Espirales fritas aromatizadas a los cítricos

Presentación

¡Carnaval está aquí! 🎭 🎉 💃 ¿Sabes qué significa? ¡Tenemos un pretexto más para preparar un postre! 😂

Para celebrar a lo grande el Carnaval debes probar esta receta italiana, de la región de Marche. Son unas espirales de masa brioche hecha con levadura de cerveza que desprenden todo el aroma de las naranjas y del limón que lleva su sencillo relleno.

La masa casi no lleva azúcar, pero el relleno le aporta el toque de dulzura perfecto 😉 y lo mejor es que en menos de una hora tendrás el postre listo para saborearlo o para servirlo, porque solo tiene que reposar 30 minutos.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1h
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

PARA LA MASA:

  • Huevos: 2 medianos
  • Aceite de girasol: 40 g + para freír
  • Leche (de vaca o vegetal): 200 g
  • Harina de trigo: 500 g
  • Levadura de cerveza: 25 g si es fresca o 7 g si es seca
  • Azúcar: 2 cucharaditas
  • Aroma: 2 ml (vainilla, naranja, limón o ron) (opcional)

PARA EL RELLENO:

  • Azúcar: 150-200 g (depende de lo dulce que te guste – el azúcar puede ser vainillado)
  • Cáscara de 1 limón
  • Cáscara de 2 naranjas

Realización

En un bol pequeño, disuelve la levadura (desmenuzada o en polvo) con algunas cucharadas de leche tibia y añade las cucharaditas de azúcar. Mezcla para que la levadura se disuelva bien.

En un bol grande rompe los huevos y bátelos un poco. Vierte lo que queda de la leche tibia, el aceite de girasol, la levadura disuelta, el aroma y mezcla. Tamiza en ese mismo bol la harina y mezcla hasta que te salga una masa sólida.

Ahora amasa sobre tu encimera durante varios minutos, para que la masa se quede homogénea y sobre todo elástica. Deja que repose en un bol durante media hora en sitio caliente o tibio, con un trapo encima para que no se seque.

En la espera, prepara el relleno: en un bol ralla la cáscara de 1 limón y 2 naranjas, añade el azúcar y remueve.

Cuando la masa haya crecido, divídela en dos partes y extiéndela con un rodillo, formando un rectángulo de unos 3 mm de espesor.

Esparce el relleno sobre el rectángulo, dejando el borde de uno de los lados largos sin cubrir. Sobre ese borde vamos a esparcir un poco de agua con un pincel de cocina: de esta forma se nos pegará mejor la masa.

Ahora enrolla empezando a empujar el lado largo cubierto de azúcar hacia el otro largo que está bañado con agua: aprieta ligeramente cuando acabes, para que se selle bien.

Desliza el rollo hasta que te quede la parte del cierre se quede abajo, a contacto con la encimera, y corta lonchas de 1 cm de espesor. Coloca las espirales sobre una bandeja de horno cubierta con papel de horno, dejando un poco de distancia entre una y otra para que no se peguen.

Repite con la otra mitad de la masa.

Calienta el aceite de girasol en una sartén (la temperatura perfecta es de 170ºC). Fríe pocas espirales a la vez, removiendo con frecuencia, hasta que se queden doradas.

Retira las espirales fritas y ponlas sobre papel vegetal para eliminar el exceso de aceite.
[Ojo: no utilices papel absorbente porque el azúcar caliente puede pegarse 😉 ]

Utilizando un colador metálico, retira el exceso de azúcar que las espirales pueden soltar en el aceite.

Emplata y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Conserva las espirales bajo una campana de cristal, en un contenedor cerrado de lata o en una bolsita para que no se seque durante unos 2-3 días.

Si quieres que vuelvan a tener la misma consistencia que después de freírlas, puedes ponerla en el microondas unos segundos.

Si quieres celebrar el Carnaval a lo alto, hazlo con otra receta típica de estas fiestas: aquí tienes una italiana, los Intrigoni (orejas de Carnaval), una polaca, las berlinas (pączki) y a una que va a dejar a todos sorprendidos, las rosas con confituras 😉