Albóndigas de garbanzos y hierbas provenzales

Presentación

¿Te apetecen unas albóndigas vegetarianas muy apetecibles, perfectas como plato único con unas verduras al lado o como guarnición o entremés?

¿Qué tal si te digo que son muy saludables, llenas de proteínas y saben de maravilla? ¿Mejor?

¿Y si te cuento que están hechas con aterciopelados garbanzos y enriquecidas por todo el intenso e inconfundible aroma de las hierbas provenzales… pero que puede personalizarse de muchas formas (que encuentras al final de la receta)?

Ya sabía que te iba a convencer a cocinar esta delicia 😉 … ¡así que manos a la obra!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Garbanzos: 200 g (en bote con líquido)
  • Huevos: 1 mediano
  • Cebolla: 1/2
  • Parmigiano Reggiano/Pecorino (rallado): 4 cucharadas
  • Mezcla de hierbas provenzales*: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Harina: para rebozar
  • Pan rallado: lo suficiente
  • Aceite de girasol: para freír

*Mezcla de hierbas provenzales:  tomillo, mejorana, orégano, romero,albahaca, hinojo, estragón, laurel.


Realización

Sofríe la cebolla picada con un poco de aceite.

albondigas de garbanzos y hierbas provenzales.jpgEscurre los garbanzos y tritúralos. Sazona con pimienta, hierbas provenzales y Parmigiano Reggiano rallado finamente.

Añade el huevo ligeramente batido y mezcla mucho para que la masa lo absorba.

Añade el pan rallado para lograr una consistencia suficientemente firme para freírla cómodamente.
(Nota: añade poco a la vez, pues siempre estás a tiempo para añadir más 😉 )

Prepara una bolita y rebózala en un poco de harina. Empieza a freír esa bolita en aceite caliente para comprobar si la consistencia es correcta o si hace falta corregir con más pan rallado porqué es demasiado blanda.

Entonces prepara las demás bolitas y procede a freírlas hasta que estén doradas. Retira y coloca sobre papel para eliminar el exceso de aceite.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sazonar con guindilla troceada o molida o con otras especias como el curry, si te gustan… o también utilizar tan solo una hierba para aromatizar (perejil, albahaca, romero, etc.)

Incluye trocitos de chorizo o setas, para un toque especial 😉

Puedes también preparar las albóndigas al horno: no hace falta rebozarlas en harina, pero sí esparcir un poco de aceite por encima del papel vegetal sobre el cual colocaremos las albóndigas y por encima de ellas también.

Penne a la Carlofontina

Presentación

La pasta a la Carlofontina es un primer plato de origen italiano, precisamente de la cocina de la Isla Cerdeña, que hoy en día se está llegando a conocer en toda Italia… ¡y hoy lo vamos a compartir con tod@s vosotr@s cocinillas para que lo llevéis a vuestras mesas!

Esta combinación, no tan obvia, resulta sorprendente por su frescura y mezcla de texturas: el intenso sabor de la albahaca, de los piñones y del queso curado que encierra el pesto a la genovesa se funde con éxito con la agradable acidez de los tomates cherry y el sabroso atún.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Penne/Pasta corta: 350 g
  • Pesto a la genovesa: 200 g
  • Atún en aceite de oliva: 200 g
  • Tomates cherry: 100 g
  • Cebolla: 1 mediana
  • Aceite de oliva virgen extra: al gusto
  • Sal: al gusto

Realización

Pon a hervir agua con sal, para echar la pasta cuando esté hirviendo. Remueve frecuentemente, desde el principio para evitar que se pegue.penne a la carlo-fontina2.jpg

En la espera, prepara el pesto fresco a la genovesa siguiendo esta receta (o utiliza un pesto de bote de buena calidad, si tienes mucha prisa 😉 ).

Limpia y pica finamente la cebolla. Deja que se sofría con un poquito de aceite.

