Crostini de polenta con salsa de Gorgonzola y Parmigiano Reggiano

Presentación

Estos exquisitos crostini de polenta con salsa de Gorgonzola y Parmigiano Reggiano alegran la mirada y el paladar 😉

Sirve este gustoso plato originario del norte de Italia como entremés, segundo plato vegetariano o como un pincho con tu cóctel o cerveza.

La textura de los crostini es fantástica y se junta con éxito con la cremosa salsa de quesos.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1 h
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Polenta a cocción rápida: 375 g
  • Parmigiano Reggiano: 40 g
  • Gorgonzola: 200 g
  • Mantequilla: 40 g
  • Leche: 500 ml
  • Nata líquida: 50 ml
  • Romero: 2 ramas
  • Aceite de oliva virgen extra: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Empieza preparando la polenta.

En una olla deja hervir 1,5 l de agua con un poco de sal.

Vierte la polenta “como lluvia”, mezclando enérgicamente con un batidor de varillas.

Cocina durante unos 7-8 minutos: la polenta estará lista cuando empezará a desprenderse de las paredes de la olla.

Baja la temperatura de la placa e incorpora la mantequilla. Remueve.

Vierte la polenta sobre una tabla y extiéndela (con la ayuda de una espátula, por ejemplo) hasta que tenga un espesor de 1,5 cm.

Deja que se enfríe y después, con un cuchillo, corta porciones de 3×8 cm.

(Truco: para que el cuchillo no se pegue a la polenta, mojalo en agua antes de cada corte)

Coloca la polenta sobre una bandeja para horno cubierta con papel vegetal.

Unta la polenta con un poco de aceite y esparce el romero picado por encima.

Hornea en horno ya caliente a 200°C durante unos 5 min (aprox.).

crostini de polenta con salsa de gorgonzola y parmigiano reggiano

(Nota: si quieres una versión aún más crujiente, puedes freír la polenta en aceite de girasol o cacahuetes).

Emplata los crostini.

Ahora prepara la salsa.

En una olla, junta la leche con la nata y calienta a baja temperatura.

Retira del fogón y añade el Gorgonzola troceado y el Parmigiano Reggiano rallado. Mezcla.

Vuelve a poner la olla sobre la placa a baja temperatura y sazona con pimienta.

Deja cocinar durante unos minutos.

Vierte la salsa bien caliente en una salsera y sirve con los crostini de polenta.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el Gorgonzola con queso azúl.

Pasta con crema de requesón y pistachos

Presentación

Existen más de mil maneras de preparar la pasta, y cualquier italiano sabe que con muy pocos ingredientes se puede crear un primer plato que hará feliz a cualquiera.

Esta receta es una demostración de esto: con tan solo pasta, delicioso requesón y unos intensos pistachos se puede alegrar el día a grandes y peques… y sin remordimientos, porqué el queso es muy ligero y los pistachos son saludables 😉


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pasta: 370 g (cualquier tipo; en la foto: mezze maniche rayadas)
  • Requesón: 300 g
  • Pistachos: 100 g (sin cáscara)
  • Pimienta: al gusto
  • Sal: al gusto

Realización

Este plato se realiza muy rápidamente y sencillamente, así que pon ya el agua a hervir en una olla, con un poco de sal.

Cuando esté hirviendo pon la pasta y mezcla (en seguida y luego cada minuto) para que no se pegue.

[Truco: añadir aceite sirve de poco para que la pasta no se pegue, lo que funciona de verdad es remover cada minuto y justo inmediatamente tras haber puesto la pasta en el agua 😉 ]

Puedes elegir cualquier tipo de pasta corta o larga para esta receta 🙂

Ahora debes picar manualmente o triturar con una batidora los pistachos a los cuales has quitado la cáscara: no queremos un polvo fino, pero sí unos trocitos muy pequeños.

Pasta con crema de requesón y pistachosGuarda una taza de agua de cocción de la pasta y luego escúrrela cuando esté cocida.

Vuelve a poner la pasta en la olla y añade el requesón y un tercio de taza de agua de cocción.

Mezcla para que el requesón se reparta y si no ves que tiene la consistencia de una crema añade más agua (depende de la marca de requesón que empleas).

[Mejor empezar con poca agua y luego añadir que echar demasiada y luego aguantarse jeje.]

Sazona con sal y pimienta y emplata.

