Jugoso pollo con guisantes

Presentación

Prepara un segundo plato de carne en muy poco tempo, obteniendo un resultado que gustará a toda la familia.

Los ingredientes necesarios son muy pocos y, casi seguramente, ya los tienes en tu casa: vamos a darles nueva vida en esta combinación de jugoso pollo con guisantes y cebolla.

Empieza ya a preparar los platos, porque la receta se prepara en unos minutos 🙂


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pechugas de pollo: 700 g
  • Guisantes en lata: 500 g (peso escurrido = 2 latas)
  • Cebollas: 1 grande
  • Aceite de oliva virgen extra: lo suficiente
  • Mantequilla: 1 cucharada abundante
  • Curry: al gusto
  • Tomillo: al gusto
  • Guindilla molida: al gusto (opcional)
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Limpia la pechuga de pollo y trocéala con un cuchillo.

Escurre los guisantes y apártalos.

Limpia la cebolla y pícala (no hace falta muy finamente).

Sazona el pollo con sal, pimienta y curry.

 

En una sartén, pon a calentar un chorro de aceite y dora el pollo añadiendo un poco de tomillo.

Prueba si tu pollo con curry es ya ligeramente picante o si, según tu gusto, prefieres añadir un poco de guindilla molida.

jugoso pollo con guisantes 2.JPG

(Nota: la guindilla molida no debe aportar únicamente picor a la receta, sino que en pequeñas dosis es una buena aliada para redondear los sabores 😉 )

Retira el pollo y en la misma sartén, donde ha quedado el aroma del pollo y un poco de aceite, sofríe la cebolla hasta que quede ligeramente dorada.

Entonces añade la mantequilla y los guisantes y mezcla.

Vuelve a incorporar el pollo y comprueba si es necesario sazonar más.

Retira del fogón y emplata.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes servir el pollo caliente, tibio o incluso frío: es muy sabroso a cualquier temperatura 😉

Añade un poco de bacon o chorizo (suave o picante) si te gusta acompañar el pollo con un sabor fuerte y característico.

Burrito con pollo, nueces pecan y arándanos

Presentación

pollo nueces pecan y arándanos rojos para burrito.jpgEn los últimos días de mayo empieza a sentirse el calor y esto significa que no siempre nos apetece cocinar delante de los fuegos.

Por lo tanto, os propongo un burrito con un relleno sorprendente para salir de lo habitual: delicado pollo, crujientes nueces pecan y arándanos rojos con un toque de mayonesa.

Prepara esta delicia para el almuerzo, para un picnic… o incluso como aperitivo en un buffet 😉


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 10 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Tortillas: 4 grandes
  • Pollo troceado*: 3 tazas
  • Arándanos rojos secos: 1/2 taza
  • Nueces pecan: 1/2 taza
  • Apio picado: 3/4 taza
  • Mayonesa: 1/2 taza
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Perejil: al gusto

*puedes emplear pollo que te ha sobrado del caldo o cocinar pollo en una sartén y luego trocearlo.


burrito con pollo nueces pecan y arándanos rojosRealización

En un bol mezcla el pollo, los arándanos, las nueces y el apio picado. Sazona con sal y pimienta y añade mayonesa. Mezcla para repartir todo homogéneamente.

Coloca el relleno sobre la tortilla. Esparce un poco de perejil picado o en hojas.

Enrolla, corta por la mitad o en lonchas y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir las nueces pecan por otras nueces.

Si lo prefieres, puedes sustituir la mayonesa con salsa de yogur, salsa blanca para kebab o salsa cesar.

Bocaditos de pollo con calabacines al pesto

Presentación

Si te apetece un plato razonablemente ligero y al mismo tiempo extremadamente gustoso, mejor guarda esta receta.

Este segundo de pollo lleva verduritas: calabacines bajo la forma de divertidos espaguetis y albahaca en el pesto… y solo contando como es el plato ya me pondría a cocinar otra porción jeje 😉

Es muy sencillo de preparar y es una manera alternativa de «convencer» a los peques que comer las verduras no tiene porqué ser un drama.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pechugas de pollo: 3 grandes
  • Calabacines: 4 medianos
  • Pesto: 200 g
  • Nata: 3 cucharadas
  • Aceite de oliva: 3 cucharadas
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Harina: 2 cucharadas
  • Mantequilla: 3-4 cucharadas

Realización

Corta las pechugas en grandes cubitos.

