Mozzarella in carrozza

Presentación

La mozzarella in carrozza es una receta italiana originaria de Nápoles, pero difusa también en la región de Roma.

Se trata de una verdadera glotonería: suave pan de molde, cubierto por una crujiente y dorada capa y con un suave e hilante corazón de mozzarella derretida… ¡no hay quien pueda resistirse!

Con este entremés o plato único podrás conquistar incluso al paladar más exigente, pero sin tardar demasiado en prepararlo y sin complicaciones… que es un rasgo maravilloso de la receta jaja 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pan blanco de molde: 600 g (= 12 rebanadas)
  • Mozzarella de bufala:  500 g
  • Huevos: 5 grandes
  • Harina de trigo: 100 g
  • Pan rallado: 300 g
  • Sal: al gusto
  • Aceite de girasol: para freír

Realización

Empieza cortando la mozzarella en lonchas de 1 cm de espesor. Colócalas sobre una hoja de papel absorbente, cubre con otra hoja y aprieta delicadamente con tus manos para quitar el exceso de líquido. Si es necesario, repite hasta que las lonchas estén suficientemente secas.

Cubre una rebanada de pan con las lonchas de mozzarella (sin que sobresalgan), sazona con sal y coloca otra rebanada por encima. Presiona ligeramente con tus manos para compactarlo todo. Repite hasta terminar los ingredientes.

Rompe los huevos en un bol y vierte harina en un plato y pan rallado en otro.

Reboza los bocadillos pasándolos en harina, luego en huevo (dejando escurrir el exceso antes del siguiente paso) y finalmente en pan rallado.
(Nota: si no quieres ensuciarte mucho las manos, ayúdate con dos tenedores 😉 )

mozzarella in carrozza

En una sartén vierte aceite y deja que llegue a temperatura. Empieza a freír pequeñas cantidades a la vez (para que la temperatura no baje de golpe) hasta que estén bien doradas, dando la vuelta.

Retira y coloca sobre papel absorbente antes de emplatar.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes realizar un doble rebozado para que quede más crujiente: reboza la primera vez y luego deja los bocadillos en la nevera durante unos 15 minutos antes de volver a pasarlos en huevo y pan rallado.

Anuncios

Paté de pipas de girasol y tomates secos

Presentación

¿Buscas una alternativa vegetariana o vegana al paté de carne o pescado?

¿Quieres presentar algo distinto e inesperado sobre tus rebanadas?

Prepara este paté: es sencillamente increíble. Las pipas aportan una textura ideal, además del agradable sabor de girasol con el cual los tomates secos y la albahaca combinan de forma perfecta.

Presume de esta saludable receta para los entremeses en tu próxima quedada 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 10 min (+1 noche para las pipas)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pipas de girasol (sin cáscara): 500 g
  • Tomates secos: 15 (aprox.)
  • Cebolla: 1 pequeña
  • Ajo: 1 diente
  • Albahaca: algunas hojas
  • Aceite de los tomates secos: 3 cucharadas
  • Pimentón dulce: ⅓ cucharada
  • Guindilla: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Deja las pipas a remojo en agua fría durante una noche entera. Al día siguiente retira las pipas del agua.

Limpia y pica el ajo y la cebolla. A continuación hazlos freír en el aceite de los tomates secos, sazonando con sal, pimienta, pimentón y guindilla, pero sin dejar que se doren demasiado.

CREATOR: gd-jpeg v1.0 (using IJG JPEG v62), quality = 90

En tu robot tritura las pipas escurridas y el sofrito con su aceite aromatizado hasta lograr un paté de la consistencia que desees (más o menos liso). Comprueba si hace falta sazonar con alguna especia más y, eventualmente, mezcla para repartirla.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Sirve sobre pan recién horneado (por ejemplo este delicioso garlic knot) o sobre una rebanada tostada.

Conserva en la nevera en un contenedor hermético.

Albóndigas de garbanzos y hierbas provenzales

Presentación

¿Te apetecen unas albóndigas vegetarianas muy apetecibles, perfectas como plato único con unas verduras al lado o como guarnición o entremés?

¿Qué tal si te digo que son muy saludables, llenas de proteínas y saben de maravilla? ¿Mejor?

¿Y si te cuento que están hechas con aterciopelados garbanzos y enriquecidas por todo el intenso e inconfundible aroma de las hierbas provenzales… pero que puede personalizarse de muchas formas (que encuentras al final de la receta)?

