Ñoquis de coliflor salteados

Presentación

Aprende a hacer una versión diferente de los ñoquis de patatas, con un ingrediente inesperado: ¡la coliflor!

Esta verdura otorga un sabor muy delicado y especial a los ñoquis y además recude su aportación de hidratos de carbono, para que puedas disfrutarlos sin remordimientos y sabiendo que, además de ser caseros, son muy saludables.

También es una forma muy lista de incluir más verduras a una de las comidas preferidas por los niños… sin que se den cuenta 😉

Empieza ya a ponerte el delantal: la receta no es complicada y vas a quedarte con una sonrisa nada más saborear estos ñoquis de coliflor.


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 1 h
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Coliflor: ½ kg
  • Huevos: 2 medianos
  • Harina de trigo: ½ kg
  • Sal: 2 cucharaditas
  • Mantequilla: al gusto (sustituible por margarina)
  • Romero: 1 ramita (sustituible por salvia)

Realización

Trocea la coliflor para ahorrar tiempo de cocción y ponla a hervir en agua salada con una cucharadita de sal. Cuando esté blanda escúrrela y deja enfriar.

Para obtener un puré de coliflor liso, utiliza un machacador de patatas, una prensa de patatas o tu batidora eléctrica.

Al puré de coliflor añade los huevos y la harina tamizada. Mezcla todo con tus manos hasta que te quede una masa homogénea.

Transfiere la masa sobre una encimera enharinada y sigue amasando durante unos minutos.
[Ojo: la cantidad de harina es aproximada, porque dependiendo del tipo de harina o del nivel de hidratación de la coliflor puede hacer falta un poco menos o un poco más. Si la masa es demasiado suave para ser manipulada entonces hay que añadir más harina -aunque la consistencia es naturalmente más suave que la de los ñoquis de patatas-, pero cuando la masa no se pega a la encimera enharinada entonces ya hay suficiente. No queremos pasarnos con la cantidad de harina o se volverán demasiado duros.]

Divide la bola de masa en cuatro partes, para que trabajarla resulte más sencillo. Coge una y empieza a formar una serpiente de masa, manteniendo en el proceso la encimera enharinada. Aplasta ligeramente la serpiente para obtener una forma más característica.

Con un cuchillo, corta los ñoquis con cortes diagonales hasta acabar con una serpiente y seguir con la siguiente.
[Truco: para que obtener un corte más limpio, puedes enharinar el cuchillo antes de empezar a cortar y repetir si hace falta 😉 ]

Pon a cocinar los ñoquis un poco a la vez en agua salada (con una cucharadita de sal) hirviendo y remueve con frecuencia y delicadeza. Cuando empiecen a flotar, deja que se cocinen un minuto más antes de retirarlos.

Derrite la mantequilla en una sartén, dejando que se aromatice con un poco de romero, y añade los ñoquis para que pueda crearse una capa crujiente en su exterior. Remueve con frecuencia hasta que estén dorados.

Ñoquis de coliflor salteados

Emplata y ¡listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el romero con salvia o por cebolla cortada a la julienne y sofrita, bacon o chorizo sofritos, verduras y gambas salteadas, etc. ¡El único lçimite es tu fantasía!

Si lo prefieres, puedes condimentar los ñoquis con tu salsa favorita (boloñesa, tomate, pesto a la genovesa, pesto de calabacín con o sin gambas, etc.) aunque unas opción como una salsa cremosa de nata y quesos, tal vez con nueces, también exalta muy bien el sabor delicado sin cubrirlo.

Si eres fan de los ñoquis más blanditos, puedes emplatar nada más haberlos hervido, sin pasarlos por la sartén 😉

Kluski sląskie – ñoquis silesianos – con Gulash aromatizado con setas

Presentación

Los kluski sląskie son unos ñoquis tradicionales polacos, precisamente de las regiones de la Alta y Baja Silesia.

