Pollo con tomate, aceitunas y Parmigiano Reggiano

Presentación

Déjate cautivar por este segundo plato de pollo… ¡tendrás que volver a prepararlo en cuanto tus comensales le hayan sacado brillo a la olla que pongas en la mesa!

Este segundo de carne está muy rico y es una exitosa mezcla de ingredientes y texturas.

El tierno pollo está envuelto en una espesa salsa de tomate, aromatizada por un sabroso sofrito, aterciopelada gracias al queso… que también te encontrarás en indulgentes trocitos. El todo, resaltado por el rotundo y ácido sabor de las aceitunas 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pechugas de pollo: 2 enteras o 4 mitades
  • Tomate triturado: 350 g
  • Cebollas: 1 grande
  • Aceitunas manzanilla con anchoas/aceitunas negras: 150 g (peso escurrido = 1 lata)
  • Aceite de oliva: lo suficiente
  • Ajo deshidratado: al gusto
  • Orégano: al gusto
  • Guindilla molida: al gusto
  • Cubo para caldo: 1
  • Pimienta: al gusto
  • Parmigiano Reggiano: al gusto

Realización

Limpia la cebolla y pícala finamente. Deja que se sofría en una olla con aceite de oliva. Incorpora el cubo de caldo para que se disuelva y sazona con ajo y pimienta.

Pica la pechuga de pollo en cubitos o tiras y añádela a la olla (con el fogón a máxima temperatura) cuando la cebolla esté bien dorada. Deja que se dore hasta que esté bien cocinado. Pollo olivas y tomate.jpg

Incorpora el tomate triturado y las aceitunas cortadas por la mitad. Sazona con orégano y verifica si hace falta corregir la cuantía de las demás especias.

Mientras se cocina unos minutos, ralla el Parmigiano Reggiano por la malla fina y, si te sobra la cáscara de queso, pícala en cubitos y deja que se cocine con el pollo: se ablandará y aportará mucho sabor.

Cuando hayas finalizado la cocción y la salsa haya absorbido los sabores y se haya espesado, esparce el queso rallado por encima y cubre con tapa unos minutos.

¡Sirve!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes utilizar Grana Padano u otro queso curado, si lo prefieres.

Puedes jugar mucho con las aceitunas: verdes, negras, sin relleno o con anchoas o pimientos 😉

Conserva durante 1 día en la nevera. Se puede volver a calentar.

Árbol de Navidad de masa de hojaldre rellena

Presentación

Si ver árboles de Navidad por todos lados en este período del año tan mágico te hace feliz como a mi y deseas decorar con adornos navideños cada rincón de tu casa y jardín, ¿porqué no hacerlo también en la mesa?

Esta receta es perfecta para sorprender a tus invitados (y a ti mism@) con un entremés que se puede comer tanto con pescado y mariscos como con carne y platos vegetarianos.

¿Qué esperas? ¡A cocinar!


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Masas de hojaldre: 2 (si de Mantequilla mucho mejor)
  • Queso crema: 150 g (sabor natural o a las hierbas)
  • Queso azul/Gorgonzola: 70 g
  • Orégano: al gusto (opcional)
  • Huevo: 1

Realización

Coge la masa de hojaldre de la nevera (puesto que tiene que estar fría cuando se utiliza) y extiéndela sobre tu encimera.

Puedes emplear tanto la circular como la rectangular: es indiferente.

arbol de navidad 1.JPGUnta la masa con el queso crema, tratando de poner una capa homogénea en todo el círculo/rectángulo.

Ahora desmenuza el queso azul en trocitos muy pequeños y espárcelos por encima del queso crema.

Espolvorea el orégano.

Coge la otra masa de hojaldre y colócala por encima de la otra (cubriendo los quesos y el orégano): haz coincidir los bordes y aprieta un poco para que adhiera bien y el aire se salga.

Ahora la parte más artística de la receta.

Coge un cuchillo y recorta los dos lados del árbol de navidad, así como la base y el tronco.

[Ojo: Con lo que te ha sobrado de masa puedes hacer pequeños bocados de hojaldre: ¡aquí no se tira nada!]

Coloca una tira de papel de horno ancha como el tronco a lo largo del árbol: te sirve como guía para cortar las ramas.

Ahora recorta las ramas en ambos lados y deja 1,5 cm (aprox.) entre cada corte.

Ha llegado el momento del truco: coge cada «ramo» y gíralo un par de veces sobre sí mismo. (Cuidado con no hacerlo demasiado fuerte o lo arrancas 😉 )

Rompe el huevo y bátelo un poco. Con un pincel de silicona u otro de cocina extiende el huevo sobre la masa de hojaldre: así lograrás un color dorado maravilloso.

