Girasol de hojaldre con espinacas y requesón

Presentación

El girasol de hojaldre con espinacas y requesón es un entremés perfecto para cualquier temporada.

Nadie podrá apartar la mirada de esta flor, que les conquistará por su sabor.

Un clásico maridaje como las espinacas y el requesón puede ser toda la estrella de una comida y ser muy cool.

Puedes preparar la receta también con masa brisée o brioche, o incluso servir unas versiones dulces, por ejemplo con requesón y chocolate, siguiendo las sugerencias al final de la receta 😉

 


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 45 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Masa de hojaldre: 2 (redondas)
  • Espinacas: 400 g congeladas (o 850 g frescas)
  • Huevos: 2 medianos
  • Requesón: 450 g
  • Parmigiano Reggiano: 50 g
  • Pecorino Romano: 50 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Semillas de amapola: 1 cucharada (para decorar)

PARA UNTAR:

  • Yema: 1
  • Leche: 1 cucharada

Realización

Empieza preparando el relleno de nuestro girasol.

En una sartén, cocina las espinacas sazonando con un poco de sal y pimienta.

Si notas que hay mucha agua, deja que se sequen o, cuando se haya enfriado, aprieta las verduras con tus manos y eliminar el exceso.

Trita un poco las espinacas con un cuchillo, mezcla con el requesón, los quesos curados rallados y los huevos. (Ajusta sal y pimienta si necesario.)

girasol hojaldre.jpg

Extiende sobre tu encimera un rollo de masa de hojaldre recién salido de la nevera,  distribuye una parte del relleno en el centro y creando un aro, pero dejando 1 cm libre del borde.

Si quieres facilitarte la tarea, puedes emplear una manga pastelera.

Con un pincel, esparce un poco de agua sobre el margen libre, cubre con la segunda hoja de masa y sella bien los círculos con las puntas de un tenedor.

Apoya en el centro del disco una taza o un vaso y presiona ligeramente para incidir el centro de la flor.

girasol de hojaldre con espinacas y requesón.jpg

Dejando la taza apoyada, corta 20 «pétalos» con un cuchillo o un cortador para pizza, pero sin arrancar cada trozo.

(Truco: para ser más precis@, divide el círculo en 4 y luego cada cuadrante en 5 pétalos 😉 )

Coge cada pétalo y gíralo de 90° hacia arriba, para que el relleno sea visible, y repite con cada trozo. Quita la taza.

Bate la yema con la leche y, con la ayuda de un pincél natural o de silicona, unta la masa de hojaldre. Esparce las semillas de amapola solo en el centro del girasol.

Hornea en horno ya caliente a 200°C hasta que la masa de hojaldre esté bien dorada.

 

 

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Sirve el girasol de hojaldre tanto caliente como frío.

Se puede preparar también al día anterior, dejar en la nevera y, justo antes de hornear, untar con la yema y leche 😉

Puedes cambiar el relleno a tu gusto. Aquí te sugiero unas ideas: 1) jamón cocido y queso; 2) acelga, requesón y fuet; 3) tomate y mozzarella en cubitos; 4) calabacines, jamón cocido y queso provola.

Prueba también unas versiones dulces: 1) con 450 g de requesón, 100 g de azúcar, 100 g de chocolate en gotas, 1 huevo batido; 2) mascarpone, nutella y avellanas molidas.

Delicia al limón – receta light

Presentación

La Delicia al limón es una interpretación muy libre del tiramisú italiano, pero realizada con limones y una crema de requesón, para que cualquiera pueda saborear este postre sin grandes remordimientos 😉

La preparación es sencilla y se tarda muy poco: ¿a qué esperas para despedirte del verano con este fresco postre?


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Savoiardi: 300 g

PARA LA CREMA:

  • Requesón: 250 g
  • Nata liquida para montar: 250 g (puede ser vegetal)
  • Azúcar: 40 g + 40 g
  • Huevos: 2 medianos
  • Mantequilla: 20 g
  • Agua: 60 ml
  • Zumo de limón: 50 ml
  • Cáscara de 1 limón

Realización

Empieza lavando el limón bajo el agua.

