Pasta con pesto de tomates secos, pecorino y almendras

Presentación

¿Cansad@ de la pasta con el clásico pesto a la genovesa? ¿Buscas una alternativa intrigante?

Este sabroso primer plato vegetariano es la respuesta a todo y se prepara en pocos minutos con la ayuda de una batidora 😉

Los tomates secos confieren al pesto un toque dulce que crea un delicioso contraste con el aroma picante del queso Pecorino, la agradable textura de las almendras y el característico y robusto sabor del aceite de oliva virgen extra.

Pon ya el agua a calentar, que empezamos 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pasta: 400 g (penne rigate, rigatoni, pajaritas, linguine, etc.)
  • Tomates secos: 20 medianos
  • Pecorino: 100 g
  • Almendras: 50 g
  • Albahaca: al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra: 7-8 cucharadas

Realización

Pon a hervir el agua, añadiendo sal cuando llegue a ebullición.

En la espera, en tu batidora junta los tomates secos, la albahaca, las almendras y el pecorino. Añade el aceite de oliva y tritura todo.

Pon la pasta en agua hirviendo y mezcla cada minuto (desde el principio) para evitar que se pegue entre sí.pasta con pecorino tomates secos y almendras

Cuando la pasta esté al dente (falta 1-2 minutos de cocción más o menos), guarda un cucharón abundante de agua de cocción, y escurre la pasta.

En una sartén junta la pasta con el pesto de tomates secos. Añade un poco del agua de cocción que has guardado hasta lograr una salsa cremosa. Deja cocinar durante 1-2 minutos.

Emplata y ¡listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir la albahaca por perejil si lo prefieres.

Conserva la pasta con pesto de tomates secos, pecorino y almendras durante un día. Puede volverse a calentar.

Anuncios

Ensalada otoñal con manzanas y peras

Presentación

Esta ensalada otoñal con peras y manzanas lo incluye todo.

Hay una nota de dulzura proporcionada por esta exquisita fruta fresca y por los arándanos rojos. Hay la agradable salinidad del queso feta y del bacon. También notarás la textura crujiente de las almendras laminadas. Para terminar hay el toque agridulce de la vinagreta casera que te sorprenderá 😉

Sirve esta ensalada como guarnición, entremés o como plato único para una comida ligera pero muy sabrosa.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 10 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

ENSALADA:

  • Ensalada verde: 200 g
  • Pera: 1 (cortada en lonchas finas)
  • Manzana: 1 (cortada en lonchas finas)
  • Queso Feta: 1/3 taza
  • Arándanos rojos secos: 1/3 taza
  • Láminas de almendra: 3 cucharadas abundantes
  • Bacon: 4-6 lonchas (opcional – eliminar para vegetarianos)

VINAGRETA:

  • Vinagre balsámico de Módena: 3 cucharadas
  • Aceite de oliva virgen extra: 3 cucharadas
  • Agua: 2 cucharadas
  • Chalota: (picada finamente) 1 cucharada
  • Miel: 1 cucharada
  • Mostaza de Dijon: 2 cucharadas
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Limpia y trocea la ensalada. Trocea el queso feta.

Pica la fruta en lonchas finas.ensalada otoñal con manzanas y peras.jpg

Corta cada loncha de bacon en trocitos y fríelo en una sartén hasta que esté crujiente.

Mezcla todos los ingredientes de la ensalada.

Pica la chalota y emulsiona los demás ingredientes líquidos para crear la vinagreta. Incorpora la chalora, sazona con sal y pimienta y condimenta la ensalada con la salsa.

(Nota: Condimenta la ensalada antes de emplatar. Si lo prefieres, puedes servir la vinagreta al lado de la ensalada, para que cada comensal se ponga la cantidad que prefiera justo antes de comerla. Así evitas que la sal y el vinagre “ataquen” la ensalada y la hagan parecer menos fresca 😉 )

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes incorporar los ingredientes que prefieras (queso azúl, brie, nueces, etc.) para lograr tu combinación otoñal favorita.

 

ensalada otoñal con manzanas y peras.jpg

Suavísima corona trenzada de masa brioche – con leche

Presentación

La brioche es una receta de origen francés. Sus ingredientes principales son la leche, el azúcar, la mantequilla, huevos y levadura.

Con esta versátil masa se preparan varios dulces ligeros y esponjosos. Esta vez, prepararemos una elegante y refinada corona trenzada.

Este dulce se puede comer tal cual, o bien emplear como base para otras preparaciones más complejas, acompañado de algún relleno (Nutella, confitura, nata batida, natilla, etc.) o añadiendo algún ingrediente adicional a su masa, para darle un toque diferente y característico.


