Bizcocho 7 tarros con manzanas y uva pasa

Presentación

Este bizcocho es la receta infalible con la que siempre has soñado.

Es tan sencilla de preparar y sus proporciones tan fáciles de recordar que, lamentablemente para mi, esta receta ya no volverás a consultarla 😉

El bizcocho se llama 1,2,3 en España, 7 tarros en otros países por una razón: la medida base es el tarro del yogur, que se llena de los demás ingredientes y convierte a la báscula en algo innecesario.

Por si aún no te parece maravilloso, voy a darte más razones para adorarla.

Es altamente personalizable: puedes utilizar lo que tengas en casa (aceite o mantequilla, la fruta que más te apetezca, gotas de chocolate, … yo te propongo la versión con manzanas y uva pasa) o puedes quitar la fruta y emplearla como base para tartas rellenas.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 45 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Yogur: 1 tarro (= 125 ml; sabor natural o de fruta)
  • Harina de trigo: 2 tarros
  • Fécula de patatas/Maizena: 1 tarro*
  • Aceite de girasol/Mantequilla: 1 tarro
  • Azúcar: 1 tarro**
  • Huevos: 3
  • Aroma: 2 ml (vainilla y mantequilla, vainilla, naranja,…) [facultativo]
  • Limón: ralladura de 1
  • Levadura química: 10 g
  • Manzana: 1
  • Uva pasa: 1 puñado

* puede sustituirse por 1 tarro de harina (es igual de buena, pero menos húmeda)
** un tarro es suficiente, sobre todo si empleas uva pasa y yogur de fruta, pero al emplear yogur natural no azucarado, añade más azúcar (hasta un máximo de 2 tarros)


Realización

Pela y limpia la manzana. Córtala en 8 trozos y luego en lonchas no demasiado gruesas.

Añade una cucharada de mantequilla a una sartén caliente y saltea la manzana hasta que se ablande un poco. Añádele la ralladura del limón también.

[Truco: hidrata la uva pasa durante 10 minutos en tres cucharadas de zumo de fruta, ron o té para una consistencia menos seca y un sabor más rico]

Divide las claras de las yemas. Monta las claras hasta que estén a punto de nieve.

masa para bizcocho 7 tarros.JPGAhora bate las yemas hasta que dupliquen el volumen y su color se haga más claro [facultativo: hay quien no las bate, pero así la consistencia quedará mejor].

Añade a las yemas el yogur, la harina, la fécula/maizena, el azúcar, el aroma y el aceite/mantequilla derretida.

Mezcla todo hasta que quede homogéneo.

Incorpora la manzana y la uva pasa. Mezcla otra vez.

Ahora faltan solo las claras.

Empleando una cuchara (y ya no la batidora, si la estabas utilizando), mezcla desde abajo hacia arriba la masa: así no desperdiciarás el aire de las claras.

Cuando la masa haya quedado homogénea, empieza a revestir tu molde de papel vegetal.

Calienta el horno a 180°C y, en la espera vierte la masa en el molde.

Hornea la tarta en modalidad ventilada.

Tarda aproximadamente una media hora, pero la única manera infalible de saber si está lista es la prueba del palillo: clava un palillo de madera (de esos para brochetas) en el centro de la tarta y si sale limpio, sin masa pegajosa adherida está en su punto.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

bizcocho 7 tarros cortado.JPGLa tarta es quizás la más versátil que exista.

Si quieres cambiar la fruta por otra de temporada, puedes hacerlo sin ningún problema: cualquier tipo de fruta fresca, salteada o en almíbar queda genial.

Si no quieres fruta pero te apetece chocolate: añade unas cucharadas de cacao a la masa y un poquito más de levadura o unas gotas de chocolate.

Añadiendo colorante alimentar, tienes literalmente un arco-iris de posibilidades.

Puedes eliminar la fruta y fécula/maizena y obtendrás el clásico bizcocho 1,2,3: un poco más seco, pero ideal para ser mojado con ponche. Resultado de imagen de pan di spagna farcitoPuedes cortarlo por la mitad y rellenarlo de nata, mermeladas, cremas, natillas, ganache, etc…

La tarta, si no desaparece antes 😉 , aguanta 3-4 días bajo una campana de cristal o en una bolsita de plástico. (En verano, se aconseja guardar la tarta en la nevera por su contenido de fruta)

Makowiec – Tarta de semillas de amapola (sin lactosa)

Presentación

De vez en cuando hay que concederse un postre que requiere más trabajo, pero cuyo sabor te atrapa y te hace olvidar todo lo demás.

