Crostini con anchoas sobre paté de coliflor y ajo salteado

Presentación

Unos crostini crujiente por fuera y aún suave por dentro… untado con una generosa cantidad de paté de coliflor aromatizado con el delicado sabor del ajo salteado en aceite de oliva.

Cada rebanada está valorizada por la intensa nota de los filetes de anchoa y la frescura de unas hojas de perejil.

¿A qué esperas para poner esta increíble delicia en tu mesa?


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

Para el paté de coliflor

  • Coliflor: 1
  • Ajo: 2 dientes
  • Aceite de oliva virgen extra: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Para los crostini

  • Pan: lo suficiente
  • Filetes de anchoas en aceite: 1 para cada crostini
  • Aceite de oliva virgen extra: lo suficiente
  • Perejil: para decorar

Realización

Limpia la coliflor y el ajo.

Divide la coliflor en flores y pica el tallo en trocitos. Divide cada ajo a mitad por el sentido largo.

crostini con anchoas sobre paté de coliflor y ajo

En una sartén vierte un poco de aceite de oliva, y deja sofreir el ajo. Añade la coliflor y sazona con sal y pimienta. Deja que se cocine, cerrando con tapa, si necesario, hasta que esté blando.

En tu batidora vierte el contenido de la sartén (ajo incluido), 3-4 cucharadas de agua y 3 cucharadas de aceite. Ajusta sal y pimienta si necesario. Tritura todo hasta lograr una crema lisa.

Esparce con un pincel de silicona un poco de aceite sobre cada rebanada de pan. Ponlo en tu tostadora o en el horno con función grill hasta que esté crujiente por fuera, pero aún ligeramente blando en el interior.

Unta el pan con el paté de coliflor y ajo y coloca sobre cada crostino una anchoa.

Pica ligeramente el perejil y decora con él cada rebanada.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el perejil por orégano fresco.

Si quieres sazonar el paté con algún ingrediente especial, añade un poco de curry a la coliflor 😉

Anuncios

¡Premiados con un Liebster Award!

¡Qué alegría y emoción trae escribir este post! 😃

🎉🎉🎉 ¡¡¡Nuestro primer premio!!! 🎉🎉🎉

Aventuras en Cocina Blog ha sido nominado al Liebster Award por el blog Escribiendo de Todo Un Poco. Muchísimas gracias ☺️

Os invito todos a pasear por su blog y descubrir las vicisitudes y pasiones de Chamavaldivieso, una encantadora venezolana en Italia, un país que sabéis sernos muy cercano (y recurrente en nuestras recetas).  También os invito a seguirla a través de las redes sociales en Twitter (@ChamaValdivieso) y Facebook.

Ahora os preguntaréis qué es este reconocimiento.Ik-ben-genomineer-voor-een-Liebster-award-2018

Los Liebster son un premio simbólico que otorgan otros bloggers a quienes han empezado su aventura bloguera recientemente para reconocer el esfuerzo necesario para sacarlo adelante y expandir la audience.

Es una especie de “cadena premio” en la que tu blog puede volver a ser nominado hasta 11 veces, si quienes son nominados reconocen tu dedicación y calidad.

Son un premio muy especial por su significado… tanto para quienes están nominando, como para quienes tienen el honor y la alegría de ser nominados y nominar a su vez otros 5, 11 o 20 blogs ☺️

☆┊★┊☆┊★┊☆┊★┊☆┊★┊☆┊★┊☆┊★┊☆┊★┊☆┊★┊☆

Para poder blandir este galardón, debemos seguir estas reglas y contestar a las siguientes 11 preguntas, lo que procedemos a hacer 😉

    1)  ¿Porqué decidiste hacer un Blog?

Cocinar es apasionante, pues te permite replicar sabores tradicionales y traer a la memoria recuerdos de infancia, reproducir recetas aprendidas en un viaje y teletransportarte a ese sitio o dejarte probar un trocito de un mundo desconocido con una receta nueva y exótica.

Comer es una necesidad, pero cocinar con pasión es algo disinto, que puede aportar mucha alegría, buenos momentos y gran satisfacción.