Sazona con sal y pimienta.

En una sartén caliente añade el aceite de oliva y deja que el pollo se dore.

En la espera, lava los calabacines y obtén los espaguetis empleando un spiralizer o simplemente utilizando un rallador por la malla gruesa y deslizando cada calabacín por el lado largo.

Retira el pollo y añade a la sartén la mantequilla. Cuando esté derretida añade la harina y mezcla bien: debe dorarse y empezar a hacer burbujas.

Entonces puedes añadir el pesto (aquí la receta casera) y la nata: así obtendrás una cremosa y espesa salsa.pollo con calabacines al pesto

Incorpora los espaguetis de calabacín y deja que se cocinen con la tapa puesta.

Luego, añade el pollo y mezcla.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes enriquecer el plato con un poco de Parmigiano Reggiano rallado o con piñones.

 

Gelatina de pollo y verduras

Presentación

Si estás buscando alguna solución para una cena con muchos invitados, éste es el segundo plato que puedes preparar el día anterior, quitándote algo de la lista ya.

La gelatina de pollo es un plato simple de preparar, muy bonito de ver y sin duda de efecto, gracias a las decoraciones de verduras que lleva en el fondo… o, mejor dicho, por encima en cuanto lo emplates 😉

Además es perfecto cuando te ha sobrado caldo y sus ingredientes (especialmente: pollo y zanahorias), para crear algo distinto y que encanta a los peques.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1 h
  • Tiempo de reposo: 2 h (mínimo)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 3 personas

Ingredientes

  • Pollo: 2 pechugas + 2 patas
  • Gelatina en láminas: 1 paquete (para 500 ml)
  • Guisantes: 1/3 lata (para decorar)
  • Zanahorias: 2 medianas
  • Cebolla: 1 (para el caldo)
  • Otras verduras para el caldo – opcional (puerro, patata, apio, perejil …)
  • Huevos: 2
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Empieza preparando el caldo: en una olla pon el pollo, las zanahorias, la cebolla, las otras verduras para caldo, 500 ml de agua. Salpimienta.

Deja que se cocine durante unos 40 minutos (comprueba que la carne esté cocida).

Pon los huevos a cocinar: deja que se hagan durante 5-6 min desde la ebullición.

En un vaso o plato hondo pon un poco de agua y deja mojar la gelatina (cola de pescado) durante unos 10 min.

Extrae el pollo cocido: quita la piel y la grasa y elimina todos los huesos que hay. Sé preciso. Trocea la carne.huevo duro rodajas

Corta las zanahorias del caldo en rodajas.

Corta rodajas de huevo duro.

Elige 3 cuencos para tu gelatina. Puedes elegir un cuenco o un molde con forma particular, para que tu plato sea más original. 

Empieza a decorar los cuencos que hayas elegido con una o más rodajas de huevo (donde haya yema cocida, no solo clara), unas rodajas de zanahorias y un poco de guisantes.

Por encima añade la carne de pollo.

Quita las demás verduras del caldo. Añade un poco más de sal y pimienta (puesto que en la gelatina suele parecer más sosa de lo que es, si no añades sal extra).

Extrae la gelatina del agua y apriétala para escurrir el agua. Pon la gelatina en el caldo caliente y remueve hasta su completa disolución.

Verte lentamente el caldo por encima de los platos con carne y verduras y deja que se enfríen hasta llegar a temperatura ambiente.

Ahora puedes ponerlos en la nevera, donde tienen que reposar unas 2 horas mínimo. Si lo dejas más tiempo, mejor.

Extrae una hora antes de servir, para que vuelva a estar a temperatura ambiente.

Sirve extrayendo la gelatina boca abajo.
(Si no sale, corta alrededor del contorno interno del cuenco con un cuchillo.)

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Se puede servir la gelatina junto con rábano picante rallado. Si necesario, puedes hacerlo más suave con un poco de mayonesa.

La gelatina se conserva durante 2-3 días en la nevera.

Puedes poner otras verduras más en la gelatina, para que sea a tu gusto.

Si quieres preparar una gelatina un poco más alta, puedes hacer varias capas de verduras y carne.

De volaille con queso

Presentación

La de volaille es un segundo plato de pollo muy sabroso que está relleno de cremoso queso fundido con mantequilla.

