Kluski sląskie – ñoquis silesianos – con Gulash aromatizado con setas

Presentación

Los kluski sląskie son unos ñoquis tradicionales polacos, precisamente de las regiones de la Alta y Baja Silesia.

Realizados a partir de patatas, se caracterizan por una cavidad en la parte superior que permite recoger eficazmente todo el jugo de la carne o la salsa con las que se suelen acompañar.

Esta vez, prepararemos este plato con un gulash, un estofado de cerdo aromatizado con setas.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

KLUSKI SLĄSKIE:

  • Patatas: 600 g
  • Fécula de patatas*: [ver el procedimiento]
  • Sal: al gusto

*sustituible por almidón de maíz

GULASH:

  • Lomo de cerdo: 800 g
  • Cebolla: 1 grande
  • Setas secas: 50 g
  • Fécula de patatas: lo suficiente
  • Aceite de oliva: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Laurel: 2 hojas
  • Orégano: al gusto
  • Caldo: 500 ml

Realización

Empieza preparando el gulash.

Pica la cebolla. Corta la carne en cubos, y sazona con sal y pimienta.

En una olla verte un poco de aceite y añade la cebolla. Cuando esté cuasi dorada pon la carne a cocinar. Añade el orégano y mezcla.

Cuando la carné esté dorada, añade el caldo, las setas secas picadas y las hojas de laurel. Tapa y deja cocinar unos 30 minutos.

En la espera, pela las patatas y déjalas hervir en agua salada hasta que estén blandas.

(Truco: para que las patatas se cocinen más rápidamente, puedes trocearlas).

Pasados los 30 minutos, quita la tapa al gulash y deja evaporar una parte del caldo que queda, para que haya suficiente líquido para la salsa y no demasiado.

Espesa con un poco de fécula de patatas disuelta en unos 50 ml de agua fría. Mezcla y deja cocinar unos 5 minutos más.

Ahora procede con los kluski sląskie.

 

Tritura las patatas escurridas como si fueras a hacer puré.

Compacta el puré de patatas en un bol y divídelo en 4 partes, trazando una cruz con el cuchillo. Extrae un cuarto de las patatas y compáctalo por encima de los restantes 3 cuartos.

Ahora coge la fécula de patatas (puede sustituirse sin problema por Maizena, pero la consistencia final será ligeramente distinta) y rellena el cuarto vacío hasta el nivel de las patatas.

(Nota: Así tendrás una proporción de 4:1, muy sencilla de mantener cuando quieras aumentar las porciones o disminuirlas 😉 )

Mezcla todo hasta obtener una masa compacta.

Ahora divide la masa en 4 partes y con cada una forma una serpiente de masa (diámetro aprox. de 2,5-3 cm ), enharinando ligeramente la encimera si necesario.

Con un cuchillo corta unos disquetes de 1-1,5 cm de ancho hasta terminar la masa.

En cada disquete crea una cavidad presionando un poco con tu pulgar en el centro.

Pon a hervir agua con sal. Cocina 1/3 de los ñoquis a la vez: tardarán aprox. unos 5 minutos. Cuando estén ya flotando desde hace un minuto, puedes escurrirlos.

Emplata los kluski sląskie y extiende por encima una abundante porción de gulash con su salsa.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes espesar la salsa con otros ingredientes, en vez de la harina de patatas: con una patata hervida molida o con el sistema polaco de la zasmażka: añade a una cucharada de mantequilla derretida en una sartén, una cucharada de harina de trigo y mezcla enérgicamente hasta que la masa empiece a ser dorada y a burbujear; disuelve en el caldo.

Puedes emplear tanto carne de cerdo, como de ternera. Experimenta también con distintos cortes: el morcillo de ternera, la paletilla del cerdo, etc. 😉

Anuncios

Delicia al limón – receta light

Presentación

La Delicia al limón es una interpretación muy libre del tiramisú italiano, pero realizada con limones y una crema de requesón, para que cualquiera pueda saborear este postre sin grandes remordimientos 😉

La preparación es sencilla y se tarda muy poco: ¿a qué esperas para despedirte del verano con este fresco postre?


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Savoiardi: 300 g

PARA LA CREMA:

  • Requesón: 250 g
  • Nata liquida para montar: 250 g (puede ser vegetal)
  • Azúcar: 40 g + 40 g
  • Huevos: 2 medianos
  • Mantequilla: 20 g
  • Agua: 60 ml
  • Zumo de limón: 50 ml
  • Cáscara de 1 limón

Realización

Empieza lavando el limón bajo el agua.

