Crema de lentejas y patatas con crujiente chorizo

Presentación

El final de las fiestas y la vuelta a la rutina nos dejan siempre cargados con un poco de nostalgia y estrés, pero al mismo tiempo llevan consigo nuevos retos y buenos propósitos por alcanzar.

La decisión de comer más saludable, pero también el deseo de degustar algo calentito, reconfortante y que nos proporcione la energía necesaria son las fuerzas motrices detrás de la crema de lentejas y patatas con crujiente chorizo. 🥣🥔

Este delicado primer plato, caracterizado por una textura aterciopelada agradablemente rematada por el toque crujiente del chorizo, puede personalizarse cada vez de forma distinta jugando con hierbas aromáticas 🌿 o especias con personalidad 🌶️: en los ingredientes y en el apartado de sugerencias encuentras unas ideas para que nunca te puedas canses de esta delicia y para que puedas disfrutarla incluso con toppings vegetarianos. 😉


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Lentejas cocidas: 400 g (= 1 tarro)
  • Patata: 1 grande
  • Cubito para caldo: aprox. 1
  • Chorizo extra (dulce o picante): 80 g
  • Pimienta negra: al gusto
  • Extras opcionales: hierbas aromáticas (mejorana/ tomillo/ romero) o especias (ajo, guindilla molida o jengibre molido)

Realización

Empieza pelando la patata y cortándola en trozos pequeños. Ponla a cocinar en una olla con agua salada hasta que esté suave.

Cuando las patatas estén listas, retíralas del agua sin tirar esta última.

Vierte las patatas y las lentejas (sin su líquido) en tu batidora. Coge un vaso de agua de cocción de las patatas y disuelve en ella el cubito para caldo. Vierte el caldo en la batidora también, tapa y deja que la máquina reduzca los ingredientes en una crema homogénea.

En una olla suficientemente grande vierte el contenido de la batidora y consigue la textura que buscas añadiendo más agua de cocción de las patatas. Comprueba el punto de sal, añade un poco de pimienta molida y mezcla.

Si quieres añadir alguna hierba aromática (la mejorana queda muy bien, pero puedes echar tomillo o romero) o, alternativamente, alguna especia con personalidad (como ajo, guindilla molida o jengibre molido), este es el momento.

Deja que la crema se cocine tapada a fuego mediano durante unos 5 minutos.
[Nota: No te olvides que, en todo momento, puedes arreglar la textura hasta lograr la que buscas añadiendo agua (incluso del grifo) o dejando la tapa abierta para que evapore.]

Mientras la crema se cocina, retira la piel del chorizo y pícalo en cubitos. Deja que se cocine en una pequeña sartén a fuego mediano hasta ser crujiente. Retira el chorizo con una espumadera y colócalo sobre un plato cubierto con papel absorbente para retirar el exceso de grasa.

Emplata la crema y esparce, como decoración, el chorizo crujiente encima.

Crema de lentejas y patatas con crujiente chorizo
Crema de lentejas y patatas con crujiente chorizo

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si quieres una versión vegetariana, sustituye el chorizo por crujientes picatostes normales o aromatizados o crujientes chips de patatas desmenuzados.

Si quieres una versión aún más rica, puedes sofreír un poco de cebolla (y/o incluso ajo fresco) con una cucharadita de aceite de oliva y añadir el sofrito a la batidora.

Puedes conservar la crema (sin añadirle chorizo hasta el momento de servirla):

  • en la nevera: durante 1 día, tapada;
  • en el congelador: en un contenedor hermético hasta ⅘ de su volumen (hay que dejar un poco de espacio para que el líquido no se salga del contenedor al congelarse).

Revuelto de judías verdes redondas y crujiente chorizo

Presentación

Uno de los entremeses que se hacen más rápido es sin duda un revuelto de huevos enriquecido con algunos ingredientes extra.

Esta vez vamos a servir un revuelto de saludables judías verdes, que pueden ser indistintamente redondas o planas. Este plato lo vamos a enriquecer con el inconfundible sabor y la crujiente textura del chorizo, porque, no vamos a engañarnos, ¡el chorizo hace que todo sepa mejor! 😉
Además, el embutido desprenderá su pimentón y colorará los huevos con un tono chillón que va a cautivarte incluso antes de que puedas comerte un bocado de esta delicia.

Puedes tener todo listo en menos de media hora o, si ya tienes las judías cocinadas y buscas una forma de aprovecharlas, incluso en tan solo 5 minutos. ¡Más rápido y gustoso no se puede!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 25 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Judías verdes redondas: 600 g
  • Chorizo: 120 g
  • Huevos: 10 medianos
  • Cebolla: ¼ (opcional)
  • Sal: al gusto
  • Aceite de oliva/mantequilla: un chorrito

Realización

Elimina las extremidades de las judías y ponlas en una olla. Cubre con agua, añade un poco de sal y deja que se cocinen tapadas a fuego mediano hasta estar blandas.

