Mozzarella in carrozza

Presentación

La mozzarella in carrozza es una receta italiana originaria de Nápoles, pero difusa también en la región de Roma.

Se trata de una verdadera glotonería: suave pan de molde, cubierto por una crujiente y dorada capa y con un suave e hilante corazón de mozzarella derretida… ¡no hay quien pueda resistirse!

Con este entremés o plato único podrás conquistar incluso al paladar más exigente, pero sin tardar demasiado en prepararlo y sin complicaciones… que es un rasgo maravilloso de la receta jaja 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pan blanco de molde: 600 g (= 12 rebanadas)
  • Mozzarella de bufala:  500 g
  • Huevos: 5 grandes
  • Harina de trigo: 100 g
  • Pan rallado: 300 g
  • Sal: al gusto
  • Aceite de girasol: para freír

Realización

Empieza cortando la mozzarella en lonchas de 1 cm de espesor. Colócalas sobre una hoja de papel absorbente, cubre con otra hoja y aprieta delicadamente con tus manos para quitar el exceso de líquido. Si es necesario, repite hasta que las lonchas estén suficientemente secas.

Cubre una rebanada de pan con las lonchas de mozzarella (sin que sobresalgan), sazona con sal y coloca otra rebanada por encima. Presiona ligeramente con tus manos para compactarlo todo. Repite hasta terminar los ingredientes.

Rompe los huevos en un bol y vierte harina en un plato y pan rallado en otro.

Reboza los bocadillos pasándolos en harina, luego en huevo (dejando escurrir el exceso antes del siguiente paso) y finalmente en pan rallado.
(Nota: si no quieres ensuciarte mucho las manos, ayúdate con dos tenedores 😉 )

mozzarella in carrozza

En una sartén vierte aceite y deja que llegue a temperatura. Empieza a freír pequeñas cantidades a la vez (para que la temperatura no baje de golpe) hasta que estén bien doradas, dando la vuelta.

Retira y coloca sobre papel absorbente antes de emplatar.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes realizar un doble rebozado para que quede más crujiente: reboza la primera vez y luego deja los bocadillos en la nevera durante unos 15 minutos antes de volver a pasarlos en huevo y pan rallado.

Anuncios

Linguine con mini pulpos y aceitunas negras

Presentación

Atrévete a mezclar el marisco y las aceitunas en este primer plato de inspiración italiana.

Estos mini pulpos quedarán impresionantes tras haberse dorado y haber absorbido el aroma del ajo, con las intensas aceitunas negra y el ligeramente ácido toque de la salsa que envuelve tan bien a las linguine… ya lo sé… con tan solo leerlo y ver la foto se hace ya la boca agua…

¡Hay una solución: !hay que prepararlo en seguida!

Tardarás solo 30 minutos para presentar esta delicia en tu plato 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Linguine/Spaghetti: 350 g
  • Mini pulpos: 800 g (ya limpios)
  • Tomate cherry pelados: 200 g
  • Concentrado de tomate: 2 cucharadas
  • Aceitunas negras: 24
  • Vino blanco: 80 ml
  • Ajo: 2 dientes
  • Guindilla: al gusto
  • Perejil: al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra: 2 cucharadas
  • Sal: al gusto

Realización

Vierte los mini pulpos en un colador y lávalos con abundante agua. Escúrrelos bien.

En una olla pon a hervir el agua para la pasta, añadiendo sal.

Limpia el ajo y tritúralo finamente con la guindilla. Hazlo sofreír con un poco de aceite en una olla grande (luego tendrá que caber la pasta).

Añade los mini pulpos y deja que se doren durante unos 3 minutos a alta temperatura, mezclando de vez en cuando. Sazona con sal y deja esfumar el vino.

pasta con mini pulpos y aceitunas

Con una espumadera retira los mini pulpos y déjalos a un lado y en un sitio caliente.

En la misma sartén añade el concentrado, los tomates y su líquido y las aceitunas también. Deja cocinar la salsa durante unos 7 minutos a baja temperatura.

