Pajaritas con crema de pimientos y almendras

Presentación

¿Te apetece un primer plato vegetariano absolutamente irresistible?

Pajaritas en su punto envueltas en una cremosa salsa hecha con pimientos salteados y crujientes almendras… suenan idílicas 😉

No podrían prepararse más fácilmente, pero te garantizo que lograrás impresionar a tus comensales con un plato de pasta enriquecido con esta creativa salsa.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pajaritas: 350 g
  • Pimientos rojos: 250 g (ya limpios)
  • Cebolla blanca: 1 pequeña
  • Aceite de oliva virgen extra: 50 ml
  • Almendras: 20 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

pajaritas con crema de pimientos y almendrasLimpia la cebolla y pícala en cubitos. Deja sofreír en una sartén con una cucharada de aceite de oliva.

Pica también el pimiento fresco en cubitos y añádelo a la sartén. Sazona con sal y pimienta y deja cocinar con tapa a fuego bajo hasta que los pimientos se ablanden.

En la espera, pon a hervir agua con sal en una olla. Cuando esté herviendo, vierte la pasta y remueve a menudo, para evitar que se pegue.

Ahora, mientras la pasta llega a su punto, tritura en tu batidora los pimientos cocinados, añade las almendras y lo que queda de aceite de oliva (unos 40 ml) hasta lograr una crema lisa.

Escurre las pajaritas y condimenta con la salsa.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes esparcir queso rallado por encima (Parmigiano Reggiano o queso de cabra/oveja) o decorar con perejil.

Sirve caliente.

 

Anuncios

Bizcocho con naranja entera – sin lactosa

Presentación

Este bizcocho es súper suave y húmedo y encierra todo el sabor de las naranjas… ¡pues lleva una enterita!

Has entendido bien: este pastel que se prepara muy rápida y sencillamente, incluye a una naranja entera, que se trocea y tritura directamente 😉

La receta es perfecta para quienes no pueden tomar lactosa: no lleva nada de leche, nata o mantequilla, sino solo un poco de aceite.

Además se queda muy suave y no se seca durante varios días, convirtiéndolo en tu bizcocho favorito para el desayuno, el café o la merienda.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 50 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Naranja: 1 grande (bio)
  • Harina: 250 g
  • Azúcar: 150-200 g
  • Aceite de girasol: 100 ml
  • Huevos: 3
  • Levadura química: 1 sobre (= 16 g)
  • Aroma de naranja: 2 ml

Realización

Limpia con cuidado una naranja y quita la extremidad en la que estaría el tallo.

Córtala en trozos. No hace falta quitar la parte blanca, aunque puedes hacerlo, si lo prefieres (¡pero no tires también la cáscara naranja: rállala!). Elimina las semillas, si las hay.

Tritura la naranja en tu batidora hasta lograr un puré homogéneo, denso y perfumado.

bizcocho con naranja entera 2.JPG

Rompe los huevos en un bol, añade el azúcar y bate hasta que triplique el volumen.

(Nota: 150 g de azúcar son suficientes, aunque puedes llegar hasta 200 g si te gusta más dulce 😉 )

Entonces añade el aroma, el aceite y el puré de naranja y mezcla con tu batidora durante un par de minutos.

Tamiza la harina y la levadura en el bol y sigue mezclando para lograr una masa lisa.

 

Cubre un molde con papel vegetal (o con mantequilla y harina) y vierte la masa en él.

Hornea en horno ya caliente a 180°C durante unos 30-40 minutos (aunque haz la prueba del palillo de madera para saber si está listo: si lo clavas en el centro del bizcocho y sale limpio, ya puedes extraerlo del horno).

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes decorar la superficie del bizcocho con lonchas de naranja caramelizadas: en una sartén coloca las lonchas, azúcar y un poco de agua y deja que se caramelicen.

Si quieres una decoración temporal, puedes poner lonchas de naranja frescas y quitarlas en cuanto lleves el bizcocho a la mesa y empieces a cortar lonchas.

Alcachofas “alla giudía”

Presentación

Las alcachofas “alla giudía” son un plato italiano originarios del Lazio, la región de Roma.

