Energéticos polos de café y cacao

Presentación

El verano tiene muchas ventajas… y el calor como excusa para comer helados y polos es seguramente una de ellas 😉

¿Porqué comprar los polos en el supermercado si puedes prepararlos tú sol@, más saludables y 100% personalizables según tus gustos y exigencias?

Estos polos son perfectos para quienes quieren refrescarse y disfrutar de una deliciosa y energética dosis de café. El aromático café además está potenciado por el redondo sabor del cacao… pero puedes sustituir por canela molida si te gusta más el toque especiado (las sugerencias al final de la receta).

Si queréis rebajar la intensidad y el robusto sabor del café podéis emplear leche o nata… básicamente podéis preparar la fórmula que más os agrade 😀 ¡y la pausa café ya no será la misma!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 5 min (+4 h en el congelador)
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 8 polos

Ingredientes

  • Café largo: 300 ml
  • Agua/Leche/Nata: 100 ml aprox.
  • Cacao amargo en polvo: 4 cucharadas escasas
  • Azúcar o edulcorante: al gusto

Realización

Disuelve el cacao amargo en el café aún caliente y endulza a tu gusto (recuerda que el dulzor del polo no queda tan intenso como parece cuando está líquido 😉 ). polos café y cacao.jpg

Si quieres emplear nata o leche, de vaca o vegetal (aquí una guía para elegir la mejor leche vegetal) puedes añadirla ahora, o simplemente añadir los mismos 100 ml de agua o café, para una versión más light, vegana y clásica de los polos. Deja enfriar.

Vierte la mezcla en los moldes para polos y cierra con la cobertura con el palillo incorporado.

(Truco: si no tienes los moldes, puedes emplear unos vasos de plástico desechables, cubrirles con película de aluminio o transparente, perforar el centro con un cuchillo y clavar ahí los habituales palitos de madera o, si tampoco los tienes, una cuchara de metal con la parte redonda dentro al líquido, para que queden sujetos en posición recta 😉 )

Pon los polos en el congelador durante al menos 4 horas o hasta que estén sólidos.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si, en lugar de emplear cacao, quieres probar la versión especiada con canela (puedes añadir una pizca de las especias nórdicas o para tarta de calabaza también), te aconsejo utilizar azúcar vainillado para sacarle todo el provecho 😉

Juega con las leches vegetales para dar un toque especial a tus polos: prueba la leche de avellana y te sorprenderás 😉

Anuncios

Brochetas de pollo caprese

Presentación

¿Qué forma mejor de aprovechar esta maravillosa estación que hacer una barbacoa?

Si quieres probar una combinación exitosa prueba con estas brochetas de pollo caprese: ¡se convertirán en un must tus cenas veraniegas!

Imagínatelas: bocaditos de pollo e frescos tomates cherry deslizados sobre brochetas y cocinados absorbiendo todo el aroma de la barbacoa y completadas con suave y cremosa mozzarella y un toque muy intenso de pesto de albahaca fresco y gotas de dulce y ácida crema balsámica… ¡a que suena cautivador! 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pechugas de pollo: 600 g
  • Tomates cherry: 400 g
  • Aceite de oliva virgen extra: 1 cucharada
  • Bocaditos de mozzarella fresca: 200 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Crema de vinagre balsámico: 3 cucharadas

PESTO A LA GENOVESA CASERO:

  • Albahaca (hojas): 40 g
  • Parmigiano Reggiano rallado: 3 cucharadas
  • Piñones (o anacardos): 2 cucharadas finamente picadas
  • Diente de ajo: 1 (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra: 1/3 taza

Realización

Si vas a emplear unas brochetas de madera (de 20-25 cm de largo), ponlas a remojo en agua durante una hora por lo menos, para que cuando luego las pongas en la barbacoa.

Calienta la barbacoa.

Pica las pechugas de pollo en trozos para poner 4 en cada brocheta. Coloca el pollo alternando con 3 tomates cherry.

brochetas pollo caprese.jpg

Esparce con un pincel de cocina 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra por ambos lados de las brochetas y sazona con sal y pimienta.

Cocina sobre la barbacoa las brochetas durante aproximadamente 5 minutos por lado.

En la espera, prepara el pesto: en un mortero (o si tienes prisa en tu batidora) forma una crema con hojas de albahaca, Parmigiano Reggiano rallado, piñones (o anacardos) y ajo [opcional]. Sazona con sal, pimienta e incorpora aceite poco a poco mientras sigues mezclando.