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 3 h
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Harina de fuerza: 600 g
  • Levadura fresca: 20 g (sustituible por 10 g de levadura deshidratada)
  • Huevos: 4 medianos
  • Leche 150 g
  • Mantequilla: 120 g
  • Azúcar: 70-130 g
  • Sal: 1 pizca
  • Aroma: 2 ml (sabor mantequilla/vainilla/ron/cítricos)

Realización

Más sencillo no podría ser: mezcla en tu batidora todos los ingredientes, recordándote de emplear una mantequilla suave, cuya consistencia sea la de una pomada (si es demasiado sólida, calientala unos segundos en el microondas, pero cuidado con que no se derrita 😉 )

(Nota: La cantidad de azúcar depende mucho de los gustos y del empleo que vayas a hacer de la corona: si no te gusta tanto el dulce o tienes claro que vas a acompañar con algún relleno dulce (por ejemplo Nutella) reduce la cantidad a 70 g, mientras que si vas a comer la brioche sola o te gustan los postres bien dulces abunda 😉 )

Deja reposar la masa en un sitio caliente durante 2 h, cubierto con un trapo.

corona trenzada de masa brioche.jpg

Pasado ese tiempo, amasa ligeramente la masa y divídela en 3 partes.

Con cada una obtén una serpiente de masa. Prepara una trenza alternando las serpientes. Junta las extremidades de la trenza tratando de ocultar la ligazón y formando una corona circular.

Coloca la corona sobre una bandeja para horno cubierta de papel vegetal y deja reposar durante 30 minutos cubierto con un trapo.

Pre calienta el horno a 180°C y bate un huevo. Esparce el huevo con un pincel de silicona sobre la superficie de la corona para obtener un acabado lúcido durante el horneado. Hornea hasta que la superficie esté bien dorada (aprox. 20 min, pero depende del horno).

Extrae del horno y sirve.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

corona trenzada de masa brioche 2Corta tu trenza en trocitos, rebanadas o por la mitad en sentido horizontal para untar esta deliciosa y suavisima masa brioche con cualquier relleno dulce que te apetezca ((Nutella, confitura, nata batida, natilla, etc.).

Pruébala con queso quark y fruta, o requesón y miel 😉

Cubre la corona con una campana de cristal o en una bolsa de plástico para conservarla incluso durante 3 días.

Para lograr la suavidad de lo recién horneado, calienta unos segundos en el microondas.

Jugoso pollo con guisantes

Presentación

Prepara un segundo plato de carne en muy poco tempo, obteniendo un resultado que gustará a toda la familia.

Los ingredientes necesarios son muy pocos y, casi seguramente, ya los tienes en tu casa: vamos a darles nueva vida en esta combinación de jugoso pollo con guisantes y cebolla.

Empieza ya a preparar los platos, porque la receta se prepara en unos minutos 🙂


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pechugas de pollo: 700 g
  • Guisantes en lata: 500 g (peso escurrido = 2 latas)
  • Cebollas: 1 grande
  • Aceite de oliva virgen extra: lo suficiente
  • Mantequilla: 1 cucharada abundante
  • Curry: al gusto
  • Tomillo: al gusto
  • Guindilla molida: al gusto (opcional)
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Limpia la pechuga de pollo y trocéala con un cuchillo.

Escurre los guisantes y apártalos.

Limpia la cebolla y pícala (no hace falta muy finamente).

Sazona el pollo con sal, pimienta y curry.

 

En una sartén, pon a calentar un chorro de aceite y dora el pollo añadiendo un poco de tomillo.

Prueba si tu pollo con curry es ya ligeramente picante o si, según tu gusto, prefieres añadir un poco de guindilla molida.

jugoso pollo con guisantes 2.JPG

(Nota: la guindilla molida no debe aportar únicamente picor a la receta, sino que en pequeñas dosis es una buena aliada para redondear los sabores 😉 )

Retira el pollo y en la misma sartén, donde ha quedado el aroma del pollo y un poco de aceite, sofríe la cebolla hasta que quede ligeramente dorada.

Entonces añade la mantequilla y los guisantes y mezcla.

Vuelve a incorporar el pollo y comprueba si es necesario sazonar más.

Retira del fogón y emplata.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes servir el pollo caliente, tibio o incluso frío: es muy sabroso a cualquier temperatura 😉

Añade un poco de bacon o chorizo (suave o picante) si te gusta acompañar el pollo con un sabor fuerte y característico.

