Quiche de alcachofas, anchoas y quesos

Presentación

La quiche, término francés para el pastel salado, es una sencilla y sabrosa receta que puedes preparar como entremés, plato para un buffet o incluso como segundo plato vegetariano, para servirlo con una ensalada ligera.

El relleno de este pastel está preparado con alcachofas, enriquecidas por anchoas y cubitos de Provola, para que cada bocadito sea una gustosa delicia.

Una de las ventajas de esta quiche es que puede prepararse con antelación y puede ser calentada unos minutos en el horno o en el microondas antes de servirla 😉


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 1 h
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas (Molde de 27 cm de diámetro)

Ingredientes

PARA LA MASA BRISEÈ:

  • Harina de trigo: 200 g
  • Agua helada: 70 ml
  • Mantequilla: 100 g + para untar el molde
  • Sal: 1 cucharadita

PARA EL RELLENO:

  • Alcachofas: 400 g (unas 10)
  • Anchoas: 4
  • Queso Provola ahumado: 100 g
  • Parmigiano Reggiano: 70 g
  • Cebollas: 2 medianas
  • Huevos: 3 medianos
  • Leche: 200 ml
  • Vino blanco: 200 ml
  • Ajo: 2 dientes
  • Perejil: 1 ramo
  • Aceite de oliva virgen extra: 4 cucharadas
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Empieza por la masa brisèe: en el bol de tu batidora junta la harina, la mantequilla fría troceada y la sal y mezcla todo hasta lograr una masa arenosa (puedes hacerlo a mano también). Ahora coloca la masa sobre la encimera, añade el agua muy fría y mezcla todo con rapidez hasta lograr una masa homogénea.

Processed with MOLDIV

Cuando esté lista, forma una bola y envuélvela en película transparente  y deja reposar en la nevera durante 40 minutos mínimo.

En la espera, prepara el relleno.

Coge las alcachofas y límpialas como aparece en la foto.Limpia las cebollas y el ajo. Pica finamente el ajo y deja sofreír en una sartén con 2 cucharadas de aceite de oliva. Añade las alcachofas troceadas y deja que se cocinen unos minutos. Sazona con sal y pimienta. Después de unos minutos, añade medio vaso de agua caliente que dejarás evaporar.

En una sartén distinta pon 2 cucharadas de aceite y las anchoas a las que habrás eliminado la espina central. Deja que se disuelvan y luego añade las cebollas troceadas. Deja que se cocinen sin llegar a dorarse y luego añádelas a las alcachofas en la otra sartén. Mezcla y baña los ingredientes con un vaso de vino blanco, que dejarás esfumar. Si necesario, ajusta la cantidad de sal, apaga el fuego y añade el perejil picado, mezclando para repartirlo uniformemente.

Coge la masa brisèe y extiéndela con un rodillo de cocina hasta un espesor de unos 3 mm. Unta el molde (de 27 cm de diámetro), posiblemente desmontable para quiche, con mantequilla. Cubre el molde con la masa: para ayudarte puedes enrollar la masa en un rodillo de cocina y desenrollar la masa poco a poco en la posición correcta.

Haz adherir la masa al molde y elimina el exceso con un cuchillo. Con un tenedor o un palillo de madera pincha la masa en el fondo.

pastel salado con alcachofas 2.jpg

Recorta un círculo de papel vegetal y ponlo por encima de la masa y cubre con legumbres secas o arroz para que la masa se cocine uniformemente. Hornea a 190°C durante unos 15 min. Pasado ese tiempo, extrae el molde del horno y quita las legumbres y el disco y vuelve a hornear unos 7 minutos para que coja color y quede dorado.

En la espera, en un bol, bate los huevos con la leche, el queso Parmigiano Reggiano rallado y sazona con un poco de sal. Trocea la Provola en pequeños cubitos y, una vez extraída la base del horno, distribuye el queso por encima. Añade la mezcla con alcachofas y vierte por encima el compuesto con leche y huevos.

Con la masa que haya sobrado, crea dos serpientes de masa de la misma circunferencia del molde (85 cm), forma una trenza y aplícala al borde.

Hornea durante unos 15-20 min más a 190°C, hasta que la superficie del pastel esté dorada.

Deja reposar el pastel salado tras extraerlo del horno durante unos 10 minutos al menos antes de servirla.

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes conservar la quiche durante un par de días, bajo una campana de cristal o en una bolsita de plástico.

Pastel de zanahoria y naranja

Presentación

El pastel de zanahoria con aromático zumo de naranja es un postre delicioso, saludable y perfecto para el desayuno y la merienda.

Su maravilloso y brillante color es todo un preludio a lo bueno que sabe. La zanahoria confiere agradable humedad a la masa.

Además, es la receta ideal para quienes tratan de evitar la lactosa, porque no lleva leche, mantequilla o nata, y también para quienes quieren limitar el consumo de grasas.


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 50 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Zanahorias: 400 g
  • Harina de trigo: 300 g
  • Azúcar: 90 g
  • Aceite de girasol: 80 ml
  • Zumo de naranja: 200 ml
  • Huevos: 2 grandes o 3 medianos
  • Levadura química: 1 sobre (= 16 g)
  • Aroma de naranja: 2 ml

Realización

Rompe los huevos en un bol y añade el azúcar.

Bate hasta que triplique su volumen y logres una masa clara muy espumosa.

Entonces, mientras sigues mezclando, añade poco a poco el aceite.

Añade el aroma y mezcla.

Limpia las zanahorias. Rállalas finamente o pásalas por la trituradora.
(Nota: Si quieres la textura perfecta, puedes rallarlas por la malla gruesa del rallador y luego pasarlas por la trituradora)

bizcocho de zanahorias y naranja

Añade entonces las zanahorias al compuesto, junto al zumo de naranja (posiblemente fresco). Mezcla todo.

