Bizcocho de masa brioche con espiral de manzanas y cerezas

Presentación

Semana Santa está aquí y este Domingo hay que celebrarlo a lo alto, recordando que lo importante no son las circunstancias atípicas en lo que lo transcurrimos, sino ya poder celebrar un día que representa la esperanza. 🕊️

Si quieres probar algo diferente a las torrijas tradicionales, a las torrijas con sabor a chocolate y esta semana ya te has comido una abundante ración de conejitos pascuales, te invito a hornear (incluso el día anterior) este delicioso bizcocho de suavísima masa brioche con una hermosa espiral de manzanas salteadas y cerezas en almíbar.

Este postre no es complicado y no te robará muchísimo tiempo de preparación, pero sí tendrás que esperar un poco para que la levadura de panadería haga su magia en un lugar calentito… ¡ya sabes que todo lo bueno requiere tiempo! 😉

Su aspecto te dejará cautivada y lo mismo le pasará a quienes tengan la suerte de probarlo antes de que lo acabes porque, te advierto, que su textura muy ligera y su delicado sabor dulce hacen que después de cada trozo te apetezca otro. 😋


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 3 h
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

PARA LA MASA:

  • Harina de fuerza: 400 g
  • Levadura fresca: 15 g (aprox. 1 sobre de 5,5 g de levadura seca o lo que indique su fabricante)
  • Huevos: 3 medianos
  • Leche de vaca o vegetal: 110 g
  • Mantequilla o margarina: 90 g
  • Azúcar: 100 g
  • Sal: 1 pizca
  • Aroma: 2 ml (sabor vainilla, ron, cítricos, mantequilla)

PARA EL RELLENO:

  • Manzanas: 2
  • Cerezas en almíbar: 10 aprox.
  • Cáscara de 1 limón
  • Confitura o mermelada de fruta: 3-4 cucharadas (sabor cereza, manzana, maracuyá, etc)

Realización

Mezcla en tu batidora todos los ingredientes, recordándote de emplear una mantequilla suave, cuya consistencia sea la de una pomada (si es demasiado sólida, calientala unos segundos en el microondas, pero cuidado con que no se derrita 😉 )

Deja reposar la masa en un sitio caliente durante 1,5 h, cubierto con un trapo.

En la espera, pela las manzanas, córtalas en 4 trozos y elimina el centro. Ahora utilizando la malla grande de un rallador ralla las manzanas en una sartén. Añade la cáscara rallada por la malla fina de un limón previamente lavado y deja que se cocine a fuego medio-alto durante unos 3 minutos, mezclando con frecuencia desde el principio para que la manzana no se oxide. Al final añade las cucharadas de confitura y mezcla para que se disuelva homogéneamente. Apaga y deja enfriar.

Prepara las cerezas quitando los huesos (si los hay) y cortándolas por la mitad.

Cuando haya transcurrido el tiempo y la masa haya doblado su volumen inicial, esparce un poco de harina sobre tu encimera y amasa para que la masa se haga más compacta y homogénea. Con la ayuda de un rodillo extiende la masa para lograr un rectángulo de 0,8 – 1 cm de espesor en el que un lado sea de la misma longitud que el largo de tu molde.

FOREMKA BLACHA DO PIECZENIA CIASTA 26x13 KEKSÓWKA • Arena.pl

(Ojo: tu molde debe ser rectangular y con los bordes altos, porque la masa va a crecer bastante fuera y dentro del horno 😉 )

Ahora esparce uniformemente las manzanas y las cerezas sobre todo el rectángulo, pero dejando 1 cm de cada borde para que te resulte más sencillo enrollar el bizcocho. Procede a enrollar la masa sobre el lado que tiene el mismo ancho de tu molde.

Cubre el molde con papel para horno y coloca el rollo en su interior. Cubre con un trapo y deja reposar en un sitio caliente otros 30-45 minutos.

