Pastel salado de calabaza y patatas con queso y jamón serrano

Presentación

Este pastel alterna deliciosos sabores e interesantes consistencias… la dulzura de la calabaza, la suavidad de las patatas, el toque salado del jamón y la textura cremosa del queso fundido.

Es un plato que puede prepararse de antemano y hornearse antes de servir como segundo plato o como entremés y la receta es tan sencilla que no hay forma de que no salga perfecta. 😉

¿A qué esperas? ¡Manos a la obra!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1 h
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Patatas: 500 g
  • Calabaza: 500 g
  • Jamón serrano: 120 g (en lonchas)
  • Queso Provola: 200 g (sustituible por Gouda, Havarti, Brie, Mozzarella, etc)
  • Parmigiano Reggiano: 60 g
  • Romero: 1 ramita
  • Aceite de oliva virgen extra: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Pela las patatas y la calabaza y quita las semillas de ésta última.

Pon las patatas a hervir en agua salada y deja que se cocinen (estarán listas cuando puedas clavar un cuchillo y notes que están blandas).

Escurre las patatas y deja que se enfríen antes de cortarlas en lonchas de 5 mm. Sazona con aceite, sal y pimienta.

Corta lonchas de calabaza de unos 5 mm de espesor y sazona también con aceite, sal y pimienta.

Corta lonchas de Provola (o ralla por la malla grande si lo prefieres) y ralla el Parmigiano Reggiano (por la malla pequeña).

Pastel salado de calabaza y patatas con queso y jamón serrano

En una fuente pequeña para horno esparce un poco de aceite en el fondo. Coloca una capa de patatas, una de lonchas de jamón, otra de calabazas y finalmente el queso provola y un poco de Parmigiano Reggiano rallado. Repite las capas en este orden hasta acabar los ingredientes.

Al final esparce el romero y hornea durante unos 35-40 minutos en horno ya caliente a 180ºC. Sirve recién sacado del horno.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si prefieres sustituir el romero por orégano o tomillo, si lo prefieres.

El jamón serrano puede reemplazarse por jamón cocido, speck, bacon previamente frito, etc.

Si esta delicia te sobra, puedes volver a calentarla en el microondas 😉

Pastel salado con calabacines, queso y embutidos

Presentación

En verano nos apetece algo frío y ligero que se pueda servir a la familia y a los amigos.

¿Qué mejor idea que un pastel salado?

Este es muy ligero, bien aireado, y se queda agradablemente húmedo gracias a los calabacines. Además tiene todo lo más apetecible: ¡queso y embutidos!


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 45 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Calabacines: 200-250 g
  • Huevos: 3 medianos
  • Harina: 250 g
  • Fécula de patatas/ Harina de maíz: 50 g
  • Aceite de girasol: 120 g
  • Leche: 150 ml
  • Levadura química: 15 g (= 1 sobre)
  • Sal: 2 cucharaditas
  • Azúcar: 1/2 cucharadita
  • Wurstel tipo Frankfurt: 100 g
  • Chorizo picante: 50 g
  • Queso Gouda: 100 g

Realización

Limpia los calabacines y elimina las extremidades. Rállalos por la malla gruesa de un rallador.

Pica el chorizo en cubitos y saltéalo en una sartén para que quede crujiente.

Pica en cubitos los wurstels y el queso también.

En un bol bate los huevos con la sal y el azúcar hasta que quede una masa bien aireada.

Añade la leche y el aceite y mezcla.pastel salado con calabacines queso y embutidos 2

Incorpora la harina, la fécula y la levadura tamizándolas. Mezcla para que quede una masa homogénea.

Añade los calabacines, los wurstels, el chorizo y el queso y mezcla.

Cubre un molde (yo empleé uno rectangular de 18×30 cm) con papel vegetal y vierte la masa en el molde.

Hornea en horno pre-calentado a 180°C durante aprox. 30 min (depende de cada horno). (Truco: la forma mejor para averiguar si el pastel está listo es realizando la prueba del palillo de madera: lo clavas en varios puntos del pastel y si sale limpio ya puedes sacarlo del horno).

Extrae el pastel del horno y sirve.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes saborear lonchas del pastel aún calientes o frías.

Conserva el pastel bajo una campana de cristal o en la nevera, tapada con película transparente.

El contenido del pastel es altamente personalizable: puedes sustituir las salchichas tipo Frankfurt con jamón cocido, el chorizo picante por chorizo dulce, el queso Gouda por Havarti o queso para sandwich, etc.