Por encima de cada plato esparce una generosa cantidad de pistachos picados.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes enriquecer la receta con nuez moscada molida.

Si no tienes pistachos en casa, puedes sustituirlos con nueces o, si quieres dar un giro a la receta, por albahaca.

Si quieres añadir algo de carne a la receta, prueba con un poco de salchicha desmenuzada y previamente salteada en la sartén… ya no querrás probar nada distinto 😉

Tagliatelle con berenjenas y panceta

Presentación

La cocina italiana es muy variada y uno de sus pilares fundamentales son los ingredientes frescos.

Por esta razón existen muchas versiones de recetas con el mismo nombre y aún más recetas con los mismos ingredientes porque la creatividad es el único límite en cocina 🙂

Hoy prepararemos las tagliatelle con una salsa deliciosa cuyos ingredientes estrella son las berenjenas y la panceta.

Es una re-visitación familiar de la pasta alla Norma, una receta siciliana 🙂


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Tagliatelle: 400 g
  • Berenjena: 1 grande
  • Panceta curada: 100 g
  • Mantequilla: 1 cucharada
  • Cebolla: 1/2
  • Ajo deshidratado: una pizca
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Guindilla molida: una pizca
  • Tomate triturado: 250 g

Realización

Lava la berenjena.

Quita la parte superior de la berenjena y empieza a cortarla en cubitos.

Corta la panceta en palillos y deja que se vuelva crujiente en una sartén.

Retira la panceta (apártala en un plato) dejando su grasa en la sartén.

A la grasa añade el ajo deshidratado y la cebolla picada y deja que se doren ligeramente, entonces añade la berenjena y sazona con pimienta y sal (OJO: cuidado con la sal porque puede que la panceta ya lleve suficiente).

Pon a hervir el agua con un poco de sal en una olla, para las tagliatelle.

La berenjena tiene que dorarse y ablandarse (si hace falta añade un poquito de agua).

Entonces añade el tomate triturado, la guindilla y mezcla.

(OJO: no es necesario que la cantidad de guindilla sea tal que haga la salsa picante. Es suficiente que redondee el sabor.)

Deja que la salsa se cocine a fuego lento con una cucharada de mantequilla.

tagliatelle berenjena y panceta(Nota: la mantequilla quita un poco de acidez al tomate triturado que en España suele ser más ácido que la Passata italiana)

Verte las tagliatelle y mezcla en seguida. Vuelve a mezclar cada 1-2 minutos para que no se pegue la pasta.

Escurre la pasta cuando esté lista.

Añade a la salsa la panceta crujiente y mezcla.

Condimenta las tagliatelle con la salsa y mezcla.

Emplata y ¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si quieres un toque de queso, puedes rallar un poco de Parmigiano Reggiano aunque la mejor combinación es la Ricotta curada o el Primo Sale, pero es complicada de encontrar incluso en algunas regiones italianas, así que fuera de Italia lo es aún más 😦

Es aconsejable comer el plato recién hecho, aunque puede volverse a calentar posteriormente.

Conservar durante un día en la nevera cubierto con película transparente o en otro lugar lejos de excesivo calor y luz.

Berlinas – Bomboloni – Pączki

Presentación

Carnaval está muy cerca y no se puede dejar pasar una ocasión como esta sin preparar algo para los más glotones.

Las berlinas, bombas, donuts sin agujero, bomboloni (en italiano) o  pączki (en polaco), son unas bolas de masa muy suave que se fríen y rebozan en azúcar.

Existen en todos las cucinas de todos los países porque, sinceramente, ¿quien se resiste a algo tan bueno?

Para los más atrevidos: se pueden rellenar con crema, nocilla, nata o mermelada… una delicia para el paladar 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min (+3h 30min de reposo)
  • Coste: muy bajo
  • Dosis: para 4 personas (15 berlinas)

Ingredientes

  • Leche: 100 ml
  • Levadura fresca en cubito: 10 g
  • Azúcar: 20 g (+ para rebozar)
  • Aceite de girasol: 40 ml (+ para freír)
  • Huevo: 1
  • Naranja: ralladura de 1/2 cáscara
  • Harina de trigo: 140 g
  • Harina de fuerza: 140 g
  • Aroma: 1 ml (vainilla o naranja) – opcional

Realización

Calienta un poco la leche y disuelve la levadura allí.

Añade a la leche el aceite, el huevo, el aroma, la ralladura de naranja y el azúcar. Mezcla.