Lava los tomates y corta cada uno en 4 trozos. Añade los tomates a la cebolla y deja que se cocinen unos 5 minutos a fuego bajo, para que sigan crujientes al final. Pasado este tiempo, apaga el fuego e incorpora en la sartén el atún escurrido y ligeramente desmenuzado con un tenedor. Añade también el pesto y mezcla bien.

Cuando la pasta esté en su punto, escúrrela y viértela en la sartén con el condimento.

Mezcla y emplata.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Prepara esta pasta también con antelación, sirve fría o vuelve a calentar (también en el horno 😉 ).

Berenjenas gratinadas con aceitunas, alcaparras y anchoas

Presentación

Una receta gustosa y muy sencilla de realizar: las berenjenas gratinadas con aceitunas, alcaparras y anchoas son perfectas como guarnición o entremeses.

Esta formula para gratinar es diferente de las habituales, enriquecida por sabrosos ingredientes que casi siempre tenemos a nuestra disposición, guardados en la despensa.

Las berenjenas son cocinadas en el horno con muy poco aceite de oliva, pero también pueden prepararse sobre la plancha, para lograr una receta aún más ligera.

Esta receta es muy ingeniosa por si quieres volver a dar vida al pan que que te haya sobrado y tenga ya unos días… o para utilizar pan de molde.

Prueba esta fácil receta y déjate conquistar por ella 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Berenjenas: 1 grande
  • Pan: 2 rebanadas
  • Anchoas: 3-4
  • Aceitunas: 2-3 aceitunas grandes
  • Alcaparras: 3-4
  • Tomates secos: 3-4
  • Piñones: 1 cucharada
  • Ajo: 1 diente
  • Perejil: al gusto
  • Aceite de oliva: al gusto
  • Sal: al gusto

Realización

Limpia la berenjena, elimina la extremidad y corta en lonchas finas y lo más uniformes posibles. Coloca las berenjenas sobre una bandeja para horno cubierta con papel vegetal y bañada con un poquito de aceite. Sazona con sal y esparce un poquito de aceite de oliva por encima también.berenjenas gratinadas2.jpg

Hornea a 180°C durante 15 minutos aproximadamente, o hasta que estén blandas.

En la espera, tritura finamente el pan (dejando la corteza para un resultado más rustico o eliminándola para que sea más delicado) y aparta.

Siempre con tu trituradora, bate las olivas (sin hueso) con las alcaparras, las anchoas, los piñones, los tomates secos, el ajo (anteriormente limpiado) y el perejil.

(Nota: si tus tomates secos estaban sumergidos en aceite, utiliza unas hojas de papel absorbente para eliminar el exceso de aceite antes de triturarlos)

Mezcla el pan con los demás ingredientes triturados, añade un hilo de aceite y una pizca de sal si necesario.

(Nota: si te gusta el picante, puedes añadir un poco de guindilla molida o pimienta).

Extrae las berenjenas del horno y esparce los ingredientes triturados por encima.

Antes de servir, vuelve a hornear en horno caliente unos minutos.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si quieres probar una combinación distinta, utiliza chorizo picante en lugar de las anchoas 😉

French toast de brioche con leche de coco y melocotones a la parrilla – sin lactosa

Presentación

Déjate conquistar por este desayuno extremadamente rico y empieza el día con una sonrisa de placer y satisfacción que no se borrará de tu rostro.

Tomate una media hora para preparar este nutriente french toast sin lactosa, con leche de cocouna variación francesa de las torrijas españolas.

Esta exquisitez se sirve con jugosos melocotones de final de temporada a la parrilla, delicado y perfumado caramelo con crema de coco, coloridos arándanos y crujientes láminas de coco deshidratado… ¿a que la sonrisa está ya apareciendo en tu cara, eh? 😉


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 3-4 personas

Ingredientes

FRENCH TOAST AL COCO

  • Rebanadas de pan brioche: 6 gruesas (sustituible por pan de molde u otros*)
  • Huevos: 4 medianos
  • Leche de coco: 1 vaso
  • Azúcar: 1 cucharada (opcional si utilizas pan brioche azucarado)
  • Canela: 1 pizca
  • Coco laminado deshidratado: para decorar
  • Aceite de girasol: 1-2 cucharadas (para freír)
  • Arándanos: un puñado

