Pangoccioli – bollitos de leche italianos con pepitas de chocolate (con o sin lactosa)

Presentación

Para un italiano, leer «Pangoccioli» evoca muchísimos recuerdos de recreos en el cole, meriendas en casa o en escapadas con amigos. El hecho de que estos panecillos sean, desde hace décadas, toda una institución entre los bollos industriales italianos, se debe a la acertada mezcla de dos elementos que cautivan a todos los niños (y me apuesto a que a los adultos los comen a escondidas): una suavísima masa de pan de leche 🥛 y unas golosas pepitas de chocolate 🍫.

Dado que nosotras estamos comprometidas a hornear y proponeros postres saludables que se puedan comer preocupaciones ni remordimientos, sin excesos de azúcar e incluso adaptados a las necesidades de quienes tienen intolerancia a la lactosa, hoy os traemos nuestra versión casera de estos panecillos de leche con pepitas de chocolate (con o sin lactosa).

Toda la familia y vuestros amigos van a repetir varias veces, ¡así que plantéate doblar las dosis desde ya para evitar luchas de poder por los últimos pangoccioli! 😜

Puesto que este postre habla por si mismo, no queda más que preguntarte: ¿List@ para pasártelo genial preparando y degustando estos bollos italianos saludablemente adictivos? 😋


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 2,5 h
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Harina de fuerza: 200 g*
  • Harina de trigo: 200 g*
  • Levadura fresca: 15 g (aprox. 1 sobre de 5,5 g de levadura seca o lo que indique su fabricante)
  • Huevos: 3 medianos + 1 para la superficie
  • Leche de vaca/vegetal (o agua): 110 g + 2 cucharadas para la superficie
  • Mantequilla o margarina: 110 g
  • Azúcar: 90 g
  • Miel: 1 cucharada (puedes sustituirlo por 10g de azúcar más)
  • Sal: 1 pizca
  • Aroma: 2 ml (sabor vainilla, ron, naranja, mantequilla)
  • Pepitas de chocolate negro/con leche: 100 g
  • Aceite de girasol: para untar las manos

*Si lo prefieres o por necesidad, puedes variar las proporciones: por ejemplo, 300g de fuerza y 100g de harina normal.


Realización

Antes de empezar, pon tus pepitas de chocolate en la nevera o en el congelador para que estén frías cuando llegue la hora de incorporarlas.
[Nota: Si no tienes pepitas, puedes picar gruesamente una tableta de chocolate, tratando de quitar las virutas que se hayan generado para que queden solo pepitas 😉 ]

Calienta un poco la leche para que esté tibia [Ojo: la leche no debería quemarte, si puesta a contacto con la piel, para que la levadura pueda fermentar correctamente], añade la levadura desmenuzada y remueve hasta que esté disuelta.
[Nota: puedes utilizar tanto la levadura fresca, incluso recién sacada del congelador, como la levadura seca]

En un bol grande pon todos los ingredientes excepto por las pepitas de chocolate: empieza tamizando las harinas, añadiendo el azúcar, la sal y el aroma y mezcla. Añade la miel, la mantequilla troceada finamente [Ojo: si la consistencia permite untarla, entonces no hace falta trocear finamente], la levadura disuelta y casca los 3 huevos.

Mezcla todo a mano (en el bol y continuando sobre la encimera) o utilizando tu robot de cocina hasta lograr una masa homogénea. Desde ese momento, mezcla unos 5-7 minutos más para desarrollar una masa elástica y lisa.

Incorpora las pepitas de chocolate y sigue amasando para que queden bien repartidas, pero tratando de hacerlo rápidamente para que el calor de las manos no empiece a derretir el chocolate. Trata de repetir movimientos que estiren una extremidad de la masa de diversas zonas (izquierda, derecha, abajo y arriba) y la «peguen» sobre el centro, para que el reparto sea más sencillo.

Forma una bola, colócala en un bol y cubre con un trapo limpio. Deja reposar en un sitio caliente durante 1-1,5 h (a más frío, más tiempo y a más calor, menos tiempo).

Pasado ese tiempo, coge la masa y, dependiendo del tamaño que prefieras, divídela en 8-14 partes, tratando de que tengan todas más o menos el mismo peso. Unta tus manos con un poco de aceite y forma unas bolitas ayudándote con la encimera, si hace falta. Vuelve a untar tus manos cuando lo necesites, para que la masa no se pegue.