Ralla la cáscara del limón y luego extrae su zumo.

Bate los huevos con el azúcar durante varios minutos, hasta lograr una crema bien aireada. Incorpora poco a poco el zumo de limón filtrado (para eliminar las impurezas), sin parar de mezclar. Vierte el compuesto en una olla y deja espesar a fuego bajo, mezclando con frecuencia. Al final, añade la mantequilla y aparta del fuego. Deja enfriar cubriendo la crema (directamente por encima, no la olla) con película transparente.

Cuando la crema esté fría, se podrá poner el la nevera para que se compacte.

En la espera, prepara el extracto con limón: en una olla lleva casi a ebullición al agua, 40 g de azúcar y la cáscara de limón. Cuando llegue a ebullición, apaga el fogón, retira la cáscara del limón y deja enfriar.

Coge de la nevera la crema al limón y añade el requesón. Mezcla todo delicadamente hasta lograr una consistencia homogénea.

Monta la nata con los restantes 40 g de azúcar. Incorpora la mitad de la nata a la crema y mezcla con movimientos desde abajo hacia arriba (para no eliminar la consistencia aireada).

tiramisú light al limón.jpgAhora empieza a disponer los ingredientes en tus copas, vasos o contenedores.

Moja rápidamente las galletas savoiardi en el extracto con limón y coloca en los vasos. Por encima, extiende un poco de nata batida, luego una capa de crema al limón y vuelve a empezar con las galletas hasta terminar con una última capa de crema al limón.

Entonces, puedes decidir si quieres dejar los postres en la nevera durante unas 1-8 horas o si decorar con un poco de nata y limón y servir ya.

(Nota: Cuanto más los postres se queden esperando en la nevera tanto más suaves serán las galletas… decide si te gusta más o menos crujiente y elige el tiempo de reposo de entre 1 hora y 8 horas 😉 )

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes preparar este postre incluso la noche anterior y servirlos por el almuerzo 😉

Mini cheesecakes de Gorgonzola con coulis de higos

Presentación

Sorprende a tu pareja con unas impactantes cheesecakes con aromático Gorgonzola, delicado Requesón y sabroso Parmigiano Reggiano.

Las tartitas, aunque tengan una pinta increíble, son sencillas de realizar, y se sirven con una deliciosa coulis de higos.

Venga, ni te lo pienses, empecemos ya 😉


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 45 min (+4 h en la nevera)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 12 mini cheesecakes (Ø 5,5)

Ingredientes

PARA LAS CHEESECAKES

  • Crackers: 100 g
  • Nueces sin cáscara: 50 g (+ 12 enteras para la decoración)
  • Mantequilla: 50 g (+ para untar los moldes)
  • Huevos: 2
  • Parmigiano Reggiano: 50 g
  • Queso crema para untar: 250 g (sabor natural)
  • Requesón: 200 g
  • Gorgonzola dulce: 100 g
  • Gorgonzola picante: 100 g
  • Pan rallado: para los moldes

PARA LA COULIS

  • Higos maduros: 800 g (= 30 higos medianos/pequeños)
  • Mantequilla: 25 g
  • Azúcar: 40 g
  • Agua: 50 ml

Realización

Empezaremos con la realización de las mini cheesecakes.

Tritura los crackers junto con las nueces en tu trituradora hasta que su consistencia resemble la del polvo. Entonces añade la mantequilla anteriormente derretida.

Mezcla con un tenedor para repartir la mantequilla: habrás obtenido un compuesto parecido a las migas.

Entonces coge los moldes para magdalenas y úntalos con mantequilla. Esparce un poco de pan rallado para que luego sea más sencillo extraer las tartitas.

Coloca un poco del compuesto de crackers molidos y, empleando una cuchara, presiona para que se compacte en el fondo de cada molde.

Pon los moldes en el frigorífico para que la mantequilla se endurezca.