Entonces añade los mini pulpos, vuelve a sazonar con sal si es necesario y deja cocinar durante un par de minutos. Luego apaga y mantén caliente.

En la espera, al haber llegado el agua a ebullición vierte las linguine y deja cocinar hasta que estén “al dente”: es decir, cuando falte poco más de un minuto para que la textura sea perfecta, retira, guardando una parte de agua de cocción en un vaso.

Vierte la pasta en la olla con la salsa y mezcla bien, volviendo a encender el fogón bajo la olla. Si la salsa resulta poca o seca, añade un poco de agua de cocción.

Cuando la pasta esté lista, emplata y esparce un poco de perejil picado.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes utilizar también orégano en lugar del perejil, si lo prefieres 😉

Pasta alla Norma

Presentación

La Pasta alla Norma es un primer plato típico siciliano (cocina italiana) que nació en la soleada ciudad de Catania: se trata de pasta corta, habitualmente macarrones, condimentados con perfumada salsa de tomate, crujientes berenjenas fritas, sabrosa ricotta salada e intensas hojas de albahaca fresca.

Según se cuenta, el origen del nombre tan peculiar para este plato se debe a un comentario realizado por un comediógrafo siciliano que, al saborear esta exquisitez, exclamó “¡Es una Norma!”, comparando esta excelente sinfonía de gustos mediterráneos con la célebre “Norma” de Vincenzo Bellini.

Es un primer plato realmente genuino, sencillo, bastante rápido de realizar y que te cautivará así como conquistó en su momento al comediógrafo 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pasta corta: 350 g (hélices, macarrones, pajaritas, tiburones)
  • Berenjena: 1 grande (= 300 g)
  • Tomates pelados: 400 g (o 600 g tomates frescos para salsas)
  • Aceite de oliva virgen extra: 2 cucharadas
  • Ajo: 2 dientes
  • Albahaca fresca: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Aceite de girasol: para freír
  • Ricotta salada: para decorar

Realización

Empieza lavando la berenjena y eliminando la extremidad superior. Corta la berenjena en 4 secciones iguales: corta por la mitad en sentido vertical y posteriormente divide cada parte otra vez por la mitad, siempre en sentido vertical. Ahora corta cada trozo (de sección aproximadamente triangular) en lonchas de unos 3 mm de anchura.

Fríe las berenjenas en abundante aceite de girasol (ya caliente), pequeñas cantidades a la vez, para lograr que se doren correctamente. Retira las berenjenas y escúrrelas sobre papel de cocina, para que éste absorba el exceso de aceite.

Pasta-alla-norma

Si utilizas tomates frescos, practica unas incisiones y déjalos en agua hirviendo durante unos 10 minutos y luego retíralos. Posteriormente, con la ayuda de un minipimer o de tu batidora, obtén la salsa.

Si, por otra parte, habéis decidido utilizar los tomates pelados (de lata) tritúralos directamente con el minipimer o la batidora.

Limpia los dientes de ajo y machácalos ligeramente. Deja sofreír en aceite de oliva y entonces añade la salsa de tomate y una parte de albahaca fresca. Deja cocinar unos 10 minutos a fuego moderado. Sazona con sal. Transcurrido ese tiempo retira los dientes de ajo y aparta la salsa.

Mientras se cocina la salsa, pon a hervir agua salada y cocina la pasta. Cuando esté en su punto escurre y vierte en la olla con la salsa de tomate y mezcla.

Emplata y coloca las berenjenas en cada plato. Decora con hojas de albahaca fresca y con escamas de Ricotta salada (obtenida con la malla gruesa del rallador).

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si no encuentras la Ricotta salada puedes emplear Primosale (pecorino curado durante tan solo unos meses), o recurrir al Pecorino o Parmigiano Reggiano que siempre se encuentran disponibles.

Prepara la salsa también con tomates cherry 😉

Tiramisù clásico

Presentación

El Tiramisù es el postre italiano por excelencia… una exquisitez presente en toda bucket-list culinaria de quien visita el Bel Paese o en la mesa de quienes quieren saborear un trocito de Italia en casa.