El makowiec es una de las recetas más refinadas de la cocina polaca 🇵🇱 que, con las indicaciones muy claras y los trucos revelados por mi abuela Lucía y mi mamá Margarita, te saldrá mejor que si hubiera salido de una repostería polaca. 😉

Esta tarta debe su nombre a su ingrediente estrella, las semillas de amapola (mak, en polaco). Tras una peculiar preparación soltarán un sabor muy característico que hay que probar al menos una vez en la vida y que combina de maravilla con los ricos sabores de la mezcla de nueces y otros frutos secos.

El makowiec es uno de los postres más típicos de las grandes fiestas, Navidad y Semana Santa, ¡pero es tan exquisito que acabarás horneándolo con mucha más frecuencia! 🍰


Información

  • Dificultad: mediana
  • Tiempo preparación: 2 h
  • Coste: mediano
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

PARA EL RELLENO DE SEMILLAS DE AMAPOLA:

  • Semillas de amapola: 250 g
  • Fruta seca (uva pasa, albaricoque, cáscara de naranja confitada, nueces, almendras,…): al gusto
  • Huevos: 2
  • Fécula de patatas/Maizena: 1 cucharada
  • Miel: 1 cucharada
  • Mantequilla sin sal/margarina: 1 cucharada (= 25 g)
  • Aroma: 2 ml (almendra, vainilla, naranja o ron)

PARA LA MASA:

  • Harina de trigo: 300 g
  • Huevos: 2
  • Aceite de girasol: 100 g
  • Azúcar: 60 g
  • Levadura química: 1 sobre (=16 g)
  • Aroma: 2 ml (almendra, vainilla, naranja o ron)

Realización

Lo primero que hay que hacer es poner las semillas en una cacerola, cubriéndolas de agua por un par de centímetros.

Remueve las semillas con una cuchara y deja que el agua se estabilice: así podrás ver si en la superficie flotan posibles impurezas, como fragmentos (más claros) del tallo de la amapola. Retira esas eventuales impurezas y repite el proceso hasta que ya no haya.

Si utilizas semillas entera, déjalas a remojo durante una hora. Si utilizas semillas ya molidas, entonces puedes pasar directamente al siguiente paso.

Cocina las semillas durante unos 20 minutos a fuego medio, añadiendo agua a la olla si es necesario.

En la espera pica las nueces y los otros tipos de fruta seca en cubitos.
[Truco: si has decidido poner uvas pasas, te aconsejo hidratarlas durante unos 15 minutos, por lo menos, en zumo de naranja, almíbar de piña, té o en un poco de ron. 😉  La consistencia seca dejará paso a una versión más jugosa y sabrosa.]

Escurre las semillas con un colador de malla fina y vierte el contenido en el bol de la trituradora.
[Nota: puedes emplear una batidora con las lamas de acero montadas o también la picadora de carne con una malla muy fina.]

Sigue triturando durante unos 5 minutos por lo menos, o unas 3 veces en la picadora para carne. El objetivo es conseguir que la amapola suelte su leche.

Ahora pasamos a preparar la base de masa brisée (= quebrada).

En un bol vierte la harina, el azúcar, la levadura y mezcla. Casca los huevos, añade el aroma y el aceite. Mezcla bien y amasa durante el tiempo estrictamente necesario para lograr una masa uniforme y compacta. Al llevar aceite no hace falta dejar reposar la masa.

Coge el molde para tarta que vas a emplear (rectangular, cuadrado o redondo) y cúbrelo con papel vegetal. Si consigues cubrir los bordes además del fondo, aún mejor.
[Truco: para que el papel no se mueva, antes de colocar el papel para horno unta el molde con unas gotas de aceite 😉 ]

Guarda 1/4 parte de la masa: la utilizaremos más tarde para decorar la superficie.

Ahora tenemos que revestir el molde con el resto de la masa.
[Truco: coge una hoja de papel para horno y coloca el molde encima. Perfila los bordes del molde sobre el papel con un lápiz para tener un guión. Da la vuelta al papel y coloca encima la masa. Extiéndela con la ayuda de un rodillo hasta exceder los límites del dibujo de unos 2-3 cm. Luego coge la hoja con la masa y dale la vuelta con delicadeza encima del molde, para colocar la masa en su sitio. Utiliza las yemas de tus dedos para asegurarte que adhiere a las paredes del molde y que la superficie es bastante regular. Recorta con un cuchillo los bordes si te parecen irregulares y añade esas sobras al tercio de masa para decorar.
No te preocupes si la masa se rompe: puedes volver a pegar grietas o hacer parches con la masa que te sobra. 😉 ]

Coge la masa que habías apartado y extiéndela con un rodillo hasta lograr un rectángulo de un espesor de 5 mm. Con un cuchillo o un cortador para pizza recorta unas tiras.

