Cordon Bleu de calabacín

Presentación

El Cordon Bleu, conocido también como San Jacobo en España, es un apetecible segundo plato que prevé esconder entre dos capas de carne rebozadas y fritas un relleno de queso y jamón.

En esta receta, que puede ser igualmente un segundo plato o presentarse como entremés o tapa, vamos a mantener la esencia del plato, pero sustituiremos la carne por calabacines. Así, es: hoy en tu menú habrá golosos cordons bleus de calabacín. 😋

Seguramente la idea de un cordon bleu de verduras la asocies con nuestra popular receta de Cordon bleu de berenjena, pero ha llegado el momento de experimentar con nuevas verduras y de rendirse, una vez más, al delicioso relleno de queso fundido y jamón y a la crujiente capa de rebozado. Al fin y al cabo, ¿qué mejor compromiso y equilibrio entre verduras y cosas gustosas que éste, para que grandes y pequeños coman las hortalizas con entusiasmo? 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Calabacines: 3
  • Jamón cocido extra: 220 g
  • Queso tierno/Gouda/Mozzarella para pizza: 300 g
  • Pan rallado: para rebozar
  • Huevos: 2
  • Aceite de oliva/de girasol: para freír
  • Sal: al gusto

Realización

Lava los calabacines y elimina las extremidades. Corta cada calabacín en 3-5 trozos (reduciendo así su largueza, pero conservando la sección redonda), dependiendo del tamaño de Cordon Bleu que quieres lograr.

Utilizando una mandolina o un cuchillo, saca de cada trozo unas lonchas (de sección aproximadamente rectangular, no redonda): te aconsejo un espesor de unos 4-5 mm para cada loncha. Mantén las lonchas en orden de corte, para que te resulte más fácil crear parejas de tamaño similar.

Coge una loncha de calabacín y coloca encima un poco de jamón y luego una loncha de queso. Tapa con otra loncha de calabacín. Repite hasta haber preparado todos los Cordons Bleus y luego esparce un poquito de sal encima de cada uno.

Ahora reboza todo por cada lado primero en huevo batido y luego en pan rallado.

En una sartén calienta el aceite a fuego medio-alto y fríe algunos Cordons Bleus a la vez hasta que estén dorados por ambos lados. Cuando estén listos colócalos sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite.

Cordon Bleu de calabacín
Cordon Bleu de calabacín

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes preparar esta receta prescindiendo del queso y aumentando la cantidad de jamón cocido: así será perfecta para los intolerantes a la lactosa 😉

Si quieres jugar con los aromas, en lugar del pan rallado normal puedes utilizar el que lleva ajo y perejil.

Ñoquis de coliflor salteados

Presentación

Aprende a hacer una versión diferente de los ñoquis de patatas, con un ingrediente inesperado: ¡la coliflor!

Esta verdura otorga un sabor muy delicado y especial a los ñoquis y además recude su aportación de hidratos de carbono, para que puedas disfrutarlos sin remordimientos y sabiendo que, además de ser caseros, son muy saludables.

También es una forma muy lista de incluir más verduras a una de las comidas preferidas por los niños… sin que se den cuenta 😉

Empieza ya a ponerte el delantal: la receta no es complicada y vas a quedarte con una sonrisa nada más saborear estos ñoquis de coliflor.


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 1 h
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Coliflor: ½ kg
  • Huevos: 2 medianos
  • Harina de trigo: ½ kg
  • Sal: 2 cucharaditas
  • Mantequilla: al gusto (sustituible por margarina)
  • Romero: 1 ramita (sustituible por salvia)

Realización

Trocea la coliflor para ahorrar tiempo de cocción y ponla a hervir en agua salada con una cucharadita de sal. Cuando esté blanda escúrrela y deja enfriar.

Para obtener un puré de coliflor liso, utiliza un machacador de patatas, una prensa de patatas o tu batidora eléctrica.

Al puré de coliflor añade los huevos y la harina tamizada. Mezcla todo con tus manos hasta que te quede una masa homogénea.