El origen de este postre es controvertido y varias regiones (Veneto, Friuli Venezia Giulia, Piamonte y Toscana) se contienden el mérito.

La historia oficial (por supuesto no respaldada por todos, pues no habría contienda 😜) narra que en el siglo XVII algunos reposteros de la ciudad de Siena (Toscana) decidieron idear un plato nuevo para celebrar la grandiosidad del Granduque de Toscana, Cosimo de Medici. La elección recayó sobre un postre, pues según parece Cosimo amaba las cosas dulces, y en origen el tiramisù fue denominado zuppa del duca (sopa del duque).

Lamentablemente, nosotros no podemos garantizar que esta historia sea un fiel relato de lo que pasó, pero sí podemos proporcionarte la receta para que puedas preparar un tiramisú clásico, capaz de conquistar a grandes y pequeños, y darte muchísimas ideas para que puedas personalizarla según tus gustos y necesidades 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min (+ 2h en la nevera)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 8 personas

Ingredientes

  • Savoiardi (bizcochos de huevo o “de soletilla” / ladyfingers): 300 g
  • Huevos: 220 g (aprox. 4 pequeños o 3 medianos) muy frescos *
  • Mascarpone: 500 g
  • Azúcar: 80 g
  • Café: 300 ml (con o sin azúcar)
  • Cacao amargo en polvo: para decorar

*para medir: pesa las yemas y las claras por separado y suma el peso de ambas.


Realización

Empieza separando con cuidado las claras de las yemas en dos boles distintos.
(Ojo: si las claras tienen trazas de yemas batirlas debidamente resultará más complicado).

Con un batidor de varillas o una batidora eléctrica, bate las claras con la mitad del azúcar hasta que estén montadas a punto de nieve.
(Nota: sabrás que has batido lo suficiente si dando la vuelta al bol las claras se quedan firmes sin caerse o deslizarse hacia abajo.)

A continuación, bate las claras con la otra mitad de azúcar hasta obtener un compuesto claro y bien aireado. Añade el mascarpone y sigue mezclando para obtener una textura homogénea.

Ahora incorpora poco a poco las claras mezclando desde abajo hacia arriba delicadamente y sin exagerar con el tiempo, pues no queremos desperdiciar las burbujas de aire que conferirán una textura más ligera a la crema.

Coge una vajilla con borde alto y extiende una capa fina de crema sobre el fondo.

tiramisù clásico

Moja una galleta en el café por ambos lados, tratando de hacerlo con rapidez, pues la estructura de los savoiardi absorbe con facilidad los líquidos y se ablanda en seguida. Coloca la galleta en la vajilla y repite el proceso con más galletas hasta finalizar una capa entera (como si estuvieras preparando una lasaña y en lugar de la masa utilizaras los savoiardi).

Por encima extiende una capa abundante de crema y vuelve a otra más de galletas.

Finaliza con una última capa de crema y espolvorea cacao en polvo con la ayuda de un tamizador.

Deja reposar en la nevera al menos 2 horas antes de servir.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes personalizar la receta original incluyendo muchísimas golosas variaciones:

  • en lugar de los savoiardi puedes utilizar: amaretti (galletas italianas de almendra), pandoro que te haya sobrado de las Navidades, brownies, sobaos, etc.
  • si quieres alternativas al mascarpone puedes utilizar ricotta (requesón) sola, logrando un postre light, o mezclada con nata batida, para ahorrar calorías pero con una textura aún así agradablemente cremosa 😉
  • si el café a solas no te satisface y todos tus comensales son adultos, puedes añadir licores aromáticos o ron; si no te gusta en absoluto el café, puedes utilizar el “café” de cebada o hacer más contentos a los peques utilizando leche con ColaCao/Nesquik. Otra versión apta también para los niños y sin duda más veraniega es sustituir el café por zumos naturales e introducir fruta fresca o en almíbar en tu tiramisù… déjate convencer por el Tiramisù veraniego con fresas y experimenta otras combinaciones sugeridas en esa receta 😉

Conserva el postre en la nevera durante 1 día.

