Tomates rellenos de arroz y mozzarella

Presentación

El arroz con tomate es un clásico que gusta a grandes y niños… pero añadir mozzarella que hila mejora infinitamente el plato…

Y si el sabor nos conquista, el ojo también merece también ser seducido… y qué forma mejor que servir este primer plato directamente en la cáscara del ingrediente clave: ¡el tomate!

Este plato tiene una pinta extraordinaria que, afortunadamente, no requiere un esfuerzo extraordinario, sino que todo lo contrario 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 40 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Arroz: 200 g
  • Tomates: 4
  • Mozzarella: 1
  • Cebolla: ½
  • Passata di pomodoro/Tomate triturado: 150 ml
  • Aceite de oliva virgen extra: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Pon a hervir agua salada y, cuando llegue a ebullición vierte el arroz y mezcla.

En la espera de que el arroz se cocine, lava los tomates maduros y corta la parte superior para crear un sombrerito. Vacía el interior del tomate, guardando la pulpa que retires y poniendo los tomates boca-abajo para escurrir. tomates rellenos de arroz y mozzarella2.jpg

Prepara ahora la salsa para el arroz. En una sartén con un poco de aceite de oliva, sofríe la cebolla finamente picada hasta que esté dorada. Añade la pulpa del tomate y la passata. Sazona con sal y deja reducir (el tiempo varía ligeramente entre passata y tomate triturado). Apaga y deja que se enfríe.

Cuando el arroz esté listo, escúrrelo. Añade la salsa de tomate, mezcla y deja enfriar hasta poder manejar el arroz con las manos.

Coge los tomates, sazona con un poquito de sal y rellena con unas cucharadas de arroz ya enfriado y trocitos de mozzarella. Cubre con el sombrerito de tomate.

Coloca los tomates rellenos sobre una bandeja para horno ligeramente untada con aceite y hornea a 190°C durante unos 15-20 minutos (aunque depende del horno): no tienes que quemarlos, pero tampoco dejarlos crudos.

Extrae del horno y sirve calientes.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sazonar con orégano, albahaca u otros ingredientes que te apetezcan, como panceta crujiente, chorizo, atún, olivas etc… así que deja volar tu fantasía 😉

Anuncios

Penne a la Carlofontina

Presentación

La pasta a la Carlofontina es un primer plato de origen italiano, precisamente de la cocina de la Isla Cerdeña, que hoy en día se está llegando a conocer en toda Italia… ¡y hoy lo vamos a compartir con tod@s vosotr@s cocinillas para que lo llevéis a vuestras mesas!

Esta combinación, no tan obvia, resulta sorprendente por su frescura y mezcla de texturas: el intenso sabor de la albahaca, de los piñones y del queso curado que encierra el pesto a la genovesa se funde con éxito con la agradable acidez de los tomates cherry y el sabroso atún.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Penne/Pasta corta: 350 g
  • Pesto a la genovesa: 200 g
  • Atún en aceite de oliva: 200 g
  • Tomates cherry: 100 g
  • Cebolla: 1 mediana
  • Aceite de oliva virgen extra: al gusto
  • Sal: al gusto

Realización

Pon a hervir agua con sal, para echar la pasta cuando esté hirviendo. Remueve frecuentemente, desde el principio para evitar que se pegue.penne a la carlo-fontina2.jpg

En la espera, prepara el pesto fresco a la genovesa siguiendo esta receta (o utiliza un pesto de bote de buena calidad, si tienes mucha prisa 😉 ).

Limpia y pica finamente la cebolla. Deja que se sofría con un poquito de aceite.

Lava los tomates y corta cada uno en 4 trozos. Añade los tomates a la cebolla y deja que se cocinen unos 5 minutos a fuego bajo, para que sigan crujientes al final. Pasado este tiempo, apaga el fuego e incorpora en la sartén el atún escurrido y ligeramente desmenuzado con un tenedor. Añade también el pesto y mezcla bien.

Cuando la pasta esté en su punto, escúrrela y viértela en la sartén con el condimento.

Mezcla y emplata.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Prepara esta pasta también con antelación, sirve fría o vuelve a calentar (también en el horno 😉 ).

Pasta alla Norma

Presentación

La Pasta alla Norma es un primer plato típico siciliano (cocina italiana) que nació en la soleada ciudad de Catania: se trata de pasta corta, habitualmente macarrones, condimentados con perfumada salsa de tomate, crujientes berenjenas fritas, sabrosa ricotta salada e intensas hojas de albahaca fresca.