Coloca las bolitas sobre una bandeja cubierta con papel para horno. De haber algún pliegue colócalo por debajo y asegúrate de que haya bastante espacio entre una y otra bolita (mínimo 3 cm), porque van a crecer mucho en el horno. Cubre con un trapo limpio y deja que la masa crezca durante unos 30 minutos.

Poco antes de que se acaben esos 30 minutos, enciende el horno para que llegue a los 180ºC.

Para que la superficie de los pangoccioli tenga un acabado lúcido, en un pequeño bol casca un huevo, añade 2 cucharadas de leche y bate bien. Con un pincel de silicona o uno apto para la cocina exparce esta mezcla sobre la superficie de cada bolita.

Hornea en horno ya caliente hasta que estén bien doradas (aprox. 10-20 min). Dado que el tiempo varía dependiendo de cada horno, realiza la prueba del palillo de madera [clava un palillo/una brocheta de madera en el centro de un pangoccioli y, si sale limpio (sin trazas de masa pegajosa), la masa está completamente cocida].
[Truco: si la masa en el interior está aún cruda pero te parece que la superficie se está volviendo demasiado oscura, puedes tapar la bandeja con una hoja de papel de aluminio hasta que se complete la cocción 😉 ]

Si quieres que la superficie de los pangoccioli quede bien blanda, nada más sacarlos del horno, esparce sobre cada uno un poco de agua con el pincel de silicona.

Deja enfriar unos 30 minutos antes de servir.

Pangoccioli - bollitos de leche italianos con pepitas de chocolate
Pangoccioli – bollitos de leche italianos con pepitas de chocolate

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si bien los pangoccioli se caracterizan por sus pepitas de chocolate, puedes prescindir de ellas y crear unos panecillos de leche básicos o personalizar este ingrediente «extra» sustituyéndolo o complementándolo con uno o varios ingredientes:

  • trocitos de nueces,
  • arándanos rojos o uvas pasas rehidratadas en zumo de fruta, té o ron (y suavemente apretados antes de incorporarlos para eliminar el exceso de líquido),
  • cubitos de manzana salteados (con una pizca de canela o con ralladura de cítricos),
  • cáscara de naranja confitada.

Conserva bajo una campana de vidrio o en una bolsita de plástico (o alternativa biodegradable) durante 3 días.

La textura es más suave en las primeras 24h tras el horneado, pero puedes recuperar toda la suavidad si pones los pangoccioli en el microondas durante unos 10 segundos a máxima potencia.

Bizcocho de masa brioche con espiral de manzanas y cerezas

Presentación

Semana Santa está aquí y este Domingo hay que celebrarlo a lo alto, recordando que lo importante no son las circunstancias atípicas en lo que lo transcurrimos, sino ya poder celebrar un día que representa la esperanza. 🕊️

Si quieres probar algo diferente a las torrijas tradicionales, a las torrijas con sabor a chocolate y esta semana ya te has comido una abundante ración de conejitos pascuales, te invito a hornear (incluso el día anterior) este delicioso bizcocho de suavísima masa brioche con una hermosa espiral de manzanas salteadas y cerezas en almíbar.

Este postre no es complicado y no te robará muchísimo tiempo de preparación, pero sí tendrás que esperar un poco para que la levadura de panadería haga su magia en un lugar calentito… ¡ya sabes que todo lo bueno requiere tiempo! 😉

Su aspecto te dejará cautivada y lo mismo le pasará a quienes tengan la suerte de probarlo antes de que lo acabes porque, te advierto, que su textura muy ligera y su delicado sabor dulce hacen que después de cada trozo te apetezca otro. 😋


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 3 h
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

PARA LA MASA:

  • Harina de fuerza: 400 g
  • Levadura fresca: 15 g (aprox. 1 sobre de 5,5 g de levadura seca o lo que indique su fabricante)
  • Huevos: 3 medianos
  • Leche de vaca o vegetal: 110 g
  • Mantequilla o margarina: 90 g
  • Azúcar: 100 g
  • Sal: 1 pizca
  • Aroma: 2 ml (sabor vainilla, ron, cítricos, mantequilla)

PARA EL RELLENO:

  • Manzanas: 2
  • Cerezas en almíbar: 10 aprox.
  • Cáscara de 1 limón
  • Confitura o mermelada de fruta: 3-4 cucharadas (sabor cereza, manzana, maracuyá, etc)

Realización

Mezcla en tu batidora todos los ingredientes, recordándote de emplear una mantequilla suave, cuya consistencia sea la de una pomada (si es demasiado sólida, calientala unos segundos en el microondas, pero cuidado con que no se derrita 😉 )

Deja reposar la masa en un sitio caliente durante 1,5 h, cubierto con un trapo.