Piadina romañola

Presentación

La piadina romañola (romagnola en italiano) es una de las recetas más típicas de la gastronomía de la región Emilia-Romagna y una de las más versátiles también.

La piadina es una hoja de masa redonda que se dobla a mitad y rellena con infinitas combinaciones de ingredientes: jamón, embutidos, quesos frescos y curados, verduras frescas o a la parrilla, etc. dependiendo de los gustos de quien la prepara.Resultado de imagen de piada etruschi

La historia de este plato es muy antigua: al parecer los Antiguos Etruscos la preparaban con trigo u otros cereales para el día a día.

Tras la conquista romana de la Etruria, la receta se difundió incluso en los banquetes más refinados, donde se consumía recién cocido porqué tras unas horas se convertía en un disco demasiado duro de comer.

En la Edad Media, la población trató de eludir los impuestos sobre el pan preparando este subrogado con cereales distintos al trigo y comiendo cada vez menos pan.

Sin embargo, en el Renacimiento esta receta sufrió un declino muy marcado, puesto que se afirmaron con fuerza nuevas corrientes culinarias.

Así, durante años la piadina fue la simple comida de los campesinos y pobres que no podían permitirse algo distinto de los productos de la tierra.

En el 1900 la piadina empezó a volver en los platos de los italianos, gracias al empleo de una parte de harina de maíz, más económica de la de trigo.

Aunque el verdadero boom tuvo lugar en los años ’40 y ’50 cuando la piadina conquistó a los turistas que paseaban por la rivera romañola o viajaban hacia ese mar en coche y encontraban quioscos a lo largo de las carreteras que ofrecían esta barata delicia.

Ahora hay que ponerse el delantal, así preparamos esta maravillosa y sencilla receta para traer un poco de Italia en nuestras cocinas 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min (+1h de reposo)
  • Coste: muy bajo
  • Dosis: para 4 personas (7-8 piadinas)

Ingredientes

  • Harina de trigo: 500 g
  • Agua*: 170 ml
  • Aceite de oliva virgen extra: 80 g (o 125  de manteca de cerdo)
  • Levadura química: 1,5 cucharaditas
  • Sal: 15 g
  • Ingredientes para relleno: al gusto [todas las ideas al final de la receta]

*también puedes emplear leche, pero la versión original lleva agua


Realización

Antes de empezar hay que precisar dos cosas:

  1. ¿Agua o leche?
    El agua dejará tus piadinas más crujientes, mientras que la leche más suaves. Puedes incluso poner agua y leche en partes iguales (85+85).
  2. ¿Aceite o manteca de cerdo?
    La mejor elección es la manteca de cerdo, porque confiere un sabor y una consistencia inigualable, pero puedes emplear aceite de oliva, porque siempre lo tienes en casa y porque deseas una versión ligera de la piadina 😉

Verte en tu mezcladora todos los ingredientes y deja que se amasen durante unos 7 minutos, hasta lograr una masa lisa y homogénea. Si lo prefieres, puedes amasar a mano.

Pon la masa en un bol untado con un poco de aceite y cúbrelo con un trapo húmedo o película transparente. Deja reposar 30 min.

Pasado el tiempo, divide la masa en 6 bolitas y ponlas sobre la encimera.

Vuelve a cubrir las bolitas con un trapo o película (no hace falta envolverlas). Deja que repose otros 30 min.

Ahora, con la ayuda de un rodillo, extiende cada bolita en un círculo de masa de unos 22 cm de diámetro y del espesor de 2 mm (¡tiene que ser muy fino!).

[Truco: si no consigues un círculo, sino que alguna forma extravagante, quizás te interese colocar un plato por encima de la masa y recortar el perímetro con un cuchillo para lograr un círculo perfecto 😉 ]piadina romañola

Coloca la piadina sobre una sartén suficientemente grande (diámetro mínimo igual al de la piadina) solo cuando ésta esté ya muy caliente. Puedes emplear también una sartén para crêpes o una sartén de hierro fundido.