Según se cuenta, el origen del nombre tan peculiar para este plato se debe a un comentario realizado por un comediógrafo siciliano que, al saborear esta exquisitez, exclamó “¡Es una Norma!”, comparando esta excelente sinfonía de gustos mediterráneos con la célebre “Norma” de Vincenzo Bellini.

Es un primer plato realmente genuino, sencillo, bastante rápido de realizar y que te cautivará así como conquistó en su momento al comediógrafo 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pasta corta: 350 g (hélices, macarrones, pajaritas, tiburones)
  • Berenjena: 1 grande (= 300 g)
  • Tomates pelados: 400 g (o 600 g tomates frescos para salsas)
  • Aceite de oliva virgen extra: 2 cucharadas
  • Ajo: 2 dientes
  • Albahaca fresca: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Aceite de girasol: para freír
  • Ricotta salada: para decorar

Realización

Empieza lavando la berenjena y eliminando la extremidad superior. Corta la berenjena en 4 secciones iguales: corta por la mitad en sentido vertical y posteriormente divide cada parte otra vez por la mitad, siempre en sentido vertical. Ahora corta cada trozo (de sección aproximadamente triangular) en lonchas de unos 3 mm de anchura.

Fríe las berenjenas en abundante aceite de girasol (ya caliente), pequeñas cantidades a la vez, para lograr que se doren correctamente. Retira las berenjenas y escúrrelas sobre papel de cocina, para que éste absorba el exceso de aceite.

Pasta-alla-norma

Si utilizas tomates frescos, practica unas incisiones y déjalos en agua hirviendo durante unos 10 minutos y luego retíralos. Posteriormente, con la ayuda de un minipimer o de tu batidora, obtén la salsa.

Si, por otra parte, habéis decidido utilizar los tomates pelados (de lata) tritúralos directamente con el minipimer o la batidora.

Limpia los dientes de ajo y machácalos ligeramente. Deja sofreír en aceite de oliva y entonces añade la salsa de tomate y una parte de albahaca fresca. Deja cocinar unos 10 minutos a fuego moderado. Sazona con sal. Transcurrido ese tiempo retira los dientes de ajo y aparta la salsa.

Mientras se cocina la salsa, pon a hervir agua salada y cocina la pasta. Cuando esté en su punto escurre y vierte en la olla con la salsa de tomate y mezcla.

Emplata y coloca las berenjenas en cada plato. Decora con hojas de albahaca fresca y con escamas de Ricotta salada (obtenida con la malla gruesa del rallador).

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si no encuentras la Ricotta salada puedes emplear Primosale (pecorino curado durante tan solo unos meses), o recurrir al Pecorino o Parmigiano Reggiano que siempre se encuentran disponibles.

Prepara la salsa también con tomates cherry 😉

Orecchiette con pulpo, tomates cherry y aceitunas

Presentación

Si te apetece una delicia que deleite tu paladar con su gusto y texturas y capture tu mirada con sus colores y formas no puedes perderte este primer plato.

Prepara las orecchiette combinadas con sabroso pulpo, intensas aceitunas, el toque ligeramente acidulado de los tomates cherry y una nota dulce y cítrica de la cáscara de limón caramelizada.

Ya… lo sé… suena increíblemente tentador… y tus comensales y tu quedaréis muy satisfechos con el resultado 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1 h
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pulpo: 500 g
  • Tomates cherry: 300 g
  • Cáscara de 1 limón
  • Azúcar: 1 cucharadita
  • Aceitunas: 60 g
  • Orecchiette: 400 g
  • Ajo: 2 dientes
  • Guindilla: 2 frescas
  • Aceite de oliva: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Cocina el pulpo en agua con sal y un poco de vinagre hirviendo, durante unos 45 minutos, hasta que esté tierno. Déjalo enfriar el el agua de cocción.

Lava el limón y corta la cáscara en tiras sutiles (tratando de guardar unicamente la parte amarilla y no la blanca), y ponlas en un poco de agua hirviendo dos veces, cambiando el agua entre una inmersión y otra. Escurre y deja caramelizar en una sartén pequeña añadiendo una cucharadita de azúcar.

Corta el pulpo en trocitos.