En la espera elimina la piel del chorizo y pícalo en cubitos.

En la sartén deja que el chorizo se cocine hasta tener una textura crujiente y entonces añade la cebolla finamente picada. Si hace falta añade un poco de mantequilla o un chorrito de aceite de oliva y deja que se dore ligeramente.

Cuando las judías estén listas escúrrelas y pícalas en trozos de unos 2-3 cm de largo. Añade las judías a la sartén con el chorizo, mezcla y pon el fogón a temperatura mediana. Añade un poco de mantequilla o aceite si hace falta.

Casca los huevos en un bol, añade un poco de sal (ojo porque el chorizo ya lleva), mezcla con un tenedor y vierte a la sartén. Remueve constantemente hasta que el huevo esté uniformemente cocinado. Emplata.

Revuelto de judías verdes redondas y chorizo

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el chorizo por panceta salada, guanciale o bacon ahumado.

Prescinde de la cebolla, si lo prefieres.

Salteado de gambas, calabacines y crujiente chorizo

Presentación

En verano muchas personas, cocinill@s incluidos, buscan platos deliciosos y llamativos que puedan lograrse estando poco tiempo delante de los fogones o que puedan servirse tibios o fríos. ¿A qué te sientes identificad@?

Esta receta que combina marisco, verdura y carne encarna completamente esta necesidad y se convertirá en un gran éxito para tus quedadas o para picar algo cuyo sabor iguala la pintaza que tiene. Prepara este salteado de gambas, calabacines y chorizo que despertará tus papilas gustativas y cautivará tus ojos con sus colores.

Lo tendrás listo en menos de 15 minutos (y no los pasarás todos ante los fogones, ¡prometido!) utilizando una sola sartén (= menos para fregar después) y podrás degustarlo caliente, tibio o incluso frío: ¡te va a encantar a cualquier temperatura! 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 15 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Gambas pequeñas: 200 g (pueden ser congeladas)
  • Chorizo dulce o picante: 200 g
  • Calabacines: 2-3 grandes
  • Aceite de oliva virgen extra: 2 cucharadas
  • Cúrcuma: al gusto
  • Ajo molido: al gusto
  • Sal o cubito de caldo: al gusto

Realización

Empieza lavando los calabacines y eliminando las extremidades. Corta el calabacín en 3 o 4 lonchas de igual espesor en el sentido de la mayor largueza (es decir, no tienes que obtener rodajas). Después divide las lonchas en 3 o 4 partes realizando cortes en el mismo sentido para sacar unas tiras largas cuanto el calabacín. Finalmente reduce la largueza de las tiras para que te queden de unos 4 cm de largo aproximadamente.

Retira la piel del chorizo y córtalos en medias rodajas. Si tus gambas tienen caparazón, quítalo y límpialas.

Vierte los calabacines en una sartén con un poco de aceite y sazona con un poco de cúrcuma (que es muy saludable y aporta un color llamativo), una pizca de ajo molido y una pizca de sal o un poco de cubito de caldo desmenuzado.
[Ojo: No te pases con la sal porque el chorizo suele estar ya salado. Mejor añadir después de haber mezclado todo, si hace falta. 😉 ]

Al principio deja que los calabacines se cocinen con el fogón a máxima potencia, para que adquieran rápidamente color, y luego reduce a media potencia. En total no hace falta cocinar más de 3 minutos: queremos que la verdura se quede crujiente.

Retira los calabacines y en la misma sartén añade un poco de aceite y las gambas. Sazona con una pizca de sal o el cubito de caldo desmenuzado. Deja que se doren a fuego medio alto hasta quedarse doradas.
[Ojo: si las utilizas congeladas, es normal que se encojan un poco 😉 ]

Retira las gambas y, siempre en la misma sartén, deja que el chorizo adquiera una textura crujiente. Retira el chorizo sin el exceso de aceite.

Ahora junta los tres ingredientes, mezcla, emplata y sirve.

Salteado de gambas, calabacines y crujiente chorizo
Salteado de gambas, calabacines y crujiente chorizo

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Juega con el chorizo: utiliza el chorizo dulce una vez y atrévete con el picante a la siguiente.

Puedes sustituir el chorizo con tiras de bacon ahumado.

Si te gustan los platos bien especiados, puedes sazonar los calabacines con toques de curry y de jengibre molido y decidir si dejar el ajo.

