Tartichèvre – gratin de patatas con queso de oveja

Presentación

Un gratín muy aromático y simplemente delicioso.

Una verdadera exquisitez francés, que puedes preparar con unos ingredientes fácilmente accesibles.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1 h 15 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Patatas: 1 kg
  • Cebollas: 2 medianas
  • Lacón / Jamón cocido: 125 g
  • Vino blanco: 100 ml
  • Caldo: 100 ml
  • Queso fresco de cabra: 150 kg
  • Queso de cabra semicurado: 150 g
  • Comino: 1 cucharadita
  • Aceite de oliva: 2 cucharadas + para untar el molde
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Lava las patatas y cocínalas en agua salada hirviendo durante unos 20-25 min, hasta que estén blandas.

Pela las cebollas y pícalas. Haz un sofrito con la cebolla, el jamón picado, el comino y el aceite, cocinando todo unos 3 minutos.

Tartichèvre

Al sofrito añade el vino, el caldo y deja cocinar. Finalmente, incorpora el queso de cabra fresco y sazona con sal y pimienta al gusto.

Escurre las patatas y, cuando se hayan enfriado, pélalas y córtalas en rodajas.

Unta el molde para horno con un poco de aceite y coloca la mitad de las patatas. Esparce sobre las mismas la mezcla de jamón y queso y, por encima, coloca las restantes patatas.

Finalmente, coloca lonchas de queso de cabra y hornea, en horno ya caliente, a 200°C durante unos 30 min.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes servir la tartichévre caliente, tibia o fría.

Puedes acompañar con una ensalada de rúcula.

Entremeses para celebrar el día de la Asunción de la Virgen

El 15 de agosto ya ha llegado y no hay mejor manera de pasar la festividad en familia que alrededor de una mesa, en buena compañía, degustando las más apetecibles recetas de entremeses.

Si aún no tienes claro que preparar, aquí tienes una selección de 12 recetas para la ocasión para que puedas escoger las que más te inspiren  😉


cornetti-di-patate

Croissant de patatas con corazón de mozzarella

 


erbazzone


Erbazzone – pastel de espinacas

 


PIZZETTE DI MELANZANE

 

Mini-pizzas de berenjena

 

 


focaccia-genovese


Fügassa genovesa

 

 


IMG_1165

 


Rosas de masa de hojaldre con calabacines, queso y jamón

 

 

 


cordon-bleu-de-berenjenas

 

 

Cordon Bleu de berenjenas

 

 


img_0212

Bolitas de patatas de ensueño

 

 


masa-de-hojaldre-setas-y-mozzarella

 


Círculos de masa de hojaldre con setas y mozzarella

 

 


patatas acordeon rellenas

 

 

Patatas acordeón rellenas

 

 


Crema para untar con salmón ahumado, eneldo y limón

 

 

Sabrosa crema para untar con salmón ahumado, eneldo y limón

 

 

 


Mini cheesecakes de gorgonzola con coulis de higos

 

 

Mini cheesecakes de Gorgonzola con coulis de higos

 

 

 


olivas recubiertas con queso feta y crujientes nueces

 

 

Olivas recubiertas con queso feta y crujientes nueces

Solomillo de pavo con calabacines y queso brie

Presentación

Prepara el solomillo de pavo de una forma diferente de lo habitual…

Esta receta te propone un plato de inspiración oriental, con un sabor ligeramente agridulce y picante, completado con crujientes calabacines y cremosos trocitos de queso brie.

Sirve este segundo plato ligero y gustoso para dar un rumbo diferente a la cena 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Solomillo de pavo: 600 g
  • Calabacines: 2 medianas
  • Queso brie: 120 g
  • Salsa de soja: 4 cucharadas
  • Vinagre balsámico: 2 cucharadas
  • Miel: 2-3 cucharadas
  • Mantequilla: 2 cucharadas
  • Guindilla molida: 1 cucharadita
  • Pimienta: al gusto
  • Sal: al gusto

Realización

Limpia los calabacines y corta rodajas finas.