En esta receta os enseñamos como elegir a las mejores alcachofas para preparar este deliciosa guarnición: en efecto, lo básico es tener un ingrediente de calidad y saberlo limpiar con cuidado, para dejar solo la parte mejor.

Bien juntitas en una sartén u olla, estas alcachofas expuestas a una cocción dulce y lenta hacen que de unas flores duras se conviertan en un refinado, perfumado y suave plato.


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 55 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Alcachofas
  • Ajo
  • Perejil
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal


Realización

COMO ESCOGER LAS ALCACHOFAS

  • Elige aquellos que tengan un color verde brillante y sin manchas negras o marrones.
  • Deben estar apretadas y duras, incuso su tallo deberá ser firme. Cuida de elegir las alcachofas que no tengan las hojas separadas ni estén blandas.
  • Para estar segura de que sean frescas, prueba a doblar una hoja exterior: si se rompe fácilmente, será señal de que está fresca.

LIMPIEZA DE LAS ALCACHOFAS

Antes de todo, baña tus manos con zumo de limón, para evitar que los zumos de las alcachofas te las manchen. En alternativa, ponte unos guantes 😉

Para la misma razón, prepara agua con zumo de limón en un bol, donde luego pondrás las alcachofas limpias para que no se vuelvan negras.

1.PNG

Ahora empieza limpiando la punta de las alcachofas (1), eliminando unos 2-3 cm.

Procede a eliminar las hojas exteriores más duras, hasta llegar a las más tiernas (2).

Una vez que hayas llegado al corazón, puedes encargarte del tallo: elimina la parte final pues suele ser la más dura (3).

La parte que queda del tallo la puedes pelar con un pela-patatas o eliminar su superficie fibrosa con un cuchillo (4).  Ahora ya tienes a un tallo tierno listo para cocinar.

(Nota: no trates de ahorrar alguna hoja o más tallo de lo debido, pues dejarse partes fibrosas incide mucho sobre la calidad del plato.)

Corta cada alcachofa por la mitad en el sentido largo (5).

Elimina la zona con “vello” interior ayudándote con un cuchillo o una cuchara.

PREPARACIÓN

Coloca las mitades de alcachofas en una olla pequeña, para que estén cerca.

Pica el ajo y el perejil para crear un pesto. Esparce sobre las alcachofas y añade aceite de oliva virgen extra. Sazona con sal.

IMG_E4060.JPG

Vierte agua en la sartén hasta cubrir las alcachofas por la mitad.

Coge una hoja de papel vegetal (para horno), moja en agua y exprime. Cubre la sartén con ella y luego con la tapa.

Deja cocinar durante unos 15 minutos a fuego mediano. Pasado ese tiempo, quita el papel vegetal, vuelve a poner la tapa y deja cocinar otros 30 minutos: el agua estará evaporando casi del todo.

Tras estos 45 minutos, prueba si las alcachofas están tiernas.

Emplata y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Sirve calientes.

Tiras de pollo gusto pizza – con tomate, mozzarella y orégano

Presentación

Las tiras de pollo con tomate y mozzarella son un segundo plato de carne muy apetecible!

Los ingredientes confieren a la carne un tentador gusto pizza que, aun requiriendo muy poco tiempo para prepararse, consigue dar mucho sabor y carácter a anónimas lonchas de pollo 😉

¡Empieza ya y verás como se convertirá en un clásico de tu mesa!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pechuga de pollo: 600 g
  • Tomate triturado: 500 ml
  • Mozzarella: 200 g
  • Orégano: al gusto
  • Harina: 50 g
  • Aceite de oliva: 4 cucharadas
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

pollo con tomate y mozzarellaCorta el pollo en lonchas y luego en tiras de unos 3 cm aproximadamente.

Reboza las tiras en harina y sacude ligeramente para eliminar el exceso.

Calienta el aceite en una sartén y dora rápidamente el pollo. Sazona con sal y pimienta.

Añade el tomate triturado, cubre con la tapa y deja cocinar durante 10 minutos, mezclando de vez en cuando.

En la espera, pica en trozos la mozzarella y, antes de apagar el fuego, añade al pollo. Deja que se derrita durante unos minutos, luego apaga el fuego y sirve, esparciendo un poco de orégano.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el orégano por hojas de albahaca.