Ya sabía que te iba a convencer a cocinar esta delicia 😉 … ¡así que manos a la obra!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Garbanzos: 200 g (en bote con líquido)
  • Huevos: 1 mediano
  • Cebolla: 1/2
  • Parmigiano Reggiano/Pecorino (rallado): 4 cucharadas
  • Mezcla de hierbas provenzales*: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Harina: para rebozar
  • Pan rallado: lo suficiente
  • Aceite de girasol: para freír

*Mezcla de hierbas provenzales:  tomillo, mejorana, orégano, romero,albahaca, hinojo, estragón, laurel.


Realización

Sofríe la cebolla picada con un poco de aceite.

albondigas de garbanzos y hierbas provenzales.jpgEscurre los garbanzos y tritúralos. Sazona con pimienta, hierbas provenzales y Parmigiano Reggiano rallado finamente.

Añade el huevo ligeramente batido y mezcla mucho para que la masa lo absorba.

Añade el pan rallado para lograr una consistencia suficientemente firme para freírla cómodamente.
(Nota: añade poco a la vez, pues siempre estás a tiempo para añadir más 😉 )

Prepara una bolita y rebózala en un poco de harina. Empieza a freír esa bolita en aceite caliente para comprobar si la consistencia es correcta o si hace falta corregir con más pan rallado porqué es demasiado blanda.

Entonces prepara las demás bolitas y procede a freírlas hasta que estén doradas. Retira y coloca sobre papel para eliminar el exceso de aceite.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sazonar con guindilla troceada o molida o con otras especias como el curry, si te gustan… o también utilizar tan solo una hierba para aromatizar (perejil, albahaca, romero, etc.)

Incluye trocitos de chorizo o setas, para un toque especial 😉

Puedes también preparar las albóndigas al horno: no hace falta rebozarlas en harina, pero sí esparcir un poco de aceite por encima del papel vegetal sobre el cual colocaremos las albóndigas y por encima de ellas también.

Berenjenas gratinadas con aceitunas, alcaparras y anchoas

Presentación

Una receta gustosa y muy sencilla de realizar: las berenjenas gratinadas con aceitunas, alcaparras y anchoas son perfectas como guarnición o entremeses.

Esta formula para gratinar es diferente de las habituales, enriquecida por sabrosos ingredientes que casi siempre tenemos a nuestra disposición, guardados en la despensa.

Las berenjenas son cocinadas en el horno con muy poco aceite de oliva, pero también pueden prepararse sobre la plancha, para lograr una receta aún más ligera.

Esta receta es muy ingeniosa por si quieres volver a dar vida al pan que que te haya sobrado y tenga ya unos días… o para utilizar pan de molde.

Prueba esta fácil receta y déjate conquistar por ella 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Berenjenas: 1 grande
  • Pan: 2 rebanadas
  • Anchoas: 3-4
  • Aceitunas: 2-3 aceitunas grandes
  • Alcaparras: 3-4
  • Tomates secos: 3-4
  • Piñones: 1 cucharada
  • Ajo: 1 diente
  • Perejil: al gusto
  • Aceite de oliva: al gusto
  • Sal: al gusto

Realización

Limpia la berenjena, elimina la extremidad y corta en lonchas finas y lo más uniformes posibles. Coloca las berenjenas sobre una bandeja para horno cubierta con papel vegetal y bañada con un poquito de aceite. Sazona con sal y esparce un poquito de aceite de oliva por encima también.berenjenas gratinadas2.jpg

Hornea a 180°C durante 15 minutos aproximadamente, o hasta que estén blandas.

En la espera, tritura finamente el pan (dejando la corteza para un resultado más rustico o eliminándola para que sea más delicado) y aparta.

Siempre con tu trituradora, bate las olivas (sin hueso) con las alcaparras, las anchoas, los piñones, los tomates secos, el ajo (anteriormente limpiado) y el perejil.

(Nota: si tus tomates secos estaban sumergidos en aceite, utiliza unas hojas de papel absorbente para eliminar el exceso de aceite antes de triturarlos)

Mezcla el pan con los demás ingredientes triturados, añade un hilo de aceite y una pizca de sal si necesario.

(Nota: si te gusta el picante, puedes añadir un poco de guindilla molida o pimienta).

Extrae las berenjenas del horno y esparce los ingredientes triturados por encima.