Ahora ha llegado el momento de finalizar la preparación del relleno: divide las yemas y las claras en dos boles. Con tu batidor de varillas, bate las claras a punto de nieve (están en su punto cuando te salen unas cimas al mezclar y deberías poder dar la vuelta al bol sin que las claras se caigan 😉 ). Vierte el azúcar y el aroma en el bol con las yemas y bate hasta lograr una consistencia clara y espumosa.

Entonces añade a las claras la miel y la mantequilla/margarina blanda y mezcla otra vez. Incorpora las semillas de amapola, la fécula y los frutos picados y mezcla hasta lograr una masa uniforme. Por último, añade las claras y remueve todo con delicadeza utilizando una espátula y haciendo movimientos desde abajo hacia arriba para no desperdiciar las burbujas de aire.

Vierte el relleno sobre la base de masa brisée y nivela la superficie con una espátula o una cuchara. Coloca las tiras de masa para decorar la superficie.

Hornea la tarta durante unos 20 minutos (cuidado: el tiempo es orientativo, puesto que depende de cada horno) o hasta que notes que las tiras estén bien doradas.

Deja que se enfríe un poco antes de desmoldarlo con cuidado.

Makowiec – Tarta de semillas de amapola (sin lactosa)

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes conservar la tarta durante unos 3-4 días bajo una campana de cristal o en una bolsita de plástico (o equivalente biodegradable). Guarda en la nevera si hace calor.

Puedes añadir un poco de glaseado real por encima, decorando con formas de zig-zag.

El entrecruzado en superficie es decorativo: puedes cambiarlo por las formas que más te gusten (círculos, flores, hojas, estrellas, etc.). Asimismo, si lo prefieres, puedes poner una capa de masa o evitar por completo el revestimiento (quizás poniendo el glaseado encima de forma uniforme).

Especias nórdicas para tartas y galletas

Presentación

Las galletas y tartas con jengibre son unas maravillosas recetas nórdicas que confieren un toque mágico a la Navidad.Resultado de imagen de pierniczki

Pero sin unas especias tan particulares serían comunes galletas y tartas.

Puesto que es difícil encontrar la mezcla en comercio aquí, os revelamos la receta para hacer vuestra mezcla de especias casera.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 10 min
  • Coste: medio
  • Dosis: ver receta de aplicación

Ingredientes – versión completa

  • Canela: 50 g
  • Jengibre: 15 g
  • Clavos de olor secos: 15 g
  • Cardamomo: 15 g
  • Pimienta de Jamaica: 10 g   (también conocida como Pimienta gorda o inglesa)
  • Nuez moscada: 10 g
  • Cilantro: 10 g
  • Anís: 5 g
  • Pimienta negra molida: dos pizcas (opcional)

Ingredientes – versión rápida

  • Canela: 60 g
  • Clavos de olor secos: 15 g
  • Cardamomo: 15 g
  • Piminta de Jamaica: 10 g
  • Nuez moscada: 10 g
  • Pimienta negra molida: una pizca (opcional)

Realización

Desmenuza las especias empleando un mortero, un molinillo o una batidora/trituradora eléctrica hasta obtener polvo.

Conservar en un jarrón de vidrio o en un contenedor hermético lejos de la luz solar.

¡Listas para tus recetas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Resultado de imagen de piernik ciastoCuidado al emplear trituradoras o molinillos para café con los clavos de olor: podría hacer falta desmenuzarlas previamente con un cuchillo o en un mortero.

Utiliza estas especias tanto para galletas como para tartas.

Plum Cake al yogur

Presentación

Has oído alguna vez hablar del Plum Cake?

Este postre suave es extremadamente apreciado por grandes y peques por su simple bondad.

Los orígenes ingleses del nombre refieren la presencia de uva pasa y fruta seca en la masa, aunque esta no sea la única versión existente: hay con pepitas de chocolate, al cacao, a la naranja, al limón y otros más.

Esta vez te sugiero probar a desayunar o merendar con un Plum Cake enriquecido con yogur de fruta 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 45 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Harina de trigo: 150 g
  • Fécula de patatas: 50 g
  • Yogur de fruta: 200 g (pera, melocotón, albaricoque,…)
  • Huevos: 3 grandes
  • Azúcar: 110 g
  • Aceite de girasol: 100 ml
  • Aroma: 2 ml (vainilla, mantequilla, ron)
  • Ralladura de 1 limón
  • Levadura química: 1 sobre (16 g)
  • Sal: 1 pizca

Realización

Con la ayuda de una batidora eléctrica, bate los huevos con el azúcar, la ralladura de la cáscara de limón y el aroma, durante por lo menos 5 min.