Mueve la piadina sobre la sartén para que no se pegue y cocina unos 2 min por lado (notarás como crece y se forman burbujas).

Ahora tan solo añadir el relleno, mientras estén calientes, dobla por la mitad y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Existen muchísimos rellenos posibles… infinitos diría yo.

Si deseas rellenarlas con queso y quieres que se funda, rállalo o córtalo en lonchas finas y colócalo tras haber dado la última vuelta, poco antes de retirar la piadina y deja a fuego muy bajo, colocando la tapa sobre la sartén.

Posibles combinaciones:

  • jamón serrano y queso (gouda, brie, havarti, etc.), con un extra de calabacines a la parrilla o tomates (frescos o secos)
  • jamón cocido, gouda/havarti y un trocitos de queso azúl
  • mix de quesos (gouda, gorgonzola, brie), nueces y rúcola
  • ensalada, jamón/ salchichón, gouda/havarti, salsa al yogur o mayonesa
  • mozzarella y mortadella/jamón, albahaca
  • queso scamorza y chorizo
  • pollo asado troceado, salsa curry y queso brie
  • pavo, tomates secos y requesón
  • queso crema para untar, pesto a la genovesa y verduras a la parrilla
  • nutella o nocilla 😉

La piadina se puede congelar cuando esté suficientemente cocida, pero aún no del todo, tras haberse enfriado.

Alcachofas “alla giudía”

Presentación

Las alcachofas “alla giudía” son un plato italiano originarios del Lazio, la región de Roma.

En esta receta os enseñamos como elegir a las mejores alcachofas para preparar este deliciosa guarnición: en efecto, lo básico es tener un ingrediente de calidad y saberlo limpiar con cuidado, para dejar solo la parte mejor.

Bien juntitas en una sartén u olla, estas alcachofas expuestas a una cocción dulce y lenta hacen que de unas flores duras se conviertan en un refinado, perfumado y suave plato.


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 55 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Alcachofas
  • Ajo
  • Perejil
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal


Realización

COMO ESCOGER LAS ALCACHOFAS

  • Elige aquellos que tengan un color verde brillante y sin manchas negras o marrones.
  • Deben estar apretadas y duras, incuso su tallo deberá ser firme. Cuida de elegir las alcachofas que no tengan las hojas separadas ni estén blandas.
  • Para estar segura de que sean frescas, prueba a doblar una hoja exterior: si se rompe fácilmente, será señal de que está fresca.

LIMPIEZA DE LAS ALCACHOFAS

Antes de todo, baña tus manos con zumo de limón, para evitar que los zumos de las alcachofas te las manchen. En alternativa, ponte unos guantes 😉

Para la misma razón, prepara agua con zumo de limón en un bol, donde luego pondrás las alcachofas limpias para que no se vuelvan negras.

1.PNG

Ahora empieza limpiando la punta de las alcachofas (1), eliminando unos 2-3 cm.

Procede a eliminar las hojas exteriores más duras, hasta llegar a las más tiernas (2).

Una vez que hayas llegado al corazón, puedes encargarte del tallo: elimina la parte final pues suele ser la más dura (3).

La parte que queda del tallo la puedes pelar con un pela-patatas o eliminar su superficie fibrosa con un cuchillo (4).  Ahora ya tienes a un tallo tierno listo para cocinar.

(Nota: no trates de ahorrar alguna hoja o más tallo de lo debido, pues dejarse partes fibrosas incide mucho sobre la calidad del plato.)

Corta cada alcachofa por la mitad en el sentido largo (5).

Elimina la zona con “vello” interior ayudándote con un cuchillo o una cuchara.

PREPARACIÓN

Coloca las mitades de alcachofas en una olla pequeña, para que estén cerca.

Pica el ajo y el perejil para crear un pesto. Esparce sobre las alcachofas y añade aceite de oliva virgen extra. Sazona con sal.

IMG_E4060.JPG

Vierte agua en la sartén hasta cubrir las alcachofas por la mitad.