Incorpora las harinas tamizándolas y mezclando constantemente para evitar grumos.

Mezcla durante unos 5 minutos, para que la masa logre una consistencia elástica y homogénea.

Haz una bola con la masa y deja que repose unas 2h 30min- 3h, cubierta con un trapo limpio y en un lugar caliente. Tiene que triplicar el volumen.

Ahora espolvorea un poco de harina de trigo sobre la encimera y amasa la masa que ha reposado, para que sea lisa.

Extiende con la ayuda de un rodillo de cocina, hasta un espesor de poco más de 1 cm.

Con un vaso o un cortador circular saca unos círculos de masa y colócalos en un sitio sonde puedan seguir creciendo durante una media hora.

Calienta abundante aceite de girasol en una sartén y cuando esté bien caliente (unos 170°C), empieza a freír las berlinas.

Debes girar más veces cada berlina, para que se dore y cocine uniformemente.

Reboza las berlinas aún muy calientes en azúcar granulado.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

berlinas.pngPuedes preparar una crema o emplear nata batida, mermeladas o nocilla para rellenar cada berlina con una manga pastelera.

Si prefieres espolvorear la superficie de las berlinas con azúcar glás en lugar del granulado, adelante! Es cuestión de gustos 😉

Conserva durante 2 días bajo una campana de cristal.

Ñoquis de harina cocida

Presentación

Los ñoquis de harina cocida son una receta muy rápida y perfecta para aquellos días en los que te apetezcan unos ñoquis pero te quedes sin patatas o sin tiempo para cocinarlas.

Es una receta baratísima: tan solo te hace falta tener harina y un poco de sal.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: muy barato
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Harina de trigo: 350 g
  • Agua: 400 ml
  • Sal: una cucharadita

Realización

Tamiza la harina con la sal y déjala a un lado.

En una olla verte el agua y la cucharadita de sal y deja que hierva.masa de harina cocida.JPG

En cuanto llegue a ebullición, verte la harina y empieza a mezclar enérgicamente durante unos minutos.

La masa tiene que quedar homogénea.

Forma una bola y deja que se enfríe un poco antes de dejarla reposar durante unos 20 min en la nevera.

En la espera puedes preparar la salsa con la que vas a acompañar los ñoquis.

noquis con harina cocida.JPGExtrae la masa de la nevera y coge un trozo. Crea una serpiente de masa y con un cuchillo corta pequeñas porciones.

Si tienes mucha prisa ya puedes empezar a cocinarlos en agua salada hirviendo, pero si quieres que estén algo más decorados, puedes hacer bolitas con cada porción y decorar con un tenedor.

Cocina en agua hirviendo durante no más de 1-2 min, dependiendo de lo grandes que sean los ñoquis.

Escurre y añade la salsa.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerenciasnoquis de harina cocida con salsa.JPG

Puedes añadir alguna especia a la harina: cúrcuma, curry, albahaca, perejíl, pimienta,…

Los ñoquis mejor se comen recién cocinados.

Pruébalos con cualquier condimiento que te apetezca: salsa de tomate, de quesos, de setas, pesto,…

Focaccias de patatas con hierbas aromáticas

Presentación

Las focaccias son unos hogazas italianas muy sabrosos que se suelen comer solas o con quesos y embutidos.

Se trata de una alternativa más gustosa del pan, puesto que lleva algún ingrediente que destaca: en esta receta hierbas aromáticas como orégano o romero.

Prepara estas esponjosas y húmedas focaccias con simples ingredientes que seguramente tienes en casa, y disfrútalas en compañía para desayunar, merendar o almorzar.


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 30 min (+ 1h 30min de reposo)
  • Coste: muy bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Harina de trigo: 300 g (puedes susituir la mitad por harina de fuerza)
  • Patatas: 400 g
  • Levadura fresca en cubito: 15 g
  • Aceite Extra-Virgen de Oliva: 3 cucharadas + para untar
  • Romero/Orégano: al gusto
  • Sal: 2 cucharaditas
  • Sal gruesa: para esparcir la superficie
  • Azúcar: una pizca

Realización

Pela las patatas y cocínalas en una olla con agua salada hasta que sean blandas.

TRUCO: Si quieres que se cocinen antes, puedes cortarlas en trozos.

Escúrrelas bien y tritúralas aún calientes, empleando un machacador de patatas o un tenedor.