Hornéalo en horno pre-calentado a 180°C , modalidad ventilada, hasta que esté bien dorado (unos 10-20 min, dependiendo del horno).arbol de navidad 4.JPG

Extrae del horno, emplata y sirve.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes emplear quesos crema aromatizados (al tomate, al salmón, al pimiento, al jamón,…) si lo prefieres.

El queso azul puede sustituirse por otros ingredientes como tomates secos, olivas, anchoas, … así como el orégano puede cambiarse por cebollino o algo diferente.

arbol-de-navidad-5Lo único: es conveniente que los ingredientes que sustituyen al queso azul se troceen finamente para que sea sencillo cortar y girar las ramas del árbol.

La masa de hojaldre es conveniente servirla caliente o dentro de unas horas desde la cocción, aunque se pueda comer también al día siguiente.

Conserva la masa, ya enfriada, dentro de una bolsita de plástico o bajo una campana de cristal.

Fügassa genovesa (Focaccia genovesa)

Presentación

La Fügassa a la genovesa es una especialidad de la cocina italiana de la región Liguria, y en particular de la ciudad de Génova.

Es una focaccia extremamente suave y delicada, siendo esa textura y ligereza fruto de una fermentación de más de 2 horas. Al dar un mordisco (o ya a la hora de hornearla) notarás como la masa queda exaltada por la fragancia de las hierbas y del aceite de oliva virgen extra.

Estoy convencida que si en un diccionario pusieran ilustraciones, debajo de la palabra «Delicioso» estaría la foto de la Fügassa. 😋

No queda más que decir sino que es muy versátil: se puede comer sola, con embutidos y quesos y es perfecta como entremés, para sustituir con estilo el pan o como aperitivo. 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 20 min + 2 h 30 min de reposo
  • Coste: muy bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Harina de fuerza: 300 g
  • Harina de fuerza: 300 g
  • Levadura fresca: 25 g (= 1 cubito; tipo Saccaromices Cerevisiae)*
  • Sal: 15 g
  • Agua: 400 ml
  • Azúcar: 2 cucharaditas
  • Aceite extra-virgen de oliva: 140 ml
  • Sal gruesa: al gusto
  • Orégano o romero: al gusto (opcional)

*Sustituible por levadura seca de panadería en las proporciones indicadas por el fabricante en la confección.


Realización

Disuelve la sal en el agua tibia y vértela en el bol de la batidora (o en cualquier bol si mezclas manualmente), junto con el azúcar y 40 ml de aceite de oliva.

Mezcla para que se emulsione todo.

Añade la mitad de la harina en el bol y mezcla hasta que se cree una masa líquida lisa.

Ahora incorpora la levadura fresca y mezcla con la batidora durante 1-2 min (o manualmente durante más tiempo).

Por último, verte lo que ha quedado de las harinas y mezcla otra vez hasta obtener una masa homogénea, pero bastante pegajosa.

Verte la masa en un bol espolvoreado con harina y deja que repose durante 1 h 30 min en un sitio caliente, tapado con un trapo limpio.

Verte 50 ml de aceite de oliva sobre la bandeja para horno que utilizarás en la cocción.

Coloca la masa sobre toda la bandeja untada y trata de conseguir una forma rectangular.

fugassa buchi

Con un pincel de cocina (mejor si de silicona), esparce un poco aceite de oliva por encima, para que no se quede seca la superficie, mientras reposa durante 30 min más en un lugar caliente.

Ahora, con las yemas de tus dedos, presiona la superficie de la fügassa y crea unos agujeros bastante profundos (pero sin romper el fondo de la masa).

Verte el aceite de oliva que ha quedado (50 ml) por encima de la masa. Notarás que los agujeros se llenan de aceite: así debe ser.

Por última vez, deja reposar la masa (ya no hace falta taparla) durante 30 min en un lugar caliente.

Esparce un poco de sal gruesa y las hierbas que prefieras: orégano o romero (Yo adoro el orégano, así que suelo elegir esa opción, aunque a veces varíe con la otra).

Ha llegado el momento de hornear la fügassa en horno ventilado ya caliente a 200°C durante unos 15 min aprox.

Si quieres que la masa se quede aún más húmeda, puedes pulverizar un poco de agua por encima, antes de ponerla en el horno.

Extrae la bandeja y sirve esta delicia caliente, tibia o fría.

Fügassa genovesa
Fügassa genovesa

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Te resultará más fácil cortar la fügassa cuando esté tibia o fría (con cuchillo para el pan).

Se puede servir sola o con embutidos o quesos.

Puedes elegir entre romero, orégano u otras hierbas que prefieras.

Se conserva durante unos 2-3 días, bajo una campana de vidrio o en una bolsita de plástico ( o equivalente biodegradable).