Medallas de pollo y calabacín

Presentación

Trae originalidad a tu mesa con este segundo plato de pollo… ¡sí, exacto!

Una receta original preparada con pollo, para terminar con aburridas recetas que ya todos conocen de memoria: las medallas de pollo con calabacines y una combinación de aromáticas especias, cubiertas por una capa crujiente y jugosas en el interior.

El plato perfecto para un día caluroso, pues se pueden servir también tibias o frías, al natural o con salsas, y se acompañan de maravilla con verduras crudas, cocinadas o incluso con patatas fritas, haciendo felices a grandes y pequeños.

Son muy versátiles y también puedes emplearlas en tus hamburguesas caseras y se preparan de forma muy sencilla.

¡Venga, empecemos ya!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pechugas de pollo: 2 grandes
  • Calabacines: 2 medianos
  • Pan rallado: lo suficiente
  • Parmigiano Reggiano: 4 cucharadas, rallado
  • Cebolla: ½
  • Curry: al gusto
  • Guindilla molida: al gusto
  • Cubo de caldo: 1
  • Pimienta: al gusto
  • Aceite de oliva: 2 cucharadas
  • Aceite de girasol: para freír

Realización

Limpia y pica media cebolla. Haz sofreír con un poco de aceite de oliva.

Lava los calabacines y elimina las extremidades. Ralla cada calabacin por la mala gruesa de un rallador.

Incorpora los calabacines a la cebolla y cierra la sartén con tapa durante unos minutos, removiendo de vez en cuando. Cuando la verdura se haya ablandado, quita la tapa para que el agua empiece a evaporar: nos interesa que la verdura lleve cuanta menos agua posible. Sazona con las especias y el cubo de caldo.

medallas de pollo y calabacín.JPG

Limpia las pechugas de pollo y trocéalas un poco y ponlas en la picadora. Deja que pique hasta que la carne cruda esté bien triturada. Entonces incorpora los calabacines ya bien evaporados, el Parmigiano rallado y unas 8-10 cucharadas de pan rallado y mezcla un poco más para lograr una masa uniforme. Si notas que la masa está demasiado blanda (lo que depende de los calabacines y del pollo, por lo que no hay formula universal) añade más cucharadas de pan rallado.

Cuando estés satisfech@ con la consistencia, coge una cuchara grande (para que sea una unidad uniforme) y empieza a preparar porciones/bolitas. Empana las bolitas en pan rallado por toda su superficie y luego, con tus manos, forma una medalla/disco: aplasta ligeramente el centro y luego moldea los bordes, ajustando hasta que te salgan de la forma deseada.

Fríe en abundante aceite de girasol, bien caliente, hasta que estén bien dorados por ambas partes.

(Nota: si no estás segur@ de que la consistencia sea la correcta y quieres evitar que la medalla se desmorone mientras se fríe o que quede demasiado dura por exceso de pan rallado, haz una medalla de prueba y fríela. Comprueba la textura y, si hace falta haz los ajustes necesarios, antes de seguir 😉 )

Escurre sobre papel de cocina, para absorber el exceso de aceite y sirve.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes acompañar con varias salsas, delicadas y picantes, para mojar estas deliciosas medallas: atrévete también a mezclar mayonesa, ajo picado y pepino fresco rallado para lograr el acompañamiento de la foto 😉

Prueba a realizar estas medallas con espinacas en lugar de calabacines… ¡el resultado es muy goloso!

Anuncios

Smoothie de arándanos, plátano y coco

Presentación

Con este calor tan solo apetece algo fresco y, si delicioso y saludable mejor.

Empieza el día con un refrescante y nutriente smoothie, listo en tiempo récord, y con todo el intenso sabor de los arándanos y del aromático coco.

Este desayuno (o incluso merienda) te dejará con una sonrisa en la cara y ningún remordimiento, pues es una receta vegana muy ligera.

Sírvelo también como cóctel o aperitivo sin alcohol en tus cenas… pues, ya sabes, en 3 minutos está listo y tiene una pinta maravillosa 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 3 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Plátano: 1
  • Arándanos congelados: 1 taza
  • Leche de coco: 1 taza
  • Yogur griego (0% grasa): 1/2 taza
  • Coco deshidratado: para decorar (opcional)

Realización

smoothie de arándanos coco y platano.jpgEn una batidora vierte todos los ingredientes y bate hasta lograr una textura cremosa y lisa.

