Jugoso pollo con guisantes

Presentación

Prepara un segundo plato de carne en muy poco tempo, obteniendo un resultado que gustará a toda la familia.

Los ingredientes necesarios son muy pocos y, casi seguramente, ya los tienes en tu casa: vamos a darles nueva vida en esta combinación de jugoso pollo con guisantes y cebolla.

Empieza ya a preparar los platos, porque la receta se prepara en unos minutos 🙂


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pechugas de pollo: 700 g
  • Guisantes en lata: 500 g (peso escurrido = 2 latas)
  • Cebollas: 1 grande
  • Aceite de oliva virgen extra: lo suficiente
  • Mantequilla: 1 cucharada abundante
  • Curry: al gusto
  • Tomillo: al gusto
  • Guindilla molida: al gusto (opcional)
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Limpia la pechuga de pollo y trocéala con un cuchillo.

Escurre los guisantes y apártalos.

Limpia la cebolla y pícala (no hace falta muy finamente).

Sazona el pollo con sal, pimienta y curry.

 

En una sartén, pon a calentar un chorro de aceite y dora el pollo añadiendo un poco de tomillo.

Prueba si tu pollo con curry es ya ligeramente picante o si, según tu gusto, prefieres añadir un poco de guindilla molida.

jugoso pollo con guisantes 2.JPG

(Nota: la guindilla molida no debe aportar únicamente picor a la receta, sino que en pequeñas dosis es una buena aliada para redondear los sabores 😉 )

Retira el pollo y en la misma sartén, donde ha quedado el aroma del pollo y un poco de aceite, sofríe la cebolla hasta que quede ligeramente dorada.

Entonces añade la mantequilla y los guisantes y mezcla.

Vuelve a incorporar el pollo y comprueba si es necesario sazonar más.

Retira del fogón y emplata.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes servir el pollo caliente, tibio o incluso frío: es muy sabroso a cualquier temperatura 😉

Añade un poco de bacon o chorizo (suave o picante) si te gusta acompañar el pollo con un sabor fuerte y característico.

Anuncios

Ensaladilla de guisantes con chorizo y salchicha

Presentación

La ensaladilla de guisantes es una sencilla delicia que puedes preparar en menos de 10 minutos y con pocos ingredientes.

Varía de vez en cuando tu rutinaria ensalada por esto, que tiene todo el rico sabor del chorizo, de las salchichas y de gustosa cebolla salteada.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 10 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Guisantes: 250 g (= 1 lata)
  • Chorizo: 120 g
  • Salchicha: 120 g (tipo Wudy Aia)
  • Cebolla: 1/2
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Mantequilla: 1 cucharada

Realización

Pica la cebolla muy finamente y sazona con sal y pimienta.

Corta cubitos de chorizo y de salchicha. Resultado de imagen de beneficios de la arveja

Dora primero el chorizo en una sartén, y luego añade la salchicha.

Añade un poco de mantequilla e incorpora la cebolla. Deja que se dore también.

Apaga el fuego y en un bol mezcla el contenido de la sartén con los guisantes escurridos.

Emplata y ¡listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes servir este plato caliente o frío.

Puedes conservar esta ensaladilla durante un día en la nevera.

Crema de puerros y guisantes

Presentación

La Crema de puerros y guisantes es una crema muy sabrosa que constituye un primer plato muy delicado y saludable.

Esta imprevisible combinación saca lo mejor de cada verdura: el puerro libera todo su sabor y los guisantes suavizan su intensidad sin aportar dulzura alguna.

Prepara esta crema y sírvela caliente o fría, acompañada por picatostes o pan tostado con ajo y perejil para deleitar tu paladar y él de tus comensales.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Puerro: 1/2 grande
  • Cebolla: 1 mediana
  • Guisantes: 2/3 de lata (= 170 g)
  • Patatas: 2 medianas
  • Agua: 1 litro
  • Cubito para el caldo: 1 (de carne o vegetal)
  • Mantequilla: para el sofrito
  • Orégano: al gusto
  • Mejorana: al gusto
  • Albahaca: al gusto
  • Curry: al gusto
  • Guindilla molida: al gusto (opcional)
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Pela las patatas y córtalas en cubitos para que sean listas antes. Deja que se cocinen en una olla con 1 litro de agua salada.

En la espera, pica la cebolla y ponla en una sartén con un poco de mantequilla para preparar un sofrito. Salpimienta y sazona con hierbas (orégano, mejorana, albahaca, u otras) y especias (curry y guindilla).