Decidí abrir un blog para transmitir todo esto y contagiar al mundo con este entusiasmo mediante nuestras deliciosas recetas 🙂

    2) ¿A quién admiras entre la Blogosfera (Mundo del Blog)?

Me encantan los blogs de recetas (¿a que es una sorpresa, eh? jaja), pues ver esas fotos con una pinta maravillosa alegran el corazón y llevan ganas de ponerse ya a los fogones.

Los blogs de viajes y sobre culturas diferentes también me cautivan particularmente.

También me atraen mucho los blogs de psicología, comunicación y márketing que explican la complejidad de la mente humana y como sacarle partido.

    3) ¿En qué país te gustaria vivir?

Me encanta vivir en España, aunque no sea mi país de origen y haya conocido varios: estoy tan contenta con él que no lo cambiaría… ¡aunque vacaciones a varios sitios distintos siempre! jaja 😉

    4) ¿Porqué crees que has sido Nominado a un Liebster?

Creo que mi blog ha sido nominado a un Liebster porque con las recetas de Aventuras en Cocina Blog cualquiera puede resolver rápida y sencillamente una comida, impresionar a sus comensales o sacar una sonrisa a un niño con un plato.

Quiero también pensar que mi esfuerzo, dedicación y pasión hayan sido apreciados y que el sacar casi 100 fotos para cada plato, hasta encontrar la perfecta, también haya servido 😂.

    5) Tu mayor éxito

Saber gestionar la vida cotidiana, pasar con éxito sus retos y pese a todo encontrar tiempo y ganas para escribir el blog, recibiendo feedback y mensajes de apreciación y gratitud por personas a las que han gustado las recetas del blog y que provienen de todo el mundo.

    6) Tu mayor fracaso

En un blog estoy convencida de que no haya fracasos, salvo dejar de escribir, ¡y eso nunca!

    7) Blog favorito

Otra pregunta difícil… son muchísimos los blog de todo el mundo que sigo y cuyas publicaciones me fascinan… para nombrar alguno Escribiendo de Todo Un Poco¡Birulicioso!, Enganchados a la Cocina, El postre de AnaTarta de Manzana, Sabores de Bolivia, Mi vida en un dulce, Entre 3 fogones, etc…

    8) ¿De que te gusta escribir mas en tu Blog?

Postres y entremeses… y se nota por la cantidad jaja

    9) ¿Viajar, Cocinar o Cantar, escoge una y por que?

Qué pregunta difícil… debiendo elegir diría cocinar, pues no excluye necesariamente las demás: cocinando puedo al mismo tiempo, cantar o tararear alegremente y recordar a través de los sabores viajes del pasado o dejarme inspirar por una receta “inexplorada” para nuevas aventuras en sitios desconocidos.

   10)  Un Consejo, Truco ó Tip que trates sobre alguna temática en tu Blog ó sea de tu interés.

Déjate llevar por la fantasía en cocina, sin miedo a experimentar algo nuevo y sorprenderás a ti mism@ y a los demás 🙂

   11) ¿Qué mas publicarás en el blog?

Seguirán apareciendo regularmente nuevas recetas para todos los paladares y gustos, recétas temáticas y típicas de la estación, consejos y trucos para todo cocinilla, quizás una sección sobre las propiedades de ingredientes y especias que tengo pensada desde hace un tiempo y otras sorpresas.

☆┊★┊☆┊★┊☆┊★┊☆┊★┊☆┊★┊☆┊★┊☆┊★┊☆┊★┊☆

Y ahora… *redoble de tambores*… porque, Señoras y Señores, ¡tengo el honor de nominar a 11 nuevos Blogs con menos de 200 seguidores wordpress que merecen este reconocimiento por su esfuerzo y calidad!

Sin más preámbulos, y sin un órden particular, quiero felicitar y proponer las mismas 11 preguntas a:

¡Enhorabuena a los nuevos nominados y a por el segundo Liebster Award! 😉

Pesto de ajo de oso

Presentación

Entre los meses de marzo y mayo se puede recoger ajo de oso en flor y su fragancia es muy peculiar.