En la espera, pela las manzanas, córtalas en 4 trozos y elimina el centro. Ahora utilizando la malla grande de un rallador ralla las manzanas en una sartén. Añade la cáscara rallada por la malla fina de un limón previamente lavado y deja que se cocine a fuego medio-alto durante unos 3 minutos, mezclando con frecuencia desde el principio para que la manzana no se oxide. Al final añade las cucharadas de confitura y mezcla para que se disuelva homogéneamente. Apaga y deja enfriar.

Prepara las cerezas quitando los huesos (si los hay) y cortándolas por la mitad.

Cuando haya transcurrido el tiempo y la masa haya doblado su volumen inicial, esparce un poco de harina sobre tu encimera y amasa para que la masa se haga más compacta y homogénea. Con la ayuda de un rodillo extiende la masa para lograr un rectángulo de 0,8 – 1 cm de espesor en el que un lado sea de la misma longitud que el largo de tu molde.

FOREMKA BLACHA DO PIECZENIA CIASTA 26x13 KEKSÓWKA • Arena.pl

(Ojo: tu molde debe ser rectangular y con los bordes altos, porque la masa va a crecer bastante fuera y dentro del horno 😉 )

Ahora esparce uniformemente las manzanas y las cerezas sobre todo el rectángulo, pero dejando 1 cm de cada borde para que te resulte más sencillo enrollar el bizcocho. Procede a enrollar la masa sobre el lado que tiene el mismo ancho de tu molde.

Cubre el molde con papel para horno y coloca el rollo en su interior. Cubre con un trapo y deja reposar en un sitio caliente otros 30-45 minutos.

Transcurrido ese tiempo, calienta el horno a 180ºC con ventilador y hornea hasta que la masa esté bien dorada. Cuando tenga este color efectúa la prueba del palillo de madera: si sale limpio de masa tras clavarlo en el centro (Ojo porque el relleno manchará un poco), estará listo para sacarlo.

Bizcocho de masa brioche con espiral de manzanas y cerezas
Bizcocho de masa brioche con espiral de manzanas y cerezas

Deja enfriar antes de sacarlo del molde y ¡listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Si quieres un acabado lúcido, puedes esparcir con un pincel de cocina un poco de huevo batido sobre la superficie del bizcocho antes de hornearlo. Ten cuidado porque el huevo hace que el bizcocho se ponga colorado más pronto, aunque el interior necesite más tiempo. Si quieres un acabado mate, entonces esparce con el pincel un poco de leche.

Si te gusta decorar con azúcar perlado, puedes esparcirlo antes de hornear.

Si quieres que el bizcocho se vuelva más suave, por ejemplo dos días después de hornearlo, puedes poner tu trozo de bizcocho en el microondas unos 5-10 segundos y volverá a ser una nube. Conserva en una bolsita de plástico o bajo una campana de cristal (ponlo en la nevera si hace calor).

Prueba a jugar con el relleno y termiinarás enamorándote de lo versátil que es este dulce:

  • peras y almendras laminadas con confitura de ciruelas,
  • trocitos de piña en almíbar con mermelada de maracuyá,
  • crema pastelera/natilla a la vainilla con fresas frescas,
  • natilla al chocolate (o nocilla con mascarpone) con avellanas picadas,
  • natilla al coco con láminas de coco seco, almendras laminadas y ralladura de lima,
  • queso quark a los arándanos con frutos del bosque,
  • cualquier otra combinación que te sugiera tu fantasía 😉

Espirales fritas aromatizadas a los cítricos

Presentación

¡Carnaval está aquí! 🎭 🎉 💃 ¿Sabes qué significa? ¡Tenemos un pretexto más para preparar un postre! 😂

Para celebrar a lo grande el Carnaval debes probar esta receta italiana, de la región de Marche. Son unas espirales de masa brioche hecha con levadura de cerveza que desprenden todo el aroma de las naranjas y del limón que lleva su sencillo relleno.