Transfiere la masa sobre una encimera enharinada y sigue amasando durante unos minutos.
[Ojo: la cantidad de harina es aproximada, porque dependiendo del tipo de harina o del nivel de hidratación de la coliflor puede hacer falta un poco menos o un poco más. Si la masa es demasiado suave para ser manipulada entonces hay que añadir más harina -aunque la consistencia es naturalmente más suave que la de los ñoquis de patatas-, pero cuando la masa no se pega a la encimera enharinada entonces ya hay suficiente. No queremos pasarnos con la cantidad de harina o se volverán demasiado duros.]

Divide la bola de masa en cuatro partes, para que trabajarla resulte más sencillo. Coge una y empieza a formar una serpiente de masa, manteniendo en el proceso la encimera enharinada. Aplasta ligeramente la serpiente para obtener una forma más característica.

Con un cuchillo, corta los ñoquis con cortes diagonales hasta acabar con una serpiente y seguir con la siguiente.
[Truco: para que obtener un corte más limpio, puedes enharinar el cuchillo antes de empezar a cortar y repetir si hace falta 😉 ]

Pon a cocinar los ñoquis un poco a la vez en agua salada (con una cucharadita de sal) hirviendo y remueve con frecuencia y delicadeza. Cuando empiecen a flotar, deja que se cocinen un minuto más antes de retirarlos.

Derrite la mantequilla en una sartén, dejando que se aromatice con un poco de romero, y añade los ñoquis para que pueda crearse una capa crujiente en su exterior. Remueve con frecuencia hasta que estén dorados.

Ñoquis de coliflor salteados

Emplata y ¡listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el romero con salvia o por cebolla cortada a la julienne y sofrita, bacon o chorizo sofritos, verduras y gambas salteadas, etc. ¡El único lçimite es tu fantasía!

Si lo prefieres, puedes condimentar los ñoquis con tu salsa favorita (boloñesa, tomate, pesto a la genovesa, pesto de calabacín con o sin gambas, etc.) aunque unas opción como una salsa cremosa de nata y quesos, tal vez con nueces, también exalta muy bien el sabor delicado sin cubrirlo.

Si eres fan de los ñoquis más blanditos, puedes emplatar nada más haberlos hervido, sin pasarlos por la sartén 😉

Ensalada de esparragos trigueros, tomates cherry, nueces y feta

Presentación

Esta ensaladilla primaveral se convertirá pronto en una de vuestras favoritas. La vinagreta es espectacular.

Aunque no haga falta mucho esfuerzo para preparar este plato, pues es muy sencillo, es una verdadera delicia… al fin y al cabo, las cosas mas simples son siempre las mejores.

Este plato tendrá un efecto «wow» garantizado… y además es un plato saludable, con agradables texturas y una cautivadora combinación de sabores, que podéis permitiros incluso si estáis en el medio de la «operación bikini» 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

VINAGRETA

  • Vinagre balsámico: 6 cucharadas
  • Aceite de oliva virgen extra: 1/4 de taza
  • Mostaza de Dijón: 2 cucharaditas
  • Miel: 2 cucharaditas
  • Ajo: 1 diente
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

ENSALADILLA

  • Espárragos: 1 kg
  • Tomates cherry: 250 g
  • Nueces sin cáscara: 80 g
  • Queso feta: 125 g
  • Aceite de oliva virgen extra: 2 cucharadas.

Realización

Lava los espárragos. Elimina la parte final del tallo, que es la más clara y más dura. Para saber hasta donde cortar, empieza a doblar el espárrago desde la extremidad: si se rompe crujiendo, habrá que eliminar más. Luego, corta con un cuchillo para tener un corte limpio. Lo que quede de espárrago, pícalo en trozos de unos 5 cm.

Cocina los espárragos en una sartén con unas cucharadas de aceite de oliva, hasta que estén blandos.

En la espera, lava los tomates y pártelos por la mitad.

