Crostini de polenta con salsa de Gorgonzola y Parmigiano Reggiano

Presentación

Estos exquisitos crostini de polenta con salsa de Gorgonzola y Parmigiano Reggiano alegran la mirada y el paladar 😉

Sirve este gustoso plato originario del norte de Italia como entremés, segundo plato vegetariano o como un pincho con tu cóctel o cerveza.

La textura de los crostini es fantástica y se junta con éxito con la cremosa salsa de quesos.


Información

  • Dificultad: baja
  • Tiempo preparación: 1 h
  • Coste: normal
  • Dosis: para 4 personas

Ingredientes

  • Polenta a cocción rápida: 375 g
  • Parmigiano Reggiano: 40 g
  • Gorgonzola: 200 g
  • Mantequilla: 40 g
  • Leche: 500 ml
  • Nata líquida: 50 ml
  • Romero: 2 ramas
  • Aceite de oliva virgen extra: al gusto
  • Sal: al gusto
  • Pimienta: al gusto

Realización

Empieza preparando la polenta.

En una olla deja hervir 1,5 l de agua con un poco de sal.

Vierte la polenta «como lluvia», mezclando enérgicamente con un batidor de varillas.

Cocina durante unos 7-8 minutos: la polenta estará lista cuando empezará a desprenderse de las paredes de la olla.

Baja la temperatura de la placa e incorpora la mantequilla. Remueve.

Vierte la polenta sobre una tabla y extiéndela (con la ayuda de una espátula, por ejemplo) hasta que tenga un espesor de 1,5 cm.

Deja que se enfríe y después, con un cuchillo, corta porciones de 3×8 cm.

(Truco: para que el cuchillo no se pegue a la polenta, mojalo en agua antes de cada corte)

Coloca la polenta sobre una bandeja para horno cubierta con papel vegetal.

Unta la polenta con un poco de aceite y esparce el romero picado por encima.

Hornea en horno ya caliente a 200°C durante unos 5 min (aprox.).

crostini de polenta con salsa de gorgonzola y parmigiano reggiano

(Nota: si quieres una versión aún más crujiente, puedes freír la polenta en aceite de girasol o cacahuetes).

Emplata los crostini.

Ahora prepara la salsa.

En una olla, junta la leche con la nata y calienta a baja temperatura.

Retira del fogón y añade el Gorgonzola troceado y el Parmigiano Reggiano rallado. Mezcla.

Vuelve a poner la olla sobre la placa a baja temperatura y sazona con pimienta.

Deja cocinar durante unos minutos.

Vierte la salsa bien caliente en una salsera y sirve con los crostini de polenta.

¡Listos!

¡BUEN PROVECHO!


Sugerencias

Puedes sustituir el Gorgonzola con queso azúl.

Anuncio publicitario

2 comentarios en “Crostini de polenta con salsa de Gorgonzola y Parmigiano Reggiano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s