Corta el solomillo en trocitos. Sazona con sal, pimienta y guindilla.Solomillo de pavo con calabacines y queso brie.JPG

En una sartén caliente con un poco de mantequilla, pon la carne a cocinar y cuando esté ligeramente dorada por fuera, añade la salsa de soja y el vinagre balsámico, para que evapore el alcohol.

Cuando la salsa se haya reducido un poco, añade la miel y mezcla todo.

Incorpora ahora los calabacines.

Cuando la miel esté caramelizada y la carne esté envuelta de una salsa suficientemente densa, apaga el fuego.

Emplata la carne y los calabacines y añade el brie troceado por encima.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes añadir semillas de sésamo o cacahuetes salteados para completar el plato, si te gusta la idea 😉

Abadejo de Alaska con olivas verdes y cebolla

Presentación

El abadejo de Alaska es una variedad de pescado blanco muy sabrosa, pero no suficientemente conocida, que deberías degustar cuanto antes.

Esta receta combina este pescado con gustosas olivas verdes rellenas de anchoa y un sofrito de cebolla aromatizado con mejorana.

Sirve este segundo plato también a los más pequeños, porqué no lleva espinas 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Abadejo de Alaska: 4 filetes
  • Olivas verdes con anchoas: 240 g (= 2 latas)
  • Cebolla: 1 grande
  • Aceite de girasol: para freír
  • Mejorana: al gusto
  • Curry: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Divide cada largo filete en dos más pequeños y sazona el pescado con sal, pimienta y un poco de curry.Abadejo de Alaska con olivas y cebolla.JPG

Limpia la cebolla y pícala a la juliana.

Calienta la sartén, añade un poco de aceite y dora la cebolla con la mejorana.

Corta las olivas por la mitad e incorpóralas a la cebolla. Mezcla y apaga el fogón.

Retira las verduras de la sartén.

Añade más aceite a la misma sartén y fríe los filetes de abadejo.

Emplata el pescado con las verduras y sirve.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Sirve este plato tanto caliente como frío: siempre es delicioso 😉

Helados piña-colada

Presentación

En agosto, durante los días más calurosos del verano, hay que comer cosas refrescantes.

¿Porqué no pruebas con unos helados deliciosos?

Esta receta te permite preparar unos helados caseros al sabor de piña-colada, con piña fresca y aromático coco.

Además, este refrescante postre está enriquecido con todo el rico aroma del ron, pero sin alcohol, para que los niños puedan disfrutarlo también 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 5 minutos (+1 noche en el congelador)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 8 porciones

Ingredientes

  • Leche de coco: 200 ml
  • Yogur a la piña: 125 ml
  • Piña fresca o congelada: 200 g
  • Coco rallado: 3 cucharadas
  • Extracto de ron: 2 ml
  • Miel: 1 cucharada

Realización

Helado piña-colada

Junta todos los ingredientes en una batidora.

(Nota: la cantidad de miel depende de tu gusto. Puedes añadir más cucharadas hasta llegar al nivel de dulzura deseado 😉 )

Bate hasta que la consistencia sea homogénea.

Vierte la mezcla en los moldes para helados e inserta los palitos.

Deja congelar durante una noche antes de servir.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes emplear también piña en almíbar, aunque es recomendable emplear piña fresca.

Rosca salada de masa brioche con relleno

Presentación

Soluciona tu comida con una sola receta que pondrá la sonrisa en la cara a todos.

Prepara una rosca salada de suavísima masa brioche con un relleno increíble y altamente personalizable.

Esta versión tiene “gusto pizza”: lleva una salsa de tomate riquísima, jamón cocido, crujiente bacon y queso… que se fundirá será absolutamente irresistible 😉


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 20 min (+3 h reposo)
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

PARA LA MASA:

  • Harina de fuerza: 450 g
  • Leche: 110 g
  • Huevos: 3 medianos
  • Levadura fresca: 15 g (tipo saccaromices cerevisiae)*
  • Mantequilla: 90 g
  • Sal: 2-3 cucharaditas

PARA EL RELLENO:

  • Tomate triturado: 125 ml
  • Cebolla: 1/2
  • Mantequilla: 2 cucharadas
  • Albahaca seca: 1 cucharadita
  • Orégano seco: 1 cucharadita
  • Queso Gouda: 300 g
  • Jamón cocido: 200 g
  • Bacon: 200 g

*En alternativa, levadura seca del mismo tipo: 8 g


Realización

La preparación es bastante sencilla, pero te aconsejo emplear una amasadora eléctrica para ahorrar tiempo.