Transcurrido ese tiempo, calienta el horno a 180ºC con ventilador y hornea hasta que la masa esté bien dorada. Cuando tenga este color efectúa la prueba del palillo de madera: si sale limpio de masa tras clavarlo en el centro (Ojo porque el relleno manchará un poco), estará listo para sacarlo.

Bizcocho de masa brioche con espiral de manzanas y cerezas
Bizcocho de masa brioche con espiral de manzanas y cerezas

Deja enfriar antes de sacarlo del molde y ¡listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si quieres un acabado lúcido, puedes esparcir con un pincel de cocina un poco de huevo batido sobre la superficie del bizcocho antes de hornearlo. Ten cuidado porque el huevo hace que el bizcocho se ponga colorado más pronto, aunque el interior necesite más tiempo. Si quieres un acabado mate, entonces esparce con el pincel un poco de leche.

Si te gusta decorar con azúcar perlado, puedes esparcirlo antes de hornear.

Si quieres que el bizcocho se vuelva más suave, por ejemplo dos días después de hornearlo, puedes poner tu trozo de bizcocho en el microondas unos 5-10 segundos y volverá a ser una nube. Conserva en una bolsita de plástico o bajo una campana de cristal (ponlo en la nevera si hace calor).

Prueba a jugar con el relleno y termiinarás enamorándote de lo versátil que es este dulce:

  • peras y almendras laminadas con confitura de ciruelas,
  • trocitos de piña en almíbar con mermelada de maracuyá,
  • crema pastelera/natilla a la vainilla con fresas frescas,
  • natilla al chocolate (o nocilla con mascarpone) con avellanas picadas,
  • natilla al coco con láminas de coco seco, almendras laminadas y ralladura de lima,
  • queso quark a los arándanos con frutos del bosque,
  • cualquier otra combinación que te sugiera tu fantasía 😉

Clafoutis de cerezas de temporada con un toque de ron

Presentación

Aprovechar los ingredientes de temporada es una de las mejores elecciones porque, además del precio más asequible, disfrutamos del sabor y de los aromas más intensos que ese producto nos puede ofrecer.

El verano trae muchos productos deliciosos, pero quizás las cerezas sean de los más exquisitos… y también de los más difíciles de rehusar.

Si juntamos la disponibilidad de unas cerezas de temporada con las ganas de un postre, pero también la necesidad de algo fresco no hay mejor opción que decantarse por un clafoutis de cerezas.

El clafoutis es una deliciosa tarta de origen francés que podríamos describir como una versión dulce y más básica de la quiche: las potentes cerezas estarán envueltas por una cremosa capa similar al flan, que puedes también preparar con ingredientes sin lactosa 😉

Sirve una porción de este postre a alguien querido para endulzarle el día de forma saludable.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 55 min
  • Coste: mediano
  • Dosis: para 8 personas

Ingredientes

  • Cerezas: 600 g
  • Mantequilla derretida: 30 g (sustituible por aceite de girasol)
  • Huevos: 4 medianos
  • Leche: 230 ml (de vaca, de soja u otra vegetal*)
  • Harina de trigo: 100 g
  • Azúcar: 80 g (puede ser también en parte vainillado)
  • Ron de miel: 10 ml
  • Aroma de almendras: 1 ml
  • Aroma de vainilla: 1 ml

*Consulta aquí qué leche vegetal es más conveniente según tus necesidades.


Realización

Resultado de imagen de cherry pitter

Enciende el horno a 180ºC para que se caliente.

Lava las cerezas y elimina los pedúnculos y los huesos. (Truco: para facilitar la tarea, existe un utensilio específico para facilitar la remoción de los huesos 😉 )

Unta la base del molde (26 cm de diámetro) con la mantequilla o el aceite y esparce unas dos cucharadas de azúcar. Coloca las cerezas sobre el molde untado y aparta de momento.
(Truco: si deseas extraer al postre para servirlo en un plato, utiliza un molde para quiche con el fondo que se separa de los bordes 😉 )

En un bol rompe los huevos, añade la pizca de sal y lo que queda de azúcar y bate con un batidor de varillas (manual o eléctrico) hasta que te quede un compuesto espumoso.