Cuando las brochetas están listas, retira de la barbacoa y desliza una bolita de mozzarella en cada extremidad.

Esparce sobre cada brocheta pesto por encima y unas gotas de crema de balsámico.

Sirve calientes.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si tienes mucha prisa o tratas de preparar varios platos a la vez para unos comensales inesperados puedes preparar la receta con un pesto del supermercado. Puedes prescindir del toque de crema de balsámico si no te gusta su dulce y ligeramente ácida aportación.

Si quieres otras originales ideas para brochetas en la barbacoa prueba las deliciosas brochetas hawaianas o, si buscas algo con marisco, las gustosas brochetas con gambas y piñas 😉

Piadina romañola

Presentación

La piadina romañola (romagnola en italiano) es una de las recetas más típicas de la gastronomía de la región Emilia-Romagna y una de las más versátiles también.

La piadina es una hoja de masa redonda que se dobla a mitad y rellena con infinitas combinaciones de ingredientes: jamón, embutidos, quesos frescos y curados, verduras frescas o a la parrilla, etc. dependiendo de los gustos de quien la prepara.Resultado de imagen de piada etruschi

La historia de este plato es muy antigua: al parecer los Antiguos Etruscos la preparaban con trigo u otros cereales para el día a día.

Tras la conquista romana de la Etruria, la receta se difundió incluso en los banquetes más refinados, donde se consumía recién cocido porqué tras unas horas se convertía en un disco demasiado duro de comer.

En la Edad Media, la población trató de eludir los impuestos sobre el pan preparando este subrogado con cereales distintos al trigo y comiendo cada vez menos pan.

Sin embargo, en el Renacimiento esta receta sufrió un declino muy marcado, puesto que se afirmaron con fuerza nuevas corrientes culinarias.

Así, durante años la piadina fue la simple comida de los campesinos y pobres que no podían permitirse algo distinto de los productos de la tierra.

En el 1900 la piadina empezó a volver en los platos de los italianos, gracias al empleo de una parte de harina de maíz, más económica de la de trigo.

Aunque el verdadero boom tuvo lugar en los años ’40 y ’50 cuando la piadina conquistó a los turistas que paseaban por la rivera romañola o viajaban hacia ese mar en coche y encontraban quioscos a lo largo de las carreteras que ofrecían esta barata delicia.

Ahora hay que ponerse el delantal, así preparamos esta maravillosa y sencilla receta para traer un poco de Italia en nuestras cocinas 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min (+1h de reposo)
  • Coste: muy bajo
  • Dosis: para 4 personas (7-8 piadinas)

Ingredientes

  • Harina de trigo: 500 g
  • Agua*: 170 ml
  • Aceite de oliva virgen extra: 80 g (o 125  de manteca de cerdo)
  • Levadura química: 1,5 cucharaditas
  • Sal: 15 g
  • Ingredientes para relleno: al gusto [todas las ideas al final de la receta]

*también puedes emplear leche, pero la versión original lleva agua


Realización

Antes de empezar hay que precisar dos cosas:

  1. ¿Agua o leche?
    El agua dejará tus piadinas más crujientes, mientras que la leche más suaves. Puedes incluso poner agua y leche en partes iguales (85+85).
  2. ¿Aceite o manteca de cerdo?
    La mejor elección es la manteca de cerdo, porque confiere un sabor y una consistencia inigualable, pero puedes emplear aceite de oliva, porque siempre lo tienes en casa y porque deseas una versión ligera de la piadina 😉

Verte en tu mezcladora todos los ingredientes y deja que se amasen durante unos 7 minutos, hasta lograr una masa lisa y homogénea. Si lo prefieres, puedes amasar a mano.

Pon la masa en un bol untado con un poco de aceite y cúbrelo con un trapo húmedo o película transparente. Deja reposar 30 min.

Pasado el tiempo, divide la masa en 6 bolitas y ponlas sobre la encimera.

Vuelve a cubrir las bolitas con un trapo o película (no hace falta envolverlas). Deja que repose otros 30 min.

Ahora, con la ayuda de un rodillo, extiende cada bolita en un círculo de masa de unos 22 cm de diámetro y del espesor de 2 mm (¡tiene que ser muy fino!).