Ralla la cáscara del limón y luego extrae su zumo.

Bate los huevos con el azúcar durante varios minutos, hasta lograr una crema bien aireada. Incorpora poco a poco el zumo de limón filtrado (para eliminar las impurezas), sin parar de mezclar. Vierte el compuesto en una olla y deja espesar a fuego bajo, mezclando con frecuencia. Al final, añade la mantequilla y aparta del fuego. Deja enfriar cubriendo la crema (directamente por encima, no la olla) con película transparente.

Cuando la crema esté fría, se podrá poner el la nevera para que se compacte.

En la espera, prepara el extracto con limón: en una olla lleva casi a ebullición al agua, 40 g de azúcar y la cáscara de limón. Cuando llegue a ebullición, apaga el fogón, retira la cáscara del limón y deja enfriar.

Coge de la nevera la crema al limón y añade el requesón. Mezcla todo delicadamente hasta lograr una consistencia homogénea.

Monta la nata con los restantes 40 g de azúcar. Incorpora la mitad de la nata a la crema y mezcla con movimientos desde abajo hacia arriba (para no eliminar la consistencia aireada).

tiramisú light al limón.jpgAhora empieza a disponer los ingredientes en tus copas, vasos o contenedores.

Moja rápidamente las galletas savoiardi en el extracto con limón y coloca en los vasos. Por encima, extiende un poco de nata batida, luego una capa de crema al limón y vuelve a empezar con las galletas hasta terminar con una última capa de crema al limón.

Entonces, puedes decidir si quieres dejar los postres en la nevera durante unas 1-8 horas o si decorar con un poco de nata y limón y servir ya.

(Nota: Cuanto más los postres se queden esperando en la nevera tanto más suaves serán las galletas… decide si te gusta más o menos crujiente y elige el tiempo de reposo de entre 1 hora y 8 horas 😉 )

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes preparar este postre incluso la noche anterior y servirlos por el almuerzo 😉

Cestas de masa de hojaldre con quesos y espinacas

Presentación

Este finger food es una delicia que no puede faltar en los buffets.

La crujiente masa de hojaldre encierra en sí una deliciosa masa de espinacas con queso crema y queso feta, aromatizada con un poco de bacon.

Las cestas puedes servirse tanto calientes como frías y volverán a todos tus comensales adictos a tus fiestas 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 40 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Masa de hojaldre: 1 confección
  • Queso crema: 120 g (sabor natural)
  • Bacon: 2 lonchas (opcional)
  • Espinacas: 400 g
  • Feta: 100 g
  • Mantequilla: 1 cucharada
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Empieza picando las lonchas de bacon. Saltéalas en una sartén.

Añade una cucharada de mantequilla e incorpora las espinacas. Sazona con sal y pimienta y mezcla. Deja cocinar y, cuando esté listo, añade el queso crema y el feta troceado.

cestas de queso y espinacas.jpg

Mezcla para repartir todos los ingredientes y deja enfriar.

Extrae de la nevera la masa de hojaldre (que debe trabajarse estando fría) y recorta 12 cuadrados.

En un molde para magdalenas coloca los cuadrados y aprieta en el centro, para dar la forma de una cesta a la masa.

Reparte en todas las cestas el relleno de espinacas y queso y cubre con los 4 vértices del cuadrado.

Hornea en horno ya caliente a 180°C hasta que la masa de hojaldre esté dorada.

Extrae del molde y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes evitar el bacon y sustituirlo por un poco de cebolla para una versión light o vegetariana 😉

Judías con bacon crujiente

Presentación

Presenta tus verduras acompañadas por algo que todos adoran y el plato se vaciará en seguida.

Este es la sugerencia de la receta de hoy: un toque de crujiente y aromático bacon para que tus judías desaparezcan de la mesa en un abrir y cerrar de ojos 😉


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Judías: 1 kg
  • Bacon: 300 g (en lonchas)
  • Sal: al gusto
  • Aceite de oliva: al gusto

Realización

Limpia las judías y ponlas en una olla con agua salada.IMG_2770.JPG

Deja que se cocinen hasta ablandarse (unos 15 min aprox.).