Añade el ron y los aromas y vuelve a mezclar un poco.

Incorpora la harina tamizándola para evitar que salgan grumos y mezcla bien hasta que el compuesto quede liso.

Finalmente añade poco a poco la leche y sigue batiendo hasta que la masa haya quedado homogénea.

Vierte el compuesto sobre el molde cubierto con cerezas y hornea durante unos 40 minutos o hasta que se haya inflado y esté dorado.
(OJO: los tiempos de cocción en el horno son indicativos, puesto que varían dependiendo de cada horno, así que es aconsejable controlar con frecuencia).

Deja enfriar un poco antes de servir: la receta tradicional exige que el clafoutis se sirva tibio, aunque también tiene una consistencia más firme y también muy agradable cuando esté ya fría.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir las cerezas por fresas, frambuesas, melocotones, albaricoques u otros frutos de temporada: aunque la receta siga siendo la misma, cuando cambian los frutos, los franceses llaman a este postre flaugnarde.

Puedes esparcir azúcar glás por encima antes de servir.

Conservar durante 2 días fuera de la nevera, si no hace mucho calor o, en todo caso, en la nevera.

La versión original de la receta se realiza sin extraer los huesos de las cerezas, lo que también aporta un sabor distinto y característico, pero para disfrutar del postre de forma más cómoda y también para que lo hagan los niños sin riesgos es aconsejable quitarlos. 

 

Bizcocho de chocolate con frutos rojos – sin lactosa

Presentación

Este bizcocho te hará desear madrugar para comerlo en tu desayuno, hacer una pausa para deleitarte con él o llegar a casa antes para saborearlo.

Es un bizcocho húmedo, muy bien aireado, con un gusto exquisito e intenso de cacao combinado con unas dulces y ligeramente ácidas fresas, cerezas y piña.

Es una elección muy saludable para ti y tu familia y es la receta más versátil para adecuarse a tus necesidades: puedes emplear leche vegetal para una versión sin lactosa, agua si quieres un bizcocho muy light o leche de vaca para una receta más tradicional… queda maravilloso de todas formas 😉

¡Y al final de la receta todas las clave para personalizar este bizcocho al máximo (sin gluten, etc…) !


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1h
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Harina de trigo: 2 ½ vasos [se puede sustituir con harina de arroz]
  • Azúcar: 1 vaso [se puede aumentar hasta 1 ½ vasos]
  • Huevos: 4 medianos
  • Leche vegetal: 1 vaso [se puede sustituir por agua o leche de vaca]
  • Cacao amargo: ½ vaso
  • Aceite de girasol: 1 vaso
  • Aroma: 2 ml (almendras, ron o vainilla)
  • Levadura química: 1 sobre (= 16 g)
  • Sal: 1 pizca
  • Fresas: 5-6 grandes
  • Cerezas: 15
  • Piña en almíbar: 2 rodajas

Realización

En un bol, bate los huevos con el azúcar y la pizca de sal hasta que la masa sea clara y espumosa.

Añade el aroma y gradualmente la leche vegetal.
[Ojo: puedes emplear la leche que prefieras (aquí una guía para elegir la mejor), aunque comprueba su contenido de azúcar para que no te salga demasiado dulce].

Incorpora también el aceite poco a poco, mezclando cada vez que añades.

Añade la harina con el cacao y la levadura, tamizando todo. Mezcla hasta que la masa quede uniforme.

Vierte la masa en un molde para horno de unos 26 cm de diámetro (si lo prefieres puede ser también un molde bundt, con aro) cubierto con papel vegetal.

Coloca sobre la superficie las fresas troceadas, las cerezas cortadas por la mitad y trocitos de piña.