[Truco: si no consigues un círculo, sino que alguna forma extravagante, quizás te interese colocar un plato por encima de la masa y recortar el perímetro con un cuchillo para lograr un círculo perfecto 😉 ]piadina romañola

Coloca la piadina sobre una sartén suficientemente grande (diámetro mínimo igual al de la piadina) solo cuando ésta esté ya muy caliente. Puedes emplear también una sartén para crêpes o una sartén de hierro fundido.

Mueve la piadina sobre la sartén para que no se pegue y cocina unos 2 min por lado (notarás como crece y se forman burbujas).

Ahora tan solo añadir el relleno, mientras estén calientes, dobla por la mitad y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Existen muchísimos rellenos posibles… infinitos diría yo.

Si deseas rellenarlas con queso y quieres que se funda, rállalo o córtalo en lonchas finas y colócalo tras haber dado la última vuelta, poco antes de retirar la piadina y deja a fuego muy bajo, colocando la tapa sobre la sartén.

Posibles combinaciones:

  • jamón serrano y queso (gouda, brie, havarti, etc.), con un extra de calabacines a la parrilla o tomates (frescos o secos)
  • jamón cocido, gouda/havarti y un trocitos de queso azúl
  • mix de quesos (gouda, gorgonzola, brie), nueces y rúcola
  • ensalada, jamón/ salchichón, gouda/havarti, salsa al yogur o mayonesa
  • mozzarella y mortadella/jamón, albahaca
  • queso scamorza y chorizo
  • pollo asado troceado, salsa curry y queso brie
  • pavo, tomates secos y requesón
  • queso crema para untar, pesto a la genovesa y verduras a la parrilla
  • nutella o nocilla 😉

La piadina se puede congelar cuando esté suficientemente cocida, pero aún no del todo, tras haberse enfriado.

Judías con bacon crujiente

Presentación

Presenta tus verduras acompañadas por algo que todos adoran y el plato se vaciará en seguida.

Este es la sugerencia de la receta de hoy: un toque de crujiente y aromático bacon para que tus judías desaparezcan de la mesa en un abrir y cerrar de ojos 😉


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Judías: 1 kg
  • Bacon: 300 g (en lonchas)
  • Sal: al gusto
  • Aceite de oliva: al gusto

Realización

Limpia las judías y ponlas en una olla con agua salada.IMG_2770.JPG

Deja que se cocinen hasta ablandarse (unos 15 min aprox.).

En la espera, pica el bacon y saltéalo hasta que esté crujiente. Si el bacon es magro, podría hacer falta un poquito de aceite.

Escurre las judías y sazona con un poco de aceite (y sal si necesario).

Añade el bacon y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Para un efecto similar, puedes emplear también panceta o guanciale italiano en lugar del bacon.

Si quieres darle un rumbo distinto a la receta, prueba a sustituir el bacon con chorizo (dulce o picante)… ya verás que bueno 😉

Paccheri con pesto de calabacines y gambas

Presentación

Una de las combinaciones de ingredientes más exitosa es sin duda la de gambas y calabacines.

Para variar, puedes preparar un irresistible primer plato en el cual los calabacines son la base para un gustoso y fresco pesto que se junta a la perfección con las gambas y los paccheri.

Esta es una receta original, impactante pero sencilla, que deberás incluir en tus cenas veraniegas con amigos y familia.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Paccheri: 400 g (sustituible por cualquier tipo de pasta)

PARA EL PESTO:

  • Calabacines: 200 g
  • Piñones: 30 g
  • Albahaca: 10 g
  • Aceite virgen extra de oliva: 125 ml
  • Parmigiano Reggiano: 30 g
  • Pecorino: 30 g
  • Sal: al gusto

PARA LAS GAMBAS:

  • Gambas: 250 g
  • Ajo: 1 diente
  • Aceite virgen extra de oliva: 30 g
  • Sal: al gusto

 


Realización

Empieza preparando poniendo a hervir el agua para la pasta con un poco de sal.

Coge las gambas: con un cuchillo, talla su caparazón por toda la largueza y, con la punta, retira el intestino.

En una sartén anti-adherente vierte un poco de aceite de oliva y dora el diente de ajo (limpiado previamente). Cuando esté dorado, retíralo, y añade las gambas. Deja cocinar durante unos 5 minutos a temperatura mediana, hasta que su exterior sea ligeramente crujiente.

Mientras esperas que las gambas estén listas, vierte los paccheri e el agua hirviendo, mezcla, y prepara el pesto.

Lava los calabacines y elimina las extremidades. Cortalos y sazona con un poco de sal.