Fideos de cristal picantes con pak choi y setas

Presentación

Trae a tu mesa este primer plato con deliciosos ingredientes orientales… para llevar un país y una cocina exótica a tu mesa, estés donde estés, aunque con toques europeos que combinan muy bien 😉

Disfruta de los fideos de cristal y de su particular textura mezclada con crujientes trozos de Pak Choi (col asiática con una forma que recuerda a la acelga), delicados champiñones e intensos trocitos de chorizo picante… todo decorado con láminas de Parmigiano Reggiano curado.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Fideos de cristal: 200 g
  • Pak Choi: 6  unidades
  • Champiñones: 10
  • Chorizo picante extra: 60 g
  • Cebolla: ½
  • Aceite de oliva virgen extra: 2 cucharadas
  • Parmigiano Reggiano: 40 g
  • Salsa de soja: 2 cucharadas
  • Cubo de caldo: 1
  • Pimienta: al gusto

Realización

Limpia la cebolla y pícala. Deja sofreír en una sartén con aceite de oliva.

Pica el chorizo en palillos e incorpora a la sartén, para que se haga crujiente.

Limpia las setas y pícalas también. Cocina en la misma sartén.

Sazona con pimienta y el cubo de caldo.

noodles de arroz con pak choi y setas.JPG

Lava la col Pak Choi y pícala en trozos de aproximadamente 1,5 cm de anchura.  Añade a la sartén y tapa, para que se ablande más rápidamente. Después de unos minutos retira la tapa y deja que siga cocinándose unos minutos más.

Mientras la col oriental se cocina (aunque queremos que siga ligeramente crujiente y no del todo blanda), vierte los fideos de cristal en una olla con agua salada hirviendo y escurre pasado el tiempo indicado en la confección (aproximadamente unos 5 minutos).

Ralla el Parmigiano Reggiano por la malla gruesa de un rallador.

Vierte los fideos en la sartén con el condimento, añade la soja y mezcla bien para repartir todo. Emplata y esparce el queso por encima.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si no tienes chorizo picante, puedes emplear el chorizo dulce y añadir guindilla molida.

Si no te apetece el chorizo, puedes utilizar bacon crujiente… o incluso optar por una versión vegetariana sin carne.

Cestas de masa de hojaldre con variedad de rellenos

Presentación

¿Quién ha dicho que las cestas no se pueden comer?

Hoy puedes preparar unas friables cestas de masa de hojaldre que llevan dos rellenos distintos: un intenso puerro y chorizo y una sabrosa combinación de salchicha y patatas especiadas.

¿He contado ya que hay queso fundido por encima?

¿A que esperas? Ponte el delantal así empezamos a preparar este versátil y gustoso entremés.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 35 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Masa de hojaldre: 2 confecciones
  • Queso gouda o edam: lo suficiente
  • Puerro: 1/2 grande
  • Chorizo: 200 g
  • Salchichas: 2 (tipo Wudy Aia grandes = 170 g)
  • Patatas: 2 medianas
  • Mantequilla: un poco
  • Orégano: al gusto*
  • Levístico (apio de monte): al gusto*
  • Mejorana: al gusto*
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

*opcional y personalizable


Realización

Pela las patatas y córtalas en trozos. Deja que se cocinen en agua salada.

Limpia los puerros y córtalos finamente en medias rodajas.

Corta en cubitos el chorizo y la salchicha.

En una sartén dora el chorizo y luego añade el puerro. Cocina hasta que éste último se ablande. Sazona con sal, pimienta y las hierbas que prefieras.cestas antes de hornear1.JPG

Deja reposar este relleno para que se enfríe un poco.

En la sartén deja dorar la salchicha. Añade las patatas escurridas y mezcla todo. Salpimienta y sazona con hierbas.

Deja enfriar también.

Retira la masa de hojaldre de la nevera (tiene que estar fría cuando se trabaja) y extiéndela en la encimera.

Corta cuadrados de masa suficientemente grandes para crear unas cestas cuando colocados en el fondo del molde de acero.

(NOTA: si tienes masa redonda, te quedarán algunos trozos con forma de triangulo o demasiado pequeños: puedes ensamblar trozos para que te quede una cesta suficientemente grande)

cestas con queso.JPGColoca los rellenos sobre las masa que has puesto en los moldes.

Añade unos trocitos de queso por encima de las cestas y hornea (en horno pre-calentado, con modalidad ventilada) a 190º C hasta que se doren.

Extrae las cestas de las

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes servir las cestas calientes o frías: son deliciosas independientemente de la temperatura.

Puedes preparar este entremés incluso por la mañana y servirlas por la tarde.

El relleno es completamente personalizable: ¡libera tu fantasía!