Antes de servir, vuelve a hornear en horno caliente unos minutos.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si quieres probar una combinación distinta, utiliza chorizo picante en lugar de las anchoas 😉

Spanakopita – triángulos de masa filo rellenas de queso feta y espinacas

Presentación

Las Spanakopitas son unos pastelitos griegos salados rellenos de espinacas y queso feta.

Las capas hojaldradas de masa filo combinan de forma excelente con el denso relleno ligeramente salado.

Las spanakopitas de espinacas y feta pueden comerse como snack o entremés, siendo ideales también para tus buffets, tanto calientes como frías, solas o acompañadas por una refrescante salsa, como la Tzatziki (encontrarás la receta en el apartado Sugerencias 😉 ).


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 35 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 20 triángulos

Ingredientes

  • Masa filo: 40 hojas
  • Espinacas baby: 150 g
  • Queso Feta: 220 g
  • Queso Cottage: 90 g
  • Huevos: 3 medianos

Realización

Cocina las espinacas frescas en una sartén, cubriendo con tapa durante los primeros minutos.

spanakopita 3.jpg

Bate los huevos y guarda unas 4 cucharadas de huevo batido para untar la superficie de los triángulos.

A los huevos batidos añade el queso Cottage y el Feta y mezcla bien. Por último, añade las espinacas y vuelve a mezclar.

Coge la mitad de tus hojas de masa filo y extiéndelas sobre tu encimera. Vuelve a enrollar la otra mitad de la masa y cubre con un trapo húmedo para evitar que se seque.

Corta las hojas de masa filo, apiladas sobre tu encimera, en 3 secciones de unos 7-8 cm de ancho.

Unta la masa filo con un poco de aceite de oliva (o mantequilla derretida si prefieres).

Coloca en la base de cada sección un poco de relleno y empieza a doblar 2 hojas de masa creando unos triángulos, como en la foto de arriba. Trata de avanzar rápido para que la masa no se seque.

spanakopita.jpg

Coloca las spanakopitas sobre una bandeja para horno cubierta de papel vegetal, poniendo el lado del triángulo donde termina la hoja de filo por debajo.

Repite hasta terminar masa filo y relleno.

Con la ayuda de un pincel de cocina unta la superficie de cada triángulo con el huevo batido que habías guardado y hornea en horno ya caliente a 180°C hasta que estén bien doradas.

Extrae del horno y sirve calientes o frías.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Sirve estas deliciosas spanakopitas con salsa tzatziki: yogur mezclado con pepino fresco rallado (eliminando el centro con semillas para que no suelte agua) y un poco de ajo (si te gusta). El tzatziki original lleva también hierbas frescas (eneldo, hierbabuena o perejil), pero en esta versión no hace falta, pues las spanakopitas tienen ya sabores muy fuertes.

Si quieres volver a conferir una textura crujiente a tus triángulos, vuelve a hornear durante 5 minutos a 180°C.

Si quieres una versión más rápida, en lugar de estos triángulos mono-porción, prepara una lasaña de masa filo y relleno en un molde para horno y sirve cortando cuadrados 😉

Corn dog y ensalada con feta y tomates secos

Presentación

¿Te apetece un poco de street food americano en su versión casera?

Atrévete a cocinar estos corn dogs: se preparan de forma verdaderamente muy sencilla y el resultado es un plato original para servir las salchichas de una forma distinta y cautivadora… cubiertas con una deliciosa y dorada capa de masa frita.

Prepara este entremés para ti, los peques o para una quedada con tus amigos 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: 8 raciones

Ingredientes

MASA PARA CORN DOG

  • Harina de trigo: 240 g
  • Harina de maíz: 120 g
  • Azúcar: 1 cucharadita
  • Sal: 1 cucharadita
  • Levadura química en polvo: 3 cucharaditas
  • Huevo: 1 mediano (*)
  • Leche: 120 ml (*)
  • Agua caliente: lo suficiente (*)

OTROS INGREDIENTES PARA CORN DOG

  • Salchichas (frankfurt): 1 confección
  • Aceite de girasol (para freír): 1 l

ENSALADA

  • Ensalada Iceberg: ½ unidad
  • Zanahoria: 1
  • Pepino: 1
  • Ajo: 1 diente
  • Tomates secos: 3 unidades
  • Aceite de tomates secos: 1 cucharada
  • Albahaca fresca: 1 manojo
  • Queso feta: 100 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Empezamos preparando la masa para los corn dog: mezcla en un bol los ingredientes secos (los primeros 5 en la lista de los ingredientes) y añadimos los ingredientes mojados (los marcados con el *). Mezcla hasta que la masa quede lisa, añadiendo un poco de agua caliente hasta lograr la consistencia de una nata espesa.