Lava los tomates y córtalos por la mitad.

orecchiette con pulpo olivas y tomates cherry.jpg

En una sartén grande, calienta el aceite con los dientes de ajo triturados y las guindillas picadas (Nota: si quieres que sea menos picante, no pongas las semillas).

Añade a la sartén el pulpo, los tomates y las aceitunas. Sazona con sal.

Cocina la pasta en abundante agua salada hirviendo, mezclando frecuentemente. Escurre cuando estén en su punto y junta con el condimento, añadiendo también la cáscara de limón, un poquito de aceite de oliva crudo y un poco de pimiento recién molido.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Sirve este plato tanto caliente como frío, disfrutándolo en cualquier temporada 😉

Usa las aceitunas sin hueso para dejarte llevar por este plato sin preocupaciones.

Ensalada de esparragos trigueros, tomates cherry, nueces y feta

Presentación

Esta ensaladilla primaveral se convertirá pronto en una de vuestras favoritas. La vinagreta es espectacular.

Aunque no haga falta mucho esfuerzo para preparar este plato, pues es muy sencillo, es una verdadera delicia… al fin y al cabo, las cosas mas simples son siempre las mejores.

Este plato tendrá un efecto “wow” garantizado… y además es un plato saludable, con agradables texturas y una cautivadora combinación de sabores, que podéis permitiros incluso si estáis en el medio de la “operación bikini” 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

VINAGRETA

  • Vinagre balsámico: 6 cucharadas
  • Aceite de oliva virgen extra: 1/4 de taza
  • Mostaza de Dijón: 2 cucharaditas
  • Miel: 2 cucharaditas
  • Ajo: 1 diente
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

ENSALADILLA

  • Espárragos: 1 kg
  • Tomates cherry: 250 g
  • Nueces sin cáscara: 80 g
  • Queso feta: 125 g
  • Aceite de oliva virgen extra: 2 cucharadas.

Realización

Lava los espárragos. Elimina la parte final del tallo, que es la más clara y más dura. Para saber hasta donde cortar, empieza a doblar el espárrago desde la extremidad: si se rompe crujiendo, habrá que eliminar más. Luego, corta con un cuchillo para tener un corte limpio. Lo que quede de espárrago, pícalo en trozos de unos 5 cm.

Cocina los espárragos en una sartén con unas cucharadas de aceite de oliva, hasta que estén blandos.ensalada esparragos

En la espera, lava los tomates y pártelos por la mitad.

Pica las nueces.

Pica el diente de ajo con un cuchillo o emplea un picador de ajos.

Prepara la vinagreta: en una pequeña sartén, lleva a ebullición al vinagre balsámico líquido y deja que se reduzca a la mitad.
(Nota: si empleas un vinagre envejecido varios años, no hace falta este paso, pues no es tan líquido.)

En un bol, vierte el vinagre, añade el ajo picado, la mostaza, la miel, el aceite de oliva, sal y pimienta molida.

Cuando los espárragos estén listos, ponlos en un bol, añade las nueces y los tomates y desmenuza 3/4 partes del queso feta.

Mezcla enérgicamente los ingredientes de la vinagreta para emulsionarla y vierte sobre los espárragos. Mezcla.

Esparce lo que ha quedado del queso feta sobre la superficie (así aparecerá blanco y no manchado de vinagreta) y sirve.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si no tienes queso feta, pero aún así quieres ese toque, intenta con un poco de queso azul o gorgonzola (solo o mezclado con queso fresco): su intensidad combina muy bien con los demás ingredientes.

Tagliatelle con berenjenas y panceta

Presentación

La cocina italiana es muy variada y uno de sus pilares fundamentales son los ingredientes frescos.

Por esta razón existen muchas versiones de recetas con el mismo nombre y aún más recetas con los mismos ingredientes porque la creatividad es el único límite en cocina 🙂

Hoy prepararemos las tagliatelle con una salsa deliciosa cuyos ingredientes estrella son las berenjenas y la panceta.

Es una re-visitación familiar de la pasta alla Norma, una receta siciliana 🙂


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Tagliatelle: 400 g
  • Berenjena: 1 grande
  • Panceta curada: 100 g
  • Mantequilla: 1 cucharada
  • Cebolla: 1/2
  • Ajo deshidratado: una pizca
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Guindilla molida: una pizca
  • Tomate triturado: 250 g

Realización

Lava la berenjena.

Quita la parte superior de la berenjena y empieza a cortarla en cubitos.

Corta la panceta en palillos y deja que se vuelva crujiente en una sartén.