Por ejemplo, si quieres un toque picante añade guindilla molida o en trozos a las patatas o emplea chorizo picante.

Ensaladilla de guisantes con chorizo y salchicha

Presentación

La ensaladilla de guisantes es una sencilla delicia que puedes preparar en menos de 10 minutos y con pocos ingredientes.

Varía de vez en cuando tu rutinaria ensalada por esto, que tiene todo el rico sabor del chorizo, de las salchichas y de gustosa cebolla salteada.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 10 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Guisantes: 250 g (= 1 lata)
  • Chorizo: 120 g
  • Salchicha: 120 g (tipo Wudy Aia)
  • Cebolla: 1/2
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Mantequilla: 1 cucharada

Realización

Pica la cebolla muy finamente y sazona con sal y pimienta.

Corta cubitos de chorizo y de salchicha. Resultado de imagen de beneficios de la arveja

Dora primero el chorizo en una sartén, y luego añade la salchicha.

Añade un poco de mantequilla e incorpora la cebolla. Deja que se dore también.

Apaga el fuego y en un bol mezcla el contenido de la sartén con los guisantes escurridos.

Emplata y ¡listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes servir este plato caliente o frío.

Puedes conservar esta ensaladilla durante un día en la nevera.

Panzerotti

Presentación

Los Panzerotti son unas empanadas italianas muy sabrosas.

Su masa dorada es muy suave y esponjosa, gracias a la pasta para pizza con la que se realiza.

El relleno con tomate, embutidos y queso es muy personalizable, para lograr complacer a cualquier paladar.

Esta receta es perfecta como entremés, para aperitivos y fiestas.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

PARA LA MASA:

  • Harina de trigo: 300 g
  • Harina de fuerza: 200 g
  • Levadura fresca en cubito: 1/2 cubito = 12 g (tipo: Saccaromices Cerevisiae)
  • Agua: 350 ml
  • Sal: 1 cucharaditaimage6
  • Aceite extra-virgen de oliva: 1 cucuharada

PARA EL RELLENO:

  • Gouda / Edam: lo suficiente
  • Mozzarella para pizza: lo suficiente
  • Tomate triturado: 1/3 lata
  • Jamón cocido: lo suficiente *
  • Chorizo: lo suficiente*
  • Orégano: al gusto
  • Albahaca: al gusto

PARA FREÍR:

  • Aceite de girasol: lo suficiente

*para vegetarianos: se puede sustituir por queso azul, atún o verduras


Realización

En una taza, pon una parte del agua caliente (no hirviendo, pero bastante caliente) y disuelve el medio cubito de levadura fresca.

En tu batidora, verte la harina, la sal, el agua, la levadura disuelta y la cucharada de aceite.

Acciona la batidora y mezcla durante unos 3 minutos, para que la masa quede homogénea.

(Puedes hacer todo esto a mano, también: primero mezcla la harina con sal, luego añade los líquidos poco a poco, mezclando constantemente).image1.jpeg

 

Divide la masa en bolas y colócalas sobre papel para horno o sobre una superficie (p.e. la encimera) con harina.

Deja que reposen durante 1 h 30 min tapadas con un trapo. Deberían doblar su volumen.

En la encimera enharinada, extiende cada bola utilizando un rodillo, creando unos círculos de masa de unos 3-4 mm.

Ahora, rellena el centro de cada círculo con una cucharadita de tomate triturado (deja los bordes sin tomate o no conseguirás pegar las extremidades), añade el queso que prefieras y el jamón/chorizo.

SUGERENCIA: El chorizo sabe más rico en el relleno si lo cortas en medias rodajas y lo fríes previamente en una sartén.stampo ravioli

Si te gusta, puedes poner un poco de orégano y/o albahaca.

Ahora dobla cada círculo por la mitad, intentando contener el tomate en su sitio, para que no llegue a los bordes, y sella la extremidad, con tus dedos enharinados (puedes decorar con tus dedos o con un tenedor.

Si tienes este utensilio para raviolis en talla grande (13-16 cm) puedes utilizarlo, tras haberlo enharinado.

Deja que reposen unos 15 min, para que la masa crezca un poco más.

En una freidora o en una sartén pon abundante aceite de girasol y fríe cada image2.jpegpanzerotto por ambos lados, hasta que se dore. Notarás que la masa se hincha un poco.

Cuando estén listos, escúrrelos y deposítalos sobre papel de cocina, para que absorba el exceso de aceite.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes crear el relleno que más prefieras: jamón y setas, fuet y queso crema, atún y pimientos/cebolla, jamón cocido y queso azul etc…

El tomate queda genial con el atún y los pimientos.