En tu batidora junta los calabacines, los piñones y las hojas de albahaca (anteriormente limpiadas delicadamente con un trapo seco). Incorpora también el Parmigiano Reggiano rallado, el Pecorino y el aceite de oliva virgen extra.paccheri con pesto de calabacines y gambas

Tritura todo hasta lograr un compuesto cremoso, sazona con una pizca de sal y aparta.

Cuando la pasta esté al dente (aprox. 1 minuto antes de que esté lista), retira los paccheri, guardando el agua de cocción.

Lo siguiente es terminar la cocción de la pasta en la sartén donde están las gambas. Cocina durante un minuto (hasta lograr la consistencia deseada de la pasta), añadiendo un poco de agua de cocción.

Al final, con el fogón apagado, añade el pesto de calabacines y mezcla bien.

Emplata y ¡listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Enriquece este plato con unas almendras tostadas en la sartén con las gambas o, si quieres un toque de color, con unos tomates cherry.

Puedes emplear cualquier tipo de pasta en el lugar de los paccheri: tanto larga (espaguetis, linguine, bucatini, etc.) como corta (macarrones, hélices, farfalle, trofie, etc.).

Si prefieres un pesto original (“a la genovesa”), realizado principalmente con albahaca, aquí encuentras la receta 😉

Puedes conservar este primer plato durante un día en la nevera.

Entremeses para celebrar el día de la Asunción de la Virgen

El 15 de agosto ya ha llegado y no hay mejor manera de pasar la festividad en familia que alrededor de una mesa, en buena compañía, degustando las más apetecibles recetas de entremeses.

Si aún no tienes claro que preparar, aquí tienes una selección de 12 recetas para la ocasión para que puedas escoger las que más te inspiren  😉


cornetti-di-patate

 Croissant de patatas con corazón de mozzarella


erbazzone

 Erbazzone – pastel de espinacas


PIZZETTE DI MELANZANE

Mini-pizzas de berenjena


focaccia-genovese

Fügassa genovesa


IMG_1165

Rosas de masa de hojaldre con calabacines, queso y jamón


cordon-bleu-de-berenjenas

Cordon Bleu de berenjenas


img_0212

 Bolitas de patatas de ensueño


masa-de-hojaldre-setas-y-mozzarella

Círculos de masa de hojaldre con setas y mozzarella


patatas acordeon rellenas

Patatas acordeón rellenas


Crema para untar con salmón ahumado, eneldo y limón

Sabrosa crema para untar con salmón ahumado, eneldo y limón


Mini cheesecakes de gorgonzola con coulis de higos

Mini cheesecakes de Gorgonzola con coulis de higos


olivas recubiertas con queso feta y crujientes nueces

Olivas recubiertas con queso feta y crujientes nueces

Abadejo de Alaska con olivas verdes y cebolla

Presentación

El abadejo de Alaska es una variedad de pescado blanco muy sabrosa, pero no suficientemente conocida, que deberías degustar cuanto antes.

Esta receta combina este pescado con gustosas olivas verdes rellenas de anchoa y un sofrito de cebolla aromatizado con mejorana.

Sirve este segundo plato también a los más pequeños, porqué no lleva espinas 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Abadejo de Alaska: 4 filetes
  • Olivas verdes con anchoas: 240 g (= 2 latas)
  • Cebolla: 1 grande
  • Aceite de girasol: para freír
  • Mejorana: al gusto
  • Curry: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Divide cada largo filete en dos más pequeños y sazona el pescado con sal, pimienta y un poco de curry.Abadejo de Alaska con olivas y cebolla.JPG

Limpia la cebolla y pícala a la juliana.

Calienta la sartén, añade un poco de aceite y dora la cebolla con la mejorana.

Corta las olivas por la mitad e incorpóralas a la cebolla. Mezcla y apaga el fogón.

Retira las verduras de la sartén.

Añade más aceite a la misma sartén y fríe los filetes de abadejo.

Emplata el pescado con las verduras y sirve.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Sirve este plato tanto caliente como frío: siempre es delicioso 😉

Helados piña-colada

Presentación

En agosto, durante los días más calurosos del verano, hay que comer cosas refrescantes.

¿Porqué no pruebas con unos helados deliciosos?

Esta receta te permite preparar unos helados caseros al sabor de piña-colada, con piña fresca y aromático coco.