Si tienes problemas a la hora de batir, puedes agregar  más leche de coco.

Si quieres endulzar este batido, añade un poco de miel, azúcar o el edulcorante que prefieras.

Sirve inmediatamente.

Decora con unos arándanos congelados (o frescos) y unas láminas de coco deshidratado por encima… y si te apetece, unas pajitas 😉

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Prueba a realizar este mismo smoothie con leche de almendras (haz clic para descubrir la mejor leche vegetal para tus necesidades) y decorarlo con láminas de almendras, para variar.

Si quieres una textura más cremosa y menos líquida, congela también el plátano cortado en rodajas 😉

Arroz a la cubana

Presentación

El arroz a la cubana es un plato de la cocina cubana que tiene origen español, precisamente en los tiempos de la Cuba Colonial.

Este delicioso y nutriente primer plato vegetariano está compuesto de arroz blanco hervido con salsa de tomate, así como de un huevo frito y dos cortes de plátano frito que confieren al plato un inesperadamente exitoso contraste de dulce/salado. El arroz blanco, una vez hervido, se suele moldear con un molde circular o con una taza, para que se presente compacto.

Este goloso plato se suele servir caliente o, por lo menos tibio, y es una receta que cualquiera, incluso alguien sin ninguna experiencia en la cocina, puede clavar.

Existen variantes del plato en las que se suele servir con huevos revueltos en lugar de huevo frito, aunque esta preparación con la yema cremosa es tan agradable que mezclada con el arroz queda divina.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Arroz: 320 g
  • Tomate frito: 500 g
  • Huevos: 4 medianos
  • Plátanos: 4
  • Aceite de oliva: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Albahaca: para decorar

Realización

En una olla pon a hervir el agua salada para el arroz, que echarás cuando esté hirviendo.

aroz cubana (1).jpgPoco antes de servir fríe los huevos en una sartén con un poco de aceite y sazonando con sal.

En la misma sartén puedes también freír los plátanos pelados y cortados por la mitad en el sentido de la largueza: queremos que se caramelicen con su propio azúcar, por lo que vamos a emplear un fuego (o temperatura) alto.

Escurre el arroz y emplátalo ayudándote con un molde circular de acero. Trata de presionar bien con una cuchara para que el arroz quede bien compacto y no se desmorone al quitar el molde.

Calienta el tomate frito y vierte por encima del arroz.

Coloca también para cada plato un huevo y dos mitades del plátano. Decora con una hoja de albahaca.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si no tienes tanta prisa, prepara tu mism@ el tomate frito: haz sofreír un poco de cebolla, añade especias como orégano, albahaca, una cucharada de mantequilla o aceite de oliva virgen extra y tu tomate será delicioso 😉

Si eres un fan del bacon, puedes incorporar a la salsa de tomate un poco de crujiente bacon a este plato en origen vegetariano.

Corn dog y ensalada con feta y tomates secos

Presentación

¿Te apetece un poco de street food americano en su versión casera?

Atrévete a cocinar estos corn dogs: se preparan de forma verdaderamente muy sencilla y el resultado es un plato original para servir las salchichas de una forma distinta y cautivadora… cubiertas con una deliciosa y dorada capa de masa frita.

Prepara este entremés para ti, los peques o para una quedada con tus amigos 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: 8 raciones

Ingredientes

MASA PARA CORN DOG

  • Harina de trigo: 240 g
  • Harina de maíz: 120 g
  • Azúcar: 1 cucharadita
  • Sal: 1 cucharadita
  • Levadura química en polvo: 3 cucharaditas
  • Huevo: 1 mediano (*)
  • Leche: 120 ml (*)
  • Agua caliente: lo suficiente (*)

OTROS INGREDIENTES PARA CORN DOG

  • Salchichas (frankfurt): 1 confección
  • Aceite de girasol (para freír): 1 l

ENSALADA

  • Ensalada Iceberg: ½ unidad
  • Zanahoria: 1
  • Pepino: 1
  • Ajo: 1 diente
  • Tomates secos: 3 unidades
  • Aceite de tomates secos: 1 cucharada
  • Albahaca fresca: 1 manojo
  • Queso feta: 100 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Empezamos preparando la masa para los corn dog: mezcla en un bol los ingredientes secos (los primeros 5 en la lista de los ingredientes) y añadimos los ingredientes mojados (los marcados con el *). Mezcla hasta que la masa quede lisa, añadiendo un poco de agua caliente hasta lograr la consistencia de una nata espesa.