En la espera, pica el bacon y saltéalo hasta que esté crujiente. Si el bacon es magro, podría hacer falta un poquito de aceite.

Escurre las judías y sazona con un poco de aceite (y sal si necesario).

Añade el bacon y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Para un efecto similar, puedes emplear también panceta o guanciale italiano en lugar del bacon.

Si quieres darle un rumbo distinto a la receta, prueba a sustituir el bacon con chorizo (dulce o picante)… ya verás que bueno 😉

Higos con rosas de jamón

Presentación

Existen muchísimos tipos de higos y aún más maneras de degustarlos.

Esta receta al estilo finger food es la que estabas buscando para empezar o terminar tu comida con estilo: unos dulces y pulposos higos caramelizados adornados con unas preciosas y deliciosas rosas de jamón curado.

¿El secreto del éxito de este plato? Sin duda unos ingredientes frescos y de calidad 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 8 porciones

Ingredientes

  • Higos: 8
  • Jamón: 8 lonchas
  • Azúcar de caña: 30 g

Realización

Limpia el exterior de los higos con un trapo suave y seco y luego, con un cuchillo, incide una cruz por el lado del tallo, sin llegar hasta el final.

Abre los higos en las 4 partes que habrás obtenido tras el corte.

Coloca los higos sobre una bandeja para horno cubierta con papel vegetal.

higos y jamón.jpg

Esparce el azúcar por encima y carameliza la superficie empleando un soplete o dejando en el horno con función grill durante unos minutos.

En la espera, prepara las rosas de jamón. Para lograr una flor más ancha, corta cada loncha a mitad (por el lado largo) y enrolla las dos mitades sobre sí: primero una y luego, por encima, la otra.

(Nota: para que las rosas conserven la forma, es aconsejable emplear lonchas no demasiado finas)

Coloca cada rosa sobre un higo, emplata y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Prepara este plato poco antes de servirlo.

Emplea un jamón “dulce” para sacarle todo el partido a la combinación de ingredientes.

Paccheri con pesto de calabacines y gambas

Presentación

Una de las combinaciones de ingredientes más exitosa es sin duda la de gambas y calabacines.

Para variar, puedes preparar un irresistible primer plato en el cual los calabacines son la base para un gustoso y fresco pesto que se junta a la perfección con las gambas y los paccheri.

Esta es una receta original, impactante pero sencilla, que deberás incluir en tus cenas veraniegas con amigos y familia.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Paccheri: 400 g (sustituible por cualquier tipo de pasta)

PARA EL PESTO:

  • Calabacines: 200 g
  • Piñones: 30 g
  • Albahaca: 10 g
  • Aceite virgen extra de oliva: 125 ml
  • Parmigiano Reggiano: 30 g
  • Pecorino: 30 g
  • Sal: al gusto

PARA LAS GAMBAS:

  • Gambas: 250 g
  • Ajo: 1 diente
  • Aceite virgen extra de oliva: 30 g
  • Sal: al gusto

 


Realización

Empieza preparando poniendo a hervir el agua para la pasta con un poco de sal.

Coge las gambas: con un cuchillo, talla su caparazón por toda la largueza y, con la punta, retira el intestino.

En una sartén anti-adherente vierte un poco de aceite de oliva y dora el diente de ajo (limpiado previamente). Cuando esté dorado, retíralo, y añade las gambas. Deja cocinar durante unos 5 minutos a temperatura mediana, hasta que su exterior sea ligeramente crujiente.

Mientras esperas que las gambas estén listas, vierte los paccheri e el agua hirviendo, mezcla, y prepara el pesto.

Lava los calabacines y elimina las extremidades. Cortalos y sazona con un poco de sal.

En tu batidora junta los calabacines, los piñones y las hojas de albahaca (anteriormente limpiadas delicadamente con un trapo seco). Incorpora también el Parmigiano Reggiano rallado, el Pecorino y el aceite de oliva virgen extra.paccheri con pesto de calabacines y gambas

Tritura todo hasta lograr un compuesto cremoso, sazona con una pizca de sal y aparta.

Cuando la pasta esté al dente (aprox. 1 minuto antes de que esté lista), retira los paccheri, guardando el agua de cocción.

Lo siguiente es terminar la cocción de la pasta en la sartén donde están las gambas. Cocina durante un minuto (hasta lograr la consistencia deseada de la pasta), añadiendo un poco de agua de cocción.

