French toast de brioche con leche de coco y melocotones a la parrilla – sin lactosa

Presentación

Déjate conquistar por este desayuno extremadamente rico y empieza el día con una sonrisa de placer y satisfacción que no se borrará de tu rostro.

Tomate una media hora para preparar este nutriente french toast sin lactosa, con leche de cocouna variación francesa de las torrijas españolas.

Esta exquisitez se sirve con jugosos melocotones de final de temporada a la parrilla, delicado y perfumado caramelo con crema de coco, coloridos arándanos y crujientes láminas de coco deshidratado… ¿a que la sonrisa está ya apareciendo en tu cara, eh? 😉


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 3-4 personas

Ingredientes

FRENCH TOAST AL COCO

  • Rebanadas de pan brioche: 6 gruesas (sustituible por pan de molde u otros*)
  • Huevos: 4 medianos
  • Leche de coco: 1 vaso
  • Azúcar: 1 cucharada (opcional si utilizas pan brioche azucarado)
  • Canela: 1 pizca
  • Coco laminado deshidratado: para decorar
  • Aceite de girasol: 1-2 cucharadas (para freír)
  • Arándanos: un puñado

MELOCOTONES A LA PARRILLA

  • Melocotones: 4 maduros
  • Aceite de girasol: 3 cucharadas
  • Azúcar moreno/blanco: 2 cucharadas

CARAMELO AL COCO

  • Azúcar glás: 1 vaso
  • Crema de coco: un poco más de ¾ vaso
  • Sal: ½ cucharadita
  • Extracto de vainilla: 1 cucharadita

*consulta nuestra guía para el tipo de pan más apto para esta receta


Realización

CARAMELO AL COCO

En una olla pequeña calienta la crema/nata de coco con calor moderado.

En la espera, calienta en otra olla el azúcar con calor medio-alto, mezclando constantemente con una cuchara de madera. Retira cuando tenga un bonito color ambarino, sin pasarte para que no se queme.

Entonces vierte en la olla con el caramelo la crema de coco, mezclando constantemente hasta lograr una masa homogénea (harán falta 1-2 minutos). Retira del fogón. Sazona con sal y extracto de vainilla, mezcla y deja enfriar.

MELOCOTONES A LA PARRILLA

Calienta una parrilla o una sartén-grill.

french toast al coco con melocotones a la parrilla - sin lactosa.jpg

Corta los melocotones en cuartos.

En un pequeño bol junta el aceite y el extracto de vainilla. Con un pincel de cocina, unta la carne de los melocotones dentro y esparce azúcar por encima.

Coloca los melocotones sobre la parrilla, con la carne a contacto con la misma y cocina durante 3-5 minutos o hasta que estén caramelizados. Entonces unta la superficie de los melocotones con la restante mezcla y esparce con azúcar antes de dar la vuelta y dejar cocinar durante unos 3-5 minutos más. Retira.

FRENCH TOAST AL COCO

Mezcla bien los huevos con la leche de coco, el azúcar y la canela.

Calienta una sartén anti-adherente a temperatura mediana con un poco de aceite.

Sumerge por ambos lados cada rebanada de pan de brioche en la mezcla de huevos, hasta que esté bien empapada, incluso en el interior (al menos unos 30 segundos por lado, pero podría hacer falta más tiempo).

Dora cada rebanada en la sartén con el aceite caliente (aprox. 2-3 minutos por lado).

Sirve el french toast con el caramelo al coco, los melocotones a la parrilla. Esparce un poco de azúcar glás si lo deseas, añade unos arándanos y las láminas de coco.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

french toast al coco con melocotones a la parrilla - sin lactosa 2Si te gustan los melocotones a la parrilla, prueba nuestra receta de melocotones a la parrilla con una voluptuosa cucharada de mascarpone aromatizado a la vainilla y crujiente granola… te volverás loc@ por esta combinación.

Si quieres realizar el french toast con otros tipos de pan, incluso uno ya un poco seco, lee nuestra guía sobre cual rinde mejor como base para torrijas, pues es de total aplicación al french toast 😉

Prueba también la receta original de las torrijas españolas o una golosa versión con cacao.

Golosas torrijas al chocolate

Presentación

No hay Semana Santa sin torrijas, pero esto no significa que no se pueda innovar y ser creativos.