Mientras las patatas se enfrían, prepara y mide los demás ingredientes.

Disuelve los trocitos de levadura en unas tres o cuatro cucharadas de agua tibia-caliente (no demasiado) y una pizca de azúcar granulado.

Junta harina, sal, aceite, patatas machacadas y la levadura. Mezcla con la planetaria o manualmente hasta que la masa quede homogénea.

(OJO: Para quien mezcle manualmente: prepara una montaña de harina, haz un hueco en el centro y coloca ahí los ingredientes líquidos y las patatas. Mezcla con movimientos circulares desde el centro hacía el exterior hasta incorporar todo).masa después de reposar.JPG

Notarás que la masa queda bastante líquida y pegajosa. Es la consistencia normal.

Espolvorea un poco de harina en un bol y verte la masa. Cubre con un trapo y deja que repose durante 1h 30 min en un lugar posiblemente caliente.

Cuando haya transcurrido ese tiempo, notarás que la masa ha doblado su volumen.

Verte la masa en sobre una encimera espolvoreada con harina. Divide en 6 partes (primero por la mitad, y luego cada mitad en tres partes 😉 ).

focaccia patatas antes de hornear.JPGUnta la bandeja para horno con un poco de aceite de oliva.

Con las palmas de tus manos untadas con un poco de aceite, coge la masa y colócala en la bandeja. Deja unos 4-5 cm por lo menos entre una focaccia y otra, o podría pegarse cuando crezca de volumen en el horno.

(NOTA: es normal que la masa se pegue a tus manos, así es su consistencia natural: por esta razón hay que untar bien las manos para que se separe más fácilmente.)

Enciende el horno a 200°C en modalidad ventilada y deja que se caliente.

Pon un poco de aceite de oliva por encima de cada focaccia, un poco de sal gruesa y especias a tu gusto (romero o orégano quedan genial).

Hornea durante unos 15-20 minutos hasta que se dore. Si quieres, cuando falten unos 3-4 minutos, puedes dar la vuelta a cada focaccia para obtener una cocción uniforme.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerenciasfocaccia abierta.JPG

Puedes consumir las focaccias calientes o frías.

Las focaccias se pueden comer solas o acompañadas por quesos y embutidos.

Prepara más para tener para el día siguiente: su consistencia esponjosa y húmeda aguanta perfectamente durante dos días, en una bolsa de plástico o bajo una campana de cristal.

 

Fügassa genovesa

Presentación

La Fügassa a la genovesa es una especialidad de la cocina italiana de la región Liguria, y en particular de la ciudad de Genova.

Es un bollo extremamente bueno, muy suave y delicado, exaltado por la fragancia de las hierbas y del aceite extra-virgen de oliva.

Esta delicia tiene que reposar durante más de 2h para lograr esa ternura y ligereza.

Se puede comer solo, con embutidos y quesos y es perfecto como entremés, para sustituir con estilo el pan, o para aperitivos (siempre que no termine antes de llegar a servirse 😉 )


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min + 2 h 30 min de reposo
  • Coste: muy bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Harina de fuerza: 300 g
  • Harina de trigo: 300 g (o harina de fuerza para esta parte también)
  • Levadura fresca en cubito: 1 cubito = 25 g (tipo Saccaromices Cerevisiae)
  • Sal: 15 g
  • Agua: 400 ml
  • Azúcar: 2 cucharaditas
  • Aceite extra-virgen de oliva: 140 ml
  • Sal gruesa: al gusto
  • Orégano o romero: al gusto (opcional)

Realización

Disuelve la sal en el agua tibia y vértela en el bol de la batidora (o en cualquier bol si mezclas manualmente), junto con el azúcar y 40 ml de aceite de oliva.

Mezcla para que se emulsione todo.

Añade la mitad de la harina en el bol y mezcla hasta que se cree una masa líquida lisa.

Ahora incorpora la levadura fresca y mezcla con la batidora durante 1-2 min (o manualmente durante más tiempo).

Por último, verte lo que ha quedado de las harinas y mezcla otra vez hasta obtener una masa homogénea, pero bastante pegajosa.

Verte la masa en un bol espolvoreado con harina y deja que repose durante 1 h 30 min en un sitio caliente, tapado con un trapo limpio.

Verte 50 ml de aceite de oliva sobre la bandeja para horno que utilizarás en la cocción.