Para preparar la masa, vierte en el bol de tu amasadora la harina, la sal, los huevos y la mantequilla troceada, que debe estar bien blanda para que se incorpore bien a la masa.

[Truco: si tienes prisa y no tienes mantequilla fuera de la nevera, deja calentar los trozos de mantequilla durante unos 20 segundos en el microondas a máxima potencia, pero cuidado con que no se derrita 😉 ]

Calienta la leche para que sea caliente (pero no tanto como para que te quemes si la tocas, es decir a menos de unos 45°C). En la leche disuelve la levadura.

[Truco: para que la levadura no pierda su capacidad de levantar la masa no hay que pasarse con la temperatura de la leche, pero el hecho de que sea caliente va a ayudar a que crezca mejor y más rápidamente]

Añade entonces la leche a los demás ingredientes en el bol y deja que amase durante unos 5 minutos: tienes que lograr una masa homogénea y elástica.

Deja reposar la masa, tapada con un trapo, durante 2 horas en un sitio caliente.

En la espera, puedes cocinar el bacon  en una sartén (no hace falta añadir grasa), para que esté bien crujiente.

Asimismo, puedes preparar la salsa de tomate: en una sartén añade unas cucharadas de mantequilla y la cebolla picada. Deja que se dore. Añade orégano y albahaca y mezcla. Incorpora el tomate triturado y deja cocinar un par de minutos. Aparta del fuego.

Pasado ese tiempo de reposo, notarás como la masa ha más que doblado su volumen.

Ahora hay que amasar un poco sobre la encimera bien enharinada, para obtener la consistencia perfecta.

[Nota: La masa es por su naturaleza un poco blanda.]

Con un rodillo, extiende la masa sobre papel vegetal hasta lograr un rectángulo de unos 50 cm de largo y unos 30 de ancho.

rosca salada de masa brioche con relleno 2

Unta toda la superficie con la salsa de tomate (enfriada) y sucesivamente coloca lonchas de queso y por encima bacon y jamón cocido.

Ayudandote con la hoja de papel vegetal sobre la cual has extendido la masa, enrolla ésta última.

Coge un molde con aro de 28 cm de diámetro y coloca el rollo. Junta las extremidades del rollo para crear una rosca.

Deja que repose durante unos 30-60 minutos tapada con un trapo.

Unta la superficie de la rosca con un poco de aceite de oliva (emplea un pincel de silicona para repartir todo uniformemente).

Hornea unos 35 minutos (aprox.) a 180°C hasta que esté bien dorado.

Deja enfriar unos minutos y sirve.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes revolucionar el relleno: sustituye la salsa de tomate con pesto; cambia el jamón cocido y el bacon por chorizo, mortadella, salsichón, etc. y emplea el tipo de queso que prefieras (havarti, cheddar, edam, queso azúl).

Si quieres una versión vegetariana, sustituye los embutidos por lonchas de calabacines, patatas, berenjenas o emplea olivas, alcaparras, etc.

Conserva durante 3-4 días bajo una campana de cristal.

Se puede congelar.

Crostini de polenta con salsa de Gorgonzola y Parmigiano Reggiano

Presentación

Estos exquisitos crostini de polenta con salsa de Gorgonzola y Parmigiano Reggiano alegran la mirada y el paladar 😉

Sirve este gustoso plato originario del norte de Italia como entremés, segundo plato vegetariano o como un pincho con tu cóctel o cerveza.

La textura de los crostini es fantástica y se junta con éxito con la cremosa salsa de quesos.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1 h
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Polenta a cocción rápida: 375 g
  • Parmigiano Reggiano: 40 g
  • Gorgonzola: 200 g
  • Mantequilla: 40 g
  • Leche: 500 ml
  • Nata líquida: 50 ml
  • Romero: 2 ramas
  • Aceite de oliva virgen extra: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Empieza preparando la polenta.

En una olla deja hervir 1,5 l de agua con un poco de sal.