Retira la panceta (apártala en un plato) dejando su grasa en la sartén.

A la grasa añade el ajo deshidratado y la cebolla picada y deja que se doren ligeramente, entonces añade la berenjena y sazona con pimienta y sal (OJO: cuidado con la sal porque puede que la panceta ya lleve suficiente).

Pon a hervir el agua con un poco de sal en una olla, para las tagliatelle.

La berenjena tiene que dorarse y ablandarse (si hace falta añade un poquito de agua).

Entonces añade el tomate triturado, la guindilla y mezcla.

(OJO: no es necesario que la cantidad de guindilla sea tal que haga la salsa picante. Es suficiente que redondee el sabor.)

Deja que la salsa se cocine a fuego lento con una cucharada de mantequilla.

tagliatelle berenjena y panceta(Nota: la mantequilla quita un poco de acidez al tomate triturado que en España suele ser más ácido que la Passata italiana)

Verte las tagliatelle y mezcla en seguida. Vuelve a mezclar cada 1-2 minutos para que no se pegue la pasta.

Escurre la pasta cuando esté lista.

Añade a la salsa la panceta crujiente y mezcla.

Condimenta las tagliatelle con la salsa y mezcla.

Emplata y ¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si quieres un toque de queso, puedes rallar un poco de Parmigiano Reggiano aunque la mejor combinación es la Ricotta curada o el Primo Sale, pero es complicada de encontrar incluso en algunas regiones italianas, así que fuera de Italia lo es aún más 😦

Es aconsejable comer el plato recién hecho, aunque puede volverse a calentar posteriormente.

Conservar durante un día en la nevera cubierto con película transparente o en otro lugar lejos de excesivo calor y luz.

Calamares con olivas

Presentación

¿Tienes ganas de pescado pero ya te aburren tus habituales recetas?

Hoy te propongo una deliciosa combinación de calamares y olivas al vino blanco y tomate que gustará a todos.

Y si no te apetece salir a comprar pescado fresco… puedes hacer una trampilla… con anillos de calamares descongelados, que seguramente tienes en tu congelador.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 45 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Calamares: 1 kg
  • Olivas negras: 200 g
  • Tomate triturado: 80 g
  • Cebolla: 1
  • Vino blanco: 100 ml
  • Mantequilla: 50 g
  • Perejil: al gusto
  • Ajo: 1 diente
  • Aceite de oliva virgen extra: 3 cucharadas
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Limpia los calamares eliminando la piel, el cartílago y las entrañas.

Lava los calamares bajo el agua corriente.

Corta anillos de calamares de un centimetro de ancho.

En una sartén, pon a calentar la mantequilla y el aceite.

Pica la cebolla y el perejil y limpia el diente de ajo.

En la sartén coloca el ajo con la cebolla picada. Sazona con sal y pimienta.

Deja que la cebolla se fría hasta dorarse y entonces añade los calamares, que se deben cocinar unos 5 minutos a temperatura media.

Añade el vino blanco y espera a que evapore.calamares con olivas 2.jpg

Añade la salsa de tomate y finalmente las olivas negras.

Cocina durante unos 5 minutos, evitando que la salsa se retire demasiado (entoces deberías añadir un poco de agua), y entonces añade el perejil picado.

 

Acompaña con un poco de pan tostado y ¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Es aconsejable servir el plato recién cocinado.

Puedes emplear anillos descongelados si no tienes calamares frescos.

El plato se conserva un día en la nevera y puede ser recalentado en una sartén.

Se puede congelar si el pescado empleado era fresco.

Para un sabor más delicado, puedes utilizar olivas verdes… y si te sientes creativo las olivas con anchoas 😉

Sopa de tomate

Presentación

La Sopa de tomate es una sopa polaca muy rápida de hacer y sin duda saludable.

Puedes servirla sola, con arroz (mi versión favorita) o con la pasta para sopas que prefieras.

Su base de caldo la convierte en un primer plato muy sabroso y aromático.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: muy bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Tomate triturado o Passata: 400 g
  • Caldo: 250 ml
  • Nata: 100 ml
  • Arroz / Pasta para sopas: 300 g (opcional)
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

En una olla verte el tomate triturado y el caldo y mezcla. Añade sal y pimienta.

Deja que se cocine unos 15 minutos, para que los aromas y sabores de los ingredientes se junten.