MELOCOTONES A LA PARRILLA

  • Melocotones: 4 maduros
  • Aceite de girasol: 3 cucharadas
  • Azúcar moreno/blanco: 2 cucharadas

CARAMELO AL COCO

  • Azúcar glás: 1 vaso
  • Crema de coco: un poco más de ¾ vaso
  • Sal: ½ cucharadita
  • Extracto de vainilla: 1 cucharadita

*consulta nuestra guía para el tipo de pan más apto para esta receta


Realización

CARAMELO AL COCO

En una olla pequeña calienta la crema/nata de coco con calor moderado.

En la espera, calienta en otra olla el azúcar con calor medio-alto, mezclando constantemente con una cuchara de madera. Retira cuando tenga un bonito color ambarino, sin pasarte para que no se queme.

Entonces vierte en la olla con el caramelo la crema de coco, mezclando constantemente hasta lograr una masa homogénea (harán falta 1-2 minutos). Retira del fogón. Sazona con sal y extracto de vainilla, mezcla y deja enfriar.

MELOCOTONES A LA PARRILLA

Calienta una parrilla o una sartén-grill.

french toast al coco con melocotones a la parrilla - sin lactosa.jpg

Corta los melocotones en cuartos.

En un pequeño bol junta el aceite y el extracto de vainilla. Con un pincel de cocina, unta la carne de los melocotones dentro y esparce azúcar por encima.

Coloca los melocotones sobre la parrilla, con la carne a contacto con la misma y cocina durante 3-5 minutos o hasta que estén caramelizados. Entonces unta la superficie de los melocotones con la restante mezcla y esparce con azúcar antes de dar la vuelta y dejar cocinar durante unos 3-5 minutos más. Retira.

FRENCH TOAST AL COCO

Mezcla bien los huevos con la leche de coco, el azúcar y la canela.

Calienta una sartén anti-adherente a temperatura mediana con un poco de aceite.

Sumerge por ambos lados cada rebanada de pan de brioche en la mezcla de huevos, hasta que esté bien empapada, incluso en el interior (al menos unos 30 segundos por lado, pero podría hacer falta más tiempo).

Dora cada rebanada en la sartén con el aceite caliente (aprox. 2-3 minutos por lado).

Sirve el french toast con el caramelo al coco, los melocotones a la parrilla. Esparce un poco de azúcar glás si lo deseas, añade unos arándanos y las láminas de coco.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

french toast al coco con melocotones a la parrilla - sin lactosa 2Si te gustan los melocotones a la parrilla, prueba nuestra receta de melocotones a la parrilla con una voluptuosa cucharada de mascarpone aromatizado a la vainilla y crujiente granola… te volverás loc@ por esta combinación.

Si quieres realizar el french toast con otros tipos de pan, incluso uno ya un poco seco, lee nuestra guía sobre cual rinde mejor como base para torrijas, pues es de total aplicación al french toast 😉

Prueba también la receta original de las torrijas españolas o una golosa versión con cacao.

Ensalada crujiente de hinojo fresco y manzana

Presentación

Esta ensalada de hinojo fresco y manzana es todo menos que aburrida y seguramente una combinación inesperada… pero de las conjunciones más extravagantes salen a veces verdaderas piezas maestras y este es uno de estos casos.

¡Esta ensalada es tan crujiente y deliciosa y gratificante! Resulta muy apetecible tanto en un día caluroso como cuando fuera nieva y sorprenderá a cualquiera.

Esta receta puedes prepararla en esos momentos en los que literalmente tienes tan solo unos minutos… o, si te gusta prepararte las comidas con antelación, podrás deleitarte con este triunfo de sabores incluso varias horas después de haber juntado los ingredientes, pues todo se queda fresco incluso tras pasar un tiempo en la nevera o tras haber sido transportado hacia tu picnic.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 10 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Hinojo fresco: 1 grande
  • Manzana (Granny Smith): 1
  • Nueces: ⅔ taza
  • Uva pasa amarilla: ⅓ taza
  • Vinagre de manzana: 2 cucharas
  • Aceite de oliva virgen extra: 1 cucharada
  • Zumo de ½ limón
  • Mostaza de Dijon: 1 cucharadita
  • Miel: 1 cucharadita
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

ensalada hinojo fresco y manzana 2.jpg

Elimina la cáscara de las nueces y pícalas.