Vierte la polenta “como lluvia”, mezclando enérgicamente con un batidor de varillas.

Cocina durante unos 7-8 minutos: la polenta estará lista cuando empezará a desprenderse de las paredes de la olla.

Baja la temperatura de la placa e incorpora la mantequilla. Remueve.

Vierte la polenta sobre una tabla y extiéndela (con la ayuda de una espátula, por ejemplo) hasta que tenga un espesor de 1,5 cm.

Deja que se enfríe y después, con un cuchillo, corta porciones de 3×8 cm.

(Truco: para que el cuchillo no se pegue a la polenta, mojalo en agua antes de cada corte)

Coloca la polenta sobre una bandeja para horno cubierta con papel vegetal.

Unta la polenta con un poco de aceite y esparce el romero picado por encima.

Hornea en horno ya caliente a 200°C durante unos 5 min (aprox.).

crostini de polenta con salsa de gorgonzola y parmigiano reggiano

(Nota: si quieres una versión aún más crujiente, puedes freír la polenta en aceite de girasol o cacahuetes).

Emplata los crostini.

Ahora prepara la salsa.

En una olla, junta la leche con la nata y calienta a baja temperatura.

Retira del fogón y añade el Gorgonzola troceado y el Parmigiano Reggiano rallado. Mezcla.

Vuelve a poner la olla sobre la placa a baja temperatura y sazona con pimienta.

Deja cocinar durante unos minutos.

Vierte la salsa bien caliente en una salsera y sirve con los crostini de polenta.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el Gorgonzola con queso azúl.

Kogel-mogel horneado con frambuesas

Presentación

El Kogel-mogel es un postre polaco adorado por los niños y los adultos.

Hoy os presento una revisitación de la receta original, que es similar a un ponche de huevo.

Prepararemos una versión con frambuesas, completamente segura para el verano, puesto que las yemas serán horneadas por un breve tiempo.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Yemas: 6
  • Azúcar glás: 6 cucharaditas
  • Ramas de vainilla: 2
  • Frambuesas: 500 g

Realización

Pon las yemas en un bol grande. A las yemas añade las semillas de las ramas de vainilla y 3 cucharadas colmas de azúcar glás.kogel-mogel horneado con frambuesas 2

Bate las yemas con la ayuda de una batidora eléctrica. Cuando todos los ingredientes estén bien mezclados y empiecen a airearse, añade el resto de azúcar glás. Sigue batiendo hasta que la masa haya doblado su volumen.

 

El tradicional kogel-mogel estaría listo, pero para esta versión faltan unos pequeños pasos.

En unos pequeños recipientes aptos para el horno coloca unas frambuesas y recubre con las yemas batidas.

Hornea el kogel-mogel en horno pre-calentado a 200° durante 8-10 min.

Sirve aún caliente.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Esparce un poco de azúcar glás para acabar el look del postre.

Puedes sustituir las frambuesas por arándanos, fresas, moras, grosella, etc.

Sirve el kogiel-mogiel horneado aún caliente con unas bolas de helado a la vainilla.

Para un toque fresco, decora con hojas de hierbabuena o melisa.

Rollo de lomo con relleno de tomates secos y olivas verdes

Presentación

Prepara este rollo de lomo de cerdo aromatizado con hierbas provenzales para alegrar y sorprender a tu familia o a tus amigos.

Es un plato muy sabroso: crujiente por fuera y jugoso por dentro y ¡lleva sorpresa!

El lomo está relleno con ricos tomates secos y gustosas olivas verdes: una combinación maravillosa.


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 45 m (+2 horas mínimo para el marinado)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Lomo de cerdo: 1 kg
  • Ajo: 4 dientes
  • Tomates secos (conservados en aceite): 180 g
  • Olivas rellenas de pimientos/ajo: 10-12 unidades
  • Mantequilla: 2 cucharadas
  • Miel: 1 cucharada
  • Especias provenzales: 1 cucharadita
  • Pimienta: al gusto
  • Sal: al gusto

Realización

 

Corta el lomo en horizontal por el lado largo, pero sin llegar hasta el final: así lograrás una hoja de carne el doble de ancha que antes.

Frota el lomo con el ajo, las hierbas provenzales, la sal y la pimienta.