En una olla pon a calentar el aceite de girasol: sabrás que ha llegado a temperatura si echando sobre el mismo una pizca de harina notas que empieza a sofreír alegremente, pero sin volverse marrón demasiado rápido (en este caso sería demasiado caliente y es aconsejable cambiar el aceite).

Mezcla la masa y, si quieres que te resulte más fácil el siguiente paso, viérte sufieciente masa para rellenar casi un vaso muy alto (deja un centímetro del borde).

Ahora coge una brocheta de madera y clávala en una salchicha en el sentido de la largueza (como si fuese un polo), por lo menos hasta la mitad.

Agarrando el palillo, sumerge la salchicha en el vaso con la masa para crear una capa que cubra toda la carne. Extrae y sumerge en el aceite caliente. Deja que se cocine hasta que esté uniformemente dorado.

Ahora prepara la ensalada: en un bol, desmenuza la ensalada en trozos más pequeños. Elimina la piel de las zanahorias y de los pepinos y crea láminas de estas verduras utilizando el pela-patatas, que hay que incorporar a la ensalada. Añade también el diente de ajo laminado, los tomates secos picados y las hojas de albahaca desmenuzadas con las manos. Sazona con sal, pimienta y el aceite de los tomates secos. Por último, incorpora el queso feta picado en cubos. corn dog.jpg

Sirve los corn dog, recién fritos, con la ensalada de tomates secos y feta al lado.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Personaliza el sabor de los corn dogs con las salsas más emblemáticas del street food neoyorquino: ketchup y mostaza 😉

Atrévete también a experimentar otras combinaciones como el alioli, la salsa de yogur y hierbas, la salsa BBQ o la salsa brava 😉

 

Bruschette con pimientos y queso crema

Presentación

Las bruschette con pimientos y queso crema son un entremés fácil y rápido, pero lleno de sabor, perfecto cuando tienes que inventarte algo de repente pero con el potencial para transformarse de un snack frugal en un sabroso plato único o en una comida para llevar.

Sirve esta delicia rústica tanto a adultos como niños, disfrutando no solo de su sabor sino que también de su bajo coste y versatilidad: puedes personalizar la receta siguiendo las numerosas ideas al final de la receta (en el apartado sugerencias) o seguir tu fantasía 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pan: 8 rebanadas
  • Pimientos rojos: 2
  • Queso crema: 200 g
  • Ajo: 4 dientes
  • Aceite de oliva virgen extra: 3 cucharadas
  • Vinagre balsámico: 2 cucharaditas
  • Romero fresco: al gusto
  • Sal: al gusto

Realización

bruschette con pimientos y queso cremaLava el pimiento y elimina la extremidad. Corta a la mitad, elimina el interior (semillas, etc.) y corta en tiritas.

Calienta una sartén grill (o una sartén anti-adherente) y asa los pimientos.

En un bol mezcla el aceite de oliva, el vinagre balsámico, el ajo limpiado y triturado, el romero y una pizca de sal.

Retira los pimientos del fogón, ponlos en el bol y mezcla para repartir bien el condimento.

Coloca las rebanadas sobre la sartén grill y tuesta por ambos lados.

Unta cada rebanada con queso crema y coloca los pimientos por encima.

Decora con un poco de romero.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes escoger, en lugar del queso crema natural, uno aromatizado al las hierbas, al ajo o incluso a los pimientos.

Si, por otra parte quieres conservar el sabor natural, pero quieres probar otro tipo de queso fresco, si tienes la oportunidad de lograr la robiola italiana o el stracchino italiano quedarás asombrad@.

Si en lugar del romero prefieres albahaca, sustituye sin problema… o incorpora piñones o anacardos para decorar.

Aunque el sabor del pimiento recién asado es innegablemente exquisito, si tienes muchísima prisa y necesitas recortar el tiempo de preparación, puedes “hacer trampa” y utilizar pimientos del piquillo 😉

Rollitos de berenjenas con pavo y queso fresco – light

Presentación

¿Estás dudando sobre qué preparar pero no te apetece algo con muchas calorías?

