Paté de pipas de girasol y tomates secos

Presentación

¿Buscas una alternativa vegetariana o vegana al paté de carne o pescado?

¿Quieres presentar algo distinto e inesperado sobre tus rebanadas?

Prepara este paté: es sencillamente increíble. Las pipas aportan una textura ideal, además del agradable sabor de girasol con el cual los tomates secos y la albahaca combinan de forma perfecta.

Presume de esta saludable receta para los entremeses en tu próxima quedada 😉


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 10 min (+1 noche para las pipas)
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pipas de girasol (sin cáscara): 500 g
  • Tomates secos: 15 (aprox.)
  • Cebolla: 1 pequeña
  • Ajo: 1 diente
  • Albahaca: algunas hojas
  • Aceite de los tomates secos: 3 cucharadas
  • Pimentón dulce: ⅓ cucharada
  • Guindilla: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Deja las pipas a remojo en agua fría durante una noche entera. Al día siguiente retira las pipas del agua.

Limpia y pica el ajo y la cebolla. A continuación hazlos freír en el aceite de los tomates secos, sazonando con sal, pimienta, pimentón y guindilla, pero sin dejar que se doren demasiado.

CREATOR: gd-jpeg v1.0 (using IJG JPEG v62), quality = 90

En tu robot tritura las pipas escurridas y el sofrito con su aceite aromatizado hasta lograr un paté de la consistencia que desees (más o menos liso). Comprueba si hace falta sazonar con alguna especia más y, eventualmente, mezcla para repartirla.

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Sirve sobre pan recién horneado (por ejemplo este delicioso garlic knot) o sobre una rebanada tostada.

Conserva en la nevera en un contenedor hermético.

Pasta «alla Checca»

Presentación

La pasta «alla Checca» es un primer plato muy fresco, sabroso y típicamente veraniego.

Se prepara muy rápidamente, puesto que requiere trocear los 3 ingredientes clave y juntarlos con la pasta.

Si te apetece pasta y al mismo tiempo quieres algo ligero, prueba esta deliciosa fusión de tomates, pasta y gustoso queso mozzarella, aromatizada con albahaca fresca.


Información

  • Dificultad: muy baja
  • Tiempo preparación: 20 min
  • Coste: bajo
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Pasta corta (macarrones, tiburones, espirales, pajaritas): 300 g
  • Tomates normales o cherry: 200 g
  • Mozzarella: 200 g
  • Parmigiano Reggiano: al gusto
  • Albahaca: al gusto
  • Aceite de oliva extra-virgen: 40 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Pon a calentar agua salada en una olla. Cuando esté hirviendo, verte la pasta y deja que se cocine.

pomodorini

Lava los tomates y córtalos en trozos o mitades, dependiendo del tipo que hayas elegido.

Si buscas un sabor mas suave, elige los tomates normales, pero si quieres algo mas acidulo o marcado, sin duda escoge los tomates cherry. (Además, puedes elegir tomates de distintos colores, y cautivará la mirada).

La mozzarella también hay que cortarla en trocitos o cubos, dependiendo de si hayas elegido bolitas más o menos grandes de este queso.

Lava las hojas de albahaca. 

Cuando la pasta esté cocida, escurre el agua y añade prontamente aceite, para que no se pegue. Deja reposar durante unos 5-10 minutos, para que se enfríe.

Añade los tomates y la mozzarella. Mezcla un poco.

Ahora con tus propias manos (y sin cuchillo o tijeras) fragmenta las hojas de albahaca, para que desprendan su sabor y no se oxiden, depositándolas en la misma olla de la pasta.

Mezcla y controla si hace falta ajustar con sal y pimienta.

Emplata y ¡listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

La pasta se puede comer tibia o fría y, por lo tanto aguanta incluso un par de días en un contenedor hermético en la nevera.

Se aconseja añadir siempre un poco de albahaca fresca, para darle ese toque fresco y aromático que tiene sobre todo cuando recién troceado.

La receta original es esta, pero nadie te prohíbe añadir olivas, alcaparras, feta o cualquier ingrediente de temporada que te apetezca.