Esta variedad de ajo selvático tiene muchísimas propiedades: depura, baja el nivel de colesterol y la tensión arterial, es antibiótico y antimicotico, etc. Además está lleno de vitaminas y minerales y por eso lo comen los osos, que se despiertan de su letargo y buscan esta delicia para coger fuerzas tras el largo ayuno invernal 😉

Esta versión del pesto lleva este precioso vegetal y sabrosas nueces que podrás emplear para condimentar un buen plato de pasta, para deleitar tu paladar poniéndolo sobre una rebanada de pan crujiente.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 10 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Ajo de oso: 70 g
  • Nueces enteras: 10
  • Aceite de oliva virgen extra: 100 ml
  • Limón: 1
  • Parmigiano Reggiano: 50 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

pesto de ajo de osoLava varias veces y con atención el ajo, secandolo al final. Elimina la cáscara de las nueces y ralla la cáscara de medio limón, teniendo cuidado para no rallar la parte blanca.

Pon en tu batidora los siguientes ingredientes: ajo, nueces, cáscara rallada y 2 cucharadas de zumo de limón, el queso rallado y el aceite. Sazona con sal y pimienta.

Tritura todo hasta lograr una crema homogénea.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes probar una versión distinta del pesto sustituyendo las nueces por almendras.

Si quieres un sabor muy intenso, cambia el Parmigiano Reggiano por queso Pecorino.

Si quieres una versión con sabor más suave y más digerible, puedes calentar unos minutos el pesto al baño maría, pero aconsejo comerlo crudo.

Si quieres acompañar esta salsa a un plato de degustación de quesos, elimina de la receta al Parmigiano Reggiano 😉

Rigatoni a la ceniza

Presentación

¿Ha llegado la hora de almorzar y aún no sabes que preparar? ¡No hay problema! Llegan a tu mesa los rigatoni a la ceniza.

Es un primer plato que se prepara en muy poquito, como mucho unos 15 minutos, y que añade a un clásico como la pasta con Gorgonzola, olivas negras molidas.

Este paté de olivas proporciona un sabor especial y además queda muy bien para la vista: las olivas trituradas parecen cenizas de verdad, y de aquí el nombre.

Deja probar esta delicia a tus comensales y evita improvisar: ya tienes la solución para la comida 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Rigatoni: 350 g (o macarrones, pajaritas, etc.)
  • Queso Gorgonzola dulce: 180 g
  • Olivas negras: 40 (sin hueso)
  • Nata líquida: 120 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Pon en el bol de tu batidora las olivas y tritúralas ligeramente. Si lo prefieres, emplea un cuchillo y pica finamente.

rigatoni a la ceniza

En una olla pon a hervir agua salada.

Mientras esperas que llegue a ebullición, elimina la piel y trocea en cubitos. Ponlo en una sartén con la nata líquida. Deja que el queso se derrita, mezclando de vez en cuanto.

Cocina la pasta y escúrrela 2-3 minutos antes del tiempo, poniéndola directamente en la sartén. Añade un cucharón de agua de cocción y termina de cocinar la pasta, mezclando frecuentemente.

Al final de la cocción, incorpora las olivas trituradas y mezcla bien.

Emplata y espolvorea un poco de pimienta recién molida.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Se aconseja consumir en seguida, pero puede conservarse en la nevera durante dos días.

Si quieres enriquecer la receta con hierbas aromáticas, puedes probar con el tomillo o orégano.

Si, por otra parte, quieres dar un toque especial, añade azafrán a la crema de queso.

Si eres muy golos@, puedes espolvorear Parmigiano Reggiano por encima y gratinar al horno esta delicia 😉

Quiche de alcachofas, anchoas y quesos

Presentación

La quiche, término francés para el pastel salado, es una sencilla y sabrosa receta que puedes preparar como entremés, plato para un buffet o incluso como segundo plato vegetariano, para servirlo con una ensalada ligera.

El relleno de este pastel está preparado con alcachofas, enriquecidas por anchoas y cubitos de Provola, para que cada bocadito sea una gustosa delicia.