Si quieres dar un sabor más intenso, añade también trocitos de queso azul o gorgonzola.

Pasta con pez espada y berenjenas

Presentación

La pasta con pez espada y berenjenas es un plato italiano, originario de la Sicilia, muy simple de realizar y sabroso. En la zona de Messina suele prepararse con frecuencia para ocasiones especiales o fiestas.

Unas hojas de menta pueden enriquecer el sabor del pescado y del tomate, donando al plato más frescura.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: mediano
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pasta fresca: 1 kg (o 400 g de pasta seca)
  • Pez espada: 350 g
  • Tomates triturados: 250 g
  • Berenjenas: 2
  • Cebolla: 1
  • Ajo: 1 diente
  • Cognac/Vino blanco: 70 ml
  • Aceite de oliva: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Menta: 4 hojas (+ para decorar)

Realización

Lava las berenjenas, elimina la parte superior y corta en lonchas largas. Esparce sal sobre las mismas y deja que reposen unos 10 minutos para que salga el líquido amargo.

En la espera, limpia una cebolla y pícala en cubitos. Deja que se sofría en una sartén con un poco de aceite de oliva. Pica en cubitos al pez espada también e incorpóralo a la cebolla, dejando que se dore. Añade el cognac (o vino blanco) y deja que se esfume.

pasta con pez espada y berenjenas.jpg

Mientras esperas que el pescado esté listo vuelve a las berenjenas: con papel de cocina absorbe el líquido que se ha depositado en superficie. Pica las lonchas en cubos y fríe en una sartén. Cuando estén dorados escurre sobre papel de cocina para eliminar el exceso de grasa.

Añade el tomate triturado a la sartén con el pescado, sazona con sal, pimienta y añade las hojas de menta troceadas. Deja que se cocine unos 5-10 minutos.

En la espera, pon a hervir agua con sal para la pasta, que añadirás solo cuando esté herviendo.

Pasado el tiempo para la salsa, incorpora también las berenjenas y mezcla delicadamente, para que los sabores se repartan homogéneamente.

Escurre la pasta y condimenta con la salsa. Decora con menta y sirve caliente.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir la menta por albahaca, para un sabor más tradicional.

Si prefieres dar más cuerpo, puedes eliminar las hierbas y esparcir un poco de primosale, pecorino o parmigiano reggiano rallado por encima.

Tartaletas de masa de hojaldre con calabacín, jamón y quesos

Presentación

Las tartaletas de masa de hojaldre son unos entremeses muy sencillos de realizar y que, por los bonitos que son, piden a gritos ser mordidos 😉

Son una versión de la quiche, pero hecha con masa de hojaldre (lo que las hace mucho más rápidas de preparar).

El relleno recién salido del horno es delicioso: jamón cocido, queso fundido que aún hila y frescos calabacines.

Si quieres una versión vegetariana, mira en las sugerencias al final de la receta 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Calabacines: 2 medianos
  • Jamón cocido: 100 g
  • Queso Gouda/Edam/Havarti: 100 g
  • Masa de hojaldre: 1 confección
  • Huevos: 2 medianos
  • Nata liquida (o vegetal): 4 cucharadas
  • Aceite de oliva virgen extra: 3 cucharadas
  • Queso Parmigiano Reggiano: 50 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Curcuma: al gusto para el color (opcional)
  • Cebollino: al gusto

Realización

Limpia los calabacines y elimina las extremidades. Con un cuchillo o una mandolina pica los calabacines en rodajas y cocínalos en una sartén con el aceite de oliva durante unos 5 min.mini tartaletas de masa de hojaldre con calabacines

En la espera, bate los huevos en un bol con la nata, el Parmigiano rallado y el cebollino picado, la pimienta, la curcuma y una pizca de sal.

Extrae la masa de hojaldre de la nevera (debe trabajarse fría) y saca con un cortador para masa o un cuenco 6 círculos de unos 10 cm de diámetro.

Cubre los moldes para tartaletas redondas, untados con un poco de aceite o mantequilla, con la masa de hojaldre. Con lo que haya sobrado de los recortes de la masa, puedes realizar unos sutiles cordones para reforzar y decorar los bordes externos de las tartaletas.