Coloca la masa sobre toda la bandeja untada y trata de conseguir una forma rectangular.

Con un pincel de cocina (mejor si de silicona), esparce un poco aceite de oliva pfugassa buchior encima, para que no se quede seca la superficie, mientras reposa durante 30 min más en un lugar caliente.

Ahora, con las yemas de tus dedos, presiona la superficie de la fügassa y crea unos agujeros bastante profundos (pero sin romper el fondo de la masa).

Verte el aceite de oliva que ha quedado (50 ml) por encima de la masa. Notarás que los agujeros se llenan de aceite: así debe ser.

Por última vez, deja reposar la masa (ya no hace falta taparla) durante 30 min en un lugar caliente.

Esparce un poco de sal gruesa y las hierbas que prefieras: orégano o romero (Yo adoro el orégano, así que suelo elegir esa opción, aunque a veces varíe con la otra).

Ha llegado el momento de hornear la fügassa en horno ventilado ya caliente a 200°C durante unos 15 min.

Si quieres que la masa se quede aún más húmeda, puedes pulverizar un poco de agua por encima, antes de ponerla en el horno.

Extrae la bandeja y sirve esta delicia caliente, tibia o fría.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Te resultará más fácil cortar la fügassa cuando esté tibia o fría.

Se puede servir sola o con embutidos o quesos.

Puedes elegir entre romero, orégano u otras hierbas que prefieras.

Se conserva durante unos 2-3 días, bajo una campana de cristal.

Panzerotti

Presentación

Los Panzerotti son unas empanadas italianas muy sabrosas.

Su masa dorada es muy suave y esponjosa, gracias a la pasta para pizza con la que se realiza.

El relleno con tomate, embutidos y queso es muy personalizable, para lograr complacer a cualquier paladar.

Esta receta es perfecta como entremés, para aperitivos y fiestas.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

PARA LA MASA:

  • Harina de trigo: 300 g
  • Harina de fuerza: 200 g
  • Levadura fresca en cubito: 1/2 cubito = 12 g (tipo: Saccaromices Cerevisiae)
  • Agua: 350 ml
  • Sal: 1 cucharaditaimage6
  • Aceite extra-virgen de oliva: 1 cucuharada

PARA EL RELLENO:

  • Gouda / Edam: lo suficiente
  • Mozzarella para pizza: lo suficiente
  • Tomate triturado: 1/3 lata
  • Jamón cocido: lo suficiente *
  • Chorizo: lo suficiente*
  • Orégano: al gusto
  • Albahaca: al gusto

PARA FREÍR:

  • Aceite de girasol: lo suficiente

*para vegetarianos: se puede sustituir por queso azul, atún o verduras


Realización

En una taza, pon una parte del agua caliente (no hirviendo, pero bastante caliente) y disuelve el medio cubito de levadura fresca.

En tu batidora, verte la harina, la sal, el agua, la levadura disuelta y la cucharada de aceite.

Acciona la batidora y mezcla durante unos 3 minutos, para que la masa quede homogénea.

(Puedes hacer todo esto a mano, también: primero mezcla la harina con sal, luego añade los líquidos poco a poco, mezclando constantemente).image1.jpeg

 

Divide la masa en bolas y colócalas sobre papel para horno o sobre una superficie (p.e. la encimera) con harina.

Deja que reposen durante 1 h 30 min tapadas con un trapo. Deberían doblar su volumen.

En la encimera enharinada, extiende cada bola utilizando un rodillo, creando unos círculos de masa de unos 3-4 mm.

Ahora, rellena el centro de cada círculo con una cucharadita de tomate triturado (deja los bordes sin tomate o no conseguirás pegar las extremidades), añade el queso que prefieras y el jamón/chorizo.

SUGERENCIA: El chorizo sabe más rico en el relleno si lo cortas en medias rodajas y lo fríes previamente en una sartén.stampo ravioli

Si te gusta, puedes poner un poco de orégano y/o albahaca.

Ahora dobla cada círculo por la mitad, intentando contener el tomate en su sitio, para que no llegue a los bordes, y sella la extremidad, con tus dedos enharinados (puedes decorar con tus dedos o con un tenedor.

Si tienes este utensilio para raviolis en talla grande (13-16 cm) puedes utilizarlo, tras haberlo enharinado.

Deja que reposen unos 15 min, para que la masa crezca un poco más.