La masa casi no lleva azúcar, pero el relleno le aporta el toque de dulzura perfecto 😉 y lo mejor es que en menos de una hora tendrás el postre listo para saborearlo o para servirlo, porque solo tiene que reposar 30 minutos.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1h
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

PARA LA MASA:

  • Huevos: 2 medianos
  • Aceite de girasol: 40 g + para freír
  • Leche (de vaca o vegetal): 200 g
  • Harina de trigo: 500 g
  • Levadura de cerveza: 25 g si es fresca o 7 g si es seca
  • Azúcar: 2 cucharaditas
  • Aroma: 2 ml (vainilla, naranja, limón o ron) (opcional)

PARA EL RELLENO:

  • Azúcar: 150-200 g (depende de lo dulce que te guste – el azúcar puede ser vainillado)
  • Cáscara de 1 limón
  • Cáscara de 2 naranjas

Realización

En un bol pequeño, disuelve la levadura (desmenuzada o en polvo) con algunas cucharadas de leche tibia y añade las cucharaditas de azúcar. Mezcla para que la levadura se disuelva bien.

En un bol grande rompe los huevos y bátelos un poco. Vierte lo que queda de la leche tibia, el aceite de girasol, la levadura disuelta, el aroma y mezcla. Tamiza en ese mismo bol la harina y mezcla hasta que te salga una masa sólida.

Ahora amasa sobre tu encimera durante varios minutos, para que la masa se quede homogénea y sobre todo elástica. Deja que repose en un bol durante media hora en sitio caliente o tibio, con un trapo encima para que no se seque.

En la espera, prepara el relleno: en un bol ralla la cáscara de 1 limón y 2 naranjas, añade el azúcar y remueve.

Cuando la masa haya crecido, divídela en dos partes y extiéndela con un rodillo, formando un rectángulo de unos 3 mm de espesor.

Esparce el relleno sobre el rectángulo, dejando el borde de uno de los lados largos sin cubrir. Sobre ese borde vamos a esparcir un poco de agua con un pincel de cocina: de esta forma se nos pegará mejor la masa.

Ahora enrolla empezando a empujar el lado largo cubierto de azúcar hacia el otro largo que está bañado con agua: aprieta ligeramente cuando acabes, para que se selle bien.

Desliza el rollo hasta que te quede la parte del cierre se quede abajo, a contacto con la encimera, y corta lonchas de 1 cm de espesor. Coloca las espirales sobre una bandeja de horno cubierta con papel de horno, dejando un poco de distancia entre una y otra para que no se peguen.

Repite con la otra mitad de la masa.

Calienta el aceite de girasol en una sartén (la temperatura perfecta es de 170ºC). Fríe pocas espirales a la vez, removiendo con frecuencia, hasta que se queden doradas.

Retira las espirales fritas y ponlas sobre papel vegetal para eliminar el exceso de aceite.
[Ojo: no utilices papel absorbente porque el azúcar caliente puede pegarse 😉 ]

Utilizando un colador metálico, retira el exceso de azúcar que las espirales pueden soltar en el aceite.

Emplata y ¡listas!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Conserva las espirales bajo una campana de cristal, en un contenedor cerrado de lata o en una bolsita para que no se seque durante unos 2-3 días.

Si quieres que vuelvan a tener la misma consistencia que después de freírlas, puedes ponerla en el microondas unos segundos.

Si quieres celebrar el Carnaval a lo alto, hazlo con otra receta típica de estas fiestas: aquí tienes una italiana, los Intrigoni (orejas de Carnaval), una polaca, las berlinas (pączki) y a una que va a dejar a todos sorprendidos, las rosas con confituras 😉

Suavísima corona trenzada de masa brioche – con leche

Presentación

La brioche es una receta de origen francés. Sus ingredientes principales son la leche, el azúcar, la mantequilla, huevos y levadura.

Con esta versátil masa se preparan varios dulces ligeros y esponjosos. Esta vez, prepararemos una elegante y refinada corona trenzada.

Este dulce se puede comer tal cual, o bien emplear como base para otras preparaciones más complejas, acompañado de algún relleno (Nutella, confitura, nata batida, natilla, etc.) o añadiendo algún ingrediente adicional a su masa, para darle un toque diferente y característico.