Coge una hoja de papel vegetal (para horno), moja en agua y exprime. Cubre la sartén con ella y luego con la tapa.

Deja cocinar durante unos 15 minutos a fuego mediano. Pasado ese tiempo, quita el papel vegetal, vuelve a poner la tapa y deja cocinar otros 30 minutos: el agua estará evaporando casi del todo.

Tras estos 45 minutos, prueba si las alcachofas están tiernas.

Emplata y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Sirve calientes.

Tiras de pollo gusto pizza – con tomate, mozzarella y orégano

Presentación

Las tiras de pollo con tomate y mozzarella son un segundo plato de carne muy apetecible!

Los ingredientes confieren a la carne un tentador gusto pizza que, aun requiriendo muy poco tiempo para prepararse, consigue dar mucho sabor y carácter a anónimas lonchas de pollo 😉

¡Empieza ya y verás como se convertirá en un clásico de tu mesa!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pechuga de pollo: 600 g
  • Tomate triturado: 500 ml
  • Mozzarella: 200 g
  • Orégano: al gusto
  • Harina: 50 g
  • Aceite de oliva: 4 cucharadas
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

pollo con tomate y mozzarellaCorta el pollo en lonchas y luego en tiras de unos 3 cm aproximadamente.

Reboza las tiras en harina y sacude ligeramente para eliminar el exceso.

Calienta el aceite en una sartén y dora rápidamente el pollo. Sazona con sal y pimienta.

Añade el tomate triturado, cubre con la tapa y deja cocinar durante 10 minutos, mezclando de vez en cuando.

En la espera, pica en trozos la mozzarella y, antes de apagar el fuego, añade al pollo. Deja que se derrita durante unos minutos, luego apaga el fuego y sirve, esparciendo un poco de orégano.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el orégano por hojas de albahaca.

Si quieres dar un sabor más intenso, añade también trocitos de queso azul o gorgonzola.

Pasta con pez espada y berenjenas

Presentación

La pasta con pez espada y berenjenas es un plato italiano, originario de la Sicilia, muy simple de realizar y sabroso. En la zona de Messina suele prepararse con frecuencia para ocasiones especiales o fiestas.

Unas hojas de menta pueden enriquecer el sabor del pescado y del tomate, donando al plato más frescura.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: mediano
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pasta fresca: 1 kg (o 400 g de pasta seca)
  • Pez espada: 350 g
  • Tomates triturados: 250 g
  • Berenjenas: 2
  • Cebolla: 1
  • Ajo: 1 diente
  • Cognac/Vino blanco: 70 ml
  • Aceite de oliva: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Menta: 4 hojas (+ para decorar)

Realización

Lava las berenjenas, elimina la parte superior y corta en lonchas largas. Esparce sal sobre las mismas y deja que reposen unos 10 minutos para que salga el líquido amargo.

En la espera, limpia una cebolla y pícala en cubitos. Deja que se sofría en una sartén con un poco de aceite de oliva. Pica en cubitos al pez espada también e incorpóralo a la cebolla, dejando que se dore. Añade el cognac (o vino blanco) y deja que se esfume.

pasta con pez espada y berenjenas.jpg

Mientras esperas que el pescado esté listo vuelve a las berenjenas: con papel de cocina absorbe el líquido que se ha depositado en superficie. Pica las lonchas en cubos y fríe en una sartén. Cuando estén dorados escurre sobre papel de cocina para eliminar el exceso de grasa.

Añade el tomate triturado a la sartén con el pescado, sazona con sal, pimienta y añade las hojas de menta troceadas. Deja que se cocine unos 5-10 minutos.

En la espera, pon a hervir agua con sal para la pasta, que añadirás solo cuando esté herviendo.

Pasado el tiempo para la salsa, incorpora también las berenjenas y mezcla delicadamente, para que los sabores se repartan homogéneamente.

Escurre la pasta y condimenta con la salsa. Decora con menta y sirve caliente.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir la menta por albahaca, para un sabor más tradicional.