Resultado de imagen de farina setacciataDespués, añade poco a poco el aceite mientras sigues mezclando.

Mezcla la harina, la levadura y la pizca de sal y tamiza todo.

Coge 2 cucharadas de la mezcla de harina y añádela al compuesto y vuelve a mezclar.

Añade una cucharada de yogur a la vez, siguiendo mezclando.

Al final, incorpora la harina y termina de mezclar  hasta que la masa quede homogénea.

Unta un molde para horno con mantequilla.

(NOTA: el molde para el formato original es de 22×10 cm, pero yo utilicé uno más ancho).

Verte la masa en el molde y hornea durante 30 min en horno ventilado pre-calentado. Resultado de imagen de bastoncino legno spiedino

(OJO: ¡¡¡no abras la puerta del horno durante los primeros 20 min!!! Podría caerse como un sufflé)

Extrae cuando esté bien dorado y cocido en el interior (aconsejo la prueba del palillo de madera clavado en el centro: si sale limpio el plum cake está listo).

¡Desmoldea y listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Resultado de imagen de pepitas chocolatePuedes añadir uvas pasas o pepitas de chocolate en la masa, o si prefieres glasear la superficie con azúcar o bañarla en chocolate.

La tarta aguanta unos 2-3 días bajo una campana de cristal o en una bolsa de plástico.

Cheesecake – Tarta de queso

Presentación

La Cheesecake o tarta de queso es una tarta muy celebre cuyas orígenes remontan al 776 a.C. en la isla griega de Delos, donde se servía este postre a los atletas en los primeros juegos olímpicos de la historia. Los Romanos exportaron la receta desde Grecia y fueron los artífices de su propagación en toda Europa.

Siglos después apareció en los EEUU, gracias a los inmigrantes europeos que la trajeron consigo. En 1872 en lechero americano, James L. Kraft, inventó por accidente un queso fresco pasteurizado que llamó Philadelphia y que hoy en día se emplea en muchas versiones, sobre todo en aquellas sin cocción.

Esta versión horneada que os propongo emplea queso Quark, un queso fresco de origen alemán, que le confiere una textura muy cremosa y delicada. No queda más que deciros que está para chuparse los dedos 😋


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 45 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Requesón: 250 g
  • Queso Quark a la vainilla: 250 g
  • Maizena (ámido de maíz): 2 cucharadas abundantes
  • Huevos: 4 medianos
  • Mantequilla: 125 g (1/2 confección)
  • Azúcar: 80 – 100 g
  • Aroma: 2 ml (vainilla o ron)

Realización

Rompe los huevos, separando las yemas de las claras en dos boles distintos. Bate las claras a punto de nieve. Bate las yemas con azúcar hasta que obtengas un compuesto claro y voluminoso (80 g si el queso quark está ya azucarado o si prefieres la tarta menos dulce; 100 si el queso quark no lleva azúcar o si prefieres la tarta más dulce).

Trocea la mantequilla y ponla en un bol grande. Con una batidora, mezcla bien para que se deshaga. Vierte también el requesón, el queso quark y
el aroma. Vuelve a mezclar hasta que obtengas una crema homogénea.

Ahora añade las yemas a los quesos y mezcla. Aparta la batidora y coge una cuchara o una espátula de silicona: hay que añadir las claras a punto de nieve.
[Truco: para incorporar las claras debidamente, no utilices una batidora porque desaprovecharás la estructura a punto de nieve. Hay que hacer movimientos desde abajo hacía arriba en el mismo sentido (horario o anti-horario) con la espátula 😉 ].

En cuanto hayas obtenido un compuesto uniforme habrás terminado.

Prepara el molde para horno: úntalo con muy poco de aceite y coge papel vegetal para horno y reviste el molde: el aceite mantendrá el papel en su sitio. 😉 Intenta hacer cortes al papel donde haga falta para evitar los pliegues que arruinarían la forma de la tarta.

Vierte la masa en el molde y hornea en horno ventilado a 180°C durante unos 25 min (tiene que quedar ligeramente dorada y el tiempo puede variar dependiendo de tu horno).

Deja enfriar, extrae del molde y sirve.

cheesecake tarta de queso

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes servir el postre en muchas maneras: con chocolate fundido, con coulis de frutos rojos, con fresas frescas, con nata batida o con gelatina de frutas por encima (sabor melocotón, frutos rojos, fresas, …).