Pica las nueces.

Pica el diente de ajo con un cuchillo o emplea un picador de ajos.

Prepara la vinagreta: en una pequeña sartén, lleva a ebullición al vinagre balsámico líquido y deja que se reduzca a la mitad.
(Nota: si empleas un vinagre envejecido varios años, no hace falta este paso, pues no es tan líquido.)

En un bol, vierte el vinagre, añade el ajo picado, la mostaza, la miel, el aceite de oliva, sal y pimienta molida.

Cuando los espárragos estén listos, ponlos en un bol, añade las nueces y los tomates y desmenuza 3/4 partes del queso feta.

Mezcla enérgicamente los ingredientes de la vinagreta para emulsionarla y vierte sobre los espárragos. Mezcla.

Esparce lo que ha quedado del queso feta sobre la superficie (así aparecerá blanco y no manchado de vinagreta) y sirve.

Ensalada de esparragos trigueros, tomates cherry, nueces y feta
Ensalada de esparragos trigueros, tomates cherry, nueces y feta

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si no tienes queso feta, pero aún así quieres ese toque, intenta con un poco de queso azul o gorgonzola (solo o mezclado con queso fresco): su intensidad combina muy bien con los demás ingredientes.

Judías con bacon crujiente

Presentación

Presenta tus verduras acompañadas por algo que todos adoran y el plato se vaciará en seguida.

Este es la sugerencia de la receta de hoy: un toque de crujiente y aromático bacon para que tus judías desaparezcan de la mesa en un abrir y cerrar de ojos 😉


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Judías: 1 kg
  • Bacon: 300 g (en lonchas)
  • Sal: al gusto
  • Aceite de oliva: al gusto

Realización

Limpia las judías y ponlas en una olla con agua salada.IMG_2770.JPG

Deja que se cocinen hasta ablandarse (unos 15 min aprox.).

En la espera, pica el bacon y saltéalo hasta que esté crujiente. Si el bacon es magro, podría hacer falta un poquito de aceite.

Escurre las judías y sazona con un poco de aceite (y sal si necesario).

Añade el bacon y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Para un efecto similar, puedes emplear también panceta o guanciale italiano en lugar del bacon.

Si quieres darle un rumbo distinto a la receta, prueba a sustituir el bacon con chorizo (dulce o picante)… ya verás que bueno 😉

Puré de coliflor, requesón y ajo salteado

Presentación

Como cualquier plato de asado, polpetas o pollo requiere una guarnición de verduras, ¿porqué optar por el omnipresente puré de patatas que, aun siendo rico, aburre un poquitín?

Ofrece a tus comensales un cremoso puré de coliflor que está deliciosamente enriquecido con requesón y tiene un toque inconfundible de ajo salteado.

Además, la receta tiene bajos niveles de hidratos de carbono y grasas, así que mejor empecemos a prepararla ya 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Ajo: 2 dientes
  • Coliflor: 1-1,5 kg
  • Mantequilla: 2 cucharadas
  • Requesón: 80 g
  • Cebollino: para decorar
  • Aceite de oliva virgen extra: 5 cucharadas
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Puré de coliflor con requesón y ajo salteadoLimpia el ajo, corta los dientes en 4 trocitos y deja que se doren en una sartén con unas gotas de aceite.

Corta las flores de coliflor y ponlas en una olla con agua salada para que en unos 10-15 min se ablanden. Controla con un tenedor que sean suaves.

Escurre del agua y colócalas sobre papel de cocina, para que éste absorba cuanta mas agua. No queremos una crema demasiado líquida 😉

En una batidora pon la coliflor, el ajo, un poco de sal, el requesón y la mantequilla (mejor si a temperatura ambiente para que no sea excesivamente dura). Deja que se reduzca en puré.

Sirve en un cuenco y decora con un poco de aceite, pimienta y cebollino picado.

 

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes añadir alguna especia como el comino o el curry, si quieres darle un sabor más marcado.