Coloca en el fondo de cada tartaleta un poco de jamón, cubre con queso y rodajas de calabacín. Vierte por encima de cada porción aproximadamente unas 2 cucharadas del compuesto líquido de nata y huevos batidos.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el queso Gouda por Havarti, Edam u otros del mismo tipo.

Si quieres un sabor más fuerte, sustituye el jamón cocido por bacon crujiente o chorizo picante.

Si quieres una versión vegetariana, elimina el jamón y añade trocitos de queso azul o simplemente incorpora una cucharadita de curry en el compuesto de huevos y nata para dar más carácter al plato 😉

Espárragos cremosos envueltos en crujiente jamón

Presentación

Si te gustan los espárragos te enamorarás de esta receta.

Pruébalos en esta versión cremosa con queso fundido y un jamón deliciosamente crujiente y se convertirán en un must de tus comidas.

Y lo mejor es que se preparan muy sencillamente, así que empecemos ya 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Espárragos: 8 grandes
  • Jamón/Speck: 8 lonchas
  • Lonchas de queso para fundir: 8
  • Queso Parmigiano Reggiano: 10 g
  • Aceite de oliva virgen extra: 1 cucharada

Realización

esparragos cremosos envueltos en jamon.jpgLimpia los espárragos eliminando la parte final más dura. Cocínalos en una sartén con un poco de aceite de oliva, sin que lleguen a estar demasiado blandos.

Corta los espárragos enfriados por la mitad (para que se queden más cortos).

Envuelve las dos mitades en una loncha de queso para fundir y luego en una loncha de jamón.

Coloca los rollitos sobre una vajilla para horno y espolvorea un poco de Parmigiano rallado por encima.

Hornea en horno ya caliente a 180°C por 15 minutos.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes emplear también otros quesos semicurados, si no tienes las lonchas para fundir 😉

Medallas de atún y calabacín al curry

Presentación

Una advertencia antes de que decidas servir esto en tu mesa: si lo dejas probar a alguien, ¡ya no hay vuelta atrás! Te perseguirán para que les prepares más y más y más.

Estas medallas son divinas y conquistarían absolutamente a cualquiera.

Son una receta vegetariana, con una crujiente capa por fuera y una carnosa pero delicada textura en el interior.

El sabor del calabacín se une triunfalmente al del atún, y el curry es el toque perfecto para conferir innegable carácter al plato.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 40 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Calabacines: 2
  • Huevo: 1 mediano
  • Atún en aceite: 240-320 g (≃ 3-4 latas de 80 g)
  • Pan rallado: 100 g + para rebozar
  • Parmigiano Reggiano: 90 g
  • Cebolla: 1/2
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Curry: 1 cucharadita abundante
  • Guindilla molida: al gusto
  • Aceite de oliva: 3 cucharadas
  • Aceite de girasol: para freír

Realización

Lava los calabacines y elimina las extremidades. Ralla cada calabacín por la malla fina de un rallador. Exprime los calabacines, cogiendo pequeñas porciones entre tus manos y apretando, para eliminar el agua en exceso.

Ralla también por la malla fina media cebolla limpiada.

En una sartén, añade el aceite y deja sofreír la cebolla rallada.

Sazona con sal y pimienta. Añade los calabacines y deja que se cocinen para que evapore más agua. Añade el curry y unas pizcas de guindilla picante para redondear el sabor (no hace falta que se perciba el picor).

Escurre el aceite de 3 o 4 latas de atún (la cantidad puedes ajustarla dependiendo de cuanto pescado quieras añadir).

Ralla el queso Parmigiano Reggiano por la malla fina del rallador.

medallas de calabacines y atun al curry 1.JPG

En un bol bate ligeramente un huevo. Añade los calabacines con cebolla, el Parmigiano y el atún. Añade también unas 5 cucharadas de pan rallado y mezcla.

(Nota: Si notas que la masa es demasiado mojada y no suficientemente cohesiva, añade más pan rallado. La cantidad hay que acertarla un poco observando la masa, pues depende de cuanta agua lleven los calabacines).