Al final, con el fogón apagado, añade el pesto de calabacines y mezcla bien.

Emplata y ¡listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Enriquece este plato con unas almendras tostadas en la sartén con las gambas o, si quieres un toque de color, con unos tomates cherry.

Puedes emplear cualquier tipo de pasta en el lugar de los paccheri: tanto larga (espaguetis, linguine, bucatini, etc.) como corta (macarrones, hélices, farfalle, trofie, etc.).

Si prefieres un pesto original (“a la genovesa”), realizado principalmente con albahaca, aquí encuentras la receta 😉

Puedes conservar este primer plato durante un día en la nevera.

Ensaladilla de brócoli y surimi

Presentación

Esta ensaladilla con mayonesa es una delicia que deberías apuntarte como tu nueva manera favorita de preparar los brócoli.

Sirve los brócoli con una combinación sorprendente de ingredientes: surimi y pepinillos.

¿A qué la idea te intriga? 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 40 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Brócoli: 1 mediano
  • Surimi: 220 g
  • Pepinillos agridulces: 2 medianos
  • Mayonesa: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Limpia el brócoli y deja que se cocine en agua salada.

Escurre cuando esté listo, deja enfriar y pica en trocitos.IMG_6247.JPG

Pica también unos pepinillos en cubitos.

Corta los palitos de surimi en rodajas.

Aparta un puñado de cada tipo de ingredientes para la guarnición.

Junta todos los ingredientes en un bol y añade unas cucharadas de mayonesa, un poco de sal y pimienta. Mezcla.

Sirve la ensaladilla a cada comensal, colocando por encima de la misma un poco de los ingredientes que habías guardado (y no mezclado con la mayonesa) para exaltar los colores del plato.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes emplear los pepinillos encurtidos agridulces, al estilo polaco o a la bavaresa, o también los pepinillos fermentados (ogórki kiszone).

Pizza con base de coliflor – sin gluten

Presentación

Nunca has probado, ni imaginado algo así.

Concédete el capricho de una pizza sin sentirte culpable: esta masa está hecha con deliciosa y delicada coliflor, que aporta una textura sorprendentemente agradable.

Prepara esta receta sin gluten también durante una dieta low carb para alegrar tu día y saborear un trocito de paraíso.

El sabor de la masa, por supuesto, no es igual al del pan, sino que aromatizado con las especias que prefieras (aquí un poco de ajo y curry), pero el topping puede ser tu favorito (puedes personalizarlo completamente) 😉

Al final del post, ¡consejos para una versión 100% vegetariana!


Información

  • Dificultad: mediana
  • Tiempo preparación: 1 h
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

PARA LA MASA:

  • Coliflor: 1 mediana/grande
  • Huevos: 2 medianos
  • Mozzarella para pizza/Gouda: 1/4 taza
  • Parmigiano Reggiano: 1/4 taza
  • Ajo deshidratado: al gusto
  • Curry: al gusto (opcional)
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

PARA EL TOPPING (personalizable):

  • Mozzarella/Gouda: 8 lonchas
  • Jamón cocido: 8 lonchas
  • Chorizo picante: 50 g
  • Tomate fresco: 1 mediano
  • Orégano/albahaca: al gusto

Realización

Limpia la coliflor y elimina las hojas.

Con un rallador para queso, ralla en coliflor por la malla fina.

(Nota: si tienes prisa puedes emplear una batidora de comida).

Divide la coliflor rallada en 4 partes y deja que cada una se cocine en el microondas durante 2 minutos.

(Nota: recuerda emplear una vajilla apta para microondas 😉 )

Cuando hayas cocinado toda la coliflor, deja que se enfríe un poco antes de seguir.

Ha llegado el momento de eliminar el exceso de agua de la coliflor, para asegurarnos de que la base para pizza sea firme. Con tus manos, coge un poco de coliflor rallada y aprieta para que salga cuanta más agua posible. Alternativamente, puedes utilizar un colador de malla fina y apretar la coliflor con un cuenco o una cuchara.

A continuación, la coliflor escurrida debe mezclarse en un bol con los dos huevos, la sal, la pimienta, el Parmigiano Reggiano y la Mozzarella. Mezcla todo.

pizza con base de coliflor 2.JPG

Sobre una bandeja para horno cubierta con una hoja de papel vegetal, extiende la masa tratando de obtener bien un rectángulo, bien unas pizzas redondas. Trata de repartir la masa de forma uniforme, nivelándola con tus manos.

