que se enfríe durante unos 40 min en la nevera, para que se vuelva más compacto.

En la espera, puedes preparar el relleno: ralla el queso, corta la panceta en cubitos y fríelos en la sartén (junto con el jamón cocido cortado en cubitos, si te apetece), para que sea más crujiente y sabroso.

Cuando la masa esté lista, esparce harina sobre la encimera y extiende muy rápidamente la masa, logrando un círculo que sea suficientemente grande como para cubrir tu molde (de 24 cm de diámetro) y desbordar un poco.

Enrolla la masa sobre el rodillo y colócala sobre el molde, anteriormente untado con mantequilla. 

Intenta hacer adherir bien la masa al molde y a los bordes. Corta el exceso con un cuchillo y, finalmente, con un tenedor pincha el fondo.

Corta un círculo de papel para horno un poco más grande del diámetro del molde y colócalo sobre la masa. Rellénalo con arroz, lentejas o alubias secas, para que pesen y sujeten la masa en su lugar durante la primera cocción.

Ahora hornea la masa durante 15 min a 190° C (con horno ya caliente).

Mientras la masa se cuece, puedes batir los huevos (1 entero y 3 yemas) en un bol, añadir la nata junto a las pizcas de pimienta y nuez moscada. Mezcla bien y comprueba si hace falta sal (cuidado con esto porque la panceta curada suele estar bastante salada).

Después de los 15 min, extrae la quiche, quita el papel con las alubias (o lo que hayas puesto).

Unta el fondo con un poco de clara de huevo, utilizando un pincel (yo utilizo el de silicona, porque es muy práctico y fácil de limpiar).

Vuelve a hornear la masa durante otros 5-10 min más a 170° C, hasta que se dore.

Cuando esté lista, extrae el molde y vierte la panceta y el jamón junto con el queso rallado, intentando hacerlo de forma uniforme.

Mezcla bien la nata con huevos antes de verterla en el molde (puesto que las especias probablemente se hayan precipitado en el fondo) y cubre el relleno hasta el borde.

Hornea por última vez la quiche a 170° C durante 15-20 min, hasta que se dore la superficie.

Antes de servirla, deja que repose unos 10 min en el molde, para que se compacte y sea más fácil de cortar.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes comerla aún caliente o fría, puesto que es muy buena de las dos formas, aunque cuanto más fría esté, más compacta será.

Puedes reemplazar el jamón cocido por salchichas, jamón curado, u otros embutidos: esta es la versión original pero eres libre de cambiarla a tu gusto.quiche-de-verduras.jpg

Se puede conservar en la nevera o incluso preparar con horas de antelación.

Si quieres experimentar con verduras, tienes literalmente un arco-iris de posibilidades 😉

Erbazzone – pastel de espinacas

Presentación

El erbazzone es una de mis meriendas favoritas, aunque, al gustarme tanto, muchas veces ni llegaba hasta la tarde 🙂

Es un plato perfecto para todo: desayuno, merienda, entremés, aperitivo, etc…

Se trata de una receta italiana, precisamente de la ciudad de Reggio Emilia, que combina espinacas, panceta y queso Parmigiano Reggiano en un pastel particularmente sabroso y rustico que gusta a grandes y peques.

Además del relleno, lo que caracteriza el erbazzone es su sutil masa que envuelve las espinacas y que es absolutamente deliciosa.


Información

  • Dificultad: mediana
  • Tiempo preparación: 1 h 15 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Espinacas: 1 kg (pueden ser congeladas)
  • Cebolletas: 2 pequeñas
  • Panceta: 50 g (opcional – no para los vegetarianos)
  • Parmigiano Reggiano: 6-7 cucharadas
  • Harina de trigo: 300 g
  • Aceite extra-virgen de oliva: 4 cucharadas (se puede sustituir con 1 cucharada abundante de tocino)
  • Agua tibia: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Prepara la masa: mezcla a la harina el aceite (o tocino), la sal y el agua.

Cuando la masa sea uniforme, apartala, cubierta con película transparente, para que repose durante media hora mínimo.

En una sartén pon la panceta cortada en cubitos. Cuando esté dorada, añade las cebolletas picadas. Sazona con sal y pimienta.

En el momento en el que la cebolla esté hecha también, pon las espinacas hasta que se cocinen y absorban el sabor de la panceta y de la cebolla.

Cuando todo esté listo, apaga el fuego.

Cuando el relleno esté frío, añade el Parmigiano Reggiano rallado y mezcla.

Vuelve a coger la masa y divídela en dos partes.

Extiende la masa hasta que sea sutil y coloca una capa sobre la bandeja (de unos 60 cm) bien untada con aceite.

Coloca el relleno sobre la masa, intentando hacerlo de forma uniforme.

Recubre el relleno con la otra sutil capa de masa, creando un borde de pasta sobrante a los lados. Si quieres decorar los bordes puedes hacerlo pinchando con tus dedos o decorando con un tenedor.

Con un tenedor pincha la masa, creando agujeros que durante la cocción evitaran que la masa se hinche de forma no uniforme.

Hornea a 200°C, con sistema ventilado, durante 25-30 min (controla el tiempo por si con tu horno hace falta menos o más tiempo).

Casi al final de la cocción, unta la superficie con abundante aceite o con tocino, salando ligeramente con sal gruesa y vuelve a hornear.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Prueba el erbazzone caliente y frío, es igual de bueno en ambas versiones.

Si te gusta la masa más blanda y menos crujiente, pon durante unas horas el erbazzone bajo una campana de cristal.

Puedes acompañar el erbazzone con embutidos o comerlo solo.

¡Si prefieres una bandeja rotonda sale igual de bonita!