Una de las ventajas de esta quiche es que puede prepararse con antelación y puede ser calentada unos minutos en el horno o en el microondas antes de servirla 😉


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 1 h
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas (Molde de 27 cm de diámetro)

Ingredientes

PARA LA MASA BRISEÈ:

  • Harina de trigo: 200 g
  • Agua helada: 70 ml
  • Mantequilla: 100 g + para untar el molde
  • Sal: 1 cucharadita

PARA EL RELLENO:

  • Alcachofas: 400 g (unas 10)
  • Anchoas: 4
  • Queso Provola ahumado: 100 g
  • Parmigiano Reggiano: 70 g
  • Cebollas: 2 medianas
  • Huevos: 3 medianos
  • Leche: 200 ml
  • Vino blanco: 200 ml
  • Ajo: 2 dientes
  • Perejil: 1 ramo
  • Aceite de oliva virgen extra: 4 cucharadas
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Empieza por la masa brisèe: en el bol de tu batidora junta la harina, la mantequilla fría troceada y la sal y mezcla todo hasta lograr una masa arenosa (puedes hacerlo a mano también). Ahora coloca la masa sobre la encimera, añade el agua muy fría y mezcla todo con rapidez hasta lograr una masa homogénea.

Processed with MOLDIV

Cuando esté lista, forma una bola y envuélvela en película transparente  y deja reposar en la nevera durante 40 minutos mínimo.

En la espera, prepara el relleno.

Coge las alcachofas y límpialas como aparece en la foto.Limpia las cebollas y el ajo. Pica finamente el ajo y deja sofreír en una sartén con 2 cucharadas de aceite de oliva. Añade las alcachofas troceadas y deja que se cocinen unos minutos. Sazona con sal y pimienta. Después de unos minutos, añade medio vaso de agua caliente que dejarás evaporar.

En una sartén distinta pon 2 cucharadas de aceite y las anchoas a las que habrás eliminado la espina central. Deja que se disuelvan y luego añade las cebollas troceadas. Deja que se cocinen sin llegar a dorarse y luego añádelas a las alcachofas en la otra sartén. Mezcla y baña los ingredientes con un vaso de vino blanco, que dejarás esfumar. Si necesario, ajusta la cantidad de sal, apaga el fuego y añade el perejil picado, mezclando para repartirlo uniformemente.

Coge la masa brisèe y extiéndela con un rodillo de cocina hasta un espesor de unos 3 mm. Unta el molde (de 27 cm de diámetro), posiblemente desmontable para quiche, con mantequilla. Cubre el molde con la masa: para ayudarte puedes enrollar la masa en un rodillo de cocina y desenrollar la masa poco a poco en la posición correcta.

Haz adherir la masa al molde y elimina el exceso con un cuchillo. Con un tenedor o un palillo de madera pincha la masa en el fondo.

pastel salado con alcachofas 2.jpg

Recorta un círculo de papel vegetal y ponlo por encima de la masa y cubre con legumbres secas o arroz para que la masa se cocine uniformemente. Hornea a 190°C durante unos 15 min. Pasado ese tiempo, extrae el molde del horno y quita las legumbres y el disco y vuelve a hornear unos 7 minutos para que coja color y quede dorado.

En la espera, en un bol, bate los huevos con la leche, el queso Parmigiano Reggiano rallado y sazona con un poco de sal. Trocea la Provola en pequeños cubitos y, una vez extraída la base del horno, distribuye el queso por encima. Añade la mezcla con alcachofas y vierte por encima el compuesto con leche y huevos.

Con la masa que haya sobrado, crea dos serpientes de masa de la misma circunferencia del molde (85 cm), forma una trenza y aplícala al borde.

Hornea durante unos 15-20 min más a 190°C, hasta que la superficie del pastel esté dorada.

Deja reposar el pastel salado tras extraerlo del horno durante unos 10 minutos al menos antes de servirla.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes conservar la quiche durante un par de días, bajo una campana de cristal o en una bolsita de plástico.