Bolas de masa choux con relleno de mortadella y pistachos

Presentación

Las bolas de masa choux con relleno de mortadella y pistachos son unos entremeses fantásticos para cualquier buffet o fiesta.

Aunque sean muy sencillos de realizar, parecen algo muy elaborado y te harán pasar por una Reina de los fogones 😉

La cremosa mousse que rellena cada bola tiene todo el especial y característico sabor italiano de la mortadella que se junta de maravilla con los crujientes y aromáticos pistachos, creando un combinación única e increíble.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 45 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Bolas de masa choux: 20 (aquí la receta)
  • Mortadella: 300 g
  • Queso crema: 90 g
  • Nata líquida: 60 ml
  • Pistachos: 30 g (sin cáscara y sin sal)

Realización

Prepara las bolas de masa choux siguiendo la sencilla receta que encontrarás aquí.

Tritura los pistachos y apártalos. bolas de masa choux y mousse de mortadella y pistachos 2.jpg

En tu batidora pon la mortadella y la nata y acciónala.

Cuando la mortadella esté triturada añade el queso crema y acciona durante unos segundos más la batidora para mezclar la mousse.

Corta las bolas en dos partes (en sentido horizontal).

Para un acabado más limpio y uniforme, vierte la mousse en una manga pastelera y rellena cada bola.

Distribuye los pistachos triturados sobre la parte lateral de las bolas, esparciendolos poco a poco desde arriba y rodando cada bola para que se pegue a la mousse que sobresale de los laterales.

Emplata y ¡listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes preparar las bolas de masa choux con mousse de mortadella y pistachos con antelación: conservalas en la nevera durante las horas que necesites y extraelas unos 15 minutos antes de servir para que vuelvan a estar a temperatura ambiente 😉

Pajaritas con calabaza, speck y taleggio

Presentación

Un primer plato cuyos colores cálidos y olores intensos rinde homenaje a la estación que acaba de llegar, el otoño, y que ya nos trae sus frutos e ingredientes.

Prepara este sorprendente plato de pajaritas con calabaza, speck Taleggio para deleitarte con esta variedad de sabores italianos que se complementan a la perfección y que ofrecen una mezcla de texturas envuelta en la cremosidad del queso derretido.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pajaritas: 400 g
  • Calabaza: 500 g
  • Speck: 100 g (sustituible por bacon)
  • Queso Taleggio: 100 g (sustituible por Brie o Camembert)
  • Cebolla: 1 mediana
  • Aceite virgen extra: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Queso Parmigiano Reggiano: al gusto

Realización

Empieza limpiando la calabaza: hay que trocearla y eliminar las semillas y la corteza. Lava los trozos bajo el agua y sécalos. Pica en cubitos y aparta.

(Truco: para ahorrar tiempo trata de que los cubitos no sean muy grandes y así se cocinarán antes 😉 ).

Pica finamente la cebolla en cubitos y el speck a la julienne.

Pon a hervir en una olla agua y sal para la pasta.

En la espera de que llegue a ebullición, en una sartén vierte un poco de aceite virgen extra y añade la cebolla para que se dore.  En cuanto la cebolla esté dorada, añade una parte del speck y mezcla.

(Nota: no vamos a añadir todo el speck, porqué al estar curado, dejamos una parte cruda para la decoración. Sin embargo, si empleas bacon o panceta, añade todo a la sartén para que se haga crujiente).

Cuando notes que todo se ha dorado, incorpora los cubitos de calabaza y deja cocinar.

Tras unos minutos, aplasta una parte de los cubitos de calabaza con un tenedor, añade un poquito de agua y tapa la sartén. Sazona con sal y pimienta. Deja cocinar durante unos 10-15 minutos o hasta que la calabaza se haya ablandado. farfalle con calabaza, speck y taleggio 2.jpg

En la espera, cocina la pasta en agua salada hirviendo, recordando de remover desde el principio y con frecuencia: evitarás que las pajaritas se peguen entre sí.

Escurre la pasta poco antes de que esté hecha, incorporala a los ingredientes de la sartén (con el fogón encendido a baja temperatura), añade trocitos de queso Taleggio, que se derretirán, y remueve hasta completar la cocción.

Emplata y espolvorea un poco de queso Parmigiano Reggiano rallado por encima.

Sirve caliente y ¡listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes modificar los ingredientes italianos con los que tengas en tu cocina: bacon, panceta, queso Brie, queso Camembert, queso Grana Padano, etc…

Kluski sląskie – ñoquis silesianos – con Gulash aromatizado con setas

Presentación

Los kluski sląskie son unos ñoquis tradicionales polacos, precisamente de las regiones de la Alta y Baja Silesia.

