Paccheri con pesto de calabacines y gambas

Presentación

Una de las combinaciones de ingredientes más exitosa es sin duda la de gambas y calabacines.

Para variar, puedes preparar un irresistible primer plato en el cual los calabacines son la base para un gustoso y fresco pesto que se junta a la perfección con las gambas y los paccheri.

Esta es una receta original, impactante pero sencilla, que deberás incluir en tus cenas veraniegas con amigos y familia.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Paccheri: 400 g (sustituible por cualquier tipo de pasta)

PARA EL PESTO:

  • Calabacines: 200 g
  • Piñones: 30 g
  • Albahaca: 10 g
  • Aceite virgen extra de oliva: 125 ml
  • Parmigiano Reggiano: 30 g
  • Pecorino: 30 g
  • Sal: al gusto

PARA LAS GAMBAS:

  • Gambas: 250 g
  • Ajo: 1 diente
  • Aceite virgen extra de oliva: 30 g
  • Sal: al gusto

 


Realización

Empieza preparando poniendo a hervir el agua para la pasta con un poco de sal.

Coge las gambas: con un cuchillo, talla su caparazón por toda la largueza y, con la punta, retira el intestino.

En una sartén anti-adherente vierte un poco de aceite de oliva y dora el diente de ajo (limpiado previamente). Cuando esté dorado, retíralo, y añade las gambas. Deja cocinar durante unos 5 minutos a temperatura mediana, hasta que su exterior sea ligeramente crujiente.

Mientras esperas que las gambas estén listas, vierte los paccheri e el agua hirviendo, mezcla, y prepara el pesto.

Lava los calabacines y elimina las extremidades. Cortalos y sazona con un poco de sal.

En tu batidora junta los calabacines, los piñones y las hojas de albahaca (anteriormente limpiadas delicadamente con un trapo seco). Incorpora también el Parmigiano Reggiano rallado, el Pecorino y el aceite de oliva virgen extra.paccheri con pesto de calabacines y gambas

Tritura todo hasta lograr un compuesto cremoso, sazona con una pizca de sal y aparta.

Cuando la pasta esté al dente (aprox. 1 minuto antes de que esté lista), retira los paccheri, guardando el agua de cocción.

Lo siguiente es terminar la cocción de la pasta en la sartén donde están las gambas. Cocina durante un minuto (hasta lograr la consistencia deseada de la pasta), añadiendo un poco de agua de cocción.

Al final, con el fogón apagado, añade el pesto de calabacines y mezcla bien.

Emplata y ¡listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Enriquece este plato con unas almendras tostadas en la sartén con las gambas o, si quieres un toque de color, con unos tomates cherry.

Puedes emplear cualquier tipo de pasta en el lugar de los paccheri: tanto larga (espaguetis, linguine, bucatini, etc.) como corta (macarrones, hélices, farfalle, trofie, etc.).

Si prefieres un pesto original («a la genovesa»), realizado principalmente con albahaca, aquí encuentras la receta 😉

Puedes conservar este primer plato durante un día en la nevera.

Trofie con Pesto a la Genovesa

Presentación

Las Trofie al Pesto son un primer plato muy celebre de la cocina italiana, y de forma particular de la cocina de la Liguria.

El Pesto a la Genovesa es una salsa con la cual se suele condimentar la pasta y que se prepara con hojas de albahaca fresca, piñones, aceite extra-virgen de oliva y, dependiendo de la variante, con patatas, ajo y judías.

El formato de pasta que mejor combina con este rico condimento es la Trofia, pero se puede sustituir por otro tipo, puesto que sea áspera o rayada, para que recoja mejor el Pesto.

Para la receta original, inalterada desde el siglo XIX, es necesario un mortero y mucha mucha paciencia…

Esta es mi versión, y si quieres puedes ahorrarte mucho tiempo con una batidora eléctrica… ¡no se lo contaré a nadie! 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Trofie: 350 g
  • Hojas de albahaca: 50 (medianas y grandes)
  • Parmigiano Reggiano: 70 g
  • Pecorino: 30 g (u otro queso curado de cabra)
  • Piñones: 15 g
  • Patatas: 2 grandes
  • Judías verdes: 100 g
  • Sal gruesa: al gusto
  • Aceite extra-virgen de oliva: 100 ml

Realización

Empieza limpiando las hojas de albahaca con un trapo húmedo, sin lavarlas, para que el aceite que saldrá de las hojas no se oxide.

Ahora hay que tomar una decisión importante y complicada: ¿eres a favor de un estilo auténtico, empleando un mortero, que extrae todo el sabor de los ingredientes o prefieres cocinar de forma rápida y moderna, con una batidora eléctrica?

CON MORTERO:

Pon en el mortero las hojas y un poco de sal gruesa (TRUCO: la sal gruesa te ayudará a machacar mejor las hojas y a mantener un color verde brillante).pesto mortaio.jpg

Mueve la mano del mortero en un sentido y contra las paredes del mortero (horario, por ejemplo) y éste último en el sentido contrario (anti-horario, por ejemplo).

Añade los piñones y conviértelos en crema.

Sucesivamente, incorpora poco a poco los quesos rallados, junto con el aceite, para que no se quede demasiado seco.

Añade una pequeña parte de patatas frías, previamente cocidas en agua salada, junto con una pequeña cantidad de judías, también cocidas en agua salada.

La parte restante de patatas córtalas en cubitos y las judías en palillos de la largueza de las trofias.

CON BATIDORA:

Pon en el bol la albahaca, la sal gruesa, los piñones, una pequeña parte de patatas y judías, los quesos y el aceite extra-virgen de oliva y corta todo con una lama de plástico si posible (porque el metal dejaría un poco de amargura).

La parte que te ha quedado de patatas córtalas en cubitos y las judías en palillos de la largueza de las trofias.

 

Cocina las trofias en agua salada y escurre la pasta cuando sea casi lista.

Condimenta la pasta con pesto y añade las patatas y las judías, calentando a baja temperatura hasta que la pasta no sea en su punto.

¡Emplata y listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

El pesto debería no quedar expuesto a calor durante la preparación, por lo que mejor emplear utensilios fríos.

El pesto se puede conservar durante 2-3 días en la nevera o congelarse.