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 3 h
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Harina de fuerza: 600 g
  • Levadura fresca: 20 g (sustituible por 10 g de levadura deshidratada)
  • Huevos: 4 medianos
  • Leche 150 g
  • Mantequilla: 120 g
  • Azúcar: 70-130 g
  • Sal: 1 pizca
  • Aroma: 2 ml (sabor mantequilla/vainilla/ron/cítricos)

Realización

Más sencillo no podría ser: mezcla en tu batidora todos los ingredientes, recordándote de emplear una mantequilla suave, cuya consistencia sea la de una pomada (si es demasiado sólida, calientala unos segundos en el microondas, pero cuidado con que no se derrita 😉 )

(Nota: La cantidad de azúcar depende mucho de los gustos y del empleo que vayas a hacer de la corona: si no te gusta tanto el dulce o tienes claro que vas a acompañar con algún relleno dulce (por ejemplo Nutella) reduce la cantidad a 70 g, mientras que si vas a comer la brioche sola o te gustan los postres bien dulces abunda 😉 )

Deja reposar la masa en un sitio caliente durante 2 h, cubierto con un trapo.

Pasado ese tiempo, amasa ligeramente la masa y divídela en 3 partes.

Con cada una obtén una serpiente de masa. Coge una extremidad de cada serpiente y apriétalas juntas para que se queden pegadas. Colóca las serpientes como en la imagen que hay a continuación.

Cómo hacer la trenza

Ahora prepara una trenza alternando las serpientes: tienes que coger una serpiente de las dos exteriores (por ejemplo la de la izquierda) y cruzarla sobre la serpiente del centro, luego coges la serpiente exterior del otro lado (sería la derecha) y vuelves a pasarla por encima de la del centro; y repites desde el principio (izquierda sobre centro y luego derecha sobre centro) hasta acabar. Finalmente, junta y aprieta las extremidades de la trenza (esta vez las de abajo). A continuación forma un círculo con tu trenza y sella las dos extremidades de la misma intentando ocultar la ligazón.

Coloca la corona sobre una bandeja para horno cubierta de papel vegetal y deja reposar durante 30 minutos cubierto con un trapo.

Pre calienta el horno a 180°C y bate un huevo. Esparce el huevo con un pincel de silicona sobre la superficie de la corona para obtener un acabado lúcido durante el horneado. Hornea hasta que la superficie esté bien dorada (aprox. 20 min, pero depende del horno).

Extrae del horno y sirve.

corona trenzada de masa brioche.jpg
Suavísima corona trenzada de masa brioche

¡Lista!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

corona trenzada de masa brioche 2

Corta tu trenza en trocitos, rebanadas o por la mitad en sentido horizontal para untar esta deliciosa y suavisima masa brioche con cualquier relleno dulce que te apetezca ((Nutella, confitura, nata batida, natilla, etc.).

Pruébala con queso quark y fruta, o requesón y miel 😉

Cubre la corona con una campana de cristal o en una bolsa de plástico para conservarla incluso durante 3 días.

Para lograr la suavidad de lo recién horneado, calienta unos segundos en el microondas.

Conejitos pascuales

Presentación

¡Feliz Domingo de Resurrección a todos!

Hay que celebrar en alegría y en familia este día especial, haciendo las cosas que más nos apetecen y relajan.

Y, debido a que a todos nos encanta cocinar, también se puede preparar algo riquísimo que nos recuerde al espíritu pascual, como unos conejitos pascuales 😉

Venga, preparemos esta receta juntos, empezando por una suavísima masa brioche.


Información

  • Dificultad: normal
  • Tiempo preparación: 3 h
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Harina de fuerza: 650 g
  • Leche: 150 g
  • Huevos: 4 medianos + 1 para el acabado
  • Azúcar: 120 g
  • Levadura fresca: 20 g (10 g si empleas levadura seca, tipo saccaromices cerevisiae)
  • Mantequilla: 120 g
  • Sal: una pizca
  • Aroma: 2 ml (vainilla o limón)
  • Cáscara de limón: 1 unidad
  • Uva pasa: para decorar

Realización

La preparación es muy sencilla, pero te aconsejo emplear una amasadora eléctrica para ahorrar tiempo.