El puré puede ser re calentado.

Zanahorias con guisantes

Cubitos de zanahoria con guisantes

Presentación

Los cubitos de zanahoria con guisantes son una guarnición que desde la niñez me encanta, ¡y con toda razón!

No hay forma mejor que combinar las dulces zanahorias con los delicados guisantes para complementar los segundos de carne o para una cena vegetariana.

La versión polaca ofrece su sabor inconfundible unido a una cremosa y especiada nata hay que probarlo sí o sí.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: muy bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Zanahorias: 6 medianas
  • Guisantes: 1 lata (= 250 g)
  • Nata líquida para cocinar: 200 ml (1 confección)
  • Especias / Sazonadores para verduras: al gusto (orégano, perejil, romero, …)
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Resultado de imagen de zanahorias cubosPela las zanahorias y deja que se cocinen dentro una olla con agua (sin sal) hasta que sean suficientemente blandas.

Cuando las hayas escurrido, corta cubitos de zanahoria de la dimensión de los guisantes (aprox.).

Abre la lata de guisantes y escurre el líquido.piselli.png

En una olla une las zanahorias a los guisantes y añade la nata. Sazona con sal, pimienta y especias.

Mezcla y deja que se cocine hasta que la nata se reduzca y se convierta en una salsa, más que en un líquido.

Sirve caliente o tibia.

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes conservar esta guarnición en la nevera durante un día y volverla a calentar en una olla antes de consumirla.marchewka-z-groszkiem-w-bulce-tartej.jpg

Puedes prepararla para platos de carne roja y de carne blanca (De volaille con queso, asados, roastbeef, …)

Si buscas una versión más ligera o no te gusta la nata, puedes emplear mantequilla y pan rallado (aún mejor si con ajo y perejil) 😉 Se trata de otra posibilidad que ofrece la cocina polaca.

Pescado a la «griega»

Presentación

banderas

El pescado a la «griega» es un segundo plato de pescado empanado y frito con un colorido surtido de verduras encima. Para la receta se pueden emplear distintos tipos de pescado, lo que lo hace muy versátil.

Aunque el nombre parezca relacionar la receta con Grecia 🇬🇷, en realidad este plato es de origen polaco 🇵🇱 y su nombre original es Ryba po grecku.

En Polonia este segundo plato es conocido por cualquier familia y realizado frecuentemente, incluso en verano, puesto que es apto para servirse frío.

¡Disfruta de un segundo plato saludable, visualmente llamativo y que no te hará pasar calor a la hora de degustarlo! 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min + tiempo para marinar (opcional)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Merluza / Lubina / Panga: 4 filetes
  • Zanahorias: 3
  • Cebolla: 1/2
  • Puerro: 1/3
  • Apio: 2 tallos
  • Perejil (fresco): al gusto
  • Concentrado de tomate: 2 cucharaditas
  • Huevos: 2
  • Aceite extra-virgen de oliva: lo suficiente
  • Aceite de girasol: para freír
  • Limón: un poco de zumo
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Sazonadores y especias para pescado (ajo, cebolla, orégano, perejil, apio, pimentón…)
  • Pan rallado: lo suficiente (mejor si con perejil y ajo)

Realización

pesce marinato.JPG

Empieza preparando los filetes de pescado (merluza, lubina, panga u otro que prefieras): salpimienta y sazona cada uno con las especias que más te gustan. Añade aceite extra-virgen de oliva y un poco de zumo de limón.

Si posible, deja a marinar unas horas, para que los sabores sean absorbidos por el pescado.

verduras pescado crudas.JPG


En la espera empieza a trabajar las verduras. Pica finamente la cebolla, el puerro y el apio. Con la malla grande del rallador ralla las zanahorias peladas.
Si te gusta el perejil, pica un poco de sus hojas y tallos.