Realizados a partir de patatas, se caracterizan por una cavidad en la parte superior que permite recoger eficazmente todo el jugo de la carne o la salsa con las que se suelen acompañar.

Esta vez, prepararemos este plato con un gulash, un estofado de cerdo aromatizado con setas.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

KLUSKI SLĄSKIE:

  • Patatas: 600 g
  • Fécula de patatas*: [ver el procedimiento]
  • Sal: al gusto

*sustituible por almidón de maíz

GULASH:

  • Lomo de cerdo: 800 g
  • Cebolla: 1 grande
  • Setas secas: 50 g
  • Fécula de patatas: lo suficiente
  • Aceite de oliva: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Laurel: 2 hojas
  • Orégano: al gusto
  • Caldo: 500 ml

Realización

Empieza preparando el gulash.

Pica la cebolla. Corta la carne en cubos, y sazona con sal y pimienta.

En una olla verte un poco de aceite y añade la cebolla. Cuando esté cuasi dorada pon la carne a cocinar. Añade el orégano y mezcla.

Cuando la carné esté dorada, añade el caldo, las setas secas picadas y las hojas de laurel. Tapa y deja cocinar unos 30 minutos.

En la espera, pela las patatas y déjalas hervir en agua salada hasta que estén blandas.

(Truco: para que las patatas se cocinen más rápidamente, puedes trocearlas).

Pasados los 30 minutos, quita la tapa al gulash y deja evaporar una parte del caldo que queda, para que haya suficiente líquido para la salsa y no demasiado.

Espesa con un poco de fécula de patatas disuelta en unos 50 ml de agua fría. Mezcla y deja cocinar unos 5 minutos más.

Ahora procede con los kluski sląskie.

 

Tritura las patatas escurridas como si fueras a hacer puré.

Compacta el puré de patatas en un bol y divídelo en 4 partes, trazando una cruz con el cuchillo. Extrae un cuarto de las patatas y compáctalo por encima de los restantes 3 cuartos.

Ahora coge la fécula de patatas (puede sustituirse sin problema por Maizena, pero la consistencia final será ligeramente distinta) y rellena el cuarto vacío hasta el nivel de las patatas.

(Nota: Así tendrás una proporción de 4:1, muy sencilla de mantener cuando quieras aumentar las porciones o disminuirlas 😉 )

Mezcla todo hasta obtener una masa compacta.

Ahora divide la masa en 4 partes y con cada una forma una serpiente de masa (diámetro aprox. de 2,5-3 cm ), enharinando ligeramente la encimera si necesario.

Con un cuchillo corta unos disquetes de 1-1,5 cm de ancho hasta terminar la masa.

En cada disquete crea una cavidad presionando un poco con tu pulgar en el centro.

Pon a hervir agua con sal. Cocina 1/3 de los ñoquis a la vez: tardarán aprox. unos 5 minutos. Cuando estén ya flotando desde hace un minuto, puedes escurrirlos.

Emplata los kluski sląskie y extiende por encima una abundante porción de gulash con su salsa.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes espesar la salsa con otros ingredientes, en vez de la harina de patatas: con una patata hervida molida o con el sistema polaco de la zasmażka: añade a una cucharada de mantequilla derretida en una sartén, una cucharada de harina de trigo y mezcla enérgicamente hasta que la masa empiece a ser dorada y a burbujear; disuelve en el caldo.

Puedes emplear tanto carne de cerdo, como de ternera. Experimenta también con distintos cortes: el morcillo de ternera, la paletilla del cerdo, etc. 😉

Delicia al limón – receta light

Presentación

La Delicia al limón es una interpretación muy libre del tiramisú italiano, pero realizada con limones y una crema de requesón, para que cualquiera pueda saborear este postre sin grandes remordimientos 😉

La preparación es sencilla y se tarda muy poco: ¿a qué esperas para despedirte del verano con este fresco postre?


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Savoiardi: 300 g

PARA LA CREMA:

  • Requesón: 250 g
  • Nata liquida para montar: 250 g (puede ser vegetal)
  • Azúcar: 40 g + 40 g
  • Huevos: 2 medianos
  • Mantequilla: 20 g
  • Agua: 60 ml
  • Zumo de limón: 50 ml
  • Cáscara de 1 limón

Realización

Empieza lavando el limón bajo el agua.

Ralla la cáscara del limón y luego extrae su zumo.