Lava la manzana, elimina la piel y las semillas y lámina.

Lava el hinojo, guarda de un lado las frondas (para que quede claro: las “hojas” verdes) y lámina.

En un bol grande mezcla el vinagre, el aceite, el zumo de limón, la mostaza, la miel y un poco de sal y pimienta.

Añade al bol trozos de manzana e hinojo, nueces, uva pasa y las frondas del hinojo ligeramente desmenuzadas y mezcla.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Emplata nada más terminarla o guárdala en la nevera durante máximo 1 día.

Pasta alla Norma

Presentación

La Pasta alla Norma es un primer plato típico siciliano (cocina italiana) que nació en la soleada ciudad de Catania: se trata de pasta corta, habitualmente macarrones, condimentados con perfumada salsa de tomate, crujientes berenjenas fritas, sabrosa ricotta salada e intensas hojas de albahaca fresca.

Según se cuenta, el origen del nombre tan peculiar para este plato se debe a un comentario realizado por un comediógrafo siciliano que, al saborear esta exquisitez, exclamó “¡Es una Norma!”, comparando esta excelente sinfonía de gustos mediterráneos con la célebre “Norma” de Vincenzo Bellini.

Es un primer plato realmente genuino, sencillo, bastante rápido de realizar y que te cautivará así como conquistó en su momento al comediógrafo 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pasta corta: 350 g (hélices, macarrones, pajaritas, tiburones)
  • Berenjena: 1 grande (= 300 g)
  • Tomates pelados: 400 g (o 600 g tomates frescos para salsas)
  • Aceite de oliva virgen extra: 2 cucharadas
  • Ajo: 2 dientes
  • Albahaca fresca: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Aceite de girasol: para freír
  • Ricotta salada: para decorar

Realización

Empieza lavando la berenjena y eliminando la extremidad superior. Corta la berenjena en 4 secciones iguales: corta por la mitad en sentido vertical y posteriormente divide cada parte otra vez por la mitad, siempre en sentido vertical. Ahora corta cada trozo (de sección aproximadamente triangular) en lonchas de unos 3 mm de anchura.

Fríe las berenjenas en abundante aceite de girasol (ya caliente), pequeñas cantidades a la vez, para lograr que se doren correctamente. Retira las berenjenas y escúrrelas sobre papel de cocina, para que éste absorba el exceso de aceite.

Pasta-alla-norma

Si utilizas tomates frescos, practica unas incisiones y déjalos en agua hirviendo durante unos 10 minutos y luego retíralos. Posteriormente, con la ayuda de un minipimer o de tu batidora, obtén la salsa.

Si, por otra parte, habéis decidido utilizar los tomates pelados (de lata) tritúralos directamente con el minipimer o la batidora.

Limpia los dientes de ajo y machácalos ligeramente. Deja sofreír en aceite de oliva y entonces añade la salsa de tomate y una parte de albahaca fresca. Deja cocinar unos 10 minutos a fuego moderado. Sazona con sal. Transcurrido ese tiempo retira los dientes de ajo y aparta la salsa.

Mientras se cocina la salsa, pon a hervir agua salada y cocina la pasta. Cuando esté en su punto escurre y vierte en la olla con la salsa de tomate y mezcla.

Emplata y coloca las berenjenas en cada plato. Decora con hojas de albahaca fresca y con escamas de Ricotta salada (obtenida con la malla gruesa del rallador).

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si no encuentras la Ricotta salada puedes emplear Primosale (pecorino curado durante tan solo unos meses), o recurrir al Pecorino o Parmigiano Reggiano que siempre se encuentran disponibles.