En una sartén con aceite extra-virgen de oliva cocina la cebolla picada a temperatura baja. Sazona con especias, sal y pimienta.

verduras pescado.JPG

Cuando la cebolla esté blanda, incorpora las demás verduras y mezclamos. Añade un poco de agua para que las verduras se ablanden fácilmente y sigan hidratadas. Al final añade dos cucharaditas de concentrado de tomate y mezcla.

Cuando todas estén cocidas, apaga el fuego y aparta para que reposen.

Ahora volvemos al pescado.

En un cuenco rompe dos huevos y bátelos. En un plato verte el pan rallado (mejor si con ajo y perejil). Corta cada filete por la mitad (por el lado corto, no el largo!) y reboza primero en huevo y después en pan rallado.

En una sartén pon aceite de girasol y deja que se caliente. Fríe los filetes rebozados hasta que queden dorados por ambos lados y colócalos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

Coloca el pescado en un plato grande (para servir muchas porciones) y cubre con las verduras.

Sirve inmediatamente o espera a que se enfríe.

pescado a la griega 2

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Prueba este plato frío: es gustoso y sin duda perfecto para el verano, los buffets y para picar.

Abunda en la cantidad si prefieres cocinar de una vez para dos comidas y comer la segunda porción al día siguiente o congelarla.

Si te parece más cómodo, puedes servir porciones individuales para cada comensal.

Ensaladilla rusa

Presentación

La Ensaladilla rusa es una famosa ensalada de verduras hervidas condimentada con gustosa mayonesa.

Su nombre indica claramente un origen ruso, aunque esta no sea la única hipótesis: dependiendo de los historiadores se pueden hallar orígenes franco-rusas (creado por Lucien Olivier en el siglo XIX), italianas (atribuido a Caterina de’ Medici – siglo XVI- o a los Savoia –  siglo XIX-) e incluso polacas (por importación de Bona Sforza, en el siglo XVI).

En la Rusia de los Zares este plato era una exquisitez muy exclusiva y reservada para los ricos, debido a los ingredientes exóticos y a las valiosas carnes que se incorporaban en la ensaladilla.

En cada país, y por supuesto en cada familia, hay versiones distintas, con patatas o sin, con carne, con atún, etc… Esta es nuestra versión.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Mayonesa: 170-200 g
  • Zanahorias: 4 grandes
  • Guisantes: 1 lata (250 g escurridos)
  • Huevos: 5 medianos
  • Patatas: 3 medianas
  • Cebollas: 1 grande
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Pela las zanahorias y las patatas. Corta las patatas en 4 trozos cada una.

En dos ollas distintas cuece ambas, salando solamente el agua de las patatas.

Cocina también los huevos, utilizando huevos a temperatura ambiente y llenando la olla con agua fría (para que los huevos no se rompan).

Pica la cebolla finamente. Salpimientala.

Corta las patatas y las zanahorias en cubitos (yo hago cubitos finos, pero si tienes prisa pueden ser medianos).

Abre la lata de guisantes, escurre el líquido y vértelos en un bol junto con las otras verduras picadas.
Coge los huevos: quita las cáscaras y corta los huevos en trocitos, utilizando un cuchillo o el utensilio de la foto.

Añade cucharadas de mayonesa, removiendo mucho, para que salga homogéneo.

Añade mayonesa hasta que notes que no esté seco, sino bien condimentado. La cantidad depende de la cantidad de verdura y de la marca y espesor de la misma mayonesa, así que decide cuando parar de echar más.

Mezcla bien y sirve.

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

ensaladilla rusa jamon.jpgPuedes personalizar tu ensaladilla rusa con atún, jamón cocido u otras verduras (apio rábano, perejil rábano).

Si prefieres servir de otra forma este plato, puedes enrollar la ensaladilla en lonchas de jamón cocido y, si hace falta, crear un lazo con cebollino y otras verduras.

Si quieres algo aún más de efecto, puedes hacer los rollitos de jamón cocido y colocarlos en un plato para sopa. Luego prepara una gelatina con caldo y vértela por encima de los rollitos. Así tendrás una gelatina de efecto 😉