Realizados a partir de patatas, se caracterizan por una cavidad en la parte superior que permite recoger eficazmente todo el jugo de la carne o la salsa con las que se suelen acompañar.

Esta vez, prepararemos este plato con un gulash, un estofado de cerdo aromatizado con setas.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

KLUSKI SLĄSKIE:

  • Patatas: 600 g
  • Fécula de patatas*: [ver el procedimiento]
  • Sal: al gusto

*sustituible por almidón de maíz

GULASH:

  • Lomo de cerdo: 800 g
  • Cebolla: 1 grande
  • Setas secas: 50 g
  • Fécula de patatas: lo suficiente
  • Aceite de oliva: lo suficiente
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Laurel: 2 hojas
  • Orégano: al gusto
  • Caldo: 500 ml

Realización

Empieza preparando el gulash.

Pica la cebolla. Corta la carne en cubos, y sazona con sal y pimienta.

En una olla verte un poco de aceite y añade la cebolla. Cuando esté cuasi dorada pon la carne a cocinar. Añade el orégano y mezcla.

Cuando la carné esté dorada, añade el caldo, las setas secas picadas y las hojas de laurel. Tapa y deja cocinar unos 30 minutos.

En la espera, pela las patatas y déjalas hervir en agua salada hasta que estén blandas.

(Truco: para que las patatas se cocinen más rápidamente, puedes trocearlas).

Pasados los 30 minutos, quita la tapa al gulash y deja evaporar una parte del caldo que queda, para que haya suficiente líquido para la salsa y no demasiado.

Espesa con un poco de fécula de patatas disuelta en unos 50 ml de agua fría. Mezcla y deja cocinar unos 5 minutos más.

Ahora procede con los kluski sląskie.

 

Tritura las patatas escurridas como si fueras a hacer puré.

Compacta el puré de patatas en un bol y divídelo en 4 partes, trazando una cruz con el cuchillo. Extrae un cuarto de las patatas y compáctalo por encima de los restantes 3 cuartos.

Ahora coge la fécula de patatas (puede sustituirse sin problema por Maizena, pero la consistencia final será ligeramente distinta) y rellena el cuarto vacío hasta el nivel de las patatas.

(Nota: Así tendrás una proporción de 4:1, muy sencilla de mantener cuando quieras aumentar las porciones o disminuirlas 😉 )

Mezcla todo hasta obtener una masa compacta.

Ahora divide la masa en 4 partes y con cada una forma una serpiente de masa (diámetro aprox. de 2,5-3 cm ), enharinando ligeramente la encimera si necesario.

Con un cuchillo corta unos disquetes de 1-1,5 cm de ancho hasta terminar la masa.

En cada disquete crea una cavidad presionando un poco con tu pulgar en el centro.

Pon a hervir agua con sal. Cocina 1/3 de los ñoquis a la vez: tardarán aprox. unos 5 minutos. Cuando estén ya flotando desde hace un minuto, puedes escurrirlos.

Emplata los kluski sląskie y extiende por encima una abundante porción de gulash con su salsa.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes espesar la salsa con otros ingredientes, en vez de la harina de patatas: con una patata hervida molida o con el sistema polaco de la zasmażka: añade a una cucharada de mantequilla derretida en una sartén, una cucharada de harina de trigo y mezcla enérgicamente hasta que la masa empiece a ser dorada y a burbujear; disuelve en el caldo.

Puedes emplear tanto carne de cerdo, como de ternera. Experimenta también con distintos cortes: el morcillo de ternera, la paletilla del cerdo, etc. 😉

Ñoquis de harina cocida

Presentación

Los ñoquis de harina cocida son una receta muy rápida y perfecta para aquellos días en los que te apetezcan unos ñoquis pero te quedes sin patatas o sin tiempo para cocinarlas.

Es una receta baratísima: tan solo te hace falta tener harina y un poco de sal.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: muy barato
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Harina de trigo: 350 g
  • Agua: 400 ml
  • Sal: una cucharadita

Realización

Tamiza la harina con la sal y déjala a un lado.