Crostatine de mermelada

Presentación

Las «Crostatine» son pequeñas tartas de crujiente masa brisée rellenas de confitura de fruta o Nutella.

La receta, muy conocida por las abuelas italianas, es un clásico para la merienda, el desayuno o como postre.

Estas delicias se pueden realizar con la ayuda de los más pequeños, que lo pasarán genial decorando las tartas.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min (+30min en la nevera)
  • Tiempo cocción: 20 min
  • Coste: muy bajo
  • Dosis: para 3-4 personas (18 Tartas)

Ingredientes 

  • Harina: 200 g
  • Mantequilla (fría, sin sal): 100 g
  • Agua (muy fría, sin gal): 70 ml
  • Una pizca de sal
  • Una cucharadita de azúcar
  • Mermelada / Confitura / Nutella: a gusto

Realización

Para realizar las crostatine se empieza haciendo la masa brisée.

Hay que mezclar (a mano o con la batidora) la harina, la pizca de sal, el azúcar y la mantequilla. El aspecto del compuesto resultará bastante arenoso.

Tras poner todo en un bol, incorpora poco a poco el agua muy fría, mezclando bien para que la masa quede homogénea.

Entonces, hay que crear una pequeña bola y dejarla reposar en la nevera por mínimo 30 min. Esta etapa es fundamental para que la mantequilla vuelva a solidificarse.

Tras la espera, saca la masa de la nevera y, con la ayuda de un rodillo de cocina, extiende la masa brisée hasta llegar a un espesor de medio centímetro.

Ahora, dependiendo de los utensilios de cocina que tengas puedes elegir dos vías:

  1. CON MOLDES
    Unta los moldes con un poco de mantequilla, para que no se quede pegada la tarta.
    Coge la masa y la ponla encima de los pequeños moldes. Hay que apretar un poco para que adhiera y se corte el exceso en los bordes.
    Los recortes vuelve a amasarlos y extenderlos: después los utilizarás para decorar.
    Rellena los moldes con mermelada, confitura o Nutella hasta un poco por debajo del borde.
    La masa que te ha sobrado ahora puedes cortarla en finas tiras y decorar cada tarta creando rombos o puedes crear 5 pequeñas bolitas y crear con ellas pétalos, como los de la foto.
  2. SIN MOLDES
    Coge la masa y córtala utilizando un vaso* (por ejemplo los empleados para beber agua).
    Pon los círculos sobre una bandeja recubierta con papel para horno.
    Con la masa que ha sobrado de los recortes hay que crear un borde para que no sobresalga el relleno que has elegido.
    La forma mas sencilla es volver a cortar con el mismo vaso más rodajas y, con otro vado mas pequeño, hacer un corte concéntrico. Te quedará un borde que hay apretar por encima de la base.
    IMG_0471La otra manera es más laboriosa, pero es muy bonita de ver: crear una marco parecido a un cordón.
    Hay que coger dos largas tiras de menos de unos 3mm de anchura y pegar una extremidad a la otra.
    Entonces puedes proceder a trenzarlas hasta el final y pegar el extremo suelto.
    Cuando ya tienes el cordón listo lo envuelves alrededor del círculo de masa y juntas los extremos para cerrar el anillo (si hace falta corta el exceso).IMG_0468Ahora puedes rellenar cada crostatina con el relleno que hayas elegido (mermelada, confitura o Nutella) hasta rellenar el centro y quedando por debajo del borde.
    Finalmente puedes decorar las tartas como prefieras. Las con cordón pueden quedarse tal y como están, pero si te apetece, puedes utilizar la masa que te ha sobrado: córtala en finas tiras y crea rombos, o crea 5 pequeñas bolitas y forma pétalos, como los de la foto principal.

Ha llegado el momento de hornear tu creación!
HORNO VENTILADO: Pon la bandeja con las mini tartas en el horno ya pre calentado, a 160° durante 20 minutos.
HORNO ESTÁTICO: Pon la bandeja con las mini tartas en el horno ya pre calentado, a 180° durante 25 minutos.

¡Cuidado con el tiempo, porque puede variar dependiendo del horno!
Lo importante es que tenga un bonito color dorado.

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

La masa brisée puede congelarse sin problema: puedes hacer más y dejarla en el congelador para utilizarla más adelante o puedes prepararla con antelación si tienes poco tiempo.

Las Crostatine pueden conservarse bajo una campana de cristal durante unos 2-3 días.