No te preocupes: ya lo tienes solucionado 😉

Prepara estos rollitos de berenjenas en unos minutos y podrás comer cuantos quieras sin ningún remordimiento, deleitando tu paladar con el relleno ligero a base de pavo y queso fresco.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Berenjenas: 3
  • Jamón de pavo en lonchas: 150 g
  • Queso fresco: 200 g
  • Aceite de oliva virgen extra: lo suficiente
  • Sal: lo suficiente
  • Pimienta: al gusto

Realización

Empieza lavando las berenjenas. Elimina la extremidad y corta en láminas de unos 3 mm de espesor.

rollitos berenjena pavo y queso

Colócalas sobre un plato o tabla de cortar, esparce sal y deja reposar aproximadamente 15 minutos para que pierdan el sabor amargo.

Seca las berenjenas con papel de cocina, y esparce por encima un poco de aceite de oliva con un pincel. Sazona con pimienta recién molida.

Coloca sobre una sartén de grill caliente las láminas de berenjenas y cocina por ambos lados.

Extiende sobre cada lámina de berenjena una loncha de jamón y, sobre ésta, un poco de queso fresco. Enrolla y sujeta cada uno con un palillo.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes decorar y añadir más sabor con un poco de perejil, albahaca o cebollino picados o con un poco de orégano.

Si quieres probar un aliño diferente… prueba con un poco de miel y te sorprenderás 😉

Piadina romañola

Presentación

La piadina romañola (romagnola en italiano) es una de las recetas más típicas de la gastronomía de la región Emilia-Romagna y una de las más versátiles también.

La piadina es una hoja de masa redonda que se dobla a mitad y rellena con infinitas combinaciones de ingredientes: jamón, embutidos, quesos frescos y curados, verduras frescas o a la parrilla, etc. dependiendo de los gustos de quien la prepara.Resultado de imagen de piada etruschi

La historia de este plato es muy antigua: al parecer los Antiguos Etruscos la preparaban con trigo u otros cereales para el día a día.

Tras la conquista romana de la Etruria, la receta se difundió incluso en los banquetes más refinados, donde se consumía recién cocido porqué tras unas horas se convertía en un disco demasiado duro de comer.

En la Edad Media, la población trató de eludir los impuestos sobre el pan preparando este subrogado con cereales distintos al trigo y comiendo cada vez menos pan.

Sin embargo, en el Renacimiento esta receta sufrió un declino muy marcado, puesto que se afirmaron con fuerza nuevas corrientes culinarias.

Así, durante años la piadina fue la simple comida de los campesinos y pobres que no podían permitirse algo distinto de los productos de la tierra.

En el 1900 la piadina empezó a volver en los platos de los italianos, gracias al empleo de una parte de harina de maíz, más económica de la de trigo.

Aunque el verdadero boom tuvo lugar en los años ’40 y ’50 cuando la piadina conquistó a los turistas que paseaban por la rivera romañola o viajaban hacia ese mar en coche y encontraban quioscos a lo largo de las carreteras que ofrecían esta barata delicia.

Ahora hay que ponerse el delantal, así preparamos esta maravillosa y sencilla receta para traer un poco de Italia en nuestras cocinas 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min (+1h de reposo)
  • Coste: muy bajo
  • Dosis: para 4 personas (7-8 piadinas)

Ingredientes

  • Harina de trigo: 500 g
  • Agua*: 170 ml
  • Aceite de oliva virgen extra: 80 g (o 125  de manteca de cerdo)
  • Levadura química: 1,5 cucharaditas
  • Sal: 15 g
  • Ingredientes para relleno: al gusto [todas las ideas al final de la receta]

*también puedes emplear leche, pero la versión original lleva agua


Realización

Antes de empezar hay que precisar dos cosas:

  1. ¿Agua o leche?
    El agua dejará tus piadinas más crujientes, mientras que la leche más suaves. Puedes incluso poner agua y leche en partes iguales (85+85).
  2. ¿Aceite o manteca de cerdo?
    La mejor elección es la manteca de cerdo, porque confiere un sabor y una consistencia inigualable, pero puedes emplear aceite de oliva, porque siempre lo tienes en casa y porque deseas una versión ligera de la piadina 😉

Verte en tu mezcladora todos los ingredientes y deja que se amasen durante unos 7 minutos, hasta lograr una masa lisa y homogénea. Si lo prefieres, puedes amasar a mano.

Pon la masa en un bol untado con un poco de aceite y cúbrelo con un trapo húmedo o película transparente. Deja reposar 30 min.

Pasado el tiempo, divide la masa en 6 bolitas y ponlas sobre la encimera.

Vuelve a cubrir las bolitas con un trapo o película (no hace falta envolverlas). Deja que repose otros 30 min.