Zanahorias de masa de hojaldre rellenas

Presentación

Las zanahorias de masa de hojaldre son unos originales entremeses: unas falsas mini zanahorias de crujiente masa de hojaldre rellenas de una sabrosa crema al atún.

Preparar las zanahorias de masa de hojaldre es simple y divertido 😉 : hará falta un poco de masa de hojaldre, unas gotas de colorante alimentar y unos conos de aluminio. Rellena las zanahorias con el relleno que de atún o con muchos otros que te sugiero al final de la receta, y termina realizando las hojas de la zanahoria con perejil.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 40 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Masa de hojaldre: 1 confección
  • Huevo: 1 mediano
  • Colorante alimentar naranja (o amarillo+rojo): lo suficiente
  • Perejil: un ramo
  • Mantequilla: 10 g

PARA EL RELLENO:

  • Queso crema: 100 g
  • Atún en aceite de oliva: 80 g
  • Alcaparras: 3-4 pequeñas
  • Perejil: 1 ramo
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Empieza extendiendo la masa de hojaldre sobre tu encimera. Con un cortador para pizza o un cuchillo, saca tiras de unos 3 cm de anchura.

Unta la superficie de la masa con huevo batido y enrolla las tiras por el lado largo, para lograr una serpiente larga de masa. zanahorias de masa de hojaldre.jpg

Coge los conos de aluminio y esparce un poco de mantequilla por encima. Empezando por el vértice, enrolla las serpientes de masa, tratando de sobreponer cada giro sobre el anterior. Coloca los conos terminados sobre una bandeja cubierta de papel vegetal.

En un cuenco pequeño vierte un cucharón de agua, añade unas gotas de colorante amarillo y un poquito de rojo para lograr un naranja brillante (o simplemente emplea el colorante naranja para paella 😉 ).

Esparce el color sobre los conos con un pincel para cocina.

Hornea a 200°C (en horno estático ya caliente) durante unos 10 minutos.

En la espera, prepara el relleno: en un bol junta el atún escurrido, el queso crema, las alcaparras, el perejil, sal, pimienta y tritura todo con tu batidora de mano, hasta lograr una crema homogénea.

Extrae la bandeja del horno y cuando la masa esté fría, separa cada cono de aluminio del hojaldre con cuidado, para que no se partan o crujan.

Rellena las zanahorias con el relleno (empleando una manga pastelera será mucho más sencillo 😉 ). Termina creando las hojas de la zanahoria con un poco de perejil.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Consume pronto, para aprovechar al máximo la textura crujiente de la masa de hojaldre.

Puedes sustituir el relleno de atún por relleno al jamón, paté de anchoas, tapenade de olivas, queso crema con tomates secos o por ensaladilla rusa.

Si quieres cambiar el perejil, una alternativa ideal para el relleno de atún es el eneldo.

Galletas pascuales en forma de huevo

Presentación

Las galletas pascuales son un divertido postre que puedes servir el día de Pascua para sorprender a tus comensales.

La galleta es de mucha calidad, quizás la mejor que hayas probado, pues recuerda a las galletas de mantequilla danesas.

La forma de huevo pega muy bien con estas fiestas y la “yema” de estas galletas será toda una delicia: se trata de una crema al limón muy golosa 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1 h 20 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

PARA LAS GALLETAS:

  • Mantequilla: 125 g
  • Azúcar: 70 g
  • Huevo: 1 mediano
  • Harina de trigo: 250 g
  • Aroma: 2 ml (limón, almendras o vainilla)
  • Cáscara de 1 limón

PARA LA CREMA:

  • Agua: 120 ml
  • Zumo de limón: 50 ml
  • Azúcar: 45 g
  • Maizena: 20 g
  • Cáscara de 1 limón
  • Colorante amarillo

 


Realización

Empezaremos por las galletas.

Deja la mantequilla fuera de la nevera durante media hora para que se ablande o si prefieres, teniendo cuidado de no llegar a derretirlo, ablándalo en el microondas.

Bate el huevo con el azúcar empleando una batidora de varillas eléctrica o manual, hasta que doble el volumen.