En un bol mezcla los huevos con el Parmigiano Reggiano rallado, añade el queso crema, el requesón y los dos tipos de Gorgonzola.

Trabaja la crema ayudándote con la batidora eléctrica.

Cuando hayas logrado una consistencia homogénea, repártela entre los 12 moldes.

Mini cheesecakes de gorgonzola con coulis de higosHornea en horno pre-calentado a 180°C durante aproximadamente 25-30 min, cubriendo la superficie con una hoja de película de aluminio (para evitar que se dore exageradamente).

Deja enfriar a temperatura ambiente y luego deja que repose en la nevera durante mínimo 4 horas.

En la espera, prepararemos la coulis de higos.

Corta los higos por la mitad, extrae la pulpa con una cucharadita y ponla en una olla.

Añade la mantequilla y el azúcar y luego enciende la placa.

Cuando la mantequilla esté derretida, vierte el agua y deja cocinar durante un par de minutos después de la ebullición.

Cuando la salsa esté más densa, deja enfriar a temperatura ambiente y entonces en la nevera durante una hora.

A la hora de emplatar, desmoldea las mini cheesecakes, colócalas en un plato y esparce por encima la coulis de higos. Decora cada tortita con las nueces.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el Gorgonzola picante con queso azúl.

 

Pasta con crema de requesón y pistachos

Presentación

Existen más de mil maneras de preparar la pasta, y cualquier italiano sabe que con muy pocos ingredientes se puede crear un primer plato que hará feliz a cualquiera.

Esta receta es una demostración de esto: con tan solo pasta, delicioso requesón y unos intensos pistachos se puede alegrar el día a grandes y peques… y sin remordimientos, porqué el queso es muy ligero y los pistachos son saludables 😉


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pasta: 370 g (cualquier tipo; en la foto: mezze maniche rayadas)
  • Requesón: 300 g
  • Pistachos: 100 g (sin cáscara)
  • Pimienta: al gusto
  • Sal: al gusto

Realización

Este plato se realiza muy rápidamente y sencillamente, así que pon ya el agua a hervir en una olla, con un poco de sal.

Cuando esté hirviendo pon la pasta y mezcla (en seguida y luego cada minuto) para que no se pegue.

[Truco: añadir aceite sirve de poco para que la pasta no se pegue, lo que funciona de verdad es remover cada minuto y justo inmediatamente tras haber puesto la pasta en el agua 😉 ]

Puedes elegir cualquier tipo de pasta corta o larga para esta receta 🙂

Ahora debes picar manualmente o triturar con una batidora los pistachos a los cuales has quitado la cáscara: no queremos un polvo fino, pero sí unos trocitos muy pequeños.

Pasta con crema de requesón y pistachosGuarda una taza de agua de cocción de la pasta y luego escúrrela cuando esté cocida.

Vuelve a poner la pasta en la olla y añade el requesón y un tercio de taza de agua de cocción.

Mezcla para que el requesón se reparta y si no ves que tiene la consistencia de una crema añade más agua (depende de la marca de requesón que empleas).

[Mejor empezar con poca agua y luego añadir que echar demasiada y luego aguantarse jeje.]

Sazona con sal y pimienta y emplata.

Por encima de cada plato esparce una generosa cantidad de pistachos picados.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes enriquecer la receta con nuez moscada molida.

Si no tienes pistachos en casa, puedes sustituirlos con nueces o, si quieres dar un giro a la receta, por albahaca.

Si quieres añadir algo de carne a la receta, prueba con un poco de salchicha desmenuzada y previamente salteada en la sartén… ya no querrás probar nada distinto 😉

Puré de coliflor, requesón y ajo salteado

Presentación

Como cualquier plato de asado, polpetas o pollo requiere una guarnición de verduras, ¿porqué optar por el omnipresente puré de patatas que, aun siendo rico, aburre un poquitín?

Ofrece a tus comensales un cremoso puré de coliflor que está deliciosamente enriquecido con requesón y tiene un toque inconfundible de ajo salteado.