Además, este refrescante postre está enriquecido con todo el rico aroma del ron, pero sin alcohol, para que los niños puedan disfrutarlo también 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 5 minutos (+1 noche en el congelador)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 8 porciones

Ingredientes

  • Leche de coco: 200 ml
  • Yogur a la piña: 125 ml
  • Piña fresca o congelada: 200 g
  • Coco rallado: 3 cucharadas
  • Extracto de ron: 2 ml
  • Miel: 1 cucharada

Realización

Helado piña-colada

Junta todos los ingredientes en una batidora.

(Nota: la cantidad de miel depende de tu gusto. Puedes añadir más cucharadas hasta llegar al nivel de dulzura deseado 😉 )

Bate hasta que la consistencia sea homogénea.

Vierte la mezcla en los moldes para helados e inserta los palitos.

Deja congelar durante una noche antes de servir.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes emplear también piña en almíbar, aunque es recomendable emplear piña fresca.

Rollo de lomo con relleno de tomates secos y olivas verdes

Presentación

Prepara este rollo de lomo de cerdo aromatizado con hierbas provenzales para alegrar y sorprender a tu familia o a tus amigos.

Es un plato muy sabroso: crujiente por fuera y jugoso por dentro y ¡lleva sorpresa!

El lomo está relleno con ricos tomates secos y gustosas olivas verdes: una combinación maravillosa.


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 45 m (+2 horas mínimo para el marinado)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Lomo de cerdo: 1 kg
  • Ajo: 4 dientes
  • Tomates secos (conservados en aceite): 180 g
  • Olivas rellenas de pimientos/ajo: 10-12 unidades
  • Mantequilla: 2 cucharadas
  • Miel: 1 cucharada
  • Especias provenzales: 1 cucharadita
  • Pimienta: al gusto
  • Sal: al gusto

Realización

 

Corta el lomo en horizontal por el lado largo, pero sin llegar hasta el final: así lograrás una hoja de carne el doble de ancha que antes.

Frota el lomo con el ajo, las hierbas provenzales, la sal y la pimienta.

Recubre con película transparente y deja marinar por lo menos dos horas en la nevera. Si puedes dejar la carne a reposo durante toda la noche aún mejor, porqué así lograrás que todos los aromas de las especias sean absorbidos por la carne.

En la espera, limpia el ajo eliminando la piel y la extremidad. Pasa el ajo por una prensa de ajos.

Escurre los tomates secos del aceite y córtalos en tiras finas.

Parte las olivas por la mitad.

Transcurrido el debido tiempo, coloca los tomates secos y las olivas sobre la hoja de lomo.

Enrolla la carne y átala con un hilo o cuerda alimentaria.

rollo de lomo con tomates secos y olivas verdes

En una sartén añade un poco de mantequilla y deja que la carne se dore por todos los lados: así lograrás sellar todos los jugos en el interior y conseguirás una carne más apetecible y crujiente por fuera.

Transfiere la carne a una bandeja para el horno y vierte también la grasa de la cocción en la sartén.

Hornea durante 1 hora (aprox.) a 200°C, recordando de vez en cuando de hidratar un poco la superficie del rollo con los jugos de cocción.

15 minutos antes de sacar el lomo del horno, untalo con la miel y esparce la pimienta.

Dejar que la carne repose durante unos 10 minutos antes de servir.

Elimina la cuerda y corta en lonchas.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes servir el rollo tibio o, en aquellos días calurosos, incluso frío.

Brochetas hawaianas

Presentación

Una colorida y sabrosa barbacoa entre amigos es lo que muchos desean al final del día o en el fin de semana.

Esta receta es una idea perfecta que se realiza sencillamente, pero que tiene un impacto muy grande a la hora de servirla y sabe de maravilla.

Preparemos juntos estas brochetas hawaianas con jamón cocido, piña y pimientos para que tus invitados se pregunten: “Cómo no se me ha ocurrido antes esta fantástica combinación?”


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Jamón cocido: 500 g (en lonchas)
  • Piña: 1/3
  • Pimiento dulce: 1 grande
  • Salsa barbacoa: al gusto

Realización

Limpia la piña y el pimiento. Corta ambos en trozos.

En las brochetas coloca alternativamente jamón, piña y pimiento.

Esparce un poco de salsa barbacoa sobre las brochetas (puedes hacerlo con un pincel de silicona).

Cocina estas delicias sobre la barbacoa o hornéalas hasta que estén ligeramente caramelizadas.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes jugar con diferentes colores de pimientos para que estas brochetas sean aún más alegres 😉

Puedes preparar las brochetas unas horas antes de cocinarlas y son buenas tanto calientes como enfriadas.