En una olla pon a calentar el aceite de girasol: sabrás que ha llegado a temperatura si echando sobre el mismo una pizca de harina notas que empieza a sofreír alegremente, pero sin volverse marrón demasiado rápido (en este caso sería demasiado caliente y es aconsejable cambiar el aceite).

Mezcla la masa y, si quieres que te resulte más fácil el siguiente paso, viérte sufieciente masa para rellenar casi un vaso muy alto (deja un centímetro del borde).

Ahora coge una brocheta de madera y clávala en una salchicha en el sentido de la largueza (como si fuese un polo), por lo menos hasta la mitad.

Agarrando el palillo, sumerge la salchicha en el vaso con la masa para crear una capa que cubra toda la carne. Extrae y sumerge en el aceite caliente. Deja que se cocine hasta que esté uniformemente dorado.

Ahora prepara la ensalada: en un bol, desmenuza la ensalada en trozos más pequeños. Elimina la piel de las zanahorias y de los pepinos y crea láminas de estas verduras utilizando el pela-patatas, que hay que incorporar a la ensalada. Añade también el diente de ajo laminado, los tomates secos picados y las hojas de albahaca desmenuzadas con las manos. Sazona con sal, pimienta y el aceite de los tomates secos. Por último, incorpora el queso feta picado en cubos. corn dog.jpg

Sirve los corn dog, recién fritos, con la ensalada de tomates secos y feta al lado.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Personaliza el sabor de los corn dogs con las salsas más emblemáticas del street food neoyorquino: ketchup y mostaza 😉

Atrévete también a experimentar otras combinaciones como el alioli, la salsa de yogur y hierbas, la salsa BBQ o la salsa brava 😉

 

Orecchiette con pulpo, tomates cherry y aceitunas

Presentación

Si te apetece una delicia que deleite tu paladar con su gusto y texturas y capture tu mirada con sus colores y formas no puedes perderte este primer plato.

Prepara las orecchiette combinadas con sabroso pulpo, intensas aceitunas, el toque ligeramente acidulado de los tomates cherry y una nota dulce y cítrica de la cáscara de limón caramelizada.

Ya… lo sé… suena increíblemente tentador… y tus comensales y tu quedaréis muy satisfechos con el resultado 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1 h
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pulpo: 500 g
  • Tomates cherry: 300 g
  • Cáscara de 1 limón
  • Azúcar: 1 cucharadita
  • Aceitunas: 60 g
  • Orecchiette: 400 g
  • Ajo: 2 dientes
  • Guindilla: 2 frescas
  • Aceite de oliva: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Cocina el pulpo en agua con sal y un poco de vinagre hirviendo, durante unos 45 minutos, hasta que esté tierno. Déjalo enfriar el el agua de cocción.

Lava el limón y corta la cáscara en tiras sutiles (tratando de guardar unicamente la parte amarilla y no la blanca), y ponlas en un poco de agua hirviendo dos veces, cambiando el agua entre una inmersión y otra. Escurre y deja caramelizar en una sartén pequeña añadiendo una cucharadita de azúcar.

Corta el pulpo en trocitos.

Lava los tomates y córtalos por la mitad.

orecchiette con pulpo olivas y tomates cherry.jpg

En una sartén grande, calienta el aceite con los dientes de ajo triturados y las guindillas picadas (Nota: si quieres que sea menos picante, no pongas las semillas).

Añade a la sartén el pulpo, los tomates y las aceitunas. Sazona con sal.

