Galletas friables al café

Presentación

¿Quieres un desayuno o una merienda que te vigorice con una pequeña dosis de cafeína y que te ponga una sonrisa por su simpático y divertido aspecto?

¡No te queda más remedio que preparar estas friables galletas, completamente libres de lactosa, que llevan café soluble en su interior y que parecen verdaderos granos de café gigantes! 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 45 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Harina de trigo: 320 g (o 330 g de harina de arroz)
  • Azúcar: 120 g
  • Huevos: 2 medianos
  • Café soluble: 25 g
  • Aceite de girasol: 100 g
  • Fécula de patatas: 120 g (sustituible por harina de maíz)
  • Levadura: 16 g (= 1 sobre)
  • Aroma: 1 ml (de vainilla, mantequilla o almendra)

Realización

En un bol rompe los huevos, vierte el azúcar, el café soluble, el aroma y el aceite y mezcla todo con un tenedor.

Añade la harina, la fécula de patatas, la levadura y amasa hasta lograr una consistencia homogénea.

Galletas friables al café

Con tus manos, forma unas galletas que tengan la forma de un grano de café y colócalos sobre una bandeja para horno cubierta de papel vegetal. Incide una línea recta sobre cada galleta con un cuchillo, para que el parecido con los granos de café sea mayor.

Hornea en horno pre-calentado a 180ºC con ventilador durante unos 15 minutos aproximadamente (aunque le tiempo exacto depende de cada horno).

¡Listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes conservar las galletas en un contenedor hermético o en una caja de lata durante hasta 2 meses.

Energéticos polos de café y cacao

Presentación

El verano tiene muchas ventajas… y el calor como excusa para comer helados y polos es seguramente una de ellas 😉

¿Porqué comprar los polos en el supermercado si puedes prepararlos tú sol@, más saludables y 100% personalizables según tus gustos y exigencias?

Estos polos son perfectos para quienes quieren refrescarse y disfrutar de una deliciosa y energética dosis de café. El aromático café además está potenciado por el redondo sabor del cacao… pero puedes sustituir por canela molida si te gusta más el toque especiado (las sugerencias al final de la receta).

Si queréis rebajar la intensidad y el robusto sabor del café podéis emplear leche o nata… básicamente podéis preparar la fórmula que más os agrade 😀 ¡y la pausa café ya no será la misma!


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 5 min (+4 h en el congelador)
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 8 polos

Ingredientes

  • Café largo: 300 ml
  • Agua/Leche/Nata: 100 ml aprox.
  • Cacao amargo en polvo: 4 cucharadas escasas
  • Azúcar o edulcorante: al gusto

Realización

Disuelve el cacao amargo en el café aún caliente y endulza a tu gusto (recuerda que el dulzor del polo no queda tan intenso como parece cuando está líquido 😉 ). polos café y cacao.jpg

Si quieres emplear nata o leche, de vaca o vegetal (aquí una guía para elegir la mejor leche vegetal) puedes añadirla ahora, o simplemente añadir los mismos 100 ml de agua o café, para una versión más light, vegana y clásica de los polos. Deja enfriar.

Vierte la mezcla en los moldes para polos y cierra con la cobertura con el palillo incorporado.

(Truco: si no tienes los moldes, puedes emplear unos vasos de plástico desechables, cubrirles con película de aluminio o transparente, perforar el centro con un cuchillo y clavar ahí los habituales palitos de madera o, si tampoco los tienes, una cuchara de metal con la parte redonda dentro al líquido, para que queden sujetos en posición recta 😉 )

Pon los polos en el congelador durante al menos 4 horas o hasta que estén sólidos.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si, en lugar de emplear cacao, quieres probar la versión especiada con canela (puedes añadir una pizca de las especias nórdicas o para tarta de calabaza también), te aconsejo utilizar azúcar vainillado para sacarle todo el provecho 😉

Juega con las leches vegetales para dar un toque especial a tus polos: prueba la leche de avellana y te sorprenderás 😉