NOTA: no hace falta añadir una gran cantidad de guindilla o curry: sirven para redondear los sabores y proporcionar una muy ligera impresión de picante que exalta las verduras. Así que empieza con una pequeña cantidad y después, si lo estimas oportuno, añade más.

Cuando esté dorada, incorpora el puerro picado finamente en medias rodajas. Deja que se ablande.

Cuando las patatas estén cocidas, añade el cubito para el caldo a la olla con las patatas y su agua de cocción (si tienes un caldo ya listo genial, puedes tirar el agua y poner las patatas en el caldo).

TRUCO: el agua de cocción de las patatas contiene almidón que ayuda a espesar la crema.

Escurre los guisantes de su líquido.batido de puerro y guisantes.png

Retira las patatas y vértelas en un bol con las demás verduras. Añade unos cucharones de caldo y bate todo con tu batidora de inmersión.

Vuelve a verter las verduras batidas en el caldo y remueve. Comprueba si hace falta ajustar la cantidad de sal y especias.

Deja cocinar durante unos 2-3 minutos, añadiendo una cucharada de mantequilla, y así se fundirán los sabores.

Sirve y ¡lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes servir la crema con picatostes o pan tostado, incluso de ajo y perejil si te gusta, para realzar los sabores de las verduras. Resultado de imagen de pan tostado ajo perejil

Puedes conservar la crema durante 2 días en la nevera.

Si quieres añadir otra verdura más a la crema, los calabacines quedan muy bien.

Zanahorias con guisantes

Cubitos de zanahoria con guisantes

Presentación

Los cubitos de zanahoria con guisantes son una guarnición que desde la niñez me encanta, ¡y con toda razón!

No hay forma mejor que combinar las dulces zanahorias con los delicados guisantes para complementar los segundos de carne o para una cena vegetariana.

La versión polaca ofrece su sabor inconfundible unido a una cremosa y especiada nata hay que probarlo sí o sí.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: muy bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Zanahorias: 6 medianas
  • Guisantes: 1 lata (= 250 g)
  • Nata líquida para cocinar: 200 ml (1 confección)
  • Especias / Sazonadores para verduras: al gusto (orégano, perejil, romero, …)
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Resultado de imagen de zanahorias cubosPela las zanahorias y deja que se cocinen dentro una olla con agua (sin sal) hasta que sean suficientemente blandas.

Cuando las hayas escurrido, corta cubitos de zanahoria de la dimensión de los guisantes (aprox.).

Abre la lata de guisantes y escurre el líquido.piselli.png

En una olla une las zanahorias a los guisantes y añade la nata. Sazona con sal, pimienta y especias.

Mezcla y deja que se cocine hasta que la nata se reduzca y se convierta en una salsa, más que en un líquido.

Sirve caliente o tibia.

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes conservar esta guarnición en la nevera durante un día y volverla a calentar en una olla antes de consumirla.marchewka-z-groszkiem-w-bulce-tartej.jpg

Puedes prepararla para platos de carne roja y de carne blanca (De volaille con queso, asados, roastbeef, …)

Si buscas una versión más ligera o no te gusta la nata, puedes emplear mantequilla y pan rallado (aún mejor si con ajo y perejil) 😉 Se trata de otra posibilidad que ofrece la cocina polaca.

Gelatina de pollo y verduras

Presentación

Si estás buscando alguna solución para una cena con muchos invitados, éste es el segundo plato que puedes preparar el día anterior, quitándote algo de la lista ya.

La gelatina de pollo es un plato simple de preparar, muy bonito de ver y sin duda de efecto, gracias a las decoraciones de verduras que lleva en el fondo… o, mejor dicho, por encima en cuanto lo emplates 😉

Además es perfecto cuando te ha sobrado caldo y sus ingredientes (especialmente: pollo y zanahorias), para crear algo distinto y que encanta a los peques.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1 h
  • Tiempo de reposo: 2 h (mínimo)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 3 personas

Ingredientes

  • Pollo: 2 pechugas + 2 patas
  • Gelatina en láminas: 1 paquete (para 500 ml)
  • Guisantes: 1/3 lata (para decorar)
  • Zanahorias: 2 medianas
  • Cebolla: 1 (para el caldo)
  • Otras verduras para el caldo – opcional (puerro, patata, apio, perejil …)
  • Huevos: 2
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Empieza preparando el caldo: en una olla pon el pollo, las zanahorias, la cebolla, las otras verduras para caldo, 500 ml de agua. Salpimienta.

Deja que se cocine durante unos 40 minutos (comprueba que la carne esté cocida).

Pon los huevos a cocinar: deja que se hagan durante 5-6 min desde la ebullición.