Lo que tiene de mejor la receta hay que conservarlo, pero vamos a hacer algún sencillo cambio, pero que va a dar una vuelta a todo el sabor de las torrijas… ¡¡¡Añadiremos el chocolate!!!

Seguro que estás curios@ jejeje, por lo que empecemos ya 😉

 


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 10 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pan para torrijas: 1 confección*
  • Leche de vaca o vegetal: aprox. 1 litro
  • Vainilla en rama: 1 unidad
  • Cacao en polvo: 3-4 cucharaditas
  • Azúcar granulado: al gusto
  • Huevos: 3
  • Aceite de girasol: para freír

*puedes sustituir por otro tipo de pan (aquí las indicaciones)


Realización

Corta el pan para torrijas en rebanadas espesas, si no tienes ya las rebanadas separadas.

Si no encuentras pan para torrijas, échale un ojo a este artículo sobre qué pan es mejor elegir para que tus torrijas tengan la textura ideal.

Si quieres emplear LECHE DE VACA:

  • En una olla verte la leche de vaca.
  • Abre la rama de vainilla y extrae con un cuchillo el contenido de la misma. Incorpóralo a la leche y deja que la leche se cocine durante unos 5 minutos a fuego mediano, para que absorba los aromas.
  • Añade 3 cucharaditas de cacao en polvo y mezcla para que se disuelva.
  • Apaga y deja que se enfríe un poco.

Si quieres emplear LECHE VEGETAL:

  • Para quienes prefieran leche vegetal, sugiero escoger una leche aromatizada a la vainilla [por ejemplo de soja] y simplemente emplearla fría sin emplear la rama de vainilla, añadiendo directamente las 3 cucharaditas de cacao
    Si lo prefieres, puedes elegir una leche aromatizada al cacao y entonces añadir la rama de vainilla.

Ahora, bate los huevos con un tenedor.

En un plato verte el azúcar granulado y una cucharadita de cacao en polvo. Mezcla.

Coge las rebanadas y empápalas en la leche, para que se mojen uniformemente, incluso en el interior.

Pasa cada rebanada en los huevos batidos, mojando cada lado.

torrijas cacaoColoca las rebanadas en una sartén caliente, donde has puesto previamente unas cucharadas de aceite.

Deja que se doren por ambos lados.

Extrae y rápidamente coloca sobre papel de cocina, para eliminar el exceso de aceite.

Aún calientes, deben pasarse en el azúcar por ambos lados.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Habitualmente, las torrijas se sirven frías. Sin embargo, para tranquilizar aquellos que no logran esperar a que se enfríen para comerlas, garantizo personalmente que son muy gustosas incluso calientes 🙂

Pueden conservarse durante un día bajo una campana de cristal o cubiertas con película transparente.

Torrijas tradicionales

Presentación

¿Qué Semana Santa sería sin uno de los postres españoles más tradicionales?

Si aún no has pensado en las torrijas, ya ha llegado el momento en preparar unas cuantas 😉

Venga, que seguramente tienes todo lo necesario en casa para preparar esta sencilla y barata exquisitez.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 10 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pan para torrijas: 1 confección*
  • Leche de vaca o vegetal: aprox. 1 litro
  • Vainilla en rama: 1 unidad
  • Canela en rama: 1 unidad
  • Canela en polvo: al gusto
  • Azúcar granulado: al gusto
  • Huevos: 3
  • Aceite de girasol: para freír

*puedes sustituir por otro tipo de pan (aquí las indicaciones)


Realización

Corta el pan para torrijas en rebanadas espesas, si no tienes ya las rebanadas separadas.

Si no encuentras pan para torrijas, échale un ojo a este artículo sobre qué pan es mejor elegir para que tus torrijas tengan la textura ideal.

Si quieres emplear LECHE DE VACA:

  • En una olla verte la leche de vaca y añade la rama de canela.
  • Abre la rama de vainilla y extrae con un cuchillo el contenido de la misma. Incorpóralo a la leche y deja que la leche se cocine durante unos 5 minutos a fuego mediano, para que absorba los aromas.
  • Apaga y deja que se enfríe un poco.

Si quieres emplear LECHE VEGETAL:

  • Para quienes prefieran leche vegetal, sugiero escoger una leche aromatizada a la vainilla (la más común es la soja) y simplemente emplearla fría, ahorrando todo tiempo de la cocción con la vainilla y la rama de canela (la canela la compensaremos después con un poco más de canela molida).