Recubre con película transparente y deja marinar por lo menos dos horas en la nevera. Si puedes dejar la carne a reposo durante toda la noche aún mejor, porqué así lograrás que todos los aromas de las especias sean absorbidos por la carne.

En la espera, limpia el ajo eliminando la piel y la extremidad. Pasa el ajo por una prensa de ajos.

Escurre los tomates secos del aceite y córtalos en tiras finas.

Parte las olivas por la mitad.

Transcurrido el debido tiempo, coloca los tomates secos y las olivas sobre la hoja de lomo.

Enrolla la carne y átala con un hilo o cuerda alimentaria.

rollo de lomo con tomates secos y olivas verdes

En una sartén añade un poco de mantequilla y deja que la carne se dore por todos los lados: así lograrás sellar todos los jugos en el interior y conseguirás una carne más apetecible y crujiente por fuera.

Transfiere la carne a una bandeja para el horno y vierte también la grasa de la cocción en la sartén.

Hornea durante 1 hora (aprox.) a 200°C, recordando de vez en cuando de hidratar un poco la superficie del rollo con los jugos de cocción.

15 minutos antes de sacar el lomo del horno, untalo con la miel y esparce la pimienta.

Dejar que la carne repose durante unos 10 minutos antes de servir.

Elimina la cuerda y corta en lonchas.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes servir el rollo tibio o, en aquellos días calurosos, incluso frío.

Danesas con queso fresco y cerezas

Presentación

Esta estación nos trae uno de los frutos más deliciosos que existen… las cerezas.

Esta exquisitez confiere un toque único a las mini danesas, un postre perfecto que combina la textura crujiente de la masa de hojaldre con la cremosidad del queso crema.

Puedes preparar esta receta para servirla en una merienda refinada con un vaso de té frío o una taza de aromático café.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Masa de hojaldre de mantequilla: 1 confección (rectangular)
  • Almendras laminadas: un poco para decorar

CREMA DE QUESO:

  • Queso quark: 250 g (sabor vainilla)
  • Azúcar glás:  2 cucharadas
  • Aroma de almendras: 1 ml
  • Huevo: 1 mediano

RELLENO DE CEREZAS:

  • Cerezas: 2 tazas
  • Maizena: 1 cucharadita
  • Azúcar: 2 cucharadas
  • Limón: 2 cucharaditas de zumo

GLASEADO:

  • Azúcar glás: 1/2 taza
  • Leche: 2 cucharaditas
  • Limón: 1½ cucharadita

Realización

Empieza por la crema de queso.

En un bol, mezcla el queso quark, el azúcar glás y el aroma con el huevo hasta que logres una crema homogénea.

Ahora coge la masa de hojaldre y, sobre una encimera ligeramente enharinada, extiéndela con la ayuda de un rodillo de cocina hasta lograr un cuadrado.

Con un cuchillo o un cortador de pizza obtén 9 cuadrados. Entonces corta un borde de 1,5 cm en cada cuadrado.

Coloca la masa de hojaldre sobre una bandeja para horno cubierta de papel vegetal.

Con un pincel, esparce un poco de huevo batido sobre los bordes.

Ahora prepara el relleno de cerezas.

Lava las cerezas y elimina los huesos. Corta cada cereza por la mitad.

Mezcla las cerezas con la maizena, el azúcar y el zumo de limón.

Coloca una cucharada abundante de crema de queso en el centro de cada cuadrado.

Mini danesas con queso y cerezas 3.jpg

Sucesivamente, coloca una cucharadita de relleno de cerezas por encima del queso y las almendras laminadas.

Hornea en horno ya caliente a 180°C hasta que la masa de hojaldre esté bien dorada (aprox. 15 min).

En la espera, prepara el glaseado: mezcla el azúcar, el zumo de limón y la leche hasta lograr una consistencia lisa y uniforme.

Extrae del horno las danesas y deja que se enfríen.

Cuando ya estén frías, rocía cada danesa con un poco de glaseado.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir las cerezas por otros frutos del bosque (moras, frambuesas, etc.).

Sirve las danesas el mismo día en las que las has horneado, si posible, para aprovechar la textura crujiente de la masa de hojaldre.