Penne a la Carlofontina

Presentación

La pasta a la Carlofontina es un primer plato de origen italiano, precisamente de la cocina de la Isla Cerdeña, que hoy en día se está llegando a conocer en toda Italia… ¡y hoy lo vamos a compartir con tod@s vosotr@s cocinillas para que lo llevéis a vuestras mesas!

Esta combinación, no tan obvia, resulta sorprendente por su frescura y mezcla de texturas: el intenso sabor de la albahaca, de los piñones y del queso curado que encierra el pesto a la genovesa se funde con éxito con la agradable acidez de los tomates cherry y el sabroso atún.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Penne/Pasta corta: 350 g
  • Pesto a la genovesa: 200 g
  • Atún en aceite de oliva: 200 g
  • Tomates cherry: 100 g
  • Cebolla: 1 mediana
  • Aceite de oliva virgen extra: al gusto
  • Sal: al gusto

Realización

Pon a hervir agua con sal, para echar la pasta cuando esté hirviendo. Remueve frecuentemente, desde el principio para evitar que se pegue.penne a la carlo-fontina2.jpg

En la espera, prepara el pesto fresco a la genovesa siguiendo esta receta (o utiliza un pesto de bote de buena calidad, si tienes mucha prisa 😉 ).

Limpia y pica finamente la cebolla. Deja que se sofría con un poquito de aceite.

Lava los tomates y corta cada uno en 4 trozos. Añade los tomates a la cebolla y deja que se cocinen unos 5 minutos a fuego bajo, para que sigan crujientes al final. Pasado este tiempo, apaga el fuego e incorpora en la sartén el atún escurrido y ligeramente desmenuzado con un tenedor. Añade también el pesto y mezcla bien.

Cuando la pasta esté en su punto, escúrrela y viértela en la sartén con el condimento.

Mezcla y emplata.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Prepara esta pasta también con antelación, sirve fría o vuelve a calentar (también en el horno 😉 ).

Bocaditos de pollo con calabacines al pesto

Presentación

Si te apetece un plato razonablemente ligero y al mismo tiempo extremadamente gustoso, mejor guarda esta receta.

Este segundo de pollo lleva verduritas: calabacines bajo la forma de divertidos espaguetis y albahaca en el pesto… y solo contando como es el plato ya me pondría a cocinar otra porción jeje 😉

Es muy sencillo de preparar y es una manera alternativa de «convencer» a los peques que comer las verduras no tiene porqué ser un drama.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pechugas de pollo: 3 grandes
  • Calabacines: 4 medianos
  • Pesto: 200 g
  • Nata: 3 cucharadas
  • Aceite de oliva: 3 cucharadas
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Harina: 2 cucharadas
  • Mantequilla: 3-4 cucharadas

Realización

Corta las pechugas en grandes cubitos.

Sazona con sal y pimienta.

En una sartén caliente añade el aceite de oliva y deja que el pollo se dore.

En la espera, lava los calabacines y obtén los espaguetis empleando un spiralizer o simplemente utilizando un rallador por la malla gruesa y deslizando cada calabacín por el lado largo.

Retira el pollo y añade a la sartén la mantequilla. Cuando esté derretida añade la harina y mezcla bien: debe dorarse y empezar a hacer burbujas.

Entonces puedes añadir el pesto (aquí la receta casera) y la nata: así obtendrás una cremosa y espesa salsa.pollo con calabacines al pesto

Incorpora los espaguetis de calabacín y deja que se cocinen con la tapa puesta.

Luego, añade el pollo y mezcla.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes enriquecer el plato con un poco de Parmigiano Reggiano rallado o con piñones.

 

Trofie con Pesto a la Genovesa

Presentación

Las Trofie al Pesto son un primer plato muy celebre de la cocina italiana, y de forma particular de la cocina de la Liguria.

El Pesto a la Genovesa es una salsa con la cual se suele condimentar la pasta y que se prepara con hojas de albahaca fresca, piñones, aceite extra-virgen de oliva y, dependiendo de la variante, con patatas, ajo y judías.

El formato de pasta que mejor combina con este rico condimento es la Trofia, pero se puede sustituir por otro tipo, puesto que sea áspera o rayada, para que recoja mejor el Pesto.

Para la receta original, inalterada desde el siglo XIX, es necesario un mortero y mucha mucha paciencia…

Esta es mi versión, y si quieres puedes ahorrarte mucho tiempo con una batidora eléctrica… ¡no se lo contaré a nadie! 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Trofie: 350 g
  • Hojas de albahaca: 50 (medianas y grandes)
  • Parmigiano Reggiano: 70 g
  • Pecorino: 30 g (u otro queso curado de cabra)
  • Piñones: 15 g
  • Patatas: 2 grandes
  • Judías verdes: 100 g
  • Sal gruesa: al gusto
  • Aceite extra-virgen de oliva: 100 ml

Realización

Empieza limpiando las hojas de albahaca con un trapo húmedo, sin lavarlas, para que el aceite que saldrá de las hojas no se oxide.

Ahora hay que tomar una decisión importante y complicada: ¿eres a favor de un estilo auténtico, empleando un mortero, que extrae todo el sabor de los ingredientes o prefieres cocinar de forma rápida y moderna, con una batidora eléctrica?

CON MORTERO:

Pon en el mortero las hojas y un poco de sal gruesa (TRUCO: la sal gruesa te ayudará a machacar mejor las hojas y a mantener un color verde brillante).pesto mortaio.jpg

Mueve la mano del mortero en un sentido y contra las paredes del mortero (horario, por ejemplo) y éste último en el sentido contrario (anti-horario, por ejemplo).

Añade los piñones y conviértelos en crema.

Sucesivamente, incorpora poco a poco los quesos rallados, junto con el aceite, para que no se quede demasiado seco.

Añade una pequeña parte de patatas frías, previamente cocidas en agua salada, junto con una pequeña cantidad de judías, también cocidas en agua salada.

La parte restante de patatas córtalas en cubitos y las judías en palillos de la largueza de las trofias.

CON BATIDORA:

Pon en el bol la albahaca, la sal gruesa, los piñones, una pequeña parte de patatas y judías, los quesos y el aceite extra-virgen de oliva y corta todo con una lama de plástico si posible (porque el metal dejaría un poco de amargura).

La parte que te ha quedado de patatas córtalas en cubitos y las judías en palillos de la largueza de las trofias.

 

Cocina las trofias en agua salada y escurre la pasta cuando sea casi lista.

Condimenta la pasta con pesto y añade las patatas y las judías, calentando a baja temperatura hasta que la pasta no sea en su punto.

¡Emplata y listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

El pesto debería no quedar expuesto a calor durante la preparación, por lo que mejor emplear utensilios fríos.

El pesto se puede conservar durante 2-3 días en la nevera o congelarse.