Prepara la salsa también con tomates cherry 😉

Tiramisù clásico

Presentación

El Tiramisù es el postre italiano por excelencia… una exquisitez presente en toda bucket-list culinaria de quien visita el Bel Paese o en la mesa de quienes quieren saborear un trocito de Italia en casa.

El origen de este postre es controvertido y varias regiones (Veneto, Friuli Venezia Giulia, Piamonte y Toscana) se contienden el mérito.

La historia oficial (por supuesto no respaldada por todos, pues no habría contienda 😜) narra que en el siglo XVII algunos reposteros de la ciudad de Siena (Toscana) decidieron idear un plato nuevo para celebrar la grandiosidad del Granduque de Toscana, Cosimo de Medici. La elección recayó sobre un postre, pues según parece Cosimo amaba las cosas dulces, y en origen el tiramisù fue denominado zuppa del duca (sopa del duque).

Lamentablemente, nosotros no podemos garantizar que esta historia sea un fiel relato de lo que pasó, pero sí podemos proporcionarte la receta para que puedas preparar un tiramisú clásico, capaz de conquistar a grandes y pequeños, y darte muchísimas ideas para que puedas personalizarla según tus gustos y necesidades 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min (+ 2h en la nevera)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 8 personas

Ingredientes

  • Savoiardi (bizcochos de huevo o “de soletilla” / ladyfingers): 300 g
  • Huevos: 220 g (aprox. 4 pequeños o 3 medianos) muy frescos *
  • Mascarpone: 500 g
  • Azúcar: 80 g
  • Café: 300 ml (con o sin azúcar)
  • Cacao amargo en polvo: para decorar

*para medir: pesa las yemas y las claras por separado y suma el peso de ambas.


Realización

Empieza separando con cuidado las claras de las yemas en dos boles distintos.
(Ojo: si las claras tienen trazas de yemas batirlas debidamente resultará más complicado).

Con un batidor de varillas o una batidora eléctrica, bate las claras con la mitad del azúcar hasta que estén montadas a punto de nieve.
(Nota: sabrás que has batido lo suficiente si dando la vuelta al bol las claras se quedan firmes sin caerse o deslizarse hacia abajo.)

A continuación, bate las claras con la otra mitad de azúcar hasta obtener un compuesto claro y bien aireado. Añade el mascarpone y sigue mezclando para obtener una textura homogénea.

Ahora incorpora poco a poco las claras mezclando desde abajo hacia arriba delicadamente y sin exagerar con el tiempo, pues no queremos desperdiciar las burbujas de aire que conferirán una textura más ligera a la crema.

Coge una vajilla con borde alto y extiende una capa fina de crema sobre el fondo.

tiramisù clásico

Moja una galleta en el café por ambos lados, tratando de hacerlo con rapidez, pues la estructura de los savoiardi absorbe con facilidad los líquidos y se ablanda en seguida. Coloca la galleta en la vajilla y repite el proceso con más galletas hasta finalizar una capa entera (como si estuvieras preparando una lasaña y en lugar de la masa utilizaras los savoiardi).

Por encima extiende una capa abundante de crema y vuelve a otra más de galletas.

Finaliza con una última capa de crema y espolvorea cacao en polvo con la ayuda de un tamizador.

Deja reposar en la nevera al menos 2 horas antes de servir.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes personalizar la receta original incluyendo muchísimas golosas variaciones:

  • en lugar de los savoiardi puedes utilizar: amaretti (galletas italianas de almendra), pandoro que te haya sobrado de las Navidades, brownies, sobaos, etc.
  • si quieres alternativas al mascarpone puedes utilizar ricotta (requesón) sola, logrando un postre light, o mezclada con nata batida, para ahorrar calorías pero con una textura aún así agradablemente cremosa 😉
  • si el café a solas no te satisface y todos tus comensales son adultos, puedes añadir licores aromáticos o ron; si no te gusta en absoluto el café, puedes utilizar el “café” de cebada o hacer más contentos a los peques utilizando leche con ColaCao/Nesquik. Otra versión apta también para los niños y sin duda más veraniega es sustituir el café por zumos naturales e introducir fruta fresca o en almíbar en tu tiramisù… déjate convencer por el Tiramisù veraniego con fresas y experimenta otras combinaciones sugeridas en esa receta 😉

Conserva el postre en la nevera durante 1 día.