Además, la receta tiene bajos niveles de hidratos de carbono y grasas, así que mejor empecemos a prepararla ya 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Ajo: 2 dientes
  • Coliflor: 1-1,5 kg
  • Mantequilla: 2 cucharadas
  • Requesón: 80 g
  • Cebollino: para decorar
  • Aceite de oliva virgen extra: 5 cucharadas
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Puré de coliflor con requesón y ajo salteadoLimpia el ajo, corta los dientes en 4 trocitos y deja que se doren en una sartén con unas gotas de aceite.

Corta las flores de coliflor y ponlas en una olla con agua salada para que en unos 10-15 min se ablanden. Controla con un tenedor que sean suaves.

Escurre del agua y colócalas sobre papel de cocina, para que éste absorba cuanta mas agua. No queremos una crema demasiado líquida 😉

En una batidora pon la coliflor, el ajo, un poco de sal, el requesón y la mantequilla (mejor si a temperatura ambiente para que no sea excesivamente dura). Deja que se reduzca en puré.

Sirve en un cuenco y decora con un poco de aceite, pimienta y cebollino picado.

 

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes añadir alguna especia como el comino o el curry, si quieres darle un sabor más marcado.

El puré puede ser re calentado.

Pascha – dulce de requesón y fruta seca

Presentación

Si tienes tiempo libre y te apetece algo dulce para alegrar estos días de fiesta aquí tienes una idea maravillosa 🙂

Esta receta polaca se denomina Pascha y, como se puede intuir, es un postre que se prepara durante la Semana Santa.

Los ingredientes estrella del plato son el requesón y la fruta seca que más te guste, enriquecidos con un toque de aromático ron.

¿Y lo mejor? No hace falta hornear nada y su preparación es muy sencilla 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min (+ tiempo de reposo)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Requesón: 1 kg
  • Nata líquida: 4 cucharadas
  • Mantequilla: 200 g
  • Yemas cocidas: 6
  • Azúcar glás: 200 g
  • Azúcar con vainilla: 25 g
  • Almendras: 100 g
  • Nueces: 100 g
  • Cáscara de naranja y limón: 40 g
  • Albaricoques secos: 100 g
  • Pistachos: 100 g
  • Ron: 25 ml

Realización

Introduce en el bol de tu batidora las yemas cocidas junto con la mantequilla. Mezcla hasta que la masa esté uniforme.

Añade un poco de requesón a la vez, mientras que la batidora sigue mezclando.

Al ser el requesón un queso poco hidratado, añade 4 cucharadas de nata.

Finalmente, incorpora el azúcar glás y el azúcar con vainilla. Mezcla.
pascha - dulce de requesón y fruta secapascha - dulce de requesón y fruta secaPica las nueces, las almendras, los pistachos, las cáscaras de cítricos y los albaricoques.

Añade la fruta picada a la mezcla de requesón y mezcla, para repartir homogéneamente.

Ahora escoge un molde para que luego te resulte simple desmoldar.

[Truco: si quieres, puedes cubrir el interior del molde con una servilleta resistente. Así será más simple desmoldar 😉 ]

Verte la masa en el molde y trata de nivelarla bien: no queremos que se queden burbujas de aire en el interior. Por lo tanto, bate ligeramente el molde contra la encimera, para que el queso se asiente.

Cubre el postre con otra servilleta y deja reposar en la nevera por lo menos un par de horas.

Extrae del molde y quita las eventuales servilletas.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


pascha_02Sugerencias

Puedes decorar con frutas secas la superficie de la Pascha.

Si lo prefieres, puedes preparar monoporciones.

La mezcla de frutas secas es completamente personalizable.

Elimina el ron para una versión apta para toda la familia.

Rogaliki – Croissants con masa de requesón rellenos de confitura

Presentación

Los Rogaliki son pequeños croissants polacos que se preparan con una variación de la masa brisé realizada con requesón.

La receta es extremamente simple: cada uno de los 3 ingredientes de la masa está presente en la misma cantidad, así que puedes diminuir o aumentar  la dosis sin problemas.