Coge unas porciones de unos 40 g de masa y haz una bolita con tus manos. Aplasta hasta lograr una medalla de más de 1 cm de espesor.

Reboza las medallas en pan rallado.

medallas de calabacines y atun al curry 2

En una olla pequeña y profunda vierte abundante aceite de girasol (la profundidad de aceite debe ser mayor del espesor de las medallas).

Fríe en aceite caliente las medallas por ambos lados, hasta que se doren bien.

(Nota: Sugiero que pruebes a freír solo una medalla para probar si la consistencia es correcta o si hace falta más pan rallado 😉 )

(Ojo: no pongas demasiadas medallas a la vez o la temperatura del aceite bajará de golpe.)

Escurre las medallas sobre papel de cocina y sirve.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

medallas de calabacines y atun al curryPuedes servir tanto calientes como fríos… son absolutamente deliciosos de ambas formas.

Puedes añadir perejil picado en la masa, si te gusta 😉

Puedes hornear también estas medallas a 180°C, colocadas sobre una bandeja con papel vegetal, esparciendo un poco de aceite de oliva por encima y dando la vuelta cuando se doren por un lado.

Roulade de pollo con jamón y pistachos

Presentación

¿Te has aburrido del pollo a la plancha o rebozado?

¿Quieres volver a encender la chispa entre tu y una pechuga de pollo? 😀

Prueba a juntar crujientes pistachos y jugoso jamón para lograr un segundo plato a base de pollo muy especial y de gran impacto visual 😉


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Filetes de pechugas de pollo: 600 g (12 filetes)
  • Jamón/Speck: 12 lonchas finas
  • Pistachos: lo suficiente
  • Aceite de oliva virgen extra: 2 cucharadas
  • Pimienta: al gusto

Realización

Pica un poco los pistachos, pues servirán para rebozar, pero no queremos una consistencia demasiado harinosa: puedes picar con un cuchillo o pasarlos durante unos segundos por la batidora.roulade con jamon y pistachos.jpg

Extiende cada filete de pollo hasta lograr más o menos un rectángulo de unos 6-7 cm por 15 cm. Sazona el pollo con pimienta.

Extiende una loncha de jamón (que servirá también para sazonar en lugar de la sal) sobre cada filete de pollo y enrolla.

Reboza cada roulade en los pistachos y colócalos sobre una bandeja para horno cubierta con papel vegetal. Esparce un poquito de aceite de oliva por encima.

Hornea a 180°C durante unos 20 minutos.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Acompaña con una ensalada verde o con unas patatas al horno aromatizadas con hierbas provenzales o romero.

Sirve calientes, o frías.

Queso Primosale frito

Presentación

¿Alguien ha dicho queso frito? ¡Para la quedada de esta tarde con tus amigos sería un plato perfecto! Especialmente, si buscas una alternativa a la mozzarella frita. Resultado de imagen de primosale

El Primosale es un queso siciliano de consistencia suave que encierra todo el sabor de la leche, siendo un pecorino blando curado entre 1 y 4 meses.

La consistencia de esta delicia será crujiente en la parte exterior y tiernamente firme en el interior… todo envuelto en un dorado rebozado. ¿Qué más se puede desear?


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Queso Primosale: 650 g
  • Harina: 150 g
  • Pan rallado: 150 g
  • Huevos: 2 mediano
  • Sal: 1 cucharadita
  • Aceite de girasol: para freír

Realización

Corta el Primosale en lonchas o en cubitos (dependiendo del corte de queso que tengas).

En un cuenco bate los huevos y en otros dos vierte respetivamente la harina y el pan rallado.

Esparce un poquito de sal fina sobre el queso y pasalo, en este orden, por la harina, el huevo y el pan rallado. Trata de rebozar cada lado.Primosale frito

Fríe en aceite de girasol bien caliente hasta que esté dorado.

(Nota: sumerge pocos trozos de queso a la vez, para que la temperatura del aceite no baje repentinamente 😉 )

Escurre sobre papel de cocina para absorbir el exceso de aceite.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Se aconseja consumir recién frito.

Si deseas dar un toque aromático al rebozado, prueba a incluir en el pan rallado un poco de orégano fresco o romero picado.