Hornea en horno ya caliente a 180°C en horno estático durante unos 40 minutos o a 160°C durante 40 minutos si pones ventilación.
[Ojo: los tiempos de horneado varían dependiendo del horno, por lo tanto es conveniente efectuar la prueba del palillo para controlar que esté listo → clava en el centro del bizcocho un palillo de madera: si sale limpio, puedes sacar el bizcocho del horno].

Deja que se enfríe antes de desmoldear.

Bizcocho de chocolate con frutos rojos - sin lactosa
Bizcocho de chocolate con frutos rojos – sin lactosa

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Conservar durante 3 días bien cubierto y lejos de excesivo calor o humedad.

Puedes sustituir las frutas por lo que prefieras: peras, naranjas, etc.

Puedes incluso rallar cáscara de naranja o poner un poco de licor aromatizado en lugar del aroma.

Para un bizcocho blanco: sustituye la dosis de cacao con Maizena (amido de maíz) 😉

Si en lugar de fruta quieres un bizcocho clásico, puedes incluir gotas de chocolate en el interior o glasear la superficie con chocolate fundido.

Para una versión sin gluten: usa harina de arroz en lugar de harina de trigo.

Bizcocho de chocolate con frutos rojos - sin lactosa
Bizcocho de chocolate con frutos rojos – sin lactosa

Danesas con queso fresco y cerezas

Presentación

Esta estación nos trae uno de los frutos más deliciosos que existen… las cerezas.

Esta exquisitez confiere un toque único a las mini danesas, un postre perfecto que combina la textura crujiente de la masa de hojaldre con la cremosidad del queso crema.

Puedes preparar esta receta para servirla en una merienda refinada con un vaso de té frío o una taza de aromático café.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 30 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Masa de hojaldre de mantequilla: 1 confección (rectangular)
  • Almendras laminadas: un poco para decorar

CREMA DE QUESO:

  • Queso quark: 250 g (sabor vainilla)
  • Azúcar glás:  2 cucharadas
  • Aroma de almendras: 1 ml
  • Huevo: 1 mediano

RELLENO DE CEREZAS:

  • Cerezas: 2 tazas
  • Maizena: 1 cucharadita
  • Azúcar: 2 cucharadas
  • Limón: 2 cucharaditas de zumo

GLASEADO:

  • Azúcar glás: 1/2 taza
  • Leche: 2 cucharaditas
  • Limón: 1½ cucharadita

Realización

Empieza por la crema de queso.

En un bol, mezcla el queso quark, el azúcar glás y el aroma con el huevo hasta que logres una crema homogénea.

Ahora coge la masa de hojaldre y, sobre una encimera ligeramente enharinada, extiéndela con la ayuda de un rodillo de cocina hasta lograr un cuadrado.

Con un cuchillo o un cortador de pizza obtén 9 cuadrados. Entonces corta un borde de 1,5 cm en cada cuadrado.

Coloca la masa de hojaldre sobre una bandeja para horno cubierta de papel vegetal.

Con un pincel, esparce un poco de huevo batido sobre los bordes.

Ahora prepara el relleno de cerezas.

Lava las cerezas y elimina los huesos. Corta cada cereza por la mitad.

Mezcla las cerezas con la maizena, el azúcar y el zumo de limón.

Coloca una cucharada abundante de crema de queso en el centro de cada cuadrado.

Mini danesas con queso y cerezas 3.jpg

Sucesivamente, coloca una cucharadita de relleno de cerezas por encima del queso y las almendras laminadas.

Hornea en horno ya caliente a 180°C hasta que la masa de hojaldre esté bien dorada (aprox. 15 min).

En la espera, prepara el glaseado: mezcla el azúcar, el zumo de limón y la leche hasta lograr una consistencia lisa y uniforme.

Extrae del horno las danesas y deja que se enfríen.

Cuando ya estén frías, rocía cada danesa con un poco de glaseado.

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir las cerezas por otros frutos del bosque (moras, frambuesas, etc.).

Sirve las danesas el mismo día en las que las has horneado, si posible, para aprovechar la textura crujiente de la masa de hojaldre.