Girasol de hojaldre con espinacas y requesón

Presentación

El girasol de hojaldre con espinacas y requesón es un entremés perfecto para cualquier temporada.

Nadie podrá apartar la mirada de esta flor, que les conquistará por su sabor.

Un clásico maridaje como las espinacas y el requesón puede ser toda la estrella de una comida y ser muy cool.

Puedes preparar la receta también con masa brisée o brioche, o incluso servir unas versiones dulces, por ejemplo con requesón y chocolate, siguiendo las sugerencias al final de la receta 😉

 


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 45 min
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Masa de hojaldre: 2 (redondas)
  • Espinacas: 400 g congeladas (o 850 g frescas)
  • Huevos: 2 medianos
  • Requesón: 450 g
  • Parmigiano Reggiano: 50 g
  • Pecorino Romano: 50 g
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto
  • Semillas de amapola: 1 cucharada (para decorar)

PARA UNTAR:

  • Yema: 1
  • Leche: 1 cucharada

Realización

Empieza preparando el relleno de nuestro girasol.

En una sartén, cocina las espinacas sazonando con un poco de sal y pimienta.

Si notas que hay mucha agua, deja que se sequen o, cuando se haya enfriado, aprieta las verduras con tus manos y eliminar el exceso.

Trita un poco las espinacas con un cuchillo, mezcla con el requesón, los quesos curados rallados y los huevos. (Ajusta sal y pimienta si necesario.)

girasol hojaldre.jpg

Extiende sobre tu encimera un rollo de masa de hojaldre recién salido de la nevera,  distribuye una parte del relleno en el centro y creando un aro, pero dejando 1 cm libre del borde.

Si quieres facilitarte la tarea, puedes emplear una manga pastelera.

Con un pincel, esparce un poco de agua sobre el margen libre, cubre con la segunda hoja de masa y sella bien los círculos con las puntas de un tenedor.

Apoya en el centro del disco una taza o un vaso y presiona ligeramente para incidir el centro de la flor.

girasol de hojaldre con espinacas y requesón.jpg

Dejando la taza apoyada, corta 20 “pétalos” con un cuchillo o un cortador para pizza, pero sin arrancar cada trozo.

(Truco: para ser más precis@, divide el círculo en 4 y luego cada cuadrante en 5 pétalos 😉 )

Coge cada pétalo y gíralo de 90° hacia arriba, para que el relleno sea visible, y repite con cada trozo. Quita la taza.

Bate la yema con la leche y, con la ayuda de un pincél natural o de silicona, unta la masa de hojaldre. Esparce las semillas de amapola solo en el centro del girasol.

Hornea en horno ya caliente a 200°C hasta que la masa de hojaldre esté bien dorada.

 

 

¡Listo!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Sirve el girasol de hojaldre tanto caliente como frío.

Se puede preparar también al día anterior, dejar en la nevera y, justo antes de hornear, untar con la yema y leche 😉

Puedes cambiar el relleno a tu gusto. Aquí te sugiero unas ideas: 1) jamón cocido y queso; 2) acelga, requesón y fuet; 3) tomate y mozzarella en cubitos; 4) calabacines, jamón cocido y queso provola.

Prueba también unas versiones dulces: 1) con 450 g de requesón, 100 g de azúcar, 100 g de chocolate en gotas, 1 huevo batido; 2) mascarpone, nutella y avellanas molidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s