En un vaso o plato hondo pon un poco de agua y deja mojar la gelatina (cola de pescado) durante unos 10 min.

Extrae el pollo cocido: quita la piel y la grasa y elimina todos los huesos que hay. Sé preciso. Trocea la carne.huevo duro rodajas

Corta las zanahorias del caldo en rodajas.

Corta rodajas de huevo duro.

Elige 3 cuencos para tu gelatina. Puedes elegir un cuenco o un molde con forma particular, para que tu plato sea más original. 

Empieza a decorar los cuencos que hayas elegido con una o más rodajas de huevo (donde haya yema cocida, no solo clara), unas rodajas de zanahorias y un poco de guisantes.

Por encima añade la carne de pollo.

Quita las demás verduras del caldo. Añade un poco más de sal y pimienta (puesto que en la gelatina suele parecer más sosa de lo que es, si no añades sal extra).

Extrae la gelatina del agua y apriétala para escurrir el agua. Pon la gelatina en el caldo caliente y remueve hasta su completa disolución.

Verte lentamente el caldo por encima de los platos con carne y verduras y deja que se enfríen hasta llegar a temperatura ambiente.

Ahora puedes ponerlos en la nevera, donde tienen que reposar unas 2 horas mínimo. Si lo dejas más tiempo, mejor.

Extrae una hora antes de servir, para que vuelva a estar a temperatura ambiente.

Sirve extrayendo la gelatina boca abajo.
(Si no sale, corta alrededor del contorno interno del cuenco con un cuchillo.)

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Se puede servir la gelatina junto con rábano picante rallado. Si necesario, puedes hacerlo más suave con un poco de mayonesa.

La gelatina se conserva durante 2-3 días en la nevera.

Puedes poner otras verduras más en la gelatina, para que sea a tu gusto.

Si quieres preparar una gelatina un poco más alta, puedes hacer varias capas de verduras y carne.

Ensaladilla rusa

Presentación

La Ensaladilla rusa es una famosa ensalada de verduras hervidas condimentada con gustosa mayonesa.

Su nombre indica claramente un origen ruso, aunque esta no sea la única hipótesis: dependiendo de los historiadores se pueden hallar orígenes franco-rusas (creado por Lucien Olivier en el siglo XIX), italianas (atribuido a Caterina de’ Medici – siglo XVI- o a los Savoia –  siglo XIX-) e incluso polacas (por importación de Bona Sforza, en el siglo XVI).

En la Rusia de los Zares este plato era una exquisitez muy exclusiva y reservada para los ricos, debido a los ingredientes exóticos y a las valiosas carnes que se incorporaban en la ensaladilla.

En cada país, y por supuesto en cada familia, hay versiones distintas, con patatas o sin, con carne, con atún, etc… Esta es nuestra versión.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Mayonesa: 170-200 g
  • Zanahorias: 4 grandes
  • Guisantes: 1 lata (250 g escurridos)
  • Huevos: 5 medianos
  • Patatas: 3 medianas
  • Cebollas: 1 grande
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Pela las zanahorias y las patatas. Corta las patatas en 4 trozos cada una.

En dos ollas distintas cuece ambas, salando solamente el agua de las patatas.

Cocina también los huevos, utilizando huevos a temperatura ambiente y llenando la olla con agua fría (para que los huevos no se rompan).

Pica la cebolla finamente. Salpimientala.

Corta las patatas y las zanahorias en cubitos (yo hago cubitos finos, pero si tienes prisa pueden ser medianos).

Abre la lata de guisantes, escurre el líquido y vértelos en un bol junto con las otras verduras picadas.
Coge los huevos: quita las cáscaras y corta los huevos en trocitos, utilizando un cuchillo o el utensilio de la foto.

Añade cucharadas de mayonesa, removiendo mucho, para que salga homogéneo.

Añade mayonesa hasta que notes que no esté seco, sino bien condimentado. La cantidad depende de la cantidad de verdura y de la marca y espesor de la misma mayonesa, así que decide cuando parar de echar más.

Mezcla bien y sirve.

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

ensaladilla rusa jamon.jpgPuedes personalizar tu ensaladilla rusa con atún, jamón cocido u otras verduras (apio rábano, perejil rábano).

Si prefieres servir de otra forma este plato, puedes enrollar la ensaladilla en lonchas de jamón cocido y, si hace falta, crear un lazo con cebollino y otras verduras.

Si quieres algo aún más de efecto, puedes hacer los rollitos de jamón cocido y colocarlos en un plato para sopa. Luego prepara una gelatina con caldo y vértela por encima de los rollitos. Así tendrás una gelatina de efecto 😉