Gambas con ajo

Presentación

Las gambas con ajo son un clásico al que no puedes renunciar y que harán la boca agua a quienquiera entre en tu cocina y huela el prometedor aroma del ajo salteado.

Sirve un plato saludable y tan aromático como sencillo en tu mesa, sin necesidad de pasarte más de 15 minutos cocinando.

Estas gambas son perfectas como entremés o como ración de picoteo cuando tengas amigos o familiares de visita, pues al prepararse tan rápidamente tendrás más tiempo para pasártelo bien en su compañía y no los dejarás hambrientos… pero cuidado: aunque sea un plato tan fácil de preparar es muy probable que acabe convenciendo a tus comensales a volver más a menudo, ¡así que elige bien a quienes servirlo! 😜


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 16 piezas

Ingredientes

  • Gambas grandes: 16
  • Ajo en polvo: ½ cucharadita
  • Ajo fresco: 1 diente
  • Pimienta negra: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Aceite de oliva: lo suficiente

Realización

Limpia las gambas crudas, eliminando cabeza, cáscara e intestino.

Sazona con ajo en polvo, sal y pimienta.gambas con ajo.jpg

En una olla calienta un poco de aceite de oliva y pon un diente de ajo limpio cortado por la mitad: deja que se dore para que suelte su aroma.

Saltea las gambas cuando el aceite esté caliente. Cocina las gambas en dos turnos, para que la sartén no pierda calor de golpe.

Da la vuelta a las gambas para que se doren por ambos lados y entonces cubre con tapa, para asegurarte que se cocinen por dentro también.

Retira de la sartén y clava un palillo de madera en cada gamba.

Emplata y sirve.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Decora el con un poco de perejil o utiliza incluso como especia picándolo y añadiéndolo poco antes de finalizar la cocción.

Sirve caliente, recién cocinado.

Spanakopita – triángulos de masa filo rellenas de queso feta y espinacas

Presentación

Las Spanakopitas son unos pastelitos griegos salados rellenos de espinacas y queso feta.

Las capas hojaldradas de masa filo combinan de forma excelente con el denso relleno ligeramente salado.

Las spanakopitas de espinacas y feta pueden comerse como snack o entremés, siendo ideales también para tus buffets, tanto calientes como frías, solas o acompañadas por una refrescante salsa, como la Tzatziki (encontrarás la receta en el apartado Sugerencias 😉 ).


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 35 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 20 triángulos

Ingredientes

  • Masa filo: 40 hojas
  • Espinacas baby: 150 g
  • Queso Feta: 220 g
  • Queso Cottage: 90 g
  • Huevos: 3 medianos

Realización

Cocina las espinacas frescas en una sartén, cubriendo con tapa durante los primeros minutos.

spanakopita 3.jpg

Bate los huevos y guarda unas 4 cucharadas de huevo batido para untar la superficie de los triángulos.

A los huevos batidos añade el queso Cottage y el Feta y mezcla bien. Por último, añade las espinacas y vuelve a mezclar.

Coge la mitad de tus hojas de masa filo y extiéndelas sobre tu encimera. Vuelve a enrollar la otra mitad de la masa y cubre con un trapo húmedo para evitar que se seque.

Corta las hojas de masa filo, apiladas sobre tu encimera, en 3 secciones de unos 7-8 cm de ancho.

Unta la masa filo con un poco de aceite de oliva (o mantequilla derretida si prefieres).

Coloca en la base de cada sección un poco de relleno y empieza a doblar 2 hojas de masa creando unos triángulos, como en la foto de arriba. Trata de avanzar rápido para que la masa no se seque.

spanakopita.jpg

Coloca las spanakopitas sobre una bandeja para horno cubierta de papel vegetal, poniendo el lado del triángulo donde termina la hoja de filo por debajo.