Añade el aroma, la cáscara de limón (lavado con anterioridad) y la mantequilla derretida y mezcla con la batidora.

Tamiza la harina y añádela en dos fases (primero una mitad y mezcla, luego la otra). Mezcla hasta lograr una consistencia homogénea.

Deja reposar la masa en la nevera por media hora, para que se endurezca.

En la espera prepara la crema al limón.

Lava bien el limón para poder rallar su cáscara. Exprime también el zumo y fíltralo por un colador de malla pequeña.

En una olla junta el azúcar, el zumo de limón y el agua. Deja calentar y cuando esté a punto de hervir, añade la maizena y mezcla mucho con una batidora de varillas para evitar que se formen grumos. Añade algunas gotas de colorante para lograr un bonito color amarillo. Cuando la crema se haya espesado, aparta del fuego: enfriándose logrará la consistencia correcta.

Vuelve a la masa para las galletas. galletas de pascua.JPG

Extiende la masa sobre la encimera con la ayuda de un rodillo de cocina, logrando un espesor de medio cm aproximadamente. Con un cortador de galletas en forma de huevo saca las galletas. Coge mitad de las galletas recortadas y practica un ulterior corte con un cortador más pequeño (o un vaso muy pequeño, como para chupitos): será el punto en el cual colocaremos la yema.

Coloca las galletas sobre un molde para horno cubierto con papel vegetal. Hornea en horno pre-calentado a 180°C hasta que estén ligeramente doradas.

Deja enfriar completamente y esparce sobre una galleta entera una cucharadita de crema al limón.

Esparce azúcar glás sobre las galletas con el hueco y colócalo por encima de la galleta entera. Rellena con más crema.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir la crema por natilla a la vainilla si quieres conservar el color de la yema.

Si lo prefieres, podrías untar las galletas con Nutella y rellenar el hueco con natilla al sabor chocolate.

Prueba también otros sabores de natilla: fresa, coco, dulce de leche, etc…

Puedes preparar las mismas galletas con un cortador en forma de flor: obtendrás unas maravillosas margaritas 😉

Nidos de patatas con huevos

Presentación

Los nidos de patatas con huevos cocidos son un plato muy tentador y divertido que puedes proponer a los niños (o a alguien más grandote también 😉 ) el día de Pascua, para animarles a comer con alegría.

Todo lo que te hace falta son unas patatas cortadas a la juliana, canóningos, salsa rosa, huevos, aceite y limón. ¡La diversión está servida!


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 35 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 nidos

Ingredientes

  • Patatas: 400 g
  • Huevos: 2 medianos
  • Canónigos: lo suficiente
  • Mayonesa: 25 g
  • Ketchup: 20 g
  • Aceite de oliva virgen extra: al gusto
  • Zumo de limón: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Aceite de girasol: para freír

Realización

Empieza pelando las patatas. Rállalas con un rallador de malla gruesa o pícalas a la juliana.

Resultado de imagen de colino doppioPon a calentar en una olla pequeña, pero alta, una cantidad abundante de aceite de girasol.

Coge el molde doble para freír (está compuesto por dos coladores, uno más grande, en este caso 11 cm de diametro y uno más pequeño de 9 cm) que conferirá la forma de una cesta a las patatas. Coloca unos 100 g de patatas en el molde más grande y cierra el utensilio presionando el molde más pequeño por encima.

Cuando el aceite sea caliente, submérge el nido en el aceite caliente, dejándolo hasta que esté dorado.

Apoya el nido en un cuenco pequeño para que mantenga la forma.

Repite para obtener 3 nidos más.

nidos de patatas.jpg

Durante el proceso, prepara los huevos cocidos y ponlos en agua fría. Cuando se hayan enfriado, elimina la cáscara.

Córta los huevos en lonchas.

Sazona los canónigos con zumo de limón, sal y aceite de oliva.

Prepara la salsa rosa mezclando mayonesa y ketchup.