En una olla verte el agua y la cucharadita de sal y deja que hierva.masa de harina cocida.JPG

En cuanto llegue a ebullición, verte la harina y empieza a mezclar enérgicamente durante unos minutos.

La masa tiene que quedar homogénea.

Forma una bola y deja que se enfríe un poco antes de dejarla reposar durante unos 20 min en la nevera.

En la espera puedes preparar la salsa con la que vas a acompañar los ñoquis.

noquis con harina cocida.JPGExtrae la masa de la nevera y coge un trozo. Crea una serpiente de masa y con un cuchillo corta pequeñas porciones.

Si tienes mucha prisa ya puedes empezar a cocinarlos en agua salada hirviendo, pero si quieres que estén algo más decorados, puedes hacer bolitas con cada porción y decorar con un tenedor.

Cocina en agua hirviendo durante no más de 1-2 min, dependiendo de lo grandes que sean los ñoquis.

Escurre y añade la salsa.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerenciasnoquis de harina cocida con salsa.JPG

Puedes añadir alguna especia a la harina: cúrcuma, curry, albahaca, perejíl, pimienta,…

Los ñoquis mejor se comen recién cocinados.

Pruébalos con cualquier condimiento que te apetezca: salsa de tomate, de quesos, de setas, pesto,…

Ñoquis grises – Szare Kluski

Presentación

Las Szare Kluski son un plato similar a los ñoquis que, como se entiende por el nombre, proviene de Polonia, y de forma particular del Voivodato de la Grande Polonia.

El nombre significa ñoquis grises, puesto que se solían realizar con una variedad de patatas que, al reposar trituradas y crudas durante un tiempo, adquirían un color ligeramente gris.

La mayoría de las patatas en España no suelen reaccionar así, pero de vez en cuando puede pasar.

El proceso natural de cambio de color no altera para nada su delicioso sabor y da al plato un aspecto particular y especial.


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 45 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Patatas: 500 g
  • Fécula de patatas: 2 cucharadas
  • Sal: al gusto
  • Cebollas: 2
  • Mantequilla: 3 cucharadas

Realización

La realización requiere que se pelen las patatas y se rallen con la parte más fina del rallador.

Es posible utilizar una batidora que triture con su lama las patatas, ahorrando mucho tiempo.

Hay que coger un trapo de gaza limpio y colocar un poco de patatas trituradas a la vez, envolviendo el trapo y presionando para que salga el agua de las patatas. IMG_0490.JPG

No tires ese liquido amarillo que sale: consérvalo en un bol, porque después de unos 20 minutos se depositará en el fondo una capa de almidón de patatas (fécula) natural, que se emplea en la masa.

IMG_0489.JPGCuando ya aparezca la fécula en el bol, elimina el liquido que hay encima y verte el fluido blanco denso en las patatas escurridas.

Añade también las cucharadas de fécula de patatas (o si no la encuentras, prueba con la fécula de maíz – cambia un poco la consistencia pero es buena igualmente).

Pon una pizca de sal y mezcla todo meticulosamente.

Ya ha llegado el momento de empezar a crear las bolitas.

TRUCO: si quieres crear ñoquis de forma más rápida y uniforme, coge un buen trozo de masa y amasa un cilindro de 3 cm de diámetro. Como si fuera un chorizo, corta lonchas de 1-1,5 cm de ancho y con las manos moldéalas un poco, para que queden esféricas.

Con el pulgar presiona en el centro, para crear un pequeño surco que recogerá mejor el condimento. IMG_0491.JPG

Pon las Kluski en el agua salada hirviendo y dejalás hasta que sean cocidas.

Mientras esperas, pica una cebolla (no hace falta hacerlo muy finamente) y  saltéala con mantequilla, sazonando con sal y pimienta.

Emplata los ñoquis con cebolla y mantequilla por encima y ¡listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si te apetece añadir un poco de carne a la receta, prepara un poco de panceta curada en la sartén, para incorporarla a la cebolla.