Repite hasta terminar masa filo y relleno.

Con la ayuda de un pincel de cocina unta la superficie de cada triángulo con el huevo batido que habías guardado y hornea en horno ya caliente a 180°C hasta que estén bien doradas.

Extrae del horno y sirve calientes o frías.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Sirve estas deliciosas spanakopitas con salsa tzatziki: yogur mezclado con pepino fresco rallado (eliminando el centro con semillas para que no suelte agua) y un poco de ajo (si te gusta). El tzatziki original lleva también hierbas frescas (eneldo, hierbabuena o perejil), pero en esta versión no hace falta, pues las spanakopitas tienen ya sabores muy fuertes.

Si quieres volver a conferir una textura crujiente a tus triángulos, vuelve a hornear durante 5 minutos a 180°C.

Si quieres una versión más rápida, en lugar de estos triángulos mono-porción, prepara una lasaña de masa filo y relleno en un molde para horno y sirve cortando cuadrados 😉

Trubochki – Conos de hojaldre con nata y frambuesas

Presentación

Los conos de hojaldre con nata batida y frambuesas son un postre exquisito, de origen ruso (Трубочки), que no podrás dejar de comer… cono tras cono, tras cono… ¡pues son adictivos!

En esta estación tan caliente, son el postre frío perfecto para deleitarse tras una comida o para acompañar un café.

La capa de masa de hojaldre, crujiente y azucarada por fuera y ligeramente gomosa por dentro está rellena de deliciosa y aireada nata batida, que con su textura cremosa y su toque de vainilla combina a la perfección con la frescura y vivacidad de la frambuesa.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 45 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Masa de hojaldre: 2 confecciones (rectangulares)
  • Azúcar granulado: para esparcir
  • Yemas: 2
  • Agua: 3 cucharadas
  • Nata para batir: 500 ml (ya azucarada)*
  • Extracto de vainilla: 2 ml
  • Frambuesas: 32

Realización

Extrae la masa de hojaldre de la nevera (pues tiene que estar fría cuando se utiliza) y corta 8 largas tiras de cada rectángulo (es decir, 16 tiras sumando ambas confecciones).

Utilizando como soporte un cono de acero para repostería (o también moldes cilíndricos de acero), crea un cono de masa envolviendo el molde desde la punta con el hojaldre, dejando que cada giro solape ligeramente el anterior.

Coloca los conos sobre una bandeja para horno cubierta de papel vegetal, tratando de poner el final de la tira por debajo (entre el molde y la bandeja).

Bate las yemas con el agua y, con un pincel, esparce por encima del hojaldre. En seguida, esparce azúcar granulado para que adhiera bien a la masa.

conos de hojaldre con nata y frambuesas.jpg

Hornea en horno ya caliente a 180°C hasta que estén bien dorados.

Tras haber extraído la bandeja del horno deja enfriar antes de quitar el molde cónico.

En la punta del cono coloca una frambuesa.

Bate la nata fría, recién sacada de la nevera, con un a batidora eléctrica o un batidor de varillas añadiendo el extracto de vainilla. No batas durante demasiado tiempo, pues no queremos que la nata se convierta en mantequilla. (Nota: si empleas nata no azucarada, tendrás que añadir azúcar).

Rellena una manga pastelera con la nata batida y utilízala para rellenar los conos, mejor si empleando una boquilla decorativa.
(Nota: si no dispones de una manga pastelera, emplea una jeringa para repostería o crea tu propia manga (1) haciendo un cono con papel vegetal y cortando la punta o (2) rellenando con nata una bolsita de plástico para verduras y cortando un ángulo de la misma).

Termina decorando cada cono con una frambuesa, colocándolo sobre la nata.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si quieres una versión diferente, puedes poner una cucharadita de confitura de frutos rojos o un poco de Nutella/Nocilla en la punta del cono y rellenar hasta el borde con nata batida.

Puedes también utilizar otra fruta: arándanos, melocotones, piña… tanto frescos como en almibar… y además de poner un trocito para decorar, puedes poner más dentro del cono 😉