Ahora, poco antes de servir, asembla el plato: rellena los nidos con canóningos, añade un poco de salsa rosa en el centro y apoya las lonchas de huevos.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Se aconseja consumir en cuanto se sirva. No es aconsejable congelar.

Puedes sustituir el contenido de los nidos por cubos de pollo asado y verduras.

Si no te gusta la salsa rosa, prueba la deliciosa salsa tártara (aquí la receta): combina de maravilla con los huevos.

Repollitos de Bruselas con panceta, nueces y almendras

Presentación

repollitos.jpgPrepara este deliciosa receta para dar un rumbo completamente diferente a los repollitos de Bruselas.

El toque crujiente de las nueces y almendras aportará una textura que contrasta con la suavidad de los repollitos y la sabrosa panceta rematará el sabor con su intensa aportación.

Esta guarnición hará que todos, incluidos los más escépticos, adoren los repollitos 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Repollitos de Bruselas: 500 g
  • Panceta fresca: 170 g
  • Nueces: 60 g
  • Almendras: 60 g
  • Aceite de oliva virgen extra: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Limpia los repollitos eliminando las hojas exteriores y cortando la base. Parte cada uno por la mitad en sentido vertical (es decir, partiendo con el corte la base por la mitad).

Pon a cocinar los repollitos en una olla con agua salada durante 5 minutos.

repollitos de bruselas

En la espera, pica la panceta y deja que se fría en una sartén caliente hasta que esté crujiente.

Pica también nueces y almendras, aunque no hace falta desmenuzarlas excesivamente.

Escurre los repollitos y añádelos a la sartén. Añade aceite, si es necesario y sazona con sal y pimienta.

Incorpora las nueces y almendras, mezcla y emplata.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes emplear unicamente nueces si lo prefieres.

Si tienes panceta curada y no fresca, puedes emplearla igualmente, aunque ten cuidado con la sal 😉

Escalopes de jugoso pollo con champiñones

Presentación

Un segundo plato de tradición italiana: los escalopes de pollo con champiñones (Scaloppine ai funghi).

Es un plato muy delicado que se prepara con bastante rapidez y gusta a todos.

Anímate a poner en la mesa a esta delicia 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pechugas de pollo: 2 grandes
  • Champiñones: 8-10 grandes
  • Cebolla: 1/2
  • Aceite de oliva: lo suficiente
  • Harina: lo suficiente
  • Cubo para caldo (sabor setas): 1/2 (opcional o sustituible por sabor vegetal/pollo)
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Perejil: para decorar

Realización

Pica finamente la cebolla.

Deja que se cocine en una sartén con aceite de oliva (o si lo prefieres, mantequilla) hasta que esté dorada. Para dar más sabor puedes incorporar medio cubito para caldo al sabor de setas (o uno vegetal/de pollo, si no encuentras el de setas).

Limpia los champiñones con un trapo húmedo (no los laves en agua, pues perderían sus propiedades organolépticas). Corta los champiñones por la mitad y pica en láminas de unos 3-4 mm.

Deja cocinar con la cebolla durante unos minutos. Sazona con sal y pimienta.

En la espera, corta cada pechuga en lochas de 1-1,2 cm de espesor y, con la ayuda de una maza para carne, bate ligeramente cada una para que sea menos espesa.

Sazona con sal y pimienta.

Esparce harina sobre cada trozo, asegurándote de que cubra cada parte, por ambos lados.

En una nueva sartén vierte un poco de aceite de oliva y, cuando esté caliente, coloca el pollo. Deja que se dore y luego da la vuelta. Notarás que poco a poco se va creando una salsa en la sartén.escalopes de pollo con championes

(Nota: Si necesitas sacar a los escalopes de pollo para tener sitio en la sartén, no te preocupes, las volverás a ponerlo dentro antes de incorporar a las setas.)

Cuando hayas cocinado todo el pollo, pon por encima las setas cocinadas y mezcla un poco. Deja cocinar un par de minutos y apaga el fuego.

Decora con un poco de perejil troceado.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes preparar el plato algunas horas antes y calentarlo sin problemas antes de servirlo.

Consumir dentro de 2 días, conservando lejos de fuentes de calor.