Verte en el bol de tu amasadora la harina, el azúcar, la pizca de sal, el aroma, la ralladura de cáscara de limón (ojo a que esté bien lavada) y 4 huevos.

Ahora hay que trocear en el bol la mantequilla, que debe estar bien blanda para que se incorpore bien a la masa.

[Truco: si tienes prisa y no tienes mantequilla fuera de la nevera, deja calentar los trozos de mantequilla durante unos 20 segundos en el microondas a máxima potencia, pero cuidado con que no se derrita 😉 ]

Calienta la leche para que sea caliente (pero no tanto como para que te quemes si la tocas, es decir unos 45°C).

En la leche disuelve la levadura.

[Truco: para que la levadura no pierda su capacidad de levantar la masa no hay que pasarse con la temperatura de la leche, pero el hecho de que sea caliente va a ayudar a que crezca mejor y más rápidamente]

Añade entonces la leche a los demás ingredientes en el bol y deja que amase durante unos 5 minutos: tienes que lograr una masa homogénea y elástica.

Deja reposar la masa, tapada con un trapo, durante 2 horas en un sitio caliente.

Pasado ese tiempo, notarás como la masa ha más que doblado su volumen.

Ahora hay que amasar un poco sobre la encimera bien enharinada, para obtener la consistencia perfecta.

La masa es por su naturaleza un poco blanda.

Ha llegado el momento de preparar los conejitos 😀

Hay dos formas muy divertidas que os quiero proponer hoy: conejito de perfil y conejito de espaldas.

CONEJITO DE PERFIL

Coge un poco de masa y crea una tira cilíndrica de 1,5 cm de diámetro, larga unos 25-30 cm.

Enróllala sobre sí misma, para lograr una espiral.

conejito pascual de perfil - antes de hornearColoca la espiral sobre una bandeja cubierta con papel vegetal.

Ahora coge un poco de masa y haz una gota con ella: será la cabeza. En la parte puntiaguda de la gota haz una incisión que llegue hasta la mitad de la misma. Aparta las dos extremidades para obtener las dos orejas.

Coloca la cabeza por encima de la espiral, tratando de hacerlo dirigiendo el morro del conejo (la parte redonda de la antigua gota) en la dirección de las patas (la extremidad que sobresale de la espiral).

[Hay que utilizar, sin duda alguna, un poco de imaginación para visualizar el conejito jeje 🙂 ]

Por último, con otro poquito de masa, haz una bolita y pégala a la espiral para obtener la cola.

Decora la cabeza del conejito con una uva pasa: el ojo visible del animal de perfil.

Bate un huevo y, con un pincél de silicona u otro apto para cocina, esparcelo sobre los conejitos: así tendrás un acabado lúcido.

Si te apetece, puedes espolvorear un poco de azúcar sobre las colas de los conejos.

CONEJITO DE ESPALDAS

Coge un poco de masa y trata de formar una tira cilíndrica de unos 2 cm de diámetro y unos 25 cm de largo.conejito pascual de espaldas - antes de hornear.JPG

Coloca la tira sobre la bandeja cubierta con papel vegetal.

Empieza a doblarla delicadamente por la mitad.

Coge las extremidades y enróllalas sobre sí mismas dos veces.  Las extremidades serán las orejas, por lo que hay que darle una forma más puntiaguda.

Trata de dar una forma circular a la base del conejo (ahí donde antes has doblado la tira).

En el hueco que te ha quedado del círculo coloca una bolita de masa: ya tienes la cola 😉

Bate un huevo y, con un pincél de silicona u otro apto para cocina, espárcelo sobre los conejitos: así tendrás un acabado lúcido.

conejito pascual de espaldasSi te apetece, puedes espolvorear un poco de azúcar sobre las colas de los conejos.


 

Cualquier conejito hayas elegido, debes hornear a 180°C (horno pre calentado) hasta que estén bien dorados.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes decorar los conejitos de perfil con un lazo al cuello.

Los conejitos son mejores el mismo día en el que se hornean, pero aguantan hasta 3 días bajo una campana de cristal o en una bolsita de plástico.conejito pascual - de perfil.JPG

Si quieres lograr la misma suavidad de lo recién horneado incluso en los días siguientes, puedes calentarlos en el microondas durante unos 15-20 segundos a máxima potencia.

Los conejitos pueden cortarse por la mitad y enriquecerse con mermeladas, natillas y nutella.