Cocina la pasta en abundante agua salada hirviendo, mezclando frecuentemente. Escurre cuando estén en su punto y junta con el condimento, añadiendo también la cáscara de limón, un poquito de aceite de oliva crudo y un poco de pimiento recién molido.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Sirve este plato tanto caliente como frío, disfrutándolo en cualquier temporada 😉

Usa las aceitunas sin hueso para dejarte llevar por este plato sin preocupaciones.

Bruschette con pimientos y queso crema

Presentación

Las bruschette con pimientos y queso crema son un entremés fácil y rápido, pero lleno de sabor, perfecto cuando tienes que inventarte algo de repente pero con el potencial para transformarse de un snack frugal en un sabroso plato único o en una comida para llevar.

Sirve esta delicia rústica tanto a adultos como niños, disfrutando no solo de su sabor sino que también de su bajo coste y versatilidad: puedes personalizar la receta siguiendo las numerosas ideas al final de la receta (en el apartado sugerencias) o seguir tu fantasía 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pan: 8 rebanadas
  • Pimientos rojos: 2
  • Queso crema: 200 g
  • Ajo: 4 dientes
  • Aceite de oliva virgen extra: 3 cucharadas
  • Vinagre balsámico: 2 cucharaditas
  • Romero fresco: al gusto
  • Sal: al gusto

Realización

bruschette con pimientos y queso cremaLava el pimiento y elimina la extremidad. Corta a la mitad, elimina el interior (semillas, etc.) y corta en tiritas.

Calienta una sartén grill (o una sartén anti-adherente) y asa los pimientos.

En un bol mezcla el aceite de oliva, el vinagre balsámico, el ajo limpiado y triturado, el romero y una pizca de sal.

Retira los pimientos del fogón, ponlos en el bol y mezcla para repartir bien el condimento.

Coloca las rebanadas sobre la sartén grill y tuesta por ambos lados.

Unta cada rebanada con queso crema y coloca los pimientos por encima.

Decora con un poco de romero.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes escoger, en lugar del queso crema natural, uno aromatizado al las hierbas, al ajo o incluso a los pimientos.

Si, por otra parte quieres conservar el sabor natural, pero quieres probar otro tipo de queso fresco, si tienes la oportunidad de lograr la robiola italiana o el stracchino italiano quedarás asombrad@.

Si en lugar del romero prefieres albahaca, sustituye sin problema… o incorpora piñones o anacardos para decorar.

Aunque el sabor del pimiento recién asado es innegablemente exquisito, si tienes muchísima prisa y necesitas recortar el tiempo de preparación, puedes “hacer trampa” y utilizar pimientos del piquillo 😉

Energéticos polos de café y cacao

Presentación

El verano tiene muchas ventajas… y el calor como excusa para comer helados y polos es seguramente una de ellas 😉

¿Porqué comprar los polos en el supermercado si puedes prepararlos tú sol@, más saludables y 100% personalizables según tus gustos y exigencias?

Estos polos son perfectos para quienes quieren refrescarse y disfrutar de una deliciosa y energética dosis de café. El aromático café además está potenciado por el redondo sabor del cacao… pero puedes sustituir por canela molida si te gusta más el toque especiado (las sugerencias al final de la receta).

Si queréis rebajar la intensidad y el robusto sabor del café podéis emplear leche o nata… básicamente podéis preparar la fórmula que más os agrade 😀 ¡y la pausa café ya no será la misma!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 5 min (+4 h en el congelador)
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 8 polos

Ingredientes

  • Café largo: 300 ml
  • Agua/Leche/Nata: 100 ml aprox.
  • Cacao amargo en polvo: 4 cucharadas escasas
  • Azúcar o edulcorante: al gusto

Realización

Disuelve el cacao amargo en el café aún caliente y endulza a tu gusto (recuerda que el dulzor del polo no queda tan intenso como parece cuando está líquido 😉 ). polos café y cacao.jpg

Si quieres emplear nata o leche, de vaca o vegetal (aquí una guía para elegir la mejor leche vegetal) puedes añadirla ahora, o simplemente añadir los mismos 100 ml de agua o café, para una versión más light, vegana y clásica de los polos. Deja enfriar.

Vierte la mezcla en los moldes para polos y cierra con la cobertura con el palillo incorporado.