Ahora, bate los huevos con un tenedor.

En un plato verte el azúcar granulado y canela molida al gusto. Mezcla.

Coge las rebanadas y empápalas en la leche, para que se mojen uniformemente, incluso en el interior.

torrijas tradicionalesPasa cada rebanada en los huevos batidos, mojando cada lado.

Coloca las rebanadas en una sartén caliente, donde has puesto previamente unas cucharadas de aceite.

Deja que se doren por ambos lados.

Extrae y rápidamente coloca sobre papel de cocina, para eliminar el exceso de aceite.

Aún calientes, deben pasarse en el azúcar por ambos lados.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Habitualmente, las torrijas se sirven frías. Sin embargo, para tranquilizar aquellos que no logran esperar a que se enfríen para comerlas, garantizo personalmente que son muy gustosas incluso calientes 🙂

Pueden conservarse durante un día bajo una campana de cristal o cubiertas con película transparente.

¿Cual es el mejor pan para torrijas?

Querid@s cociner@s,

esta Semana Santa estamos todos disfrutando el sol, las agradables temperaturas y haciendo todas aquellas actividades relajantes que habíamos planeado (y soñado hacer) hace tiempo,  por lo que el tiempo para ir de compras quizás nos resulte complicado de encontrar.

Hoy os propongo una guía muy breve [de ocu.org] que seguramente os resultará útil para evitar ir a comprar el pan para torrijas y realizar la receta con el pan más adecuado que tengáis en casa 🙂


¿Cuál es el mejor pan?

De la clásica barra a los panes especiales, quien quiera hacer torrijas, tiene donde elegir.

Pan de barra

Si optas por este pan, debe ser pan duro, del día anterior.

Tiene que mantenerse bastante tiempo en la mezcla de leche para que empape bien y se ablande la corteza.

Hay que sacar rebanadas grandes evitando la greña (el corte del pan) pues si no se abriría  y rompería con la leche.

Su precio ronda 1,80 euros/kg

Pan candeal

Este pan, de miga suave, muy compacta y con poca humedad, es muy adecuado para elaborar torrijas.

Es también preferible que sea del día anterior.

Su corteza es algo más dura, con lo que hay que tener la precaucación de asegurarnos que también queda suficientemente empapada.

Su precio es es de unos 3 euros/kg

Pan de chapata

Este pan, más aromático, tiene gran número de alveolos (agujeros), a veces de gran tamaño.

Eso hace que le resulte muy difícil captar la humedad de la leche.

Su corteza es dura.

Todo eso contribuye a que no sea el más adecuado para las torrijas.

Cuesta unos 2 euros/kg.

Pan de molde

Resultado de imagen de pan de moldeSu textura, muy blanda, hace que se rompan con facilidad.

Requiere mucho cuidado.

Es mejor utilizar una rebanada gruesa, que aguante mejor el empapamiento.

El coste de este pan es de 1,50 euros/kg

Pan de torrijas de panadería

Este pan especial es una barra de miga consistente y corteza blanda.

Suelen llevar un alto contenido en gluten, grasas y azúcares

Sus marcas están pensadas para hacer las rebanadas de tamaño correcto.

El resultado es bueno, facilitado por su particular composición y formato.

Su precio ronda los 2 euros/kg

Pan de torrijas industrial

Resultado de imagen de pan especial para torrijasSon los últimos del mercado, y ya hay distintas marcas comerciales.Se presentan en un envase a modo de pan de molde, a veces con las rebanadas ya cortadas.

Presentan una miga muy compacta, una corteza muy blanda.

Algunos están ya aromatizados con limón y canela.

Hemos probado 3 marcas, y comprobamos que soportan muy bien el proceso de empapamiento y elaboración.

Estos panes salen a unos 2,20 euros/kg


¿Cuál elijo?

Descartando la chapata, poco adecuada para esta preparación, y el pan de molde fino, los demás panes salen airosos de nuestras pruebas: pueden ser usados para preparar las torrijas.

Por su facilidad para trabajar y sus buenos resultados, los panes especiales de torrija son la mejor alternativa, si bien su coste es ligeramente superior al precio de una barra de pan convencional.

Esta es una solución rápida si no disponemos de otro tipo de pan.