Ahora, con la ayuda de un rodillo, extiende cada bolita en un círculo de masa de unos 22 cm de diámetro y del espesor de 2 mm (¡tiene que ser muy fino!).

[Truco: si no consigues un círculo, sino que alguna forma extravagante, quizás te interese colocar un plato por encima de la masa y recortar el perímetro con un cuchillo para lograr un círculo perfecto 😉 ]piadina romañola

Coloca la piadina sobre una sartén suficientemente grande (diámetro mínimo igual al de la piadina) solo cuando ésta esté ya muy caliente. Puedes emplear también una sartén para crêpes o una sartén de hierro fundido.

Mueve la piadina sobre la sartén para que no se pegue y cocina unos 2 min por lado (notarás como crece y se forman burbujas).

Ahora tan solo añadir el relleno, mientras estén calientes, dobla por la mitad y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Existen muchísimos rellenos posibles… infinitos diría yo.

Si deseas rellenarlas con queso y quieres que se funda, rállalo o córtalo en lonchas finas y colócalo tras haber dado la última vuelta, poco antes de retirar la piadina y deja a fuego muy bajo, colocando la tapa sobre la sartén.

Posibles combinaciones:

  • jamón serrano y queso (gouda, brie, havarti, etc.), con un extra de calabacines a la parrilla o tomates (frescos o secos)
  • jamón cocido, gouda/havarti y un trocitos de queso azúl
  • mix de quesos (gouda, gorgonzola, brie), nueces y rúcola
  • ensalada, jamón/ salchichón, gouda/havarti, salsa al yogur o mayonesa
  • mozzarella y mortadella/jamón, albahaca
  • queso scamorza y chorizo
  • pollo asado troceado, salsa curry y queso brie
  • pavo, tomates secos y requesón
  • queso crema para untar, pesto a la genovesa y verduras a la parrilla
  • nutella o nocilla 😉

La piadina se puede congelar cuando esté suficientemente cocida, pero aún no del todo, tras haberse enfriado.

Tartaletas de masa de hojaldre con calabacín, jamón y quesos

Presentación

Las tartaletas de masa de hojaldre son unos entremeses muy sencillos de realizar y que, por los bonitos que son, piden a gritos ser mordidos 😉

Son una versión de la quiche, pero hecha con masa de hojaldre (lo que las hace mucho más rápidas de preparar).

El relleno recién salido del horno es delicioso: jamón cocido, queso fundido que aún hila y frescos calabacines.

Si quieres una versión vegetariana, mira en las sugerencias al final de la receta 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Calabacines: 2 medianos
  • Jamón cocido: 100 g
  • Queso Gouda/Edam/Havarti: 100 g
  • Masa de hojaldre: 1 confección
  • Huevos: 2 medianos
  • Nata liquida (o vegetal): 4 cucharadas
  • Aceite de oliva virgen extra: 3 cucharadas
  • Queso Parmigiano Reggiano: 50 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Curcuma: al gusto para el color (opcional)
  • Cebollino: al gusto

Realización

Limpia los calabacines y elimina las extremidades. Con un cuchillo o una mandolina pica los calabacines en rodajas y cocínalos en una sartén con el aceite de oliva durante unos 5 min.mini tartaletas de masa de hojaldre con calabacines

En la espera, bate los huevos en un bol con la nata, el Parmigiano rallado y el cebollino picado, la pimienta, la curcuma y una pizca de sal.

Extrae la masa de hojaldre de la nevera (debe trabajarse fría) y saca con un cortador para masa o un cuenco 6 círculos de unos 10 cm de diámetro.

Cubre los moldes para tartaletas redondas, untados con un poco de aceite o mantequilla, con la masa de hojaldre. Con lo que haya sobrado de los recortes de la masa, puedes realizar unos sutiles cordones para reforzar y decorar los bordes externos de las tartaletas.

Coloca en el fondo de cada tartaleta un poco de jamón, cubre con queso y rodajas de calabacín. Vierte por encima de cada porción aproximadamente unas 2 cucharadas del compuesto líquido de nata y huevos batidos.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el queso Gouda por Havarti, Edam u otros del mismo tipo.

Si quieres un sabor más fuerte, sustituye el jamón cocido por bacon crujiente o chorizo picante.

Si quieres una versión vegetariana, elimina el jamón y añade trocitos de queso azul o simplemente incorpora una cucharadita de curry en el compuesto de huevos y nata para dar más carácter al plato 😉