Bate los huevos con el azúcar durante varios minutos, hasta lograr una crema bien aireada. Incorpora poco a poco el zumo de limón filtrado (para eliminar las impurezas), sin parar de mezclar. Vierte el compuesto en una olla y deja espesar a fuego bajo, mezclando con frecuencia. Al final, añade la mantequilla y aparta del fuego. Deja enfriar cubriendo la crema (directamente por encima, no la olla) con película transparente.

Cuando la crema esté fría, se podrá poner el la nevera para que se compacte.

En la espera, prepara el extracto con limón: en una olla lleva casi a ebullición al agua, 40 g de azúcar y la cáscara de limón. Cuando llegue a ebullición, apaga el fogón, retira la cáscara del limón y deja enfriar.

Coge de la nevera la crema al limón y añade el requesón. Mezcla todo delicadamente hasta lograr una consistencia homogénea.

Monta la nata con los restantes 40 g de azúcar. Incorpora la mitad de la nata a la crema y mezcla con movimientos desde abajo hacia arriba (para no eliminar la consistencia aireada).

tiramisú light al limón.jpgAhora empieza a disponer los ingredientes en tus copas, vasos o contenedores.

Moja rápidamente las galletas savoiardi en el extracto con limón y coloca en los vasos. Por encima, extiende un poco de nata batida, luego una capa de crema al limón y vuelve a empezar con las galletas hasta terminar con una última capa de crema al limón.

Entonces, puedes decidir si quieres dejar los postres en la nevera durante unas 1-8 horas o si decorar con un poco de nata y limón y servir ya.

(Nota: Cuanto más los postres se queden esperando en la nevera tanto más suaves serán las galletas… decide si te gusta más o menos crujiente y elige el tiempo de reposo de entre 1 hora y 8 horas 😉 )

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes preparar este postre incluso la noche anterior y servirlos por el almuerzo 😉

Cestas de masa de hojaldre con quesos y espinacas

Presentación

Este finger food es una delicia que no puede faltar en los buffets.

La crujiente masa de hojaldre encierra en sí una deliciosa masa de espinacas con queso crema y queso feta, aromatizada con un poco de bacon.

Las cestas puedes servirse tanto calientes como frías y volverán a todos tus comensales adictos a tus fiestas 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 40 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Masa de hojaldre: 1 confección
  • Queso crema: 120 g (sabor natural)
  • Bacon: 2 lonchas (opcional)
  • Espinacas: 400 g
  • Feta: 100 g
  • Mantequilla: 1 cucharada
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Empieza picando las lonchas de bacon. Saltéalas en una sartén.

Añade una cucharada de mantequilla e incorpora las espinacas. Sazona con sal y pimienta y mezcla. Deja cocinar y, cuando esté listo, añade el queso crema y el feta troceado.

cestas de queso y espinacas.jpg

Mezcla para repartir todos los ingredientes y deja enfriar.

Extrae de la nevera la masa de hojaldre (que debe trabajarse estando fría) y recorta 12 cuadrados.

En un molde para magdalenas coloca los cuadrados y aprieta en el centro, para dar la forma de una cesta a la masa.

Reparte en todas las cestas el relleno de espinacas y queso y cubre con los 4 vértices del cuadrado.

Hornea en horno ya caliente a 180°C hasta que la masa de hojaldre esté dorada.

Extrae del molde y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes evitar el bacon y sustituirlo por un poco de cebolla para una versión light o vegetariana 😉

Judías con bacon crujiente

Presentación

Presenta tus verduras acompañadas por algo que todos adoran y el plato se vaciará en seguida.

Este es la sugerencia de la receta de hoy: un toque de crujiente y aromático bacon para que tus judías desaparezcan de la mesa en un abrir y cerrar de ojos 😉


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Judías: 1 kg
  • Bacon: 300 g (en lonchas)
  • Sal: al gusto
  • Aceite de oliva: al gusto

Realización

Limpia las judías y ponlas en una olla con agua salada.IMG_2770.JPG

Deja que se cocinen hasta ablandarse (unos 15 min aprox.).

En la espera, pica el bacon y saltéalo hasta que esté crujiente. Si el bacon es magro, podría hacer falta un poquito de aceite.

Escurre las judías y sazona con un poco de aceite (y sal si necesario).

Añade el bacon y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Para un efecto similar, puedes emplear también panceta o guanciale italiano en lugar del bacon.

Si quieres darle un rumbo distinto a la receta, prueba a sustituir el bacon con chorizo (dulce o picante)… ya verás que bueno 😉