En una freidora o en una sartén pon abundante aceite de girasol y fríe cada image2.jpegpanzerotto por ambos lados, hasta que se dore. Notarás que la masa se hincha un poco.

Cuando estén listos, escúrrelos y deposítalos sobre papel de cocina, para que absorba el exceso de aceite.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes crear el relleno que más prefieras: jamón y setas, fuet y queso crema, atún y pimientos/cebolla, jamón cocido y queso azul etc…

El tomate queda genial con el atún y los pimientos.

Pasta “alla Checca”

Presentación

La pasta “alla Checca” es un primer plato muy fresco, sabroso y típicamente veraniego.

Se prepara muy rápidamente, puesto que requiere trocear los 3 ingredientes clave y juntarlos con la pasta.

Si te apetece pasta y al mismo tiempo quieres algo ligero, prueba esta deliciosa fusión de tomates, pasta y gustoso queso mozzarella, aromatizada con albahaca fresca.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pasta corta (macarrones, tiburones, espirales, pajaritas): 300 g
  • Tomates normales o cherry: 200 g
  • Mozzarella: 200 g
  • Parmigiano Reggiano: al gusto
  • Albahaca: al gusto
  • Aceite de oliva extra-virgen: 40 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Pon a calentar agua salada en una olla. Cuando esté hirviendo, verte la pasta y deja que se cocine.

pomodorini

Lava los tomates y córtalos en trozos o mitades, dependiendo del tipo que hayas elegido.

Si buscas un sabor mas suave, elige los tomates normales, pero si quieres algo mas acidulo o marcado, sin duda escoge los tomates cherry. (Además, puedes elegir tomates de distintos colores, y cautivará la mirada).

La mozzarella también hay que cortarla en trocitos o cubos, dependiendo de si hayas elegido bolitas más o menos grandes de este queso.

Lava las hojas de albahaca. 

Cuando la pasta esté cocida, escurre el agua y añade prontamente aceite, para que no se pegue. Deja reposar durante unos 5-10 minutos, para que se enfríe.

Añade los tomates y la mozzarella. Mezcla un poco.

Ahora con tus propias manos (y sin cuchillo o tijeras) fragmenta las hojas de albahaca, para que desprendan su sabor y no se oxiden, depositándolas en la misma olla de la pasta.

Mezcla y controla si hace falta ajustar con sal y pimienta.

Emplata y ¡listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

La pasta se puede comer tibia o fría y, por lo tanto aguanta incluso un par de días en un contenedor hermético en la nevera.

Se aconseja añadir siempre un poco de albahaca fresca, para darle ese toque fresco y aromático que tiene sobre todo cuando recién troceado.

La receta original es esta, pero nadie te prohíbe añadir olivas, alcaparras, feta o cualquier ingrediente de temporada que te apetezca.

Cóctel Bellini

Presentación

El Bellini es uno de mis cócteles favoritos, además de ser un clásico italiano.

Es una receta muy simple, pero genial puesto que la estructura y frescor del prosecco se ven redondeadas y exaltadas por el perfumado aroma de los melocotones.

Inventado por Giuseppe Cipriani, dueño del Harry’s Bar en Venecia, fue creado en ocasión de inauguración de la exposición de cuadros del pintor renacentista Giovanni Bellini, noto también como Giambellino.

En verano, con la llegada de la temporada de los melocotones hay que empezar a crear éste refinado y delicado cóctel.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 10 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 3 cócteles

Ingredientes

  • Prosecco / Cava Brut / Champagne: 100 ml*
  • Melocotones de pasta blanca: 50 g

*siempre en cantidad doble a los melocotones


Realización

Empieza preparando el néctar de melocotones (no vale utilizar zumos pre-confeccionados, puesto que contienen realmente poco melocotón y no tan aromático como el fresco de temporada).

Lava y pela los melocotones. 

Corta la fruta en trozos y ponlos en un colador de malla fina. Aprieta los trozos para sacar su jugo y su carne.

Verte en un flûte el néctar de melocotón y añade delicadamente el prosecco hasta llenar la copa.

Decora la copa con un trozo de melocotón o una flor.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si preparas el néctar con antelación, ciérralo en un contenedor hermético y ponlo en la nevera para evitar que se oxide y pierda su color y sabor.

Puedes combinar el Bellini con platos de gambas, carnes blancas, comida picante indiana, paella, pescados y finger food con masa de hojaldre.