Hornea a 220°C hasta que la base para pizza esté ligeramente dorada.

En la espera, pica el chorizo y saltéalo en una sartén para que suelte un poco de grasa y sea crujiente.

Extrae la bandeja del horno y coloca el topping (queso, jamón cocido, lonchas de tomate, chorizo crujiente y orégano/albahaca). Vuelve a hornear unos minutos hasta que se funda el queso.

Extrae del horno y sirve.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Personaliza tu pizza como prefieras: si quieres una versión completamente vegetariana, para el topping emplea mozzarella, queso azúl y completa con verduras (pimientos, cebolla, alcachofas, olivas, etc…) o atún 😉

pizza con base de coliflor 2.JPG

Kompot de ruibarbo

Presentación

El kompot es una bebida muy saludable, realizada cocinando uno o más tipos de fruta en agua endulzada, hasta sacarle todo el sabor y aroma.

Es una bebida que se prepara a menudo en las casas polacas y en el oeste europeo, siempre a partir de fruta fresca de temporada y, a veces, con algunas especias.

En este periodo no se puede renunciar a un vaso de kompot de ruibarbo, un tallo rojo-verde muy popular en Polonia, Reino Unido y Estados Unidos, que confiere un peculiar color rosa a la bebida y un inconfundible sabor.

Este kompot se puede servir en muchas variantes, algunas más refrescantes y otras más otoñales: encuentras todas las ideas al final del post 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1 h
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Agua: 1 litro
  • Ruibarbo: 3-4 peciolos
  • Zumo de limón: 1 cucharadita
  • Azúcar: al gusto*

*sustituible por miel, edulcorantes, sirope de agave, etc.


Realización

kompot de ruibarbo.JPGLava los peciolos de ruibarbo y córtalo en trozos más pequeños (¡no utilices las hojas porque no son edibles!).

Cocina el ruibarbo así preparado en una olla con el agua y el azúcar.

Apaga el fuego y retira el ruibarbo cuando esté blando o, alternativamente, filtra todo.

Vierte el kompot en una jarra.

Añade el zumo de limón hasta lograr el nivel deseado de dulzura y mezcla.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes añadir al kompot una manzana o fresas… son versiones deliciosas que merece la pena probar 😉

Si quieres una versión refrescante, puedes añadir cubitos de hielo y hojas de hierbabuena. Sirve fría.

Por otra parte, si prefieres una versión con sabor otoñal, incorpora algunas rodajas de jengibre, unos clavos de olor y un poco de cardamomo en la olla durante la cocción. Sirve caliente 😉

Tartichèvre – gratin de patatas con queso de oveja

Presentación

Un gratín muy aromático y simplemente delicioso.

Una verdadera exquisitez francés, que puedes preparar con unos ingredientes fácilmente accesibles.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1 h 15 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Patatas: 1 kg
  • Cebollas: 2 medianas
  • Lacón / Jamón cocido: 125 g
  • Vino blanco: 100 ml
  • Caldo: 100 ml
  • Queso fresco de cabra: 150 kg
  • Queso de cabra semicurado: 150 g
  • Comino: 1 cucharadita
  • Aceite de oliva: 2 cucharadas + para untar el molde
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Lava las patatas y cocínalas en agua salada hirviendo durante unos 20-25 min, hasta que estén blandas.

Pela las cebollas y pícalas. Haz un sofrito con la cebolla, el jamón picado, el comino y el aceite, cocinando todo unos 3 minutos.

Tartichèvre

Al sofrito añade el vino, el caldo y deja cocinar. Finalmente, incorpora el queso de cabra fresco y sazona con sal y pimienta al gusto.

Escurre las patatas y, cuando se hayan enfriado, pélalas y córtalas en rodajas.

Unta el molde para horno con un poco de aceite y coloca la mitad de las patatas. Esparce sobre las mismas la mezcla de jamón y queso y, por encima, coloca las restantes patatas.

Finalmente, coloca lonchas de queso de cabra y hornea, en horno ya caliente, a 200°C durante unos 30 min.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes servir la tartichévre caliente, tibia o fría.

Puedes acompañar con una ensalada de rúcula.