Si prefieres dar más cuerpo, puedes eliminar las hierbas y esparcir un poco de primosale, pecorino o parmigiano reggiano rallado por encima.

Queso Primosale frito

Presentación

¿Alguien ha dicho queso frito? ¡Para la quedada de esta tarde con tus amigos sería un plato perfecto! Especialmente, si buscas una alternativa a la mozzarella frita. Resultado de imagen de primosale

El Primosale es un queso siciliano de consistencia suave que encierra todo el sabor de la leche, siendo un pecorino blando curado entre 1 y 4 meses.

La consistencia de esta delicia será crujiente en la parte exterior y tiernamente firme en el interior… todo envuelto en un dorado rebozado. ¿Qué más se puede desear?


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Queso Primosale: 650 g
  • Harina: 150 g
  • Pan rallado: 150 g
  • Huevos: 2 mediano
  • Sal: 1 cucharadita
  • Aceite de girasol: para freír

Realización

Corta el Primosale en lonchas o en cubitos (dependiendo del corte de queso que tengas).

En un cuenco bate los huevos y en otros dos vierte respetivamente la harina y el pan rallado.

Esparce un poquito de sal fina sobre el queso y pasalo, en este orden, por la harina, el huevo y el pan rallado. Trata de rebozar cada lado.Primosale frito

Fríe en aceite de girasol bien caliente hasta que esté dorado.

(Nota: sumerge pocos trozos de queso a la vez, para que la temperatura del aceite no baje repentinamente 😉 )

Escurre sobre papel de cocina para absorbir el exceso de aceite.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Se aconseja consumir recién frito.

Si deseas dar un toque aromático al rebozado, prueba a incluir en el pan rallado un poco de orégano fresco o romero picado.

Escalopes de jugoso pollo con champiñones

Presentación

Un segundo plato de tradición italiana: los escalopes de pollo con champiñones (Scaloppine ai funghi).

Es un plato muy delicado que se prepara con bastante rapidez y gusta a todos.

Anímate a poner en la mesa a esta delicia 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pechugas de pollo: 2 grandes
  • Champiñones: 8-10 grandes
  • Cebolla: 1/2
  • Aceite de oliva: lo suficiente
  • Harina: lo suficiente
  • Cubo para caldo (sabor setas): 1/2 (opcional o sustituible por sabor vegetal/pollo)
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Perejil: para decorar

Realización

Pica finamente la cebolla.

Deja que se cocine en una sartén con aceite de oliva (o si lo prefieres, mantequilla) hasta que esté dorada. Para dar más sabor puedes incorporar medio cubito para caldo al sabor de setas (o uno vegetal/de pollo, si no encuentras el de setas).

Limpia los champiñones con un trapo húmedo (no los laves en agua, pues perderían sus propiedades organolépticas). Corta los champiñones por la mitad y pica en láminas de unos 3-4 mm.

Deja cocinar con la cebolla durante unos minutos. Sazona con sal y pimienta.

En la espera, corta cada pechuga en lochas de 1-1,2 cm de espesor y, con la ayuda de una maza para carne, bate ligeramente cada una para que sea menos espesa.

Sazona con sal y pimienta.

Esparce harina sobre cada trozo, asegurándote de que cubra cada parte, por ambos lados.

En una nueva sartén vierte un poco de aceite de oliva y, cuando esté caliente, coloca el pollo. Deja que se dore y luego da la vuelta. Notarás que poco a poco se va creando una salsa en la sartén.escalopes de pollo con championes

(Nota: Si necesitas sacar a los escalopes de pollo para tener sitio en la sartén, no te preocupes, las volverás a ponerlo dentro antes de incorporar a las setas.)

Cuando hayas cocinado todo el pollo, pon por encima las setas cocinadas y mezcla un poco. Deja cocinar un par de minutos y apaga el fuego.

Decora con un poco de perejil troceado.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes preparar el plato algunas horas antes y calentarlo sin problemas antes de servirlo.

Consumir dentro de 2 días, conservando lejos de fuentes de calor.