En un pequeño bol verte un cucharón de sopa y la nata. Mezcla para que quede uniforme. Este pasaje es necesario para evitar que la nata se quede separada de la sopa (como pasa con agua y aceite).

Ahora incorpora la nata mezclada en la sopa y remueve bien.

Deja cocinar durante 2 minutos y apaga el fuego.

Si te apetece comer la sopa con arroz o pasta para sopas (letras, cuadraditos, estrellas, …), cocina el arroz/la pasta en una olla con agua salada y, cuando esté lista, ponla en el cuenco antes de verter la sopa.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes conservar la sopa durante 2 días en la nevera. 

Puedes añadir perejil, si te gusta, o más pimienta para decorar.

También puedes darle un toque más a tu presentación si poner una cucharadita de nata en la sopa.

Si no te gusta (o no puedes comer nata), puedes omitirla.

 

Ensaladilla de tomates y puerros

Presentación

La ensaladilla de tomates y puerro es una alternativa a la sólita ensalada verde o a la ensalada de tomates y cebolla.

Es ideal para quienes no tengan muchas ganas de cocinar durante días llenos de trabajo, estudio o para quienes no deseen pasar calor cocinando.

Los ingredientes fundamentales ya los conoces. Sigue leyendo y descubrirás como preparar este plato.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: muy bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Tomates: 200 g
  • Puerros: 200 g
  • Mayonesa: 4-6 cucharadas
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Limpia los puerros: lavalos y quita las primeras capas si necesario.

Corta los puerros en dos mitades por el lado largo. Ahora corta en finas rodajas (deberían salirte medias rodajas debido al corte del pasaje anterior.Cut-and-Clean-Leeks.jpg

Ahora salpimienta los puerros y apriétalos con tus dedos, para que absorban la sal y suelten un poco de su jugo.

Ahora lava los tomates y córtalos en cubitos.

Mezcla puerros con tomates, añade la mayonesa (ajusta la cantidad a tu gusto) y comprueba si hace falta sazonar otro poco más.

Emplata y ¡listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes conservar la ensalada en un bol cubierto de película transparente durante un día, pero lo ideal es consumirlo tras la preparación.

Pasta “alla Checca”

Presentación

La pasta “alla Checca” es un primer plato muy fresco, sabroso y típicamente veraniego.

Se prepara muy rápidamente, puesto que requiere trocear los 3 ingredientes clave y juntarlos con la pasta.

Si te apetece pasta y al mismo tiempo quieres algo ligero, prueba esta deliciosa fusión de tomates, pasta y gustoso queso mozzarella, aromatizada con albahaca fresca.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pasta corta (macarrones, tiburones, espirales, pajaritas): 300 g
  • Tomates normales o cherry: 200 g
  • Mozzarella: 200 g
  • Parmigiano Reggiano: al gusto
  • Albahaca: al gusto
  • Aceite de oliva extra-virgen: 40 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Pon a calentar agua salada en una olla. Cuando esté hirviendo, verte la pasta y deja que se cocine.

pomodorini

Lava los tomates y córtalos en trozos o mitades, dependiendo del tipo que hayas elegido.

Si buscas un sabor mas suave, elige los tomates normales, pero si quieres algo mas acidulo o marcado, sin duda escoge los tomates cherry. (Además, puedes elegir tomates de distintos colores, y cautivará la mirada).

La mozzarella también hay que cortarla en trocitos o cubos, dependiendo de si hayas elegido bolitas más o menos grandes de este queso.

Lava las hojas de albahaca. 

Cuando la pasta esté cocida, escurre el agua y añade prontamente aceite, para que no se pegue. Deja reposar durante unos 5-10 minutos, para que se enfríe.

Añade los tomates y la mozzarella. Mezcla un poco.

Ahora con tus propias manos (y sin cuchillo o tijeras) fragmenta las hojas de albahaca, para que desprendan su sabor y no se oxiden, depositándolas en la misma olla de la pasta.

Mezcla y controla si hace falta ajustar con sal y pimienta.

Emplata y ¡listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

La pasta se puede comer tibia o fría y, por lo tanto aguanta incluso un par de días en un contenedor hermético en la nevera.

Se aconseja añadir siempre un poco de albahaca fresca, para darle ese toque fresco y aromático que tiene sobre todo cuando recién troceado.

La receta original es esta, pero nadie te prohíbe añadir olivas, alcaparras, feta o cualquier ingrediente de temporada que te apetezca.