(Truco: si no tienes los moldes, puedes emplear unos vasos de plástico desechables, cubrirles con película de aluminio o transparente, perforar el centro con un cuchillo y clavar ahí los habituales palitos de madera o, si tampoco los tienes, una cuchara de metal con la parte redonda dentro al líquido, para que queden sujetos en posición recta 😉 )

Pon los polos en el congelador durante al menos 4 horas o hasta que estén sólidos.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si, en lugar de emplear cacao, quieres probar la versión especiada con canela (puedes añadir una pizca de las especias nórdicas o para tarta de calabaza también), te aconsejo utilizar azúcar vainillado para sacarle todo el provecho 😉

Juega con las leches vegetales para dar un toque especial a tus polos: prueba la leche de avellana y te sorprenderás 😉

Ensalada de pasta con pesto de espinacas, piñones y Montasio

Presentación

¿Te apetece un reconfortante plato de pasta pero este calor no lo hace tan alentador?

Resuelve la situación con una ensalada fría de pasta con un original condimento: pesto de espinacas con crujientes piñones y sabroso queso Montasio.

Es el plato perfecto para preparar con antelación y servir frío a tus comensales… o también para comer en caliente si te apetece, pues puedes juntar el pesto nada más escurrir la pasta 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 15 min (+ eventual tiempo para enfriar la pasta)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Espinacas: 150 g
  • Aceite de oliva virgen extra: 50 ml + un poco para la pasta
  • Piñones: 40 g
  • Parmigiano Reggiano: 2 cucharadas
  • Ajo: ½ diente
  • Hélices (u otra pasta corta): 250 g
  • Queso Montasio: 150 g
  • Sal: al gusto

Realización

Vierte un poquito de aceite en una sartén y deja sofreír el ajo.

Limpia las hojas de espinacas y hazlas cocinar durante unos minutos. ensalada de pasta con pesto de espinacas.jpg

Bate las espinacas con una cucharada de piñones, el resto de aceite, el Parmigiano Reggiano rallado y el diente de ajo en tu batidora. Añade unas cucharadas de agua para lograr una crema no demasiado densa. Sazona con sal.

Pica el queso Montasio en cubitos de las mismas dimensiones y aparta.

En una olla, vierte agua y añade sal. Cuando llegue a ebullición echa la pasta y deja cocinar hasta que esté en su punto, removiendo con frecuencia.

Escurre la pasta y deja enfriar, poniendo un chorrito y mezclando para que no se pegue.

Antes de servir, añade el pesto de espinacas y mezcla.

Emplata y decora con piñones y cubitos de Montasio.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el queso Parmigiano rallado por Pecorino si quieres un sabor muy marcado, o si tienes problemas en encontrar el Montasio procedente de Italia puedes emplear ingredientes más fáciles de encontrar, como el Parmigiano, el Pecorino u otro queso curado español 😉

Puedes emplear hélices o cualquier tipo de pasta corta: macarrones, mezze maniche, pajaritas, tiburones, mini plumas, tulipanes, etc.

Salmón al yogur con eneldo y un toque de limón

Presentación

Sirve en tu mesa todo el sabor del mar con el salmón al yogur, una gustosa receta de pescado diferente del habitual, que puedes proponer en todas las ocasiones: tanto en el menu semanal para toda la familia, como en las cenas más refinadas.

El salmón al yogur es un plato rápido que se prepara sin mucho esfuerzo, perfecto para cuando el tiempo es poco, unos amigos aparecen de forma inesperada y se quedan a cenar o los niños no dejan mucho tiempo para estar entre fogones.

Este plato es una exitosa mezcla de aromas y sabores que conquistarán el paladar de grandes y pequeños.

Y para terminar de convencerte… aunque apostaría a que ya no hace falta 😜… no olvidemos lo saludable que resulta este plato, al ser el salmón fácil de digerir, rico de vitaminas y minerales y omega-3 y omega-6 y otros principios nutritivos, que no se encuentran fácilmente en otros alimentos.

¡Venga! ¡Corre a ponerte a cocinar y degusta este plato con una buena copa de vino blanco!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Trozos de salmón: 4 (aprox. 200 g cada uno)
  • Aceite de oliva virgen extra: 1 cucharada
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

PARA LA SALSA:

  • Yogur griego natural magro: 200 g
  • Cebolleta: 1
  • Limón: 1 pequeño
  • Eneldo: 1 ramita
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Empieza preparando la salsa.