La carne se queda muy jugosa por dentro y deliciosamente crujiente y dorada por fuera.

La realización es muy sencilla y el efecto final sorprendente.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pechugas de pollo: 2 enteras
  • Queso gouda/edam: 4 lonchas
  • Mantequilla: 4 cucharaditas
  • Sazonador para pollo: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Huevos: 2
  • Harina: para rebozar
  • Pan rallado: para rebozar (puede ser con ajo y perejil)
  • Aceite vegetal para freír

Realización

Corta cada pechuga de polo en dos partes, separando la parte derecha de la izquierda.

Con un batedor de carne aplasta las pechugas para que se queden más finas.

Sazona con sal y pimienta y, si lo tienes, con un sazonador para pollo. 

Ahora coloca en el centro de cada pechuga la loncha de queso y por encima la cucharadita o el trozo de mantequilla.

Cierra la carne como si quisieras hacer un rollito y con tus manos presiona un poco las extremidades, para que se sellen.

No te preocupes: el queso y la mantequilla no se saldrán.szwajcar prep.JPG

Rompe los huevos en un plato para sopa. Bátelos con un tenedor.

Ahora reboza el rollito en harina.

Pasa el rollito en huevo batido y finalmente en el pan rallado. (Si el pan rallado es con ajo y perejil te saldrá más sabroso 😉 )

En una sartén verte un poco de aceite vegetal (de girasol, cacahuetes, etc…) y deja que se caliente.

Para saber si el aceite está ya a la temperatura correcta, sumerge un borde de un rollito y si salen burbujas significa que ya es la hora de poner el pollo a freír. De lo contrario espera y vuelve a comprobar en un minuto o dos.

Gira cada rollito para que se dore por ambos lados. No pongas a máxima temperatura, sino que a mediana, para que no se queme por fuera y siga crudo en el interior.

Escurre sobre papel de cocina, para que absorba el exceso de aceite y sirve.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Esta es la versión original, pero nadie te prohíbe añadir un poco de espinacas o de jamón cocido en el interior.mizeria-

Puedes servir el pollo a la de volaille con verduras crudas (Ensalada de repollo, zanahoria y manzana, ensalada verde, chutcrut, Ensalada de pepinos crudos, etc…) o con verduras cocidas (remolacha, espinacas , setas, etc…).

Pollo agridulce con miel y vinagre balsámico

Presentación

El pollo agridulce es un plato oriental que me parece delicioso.

Todas las recetas que he visto y probado llevan muchas salsas orientales distintas, por lo que me pregunté como podía crear una versión igual de gustosa, pero con ingredientes más comunes y presentes prácticamente cualquier cocina occidental.

Así que, después de algunas pruebas de mezclas, he encontrado la combinación perfecta: miel, vinagre de balsámico y guindilla molida.


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pechuga de pollo: 400 g
  • Miel: 5 cucharadas
  • Crema de vinagre balsámico de Modena: 4 cucharadas
  • Guindilla molida: 1 cucharadita (al gusto)
  • Puerro: 1 mediano
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Mantequilla: lo suficiente

Realización

Corta las pechugas de pollo en trocitos y sazónalas con sal y pimienta.

pollo agrodolceCalienta una sartén con unas cucharadas de mantequilla.

Pon el pollo en la sartén y añade un poco de guindilla molida (no te pases, siempre puedes añadir más después). Deja que se cocine a fuego alto, removiendo de vez en cuando.

En la espera, limpia un puerro y corta  rodajas de unos 3-4 mm aprox. y cocínalo en otra sartén con mantequilla, para que mantenga su color vivido.

Cuando el pollo esté bien dorado, añade la crema de vinagre balsámico, la miel y mezcla un poco.

Finalmente incorpora más mantequilla y un poco de agua.

Ahora deberías notar que se ha formado un fluido color caramelo oscuro. Deja que se espese hasta que consigas el espesor que deseas. (No lo dejes durante demasiado tiempo en la sartén para que no se seque excesivamente).

A la hora de emplatar, coloca un poco de puerro por encima de la carne, para exaltar los colores vívidos de este plato.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes servir este plato con una ensalada fría de repollo o con patatas. Intenta encajarla con sabores delicados para que sea la pieza central de la comida.

Si te apetece combinarla con arroz, excelente elección: te saldrá una versión aún más oriental.