Ahora incorpora la harina con la levadura, tamizándolas. Mezcla para obtener una consistencia homogénea.

Unta el molde (circular de 24 cm o aro de 26 cm) con un poco de aceite y esparce un poco de harina. Vierte la masa en el molde.

Hornea en horno pre calentado a 180°C durante 35-40 min: sabrás cuando está lista con la prueba del palillo (clava un palillo de madera en varios puntos del pastel y si sale limpio es porqué la cocción es suficiente).

Extrae del horno, deja que se enfríe y desmolda.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

El pastel se conserva durante 2-3 días bajo una campana de cristal o en la nevera, tapada con película, si la temperatura del ambiente es elevada.

Pastel de carne, quesos y patatas

Presentación

¿Un segundo plato muy completo y gustoso que se sirve todo en el mismo molde? ¡Existe!

Este pastel lo tiene todo: carne, patatas y quesos.

Y lo mejor es que es muy simple de realizar y gusta también a los niños.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1 h
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Carne picada: 300 g (vacuno, cerdo o mixta)
  • Queso mozzarella: 150 g
  • Quesitos: 4 triángulos
  • Patatas: 5-6 grandes
  • Cebolla: 1/2
  • Mantequilla: unas cucharadas
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Mejorana/orégano: al gusto
  • Pimientón dulce: al gusto
  • Guindilla molida: al gusto
  • Curry: al gusto

Realización

En primer lugar hay que pelar las patatas y dejar que se cocinen en agua salada.

En la espera, pica finamente la cebolla y deja que se dore en una sartén con un poco de mantequilla.

Añade la carne picada y sazona con sal, pimienta y especias.

Remueve de vez en cuando, hasta que haya logrado un bonito color.

Escurre las patatas cocidas y córtalas en rodajas.pastel-de-carne-queso-y-patatas

En un molde para horno crea una primera capa de patatas.

Por encima añade la carne picada, luego el queso mozzarella rallado y los quesitos cortados en cubitos finos.

Termina con otra capa de patatas.

Unta la superficie con un poquito de mantequilla.

Hornea a 180°C durante unos 20 minutos. Añade la función grill en los últimos 10 minutos, para que las patatas de arriba consigan una capa cruijente.

Extrae del horno y sirve.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


pastel-de-carne-y-quesos-con-patatasSugerencias

Puedes añadir más queso: tanto en otra capa por encima del primer estrato de patatas como con otro tipo de queso más (queso azúl, gouda, para untar,…)

Servir caliente.

Conservar durante no más de 2 días (en la nevera).

Erbazzone – pastel de espinacas

Presentación

El erbazzone es una de mis meriendas favoritas, aunque, al gustarme tanto, muchas veces ni llegaba hasta la tarde 🙂

Es un plato perfecto para todo: desayuno, merienda, entremés, aperitivo, etc…

Se trata de una receta italiana, precisamente de la ciudad de Reggio Emilia, que combina espinacas, panceta y queso Parmigiano Reggiano en un pastel particularmente sabroso y rustico que gusta a grandes y peques.

Además del relleno, lo que caracteriza el erbazzone es su sutil masa que envuelve las espinacas y que es absolutamente deliciosa.


Información

  • Dificultad: mediana
  • Tiempo preparación: 1 h 15 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Espinacas: 1 kg (pueden ser congeladas)
  • Cebolletas: 2 pequeñas
  • Panceta: 50 g (opcional – no para los vegetarianos)
  • Parmigiano Reggiano: 6-7 cucharadas
  • Harina de trigo: 300 g
  • Aceite extra-virgen de oliva: 4 cucharadas (se puede sustituir con 1 cucharada abundante de tocino)
  • Agua tibia: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Prepara la masa: mezcla a la harina el aceite (o tocino), la sal y el agua.

Cuando la masa sea uniforme, apartala, cubierta con película transparente, para que repose durante media hora mínimo.

En una sartén pon la panceta cortada en cubitos. Cuando esté dorada, añade las cebolletas picadas. Sazona con sal y pimienta.

En el momento en el que la cebolla esté hecha también, pon las espinacas hasta que se cocinen y absorban el sabor de la panceta y de la cebolla.

Cuando todo esté listo, apaga el fuego.

Cuando el relleno esté frío, añade el Parmigiano Reggiano rallado y mezcla.

Vuelve a coger la masa y divídela en dos partes.

Extiende la masa hasta que sea sutil y coloca una capa sobre la bandeja (de unos 60 cm) bien untada con aceite.

Coloca el relleno sobre la masa, intentando hacerlo de forma uniforme.

Recubre el relleno con la otra sutil capa de masa, creando un borde de pasta sobrante a los lados. Si quieres decorar los bordes puedes hacerlo pinchando con tus dedos o decorando con un tenedor.

Con un tenedor pincha la masa, creando agujeros que durante la cocción evitaran que la masa se hinche de forma no uniforme.

Hornea a 200°C, con sistema ventilado, durante 25-30 min (controla el tiempo por si con tu horno hace falta menos o más tiempo).

Casi al final de la cocción, unta la superficie con abundante aceite o con tocino, salando ligeramente con sal gruesa y vuelve a hornear.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Prueba el erbazzone caliente y frío, es igual de bueno en ambas versiones.

Si te gusta la masa más blanda y menos crujiente, pon durante unas horas el erbazzone bajo una campana de cristal.

Puedes acompañar el erbazzone con embutidos o comerlo solo.

¡Si prefieres una bandeja rotonda sale igual de bonita!