La masa en sí no lleva azúcar, porque la dulzura la proporciona la confitura o mermelada del relleno.
Por lo tanto, esta receta es perfecta para cualquiera, incluso para quien tenga que cuidar de su glicemia o para quien desee regalarse un capricho dulce… pero no tan dulce 😉
Sin embargo, si eres muy golos@, he añadido la receta para un magnifico glaseado y las indicaciones para añadir coco rallado o nueces picadas.

Prepara estos croissant para disfrutarlos con thé, café o chocolate, sea a la hora del desayuno o sea en cualquier otro momento.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

PARA LA MASA:

  • Requesón: 250 g
  • Harina de trigo: 250 g
  • Mantequilla sin sal: 250 g
  • Confitura/Mermelada de fruta: lo suficiente para el relleno (fresa, arándanos, ciruelas, melocotones)

PARA DECORAR: (Opcional)

  • Azúcar glás
  • Zumo de limón
  • Agua
  • Coco rallado / Nueces

Realización

En un bol verte la harina, el requesón y la mantequilla fría (sin sal) cortada en trocitos.

Mezcla todo a mano o con una batidora eléctrica hasta que la masa quede homogénea.

Deja que la masa repose unos 20-30 min en la nevera, pare que se compacte.

cortesEspolvorea harina sobre la encimera y extiende una parte la masa con rodillo de cocina.

Intenta obtener un círculo de unos 25-30 cm de diámetro, espeso unos 3 mm.

Con un cuchillo o un cortador para pizza consigue unos 8 triángulos de masa, haciendo cortes a lo largo de las líneas diametrales.

kruche rogaliki 2.JPGCon una cucharadita coloca un poco de confitura o mermelada a 1,5 cm del borde exterior, en cada triángulo.

Ahora empieza a enrollar un triángulo a la vez desde el exterior del círculo hasta el centro.

Al principio de la «maniobra» ten cuidado para no aplastar el punto donde está la confitura (y de manera especial si empleas mermelada, al ser más líquida) para que no salga del triángulo o complique su cierre.

Aprieta ligeramente los bordes mientras enrollas, para sellar la confitura en su lugar.

En cuanto tengas el croissant listo, coloca la punta final de la masa (por debajo y dobla ligeramente los dos extremos hacía un lado, para obtener la característica forma de este postre.IMG_8696.JPG

Repite la operación hasta terminar los triángulos y, posteriormente la masa.

Coloca los rogaliki en una bandeja para horno cubierta con papel para horno.

Hornea a 180°C en horno pre-calentado (posiblemente ventilado) hasta que se doren.

Como habrás notado, la masa no lleva azúcar, así que la dulzura deriva de la confitura o mermelada.

Sin embargo, para aquellos que no se conforman con la cantidad (que ya se nota) de dulce, es posible decorar el postre con:

  1. Azúcar glás espolvoreado por encima;
  2. Glaseado con coco rallado.

El glaseado se realiza de la siguiente manera:lukier.jpg

En un pequeño bol verte medio vaso de azúcar glás y 1 cucharada de zumo de limón. Añade 2-3 cucharadas de agua caliente y mezcla. El compuesto tiene que quedar espeso y homogéneo pero si lo notas demasiado seco, añade una cucharada de agua más a la vez, hasta lograr una consistencia parecida a la que ves en la foto.

Ahora, con un pincel de cocina (de silicona u otro material), esparce un poco de glaseado por encima de los rogaliki enfriados.

Ahora puedes dejar tus croissants así o puedes decorar aún más esparciendo coco rallado o nueces picadas por encima del glaseado cuando éste esté aún mojado (así el coco o las nueces se quedarán pegadas).

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes conservar los rogaliki durante una semana bajo una campana de cristal, en un contenedor de lata o en una bolsita de plástico.

El coco rallado combina con cualquier confitura, mientras que las nueces pueden ser más complicadas de combinar.

Las mermeladas suelen ser más dulces y líquidas. Si empleas mermelada es más probable que se salga por los lados durante la cocción, así que asegúrate de haber sellado muy bien la masa.