Limpia el eneldo, sécalo y pícalo finamente. Limpia la cebolleta y pica finamente. salmón con yogur

Vierte todo en un pequeño bol, añade el yogur, el zumo de limón, una pizca de sal y pimienta y mezcla bien. Cubre con película transparente y deja en la nevera durante 15 minutos, para que la salsa adquiera todos los aromas.

Limpia los trozos de salmón bajo el agua, seca con un poco de papel absorbente y coloca sobre una bandeja para horno.

Unta la superficie con un poco de aceite (puedes ayudarte con un pincel de cocina) y sazona con sal y pimienta.

Cocina el pescado en horno ya caliente a 180°C durante 20 minutos aproximadamente.

Extrae del horno, emplata y decora con la salsa de yogur.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Decora con un trocito de eneldo fresco.

 

Arroz venere con mechones de calamares y camarones

Presentación

El arroz venere con mechones de calamares y camarones es un primer plato muy particular y gustoso que encierra todo el sabor del mar y la sofisticación de una preparación elegante.

El arroz venere es un riso naturalmente negro, con un toque dulce y un aroma peculiar que durante la cocción se potencia: es un ingrediente ideal para quienes quieran preparar un plato vistos con arroz negro perfumado, pero sin tener que emplear colorantes naturales como la tinta de calamar.

El arroz venere combina muy bien tanto con condimentos de marisco y pescado como con verduras… además su particular fibra lo hace siempre crujiente y no se pasa nunca 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 50 min
  • Coste: mediano
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Arroz negro Venere: 300 g
  • Mechones de calamares: 150 g
  • Camarones: 150 g
  • Aceite de oliva virgen extra: 50 g
  • Vino blanco: 20 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Perejil: al gusto

PARA EL CALDO:

  • Camarones (los restos)
  • Aceite de oliva virgen extra: 60 g
  • Ajo: 1 diente
  • Agua: 1 litro
  • Perejil (los tallos)
  • Pimienta: al gusto
  • Cebolla: 80 g
  • Sal: al gusto

Realización

Empieza preparando el caldo.

Elimina la cáscara de los camarones y luego, con un cuchillo, efectúa una incisión en el dorso para poder extraer delicadamente el intestino. Coloca la pulpa limpia en la nevera y guarda las cáscaras. Vierte en una olla el aceite, añade el diente de ajo limpio, la cebolla picada gruesamente y las cáscaras de los camarones (que aportarán sabor).

Deja sofreír durante unos 5 minutos, mezclando de vez en cuando, y esfuma el vino blanco. Cubre con agua, añade los tallos del perejil y los granos de pimienta y deja cocinar durante unos 15 minutos.

Una vez que se haya reducido, filtra el caldo por un colador de malla fina. De esta forma, has logrado un caldo muy aromático.

Guarda un cucharón del caldo y vierte el resto en una olla, añade un poco de sal y deja que llegue a ebullición. Entonces vierte el arroz en el caldo hirviendo y deja que se cocine durante el tiempo indicado en la confección, mezclando de vez en cuando.

En la espera, prepara el condimento. arroz negro con calamares y camarones

Vierte el aceite en una sartén, añade un diente de ajo limpio y deja que se sofría. Entonces, extrae el ajo, que ya ha cumplido su función, añade los mechones de calamares, deja que se doren y esfuma con vino blanco.

Añade el cucharón de caldo y deja cocinar durante unos minutos. Cuando el arroz esté casi en su punto, escúrrelo y viértelo directamente en el interior de la sartén con los calamares. Entonces añade también los camarones, sazona con sal y pimienta y deja que la cocción del arroz finalice, mezclando de vez en cuando.

Emplata, espolvoreando por encima un poco de hojas de perejil picadas.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Sirve aún caliente.

Puedes conservar en la nevera durante un día.

Si quieres transformar este plato con un toque particular, añade unos pimientos y calabacines salteados en una sartén.

Si te apetece probar una variante, utiliza arroz basmati o arroz salvaje 😉